Núria Vilanova, presidenta de ATREVIA analiza el poder de la comunicación en el V Foro Igualmente

La quinta edición del Foro Igualmente ha tenido como ponente invitada a Núria Vilanova, presidenta y fundadora de ATREVIA. La consultora de comunicación más importante de nuestro país y que actualmente cuenta con delegaciones en 16 países entre ellos Portugal, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, México, Perú, Puerto Rico, República Dominicana, Bélgica, y Miami y Washington D.C en Estados Unidos. 350 personas trabajan en la empresa que Vilanova fundó cuando tan solo tenía 23 años. 

Ana Mata y Núria Vilanova

El encuentro ha tenido lugar en el Hotel Double Tree by Hilton en la Reserva del Higuerón (Fuengirola) y ha contado con Globalia Meeting &Events como empresa colaboradora.  A esta quinta edición han asistido en torno a 80 personas y ha contado con la presencia de la vicepresidenta y diputada de Igualdad e Innovación, Ana Mata y de la diputada del grupo Ciudadanos, Teresa Pardo. 

Teresa Pardo, Ana Porras, Ana Mata

Al encuentro han asistido las dos últimas ponentes del Foro Igualmente, Mónica Vicente de ‘Hoy no hay Cole’ y María Herrero, cofundadora de B Bou Hotels. 

 

La vicepresidenta segunda de Diputación y delegada de Igualdad, Ana Mata, ha destacado la importancia de ensalzar a través de estos foros a figuras femeninas que destacan. De Núria Vilanova ha resaltado: “Nuria tiene una trayectoria impecable en su sector tanto en España como en Iberoamérica y mutuamente podremos realizar grandes proyectos en común que nos ayudarán a desarrollar programas comunes”, haciendo así referencia a los recientes programas puestos en marcha por Diputación de Málaga en La Noria que tienen el foco en las relaciones con América Latina.

También ha recordado que el objetivo del Foro Igualmente es dar visibilidad a empresarias y directivas en un entorno en el que participan hombres y mujeres. Sus testimonios y experiencias profesionales sirven tanto a unos como a otros para su desarrollo laboral y personal. Hasta ahora se han intercalado ponentes de la zona que triunfan profesionalmente pero también mujeres que tienen presencia nacional e internacional. Ana Mata se confesó seguidora y admiradora de Núria por su trayectoria.

 

Núria Vilanova actualmente es además de presidenta de ATREVIA, presidenta del Consejo Empresarial Alianza por Iberoamérica (CEAPI), entre otras organizaciones. 

En el entorno asociativo, Núria Vilanova es miembro de la Junta Directiva del Círculo de Empresarios, miembro de la Junta Directiva de WPO Euro-Latam y miembro del Consejo de Administración de Azkoyen.

Ha impulsado dos plataformas de investigación: es fundadora y co-presidenta del Foro del Buen Gobierno y Accionariado, creado en colaboración con la escuela de negocios IESE-IRCO; y fundadora y co-presidenta del Observatorio de Comunicación Interna e Identidad Corporativa, con la Escuela de Negocios Instituto de Empresa. 

Además ha escrito varios libros entre ellos  Actúa contra la crisis y “Micropoderes, comunicación interna para empresas con futuro”, ‘La esencia de la empresa familiar’ o el que he nombrado con anterioridad ‘Generación Z, todo lo que debes saber de los jóvenes que han hecho viejos a los millennials’.

 

Entre otros reconocimientos, Núria Vilanova ha sido condecorada con la Cruz de Oficial de Isabel La Católica, uno de los reconocimientos de más alto rango del estado español. Además, ha recibido diferentes galardones y reconocimientos, entre ellos el Máster de Oro del Fórum de Alta Dirección en 2014, el Premio Fidem a la Mujer Emprendedora 2008, el Premio FEDEPE a la Mujer Empresaria 2007, el premio Emprendedor de ESIC en 2002 y de Joven Empresaria en 2001. Está en diferentes ránkings como una de las TOP 100 mujeres en España o de las 10 CEOS más influyentes en Redes Sociales en España.

Estos son sólo algunos de los premios obtenidos desde que comenzase esta aventura empresarial junto a su madre en una época en la que no se hablaba tanto ni se valoraba en España el poder de la comunicación. 

Núria Vilanova comenzó a trabajar cuando tenía 18 años. Siempre tuvo claro que quería ser autosuficiente. Su inquietud la llevó a ofrecerse como corresponsal de El País. Ahí empezaría su carrera profesional colaborando además con otras empresas que necesitaban apoyo en comunicación hasta que con 23 años decidió montar su propia empresa: “ Fue aprovechar las oportunidades del momento. Aunque entonces tenía que explicar qué era la comunicación. No había manera de que lo entendieran”. 

