fbpx

María Viedma presenta “Taxil. Nunca digas la Verdad”

Nos dirigimos a la Librería Proteo, una de las más antiguas de Málaga, premiada como Mejor Librería Cultural de España hace un par de años. Allí nos reunimos con María Viedma García, escritora malagueña que ha publicado su tercer libro, “Taxil. Nunca digas la Verdad”, que se presentará el próximo 10 de abril a las 19 horas en la Sociedad Económica de Amigos del País.

María es Licenciada en Filosofía pero acabó trabajando como consultora. Un día decidió disminuir su ritmo de trabajo en esa profesión para embarcarse en su gran vocación, la literatura. Desde entonces, ha publicado el ensayo “Historia de la Masonería desde una Perspectiva de Género” y las novelas históricas “El Mar de Salomón” y “Taxil. Nunca digas la Verdad”, además de numerosos artículos y trabajos de investigación relacionados con la historia de las mujeres. Su ensayo fue galardonado con el XVI Premio de Investigación María Isidra de Guzmán, otorgado por el Ayuntamiento de Alcalá de Henares (Madrid). Ahora, se sincera con nosotros para compartir sus inquietudes sobre literatura, historia y temas sociales tratados en su última novela, algunos tan actuales como las fake news o el feminismo.

 

¿Qué les dirías a las personas que no se atreven a dedicarse a lo que realmente les gusta?

Es una imprudencia. Dentro de los límites que puedan, deben intentar luchar por sus sueños porque la vida pasa. Cuando eres joven te puedes permitir soñar, pero cuando cumples determinada edad ya no es la edad de soñar, es la edad de ejecutar los sueños, de llevarlos a la práctica. Es imprudente irlos postergando porque no sabes si los vas a poder hacer. Entonces a partir de determinada edad, yo a la gente le digo que debe dejar de soñar para hacer los sueños realidad.

¿Qué le dirías a alguien que sueña también con publicar un libro?

Hay que tener mucha paciencia, no desalentarse, no rendirse ni desilusionarse porque lo normal es que las editoriales no te contesten siquiera o si te contestan, que te digan que no. En el caso de mi primera novela estuvo rodando 3 años tocando una puerta y otra hasta que al final a una persona le interesó mi trabajo y para mí fue una alegría enorme, importantísima, porque me permitió publicar, tener más confianza en mi trabajo y me ha abierto la puerta a poder publicar una segunda novela. Mi primer editor era de Teruel y mi actual editor es de Málaga así que nunca se sabe.

“Hay que luchar por los sueños porque la vida pasa”María Viedma

Eres Licenciada en Filosofía. ¿Te ha ayudado la filosofía a dar más profundidad a tus personajes?

Me ha ayudado a todo en la vida porque la filosofía te da mucha plasticidad mental, te ayuda a comprender muchísimo más la realidad. Creo que incluso en mi trabajo como consultora, el haber estudiado filosofía me ha facilitado mucho mi comprensión de la realidad y la ejecución de mi propio trabajo. Y en el tema de la literatura también ha sido fundamental porque te ayuda a ver las cosas desde muchos enfoques y la literatura es eso, ver las cosas desde muchos puntos de vista porque la realidad es poliédrica. Siempre ha sido una herramienta para la vida y en Grecia nació con esa vocación, ayudar a la gente a vivir y esa es la función de la filosofía, hacernos la vida más fácil y mejor, es muy útil, pero es peligrosa para las mentes cerradas y para los que no quieren que pensemos porque te ayuda a pensar, es gimnasia mental.

“La filosofía es peligrosa para las mentes cerradas”María Viedma

¿Qué aporta Taxil al panorama literario?

Lo singular de esta novela es que narra un episodio histórico bastante desconocido para el público en general, y muy incómodo para la Iglesia en particular, especialmente para la figura del papa León XIII. En mi novela, casi todo lo que cuento es cierto, está basada en hechos reales. Pero como está basada en un mentiroso, yo también hago uso de esa licencia y hay momentos en los que miento adrede para jugar un poco con el lector, porque estoy hablando de la mentira y de la credulidad. Utilizo el carácter y la personalidad de Taxil para jugar con el público. Escribir significa travestirse, meterse en el papel de los personajes, como los actores. También a lo largo de la novela hay un homenaje a la canción “Sympathy for the Devil” de Rolling Stones, que habla del juego de la mentira.

