Pet Shop Boys convirtió el auditorio de Starlite en una gran discoteca

Pet Shop Boys volvió después de cuatro años al escenario de Starlite. Entre los asistentes muchos seguidores nacionales del mítico grupo británico, pero también mucho público internacional. El objetivo era el mismo, disfrutar de su música y del espectáculo que  ofrecen en cada una de sus actuaciones, iban dispuestos a darlo todo en una noche en la que el grupo les haría bailar.

 

Con milimétrica puntualidad salieron Chris Lowe y Neil Tennant ante su público interpretando Inner sanctum, de su último álbum, Super.

Fueron los pioneros de la música electrónica y siguen siendo los reyes. En poco tiempo de concierto y durante toda su actuación convirtieron la cantera en una discoteca gigante interpretando temas como The Pop Kids, In the Night, Burn, Love is a bourgeois construct, It’s a sin, o la famosa New York City Boy, para entusiasmo del público.

 

Ofrecieron una actuación única, un espectáculo a lo grande, donde hicieron gala de efectos visuales más cercanos al arte pop que a simples juegos de luces. Así, Pet Shop Boys rememoraron el entretenimiento y la diversión con Sodom and Gomorrah Show; confesaron su debilidad “para ser fuerte” en The Dictator Decides; o pasearon por la tierra de los sueños en Inside a Dream.

Han pasado los años pero Pet Shop Boys siguen ofreciendo un auténtico espectáculo e ilusionado a sus seguidores como el primer día.

Fotografía: Lorenzo Carnero

Aún no hay ningún comentario

Responder

Tu email no se mostrará públicamente.

Puedes utilizar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

OK
Esta web emplea cookies para mejorar su navegación. Al seguir navegando, acepta su uso. Si desea conocer más sobre su uso, le invitamos a leer nuestra política de privacidad.