 

En esa aventura se enroló su madre. Si normalmente en las empresas familiares son los padres los que implican a los hijos en sus sueños, en este caso fue al revés: “ Mi madre hizo de madre, intentar protegerte. Cuando le dije que quería montar la empresa, en vez de decirme que me iba a estrellar me dijo que quería trabajar conmigo, que ya éramos mayores, y que quería realizarse profesionalmente. Muchos años después me confesó que era una forma de apoyarme y de encargarse ella de las facturas, las nóminas, los impuestos, cosas que a mí se me podían pasar por alto. Y tenía toda la razón”. 

 

Vilanova narró cómo tuvo que evangelizar sobre la importancia de la comunicación y formarse constantemente. Mientras en España en el año 89 se empezaba a hablar del tema, Núria nos descubría que  ya en 1905 se establecieron las bases de la comunicación de crisis en Estados Unidos. Unos principios que aún hoy, con todos los cambios sociales y tecnológicos que se han producido, siguen vigentes y de máxima actualidad. 

A los 6 meses de comenzar la que por entonces se llamaba Infopress, abrió oficina en Madrid en un entorno en el que existían pocas agencias y consultorias de comunicación y donde las empresas estaban en manos de los hombres. La media de edad para emprender hasta hace 10 años era de 34 años y ella tenía 23: “Me parecía normal ser diferente, y aquello me daba mucha libertad. Comenzamos en Madrid con el marketing directo y nuestro primer cliente, por el que abrimos oficina allí, se quedó sin presupuesto. Así que como había firmado un contrato de alquiler de 5 años tuve que buscar otros clientes. Me compré un bono tren y así continuamos, a base de trabajo y de captar nuevos clientes”. 

Cuando apareció internet Núria se empeñó en hacer ver de su importancia y posteriormente de convencer de que a pesar la edad había que estar presente en redes sociales. Núria explicó que al principio quiso desentenderse y contratar a alguien que hiciese esa labor, hasta que se dio cuenta que ella era la primera que tenía que formarse: “Existe una clara diferencia entre “delegar” y “abdicar”. Delegar implica trabajar en equipo mientras abdicar reside en abandonarse a que otro haga el trabajo. Puede parecer más sencillo pero te pierdes muchas cosas. Entre otras, muchas oportunidades como la de aprender”. Núria animó a los asistentes a no dejar de aprender nunca ni de intentarlo ni de reinventarse, aunque las circunstancias parezcan adversas: “ Ahora no entendería el mundo de la comunicación si no lo hubiese hecho en ese momento”. 

Núria hizo extensivo el reto que supone las tecnologías y los avances que se producen continuamente y que hay que incorporar continuamente como herramientas de comunicación. 

También se ha referido a los años de crisis como una oportunidad para inventar nuevas vías que conviertan a tu empresa en imprescindible: “En los años de no crisis nos olvidamos de eso, pero tenemos que luchar por ser imprescindibles”.  

ATREVIA apostó por la internacionalización pero antes por abrir delegaciones por toda España. Posponer la internacionalización más allá de la península se debió a que sus hijos eran pequeños y llevar a cabo ese proyecto en ese momento requería de pasar temporadas fuera de casa. Durante la crisis de 2008 se hizo palpable la necesidad de internacionalización. Vilanova apostó por internacionalizar ATREVIA y puso el foco en Latinoamérica: “Parece que hay mucha distancia entre nosotros e Iberoamérica pero la realidad es que está ahí mismo y tenemos lazos mucho más comunes de lo que nos creemos”. “ Fue una decisión de futuro. El proceso de internacionalización es un proceso muy bonito pero hay que tener en cuenta que pones en riesgo tu empresa. Hay que estar preparado para perder dinero los primeros años hasta que lo consigues”, advirtió.

 

En todos sus años de trayectoria empresarial, una de las claves para mantenerse y crecer ha sido su capacidad de adaptarse a los cambios con disciplina, hacer cambios todos los días. Actualmente el cliente ha pasado a estar en el centro de las estrategias de comunicación de las empresas y además hay que convertirlo en aliado para que nos comunique. 

Ese posicionamiento en el centro del cliente unido a las redes sociales ha obligado a la mayoría de las empresas a llevar a cabo una gestión de crisis continúa: “Hay que saber dimensionar que te puede llevar a una crisis grande y que no. Las verdaderas crisis siempre han surgido por no dar importancia a una determinada situación e intentar minimizarla. Ahora es constante esa gestión de la relación con el cliente. Estamos en un mundo de empresas empáticas con el cliente y el entorno. Hay un cambio radical de aptitudes. Lo único que te salva ante una crisis es la empatía y la humildad. Los casos de éxito en gestión de crisis tiene esos dos componentes y el pedir disculpas lo más rápido posible ”. 

