Rafael Bosco: “Recalculando tu brújula personal”

Nos acercamos al final del año en unas fechas que son de celebración, de reencuentros, de vivir hacia fuera, pero también es momento de vivir hacia dentro. De hacer balance, de marcar nuevos retos, de plantearnos qué queremos, hacia dónde vamos, qué estamos haciendo con el bien más escaso que tenemos, nuestro tiempo. Es momento de hacerse preguntas, de encontrar respuestas y de tomar decisiones, o no. Pero al menos deberíamos dedicar un instante a reflexionar y tomar conciencia. Si no, corremos el riesgo de vivir como autómatas y los meses pasan, los años pasan, pasa algo que no vuelve y que no se puede recuperar. Recalcular tu brújula personal se hace necesario. Marcar una dirección que puede ser en la que estamos, o elegir un nuevo destino o camino. Elegimos. Ese poder lo tiene el ser humano. Aunque la elección tenga sus consecuencias y suponga renuncias, pero también puede llevarnos a nuevas victorias. De nuevo en ProfesionalMente hicimos un viaje esta vez guiados por Rafael Bosco de Grupo Impulsa IEAD. 

Aunque la sesión tenía entidad por si sola, los que asistimos a la de María del Mar Peregrín le encontramos cierta vinculación. Podemos decir que eran bastante complementarias. En este artículo os ofrezco un resumen de esta sesión y os invito a completarlo con la guía que nos ofreció María del Mar.

 

The Top del hotel Molina Lario es nuestro punto de encuentro para desarrollar ProfesionalMente. Y aunque unas horas más tarde se llenaría de amigos tomando copas, disfrutando de la sobremesa del almuerzo de Navidad, nosotros también íbamos a celebrar, pero de otra forma. Un lugar donde relajarnos, dedicar un tiempo a nosotros mismos y anclarnos durante un par de horas en el presente para mirar con firmeza hacia delante. 

Silvia Bayolo, socia fundadora de Quest Corporate Travel, especializada en eventos corporativos y ahora comienza “Tras los pasos de…” Viajes siguiendo los lugares por los que pasaron personajes reconocidos.

En el centro de la foto Rosa García, asesora de banca privada en Banco Mediolanum. A la derecha, Esther Molina, CEO y Co-fundadora de User First y EGA, Executive Global Agency.

Volvimos a comenzar la jornada con un desayuno variado para tomar fuerzas para el resto del día. Dicen que es la comida más importante.

 

Rafael Bosco está especializado en Coaching Grupal, Coaching Ejecutivo y Empresarial, Coaching Comercial y Retail Coaching. Es formador y es miembro de la International Executive Coach Association – IECA. Miembro de AECOP y AMCÉS y EMCC. Además de eso es Master in Business Administration por la Cámara de Comercio de Málaga. Experto Blue Hat Wearer para liderar sesiones individuales y grupales de creatividad y generación de ideas. Anteriormente trabajó como jefe de ventas, ha sido director de Recursos humanos y de area comercial de varias empresas. Pero volviendo a la sesión con Salvador García, además de contar con formación y cualificación, ante todo Rafael es una persona excelente. 

Teníamos mayoría de mujeres entre los asistentes. Parece que por algún motivo nos estamos preocupando más por nuestro desarrollo personal. Quizás porque en nosotras la frontera entre lo personal y lo profesional está bastante más difuminada. 

 Lourdes Porras, tras 27 años en el sector de los seguros se encuentra cursando un master y viviendo una nueva etapa.

María José Pérez Dorao, Redactora jefe en La Textería y Directora estratégica en la agencia Cientochentagrados. Delegada de Inspiring Girls en Andalucía.

Cada vez me cuesta más poner en negro sobre blanco lo que se dice y vive en estas sesiones, bueno, lo que se dice, lo que se vive no soy capaz de reflejarlo porque está lleno de matices y de emociones. Pero os aseguro que en este encuentro en el que recalculamos nuestra brújula personal hubo momentos de introspección pero también muchas risas. 

“La brújula, vayamos adonde vayamos, hagamos lo que hagamos, decidamos lo que decidamos, la brújula siempre va a marcar el norte”. Si esto lo trasladamos a nuestras vidas busquemos lo que busquemos indicará al norte. Podría ser la identidad de uno, lo que da sentido a mi vida… La filosofía se ha dedicado a esto y se sigue dedicando. Yo me conformo con que os llevéis algo más claro lo que queréis, lo que buscáis, esa vía para empezar o seguir creciendo”, así comenzó la sesión Rafael mientras sostenía una brújula en su mano. 

Para continuar dividió a los asistentes en parejas y pidió que éstas estuviesen compuestas por personas que no se conociesen de antes. Cada uno haría de coach de su compañero haciéndole preguntas, que él distribuyó, que había que contestar y escribir. Es un trabajo que cada uno podría haber hecho en solitario contestando en su papel, pero muchas veces al verbalizarlo tomamos conciencia. 

