Manuel Martos

Un bautizo de película, por Sira Antequera

Hasta siempre Chambao. ¡Hola, Lamari!