La comunicación lo impregna todo, incluso el ámbito familiar. Comunicar, no dar nada por hecho, contribuye a que las relaciones sean más fluidas: “La comunicación interna es tremendamente necesaria. Cuando tienes un problema y lo afrontas con tu equipo, ya estás dando el primer paso para solucionarlo”. Es otra forma de fidelizar al personal, al igual que de encontrar aliados en casa: “Es un error esperar que tus hijos se den cuenta de que tu trabajo es importante y que no al estar con ellos sea porque les quieras menos. Hay que comunicarlo, hay que hablar con ellos. Hay que decirles, explicarles todo”. 

Desde hace 5 años su marido se ha incorporado a la empresa, aunque sigue teniendo su propia compañía: “Mi marido tenía un equipo muy productivo y cada vez disponía de mayor tiempo. Y yo me encontraba abriendo oficinas en Latino Ámerica. Fue entonces cuando le pedí que nos echara una mano y se uniera a ATREVIA. El cambio fue radical. Comprendió entonces el valor de lo que hacíamos y el “para qué” de lo que estábamos haciendo. Ahora es un gran aliado”.

Esto lo ha hecho extensivo a la empresa y al equipo: “ El día que compartes con ellos tus problemas e inquietudes empiezas a ganar. En el momento que lo afrontas y les pides ayuda recibes mucho a cambio. Hay que cambiar la manera de liderar, nos tiene que dar menos miedo pedir ayuda y transmitir inseguridades o momentos de cambios en los que es necesario el equipo”. 

 

Vilanova también instó a los presentes a confiar e implicar a sus equipos para que se conviertan en los primeros prescriptores de la empresa:  “No tiene sentido que el equipo no pueda hablar de la compañía en redes sociales, ellos pueden ser tus máximos embajadores. Pero para ello hay que saber escoger un buen equipo, saber gestionar la comunicación con ellos, haciéndolos partícipes de tus objetivos e intereses. Tienen que ser el fiel reflejo de lo que es tu compañía”.

Además, nos dio algunos consejos de comunicación aplicables a todo tipo de empresas: “Hay que ser coherente. Tienes que saber qué quieres contar. Tienes que dedicar un tiempo a decidir “qué eres, cuál es tu alma, que quieres aportar al mundo”, no “qué haces”. Ese es el posicionamiento. Cuando lo haces, es mucho más fácil poder involucrar a clientes y empleados en tu comunicación.

Muchas empresas se rompen por la falta de comunicación. Eso pasa mucho en las empresas familiares. Son conscientes de la importancia de la comunicación, sin embargo dedican muy poco tiempo a comunicar. Antes, la comunicación estaba restringida a los departamentos de comunicación y marketing, los presidentes de las compañías no te hablaban de comunicación, ahora la comunicación lo impregna todo. Entendamos que la comunicación ha pasado a ser el foco en todos los ámbitos de la vida, por ello, hay que dedicarle tiempo”.

“La generación Z ha convertido el conflicto en oportunidad”, dijo sobre la generación de nativos digitales que ya empieza a incorporarse al mercado laboral. Son una generación que no busca un trabajo para toda la vida y cosas que antes veíamos como dramas, para ellos no lo son: “Necesitamos incorporar esa mirada de la generación Z a nuestras empresas, se han cansado de tener miedo”. 

 

Es un talento que para retenerlo en la empresa hay que ilusionarlo y hacerlo cómplice, algo parecido es lo que hay que hacer para captarlos y fidelizarlos como clientes: “El público Z es un público agradecido que responde a los valores, a las emociones, a que los quieras… Son muy agradecidos si les dejas colaborar. Buscan dejar huella pero, sin embargo, nuestras empresas siguen estructuras jerárquicas. Y esto ya no funciona. La pregunta ahora es ¿cómo podemos solucionar eso?”. 

Con esa pregunta en el aire ha comenzado la ronda de preguntas de los asistentes a este V Foro Igualmente. En el que tras la intervención de Núria Vilanova han tenido la oportunidad de hablar con ella, resolver sus dudas y por supuesto, hacer networking entre ellos. 

 

Invitados 

Redacción: Ana Porras Fotografía: Manuel Martos 

Agradecimientos:

Globalia Meetings and Events

Double Tree by Hilton Reserva del Higuerón

1 comentario

Responder

Tu email no se mostrará públicamente.

Puedes utilizar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

OK
Esta web emplea cookies para mejorar su navegación. Al seguir navegando, acepta su uso. Si desea conocer más sobre su uso, le invitamos a leer nuestra política de privacidad.