Aitor San José, director de The Branders&Co y Fran Gallardo, técnico superior en Guía, información y asistencia turística y diplomado en Periodismo.

Inmaculada Muñoz, responsable de eventos y adjunta a dirección y Ana Paneque, comercial de Gallery Hoteles.

Alicia Serrano, consejera delegada de grupo Safamotor y Myriam Ortíz, directora del hotel Molina Lario

En el centro Ágata Echeverría, Directora de cuentas en Clave Servicios y Azafatas

En el centro Inmaculada Atencia, socia GVA & Atencia abogados y vicedecano del Colegio de Abogados.

Podéis hacerlo en casa cogiendo papel y boli. Estas son las preguntas que unos a otros se fueron formulando y tuvieron que contestar. 

1.- ¿Qué he hecho hasta ahora? 

Nos indicó que no nos centrásemos en el curriculum, y puso algunos ejemplos como “trabajar”, “inspirar confianza”, “trabajo en equipo”, “desempeño autónomo”, “Marcarme retos”, “priorizar”, “flexibilidad y empatía” y un largo etcétera de posibilidades. 

2.- ¿Y qué más? 

Eso nos permite obtener más información sobre nosotros mismos. Nos invita a ahondar. 

Victoria Ordoñez, propietaria de Bodegas Victoria Ordoñez e Hijos y tiene  una distribuidora de otras marcas de vinos.

Elisa Jurado, socia fundadora Agra Abogados. Pertenece a la Junta de Gobierno del Colegio de Abogados.

Tras hacer este ejercicio los dos miembros de cada pareja, debían continuar respondiendo nuevas preguntas. 

1.- ¿Qué se me da bien?

Rafael Bosco pidió que tuviésemos en cuenta que muchas veces hay cosas que se nos dan bien, pero no por ello tienen que gustarnos. Y volvió a poner ejemplos: “Comunicarme”, “idear”, “asumir responsabilidades”, “cerrar contratos”, “deportes”, “conducir”… 

2.- ¿Y qué más?

Daphne Schavemaker, directora comercial de Monarque Hoteles. 

La siguiente tanda de preguntas incluía: 

1.- ¿Qué me hace feliz?

2.- ¿Y qué más? 

Con la lista de cosas resultantes de “lo que nos hace feliz” debemos detenernos ahora en cada una de las cosas que hemos apuntado y completarlo con “qué gano” de cada una de esas cosas, plantearnos “para qué lo hacemos”.  En esta ocasión el trabajo había que hacerlo de manera individual, ya sin compartirlo con el compañero. 

Nathan Manzaneque, Consultor de empresas y director de Operaciones en Asentiv España.

 

Tras eso los asistentes tuvieron que numerar ese listado según las prioridades. El 1 sería el más importante para nosotros, y el número más alto lo menos importante. 

Y para continuar un paso muy importante, crear un inventario de sueños. Rafael comentó con cierta tristeza que muchos de sus clientes no se paran ni a pensar a sus sueños. Como ejemplo nos puso uno de los suyos, cantar como uno de los protagonistas de Jesucristo Superstar. Lo que generó algunas bromas y nos regaló un momento muy especial al final de la sesión. 

Sueños alcanzables o que nos parecen imposibles, pero al fin y al cabo sueños a los que llegamos con nuestra imaginación. “Los sueños son el alma de todo lo que hacemos. Y aunque no seamos conscientes nos empujan constantemente”, nos dijo. 

“ A fuerza de ser realistas y tener los pies en el suelo hemos renunciado a una de las partes vitales de la persona, que son los sueños. Y hay que dedicar espacio a pensar, a soñar, a sentir cómo seríamos de otra forma. Ese es el objetivo último, ser lo que queremos ser. No hay nada peor que querer ser otra persona que no somos. Tenemos que esperar a tener nuestra propia identidad y tenemos que aspirar a eso soñando, aunque la realidad sean las circunstancias”, continúo. 

Esta parte es complicada de explicar. Porque entonces pidió que cotejásemos el listado resultante con los números según habíamos priorizado los “para qué” de lo que nos hace felices, con el listado de sueños resultante. El paso siguiente era destacar del listado de sueños cuáles eran los que más números de “para qué” resultantes tenían. Todo esto, nos explicó, se hace para la búsqueda de patrones. Y nos animó también a contrastarlo con el listado de ‘lo que se nos da bien’ y con el de ‘lo que he hecho’. Aquellos puntos de los listados con más números serán nuestras fortalezas, esa parte de nuestra experiencia… No había tiempo para hacerlo durante la sesión al completo, pero nos animó a terminarlo en casa. 

En el centro, Yolanda Jiménez, CEO de celebrando.es, una empresa dedicada a eventos infantiles. Está muy implicada en Jugaterapia. 

El resultado de ese ejercicio, apuntó, “será nuestra brújula”: “En torno a ella tenéis que vertebrar todo lo que hagáis. Si no lo hacéis vais a tener un problema de disonancia, porque no estará alineado “lo que yo soy” con “lo que yo hago”. Y la realidad es la que es, nuestras circunstancias son lo que son y podremos justificarlo como queramos, pero estamos hablando de cuando me levanto y no tengo ganas de levantarme y estoy raro, y no tengo ganas de hacer nada. Y eso es porque no está alineado lo que hacemos con lo que somos. Y lo que somos es muy importante para nuestra felicidad, personal y profesional y para todo nuestro entorno”.

Nunca es tarde para hacer esa alineación. Y nos contó una historia basada en un hecho real de una conversación entre un hijo y su padre hace unos años, y nos llevó al extremo de pensar que habíamos muerto:

“Hijo: ¿Puede el volcán desviar el transcurso de un río? 

Padre: Sí

Hijo: ¿Y qué puede hacer que un sueño se desvíe? 

Pueden pasar muchas cosas para que un sueño se desvíe. Y una de ellas es la muerte, que parece que en nuestra cultura no se puede hablar. Pero la muerte es la certeza más absoluta que tenemos en esta vida. Sí o sí vamos a morir. De hecho, ahora estamos todos muertos. Ya no vais a poder hacer todos esos sueños que habéis escrito ahí. Ya no vais a poder perdonar ni que os perdonen. Siempre vamos dejando cosas para otro momento”. 

Tras eso nos dio unas cajas y unas “píldoras de la segunda oportunidad”. Nos pidió que conectásemos con esa vida que hemos llevado hasta ahora y con esos sueños, con esas fortalezas, y con esa nueva vida qué queremos, en lo que queremos hacer con esa nueva oportunidad. Al tomar esa píldora de regaliz, con ese acto simbólico, quiso recordarnos que siempre es momento de retomar nuestros deseos y salir en busca de nuestros sueños, de volver a la vida. Nos pidió que guardásemos en esa caja los resultados obtenidos en la sesión y que habían quedado en un papel. Y nos invitó a leerlos cada vez que sintamos que hemos perdido nuestro norte. 

Pero la vida va cambiando y nuestros sueños también. Así que este ejercicio se puede hacer tantas veces como se necesite a lo largo de nuestra existencia. 

Tras eso, nos hizo marcar y escribir los tres primeros pasos que vamos a dar para esa nueva vida. Tres acciones que llevar a cabo de manera inmediata y que nos lleve en esa dirección que hemos marcado hacia lo que va a ser nuestra vida a partir de ese momento. No vale, dijo, “dejarlo para el lunes”. 

Rafael Bosco nos regaló unas palabras que alguien muy cercano a él compartió en su muro de Facebook unos días antes de fallecer… Un momento lleno de emoción y un texto que invitaba a seguir, a continuar, a levantarse de las caídas y a cambiar aquello que está en nuestra mano. Nada de lamentarse, ni pensar en el “y si”… Sino es mejor poner el foco en la aceptación de lo que nos pasa y afrontarlo. 

 

Así que nos invitó a celebrar cada uno de los logros que conseguimos, cada una de las cosas que vivimos, cada una de las cosas que hacemos. Detenernos en celebrar sin estar pensando rápidamente en lo siguiente. 

Así que no hace falta que sea Navidad para detenerse y celebrar. Y Victoria Ordóñez quiso celebrar aquel momento invitando a Rafael a emular su sueño y cantar algún fragmento de Jesucristo Superstar. Pero fue ella quien terminó cantando a capella y haciéndonos disfrutar de su energía, de su alegría y de su voz mientras le acompañamos con las palmas. Un fin de sesión inolvidable, que los que no tenían que salir corriendo, alargaron haciendo networking y compartiendo un rato más. 

Gracias a todos por venir y por compartir estos momentos con nosotros. 

Próximos eventos

Entradas e información ProfesionalMente-> aquí

Entradas e información Business&Brunch->aquí

Agradecimientos

Gracias a Rafael Bosco de de Grupo Impulsa por guiarnos en esta ruta para encontrar nuestro camino. Gracias a todo el equipo de hotel Molina Lario.

Próxima sesión

Cambiamos el horario de nuestra próxima sesión. Será de 12:30 a 14:30 e incluye aperitivo en Restaurante Matiz. 

Más información e inscripciones-> Aquí

Más información e inscripciones-> Aquí

Redacción: Ana Porras  Fotografía: Manuel Martos

 

Aún no hay ningún comentario

Responder

Tu email no se mostrará públicamente.

Puedes utilizar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

OK
Esta web emplea cookies para mejorar su navegación. Al seguir navegando, acepta su uso. Si desea conocer más sobre su uso, le invitamos a leer nuestra política de privacidad.