“Escribir significa travestirse, como los actores”María Viedma

¿Por qué has vuelto a usar el género de la novela histórica? ¿Crees que la historia tiene muchas lecciones que hemos desaprendido con el tiempo?

Sí. Hay hechos históricos que me parecen fascinantes, a los que me gusta volver con otra mirada. Es un género que me atrae con el que disfruto y aprendo mucho. Tiene la ventaja de disfrutar y aprender a la vez, tanto el lector como el escritor. Se escribe para aprender, no para enseñar. Lleva un trabajo de investigación y documentación previo muy grande. También la novela histórica pasa por un buen momento.

Primero fue Israel, ahora Francia. ¿Para cuándo una novela histórica situada en España? ¿No cree que hay muchas historias jugosas?

Puede que la siguiente tenga lugar en España. Algo tengo pensado ya. Anteriormente, elegí Israel y Francia porque la literatura te permite vivir más de una vida y viajar, incluso en el tiempo y el espacio. Ya que una puede elegir, elegí algo diferente.

¿Tienes pensado embarcarte en otros géneros literarios en un futuro?

Sí. Me gustaría mucho la novela negra porque también me atrae, aunque la novela histórica me sigue gustando mucho. Actualmente, hay un revival de la novela negra.

“La Masonería está muy vinculada al librepensamiento”María Viedma

En Taxil, demuestras que tienes un gran conocimiento sobre la Masonería. ¿Por qué te fascina tanto?

Me interesa la Masonería porque está vinculada a la Historia del Arte, porque los masones han sido los constructores de nuestras catedrales, porque en Occidente han tenido una vinculación muy estrecha con el movimiento de la Ilustración y porque están muy vinculados a todo lo que es el librepensamiento, que ha tenido una gran influencia en el mundo occidental. Me parecía interesante investigar el papel que había tenido la mujer en la Masonería y por eso en el segundo año de Doctorado, decidí hacer la investigación sobre ese tema; luego presenté ese trabajo al Premio de Ensayo María Isidra de Guzmán y fue premiado. Tuve que hacer una investigación profunda, tuve bastante contacto, sobre todo con la Orden Mixta del Derecho Humano, que me facilitó bastante documentación, información y muchas imágenes que aparecen en el libro.

 

Entonces el papel de la mujer fue relevante en la Masonería. No es como nos lo han contado…

Hubo mujeres que trabajaron en los gremios de constructores, que era un oficio sagrado; había que iniciarse y hacer un juramento para acceder a los misterios de la construcción. Y luego desde la Ilustración hasta nuestros días, siempre ha habido mujeres dentro de la Masonería. Aunque en el momento en el que tiene lugar mi novela, las mujeres estaban bastante fuera de la Masonería pero durante esa época nació la Orden Mixta del Derecho Humano en París, de la mano de María Deraismes, una pensadora feminista que recojo en mi libro, cuya obra leía Diana, la protagonista, a espaldas de Taxil. Taxil se dedicaba a decir que eran una infinidad de mujeres que hacían orgías aberrantes, aunque la realidad es que eran un grupo pequeño de mujeres muy serias en el contexto de las primeras sufragistas, con una conciencia social muy grande, que ayudaban a mujeres que se encontraban en exclusión social, que luchaban por el voto femenino y por los derechos, que celebraban congresos internacionales con temas tan importantes como abolir la prostitución.

En tu novela también aparece la Psiquiatría como método de manipulación de las mujeres…

Los métodos que se practicaban en el siglo XIX eran terribles. Una de las corrientes psiquiátricas hegemónicas que yo denuncio en el libro era la locura masturbatoria, que propugnaba que la mayoría de los trastornos mentales provenían de una afición excesiva por el autoerotismo. Se operaba de los genitales a hombres y mujeres, eran unas prácticas muy crueles. A las mujeres se les extirpaba el clítoris y a los hombres se les seccionaba los nervios del pene. En mi novela sale un hospital psiquiátrico mixto, dividido en pabellones de hombres y mujeres. También hago un homenaje a “Historia de la Locura” de Michael Foucault, que denuncia que la ciencia está penetrada por los discursos de poder y en muchos casos no es objetiva, ya que se deja llevar por las corrientes o cosmovisiones del momento.

“El feminismo lo único que pretende es la igualdad”María Viedma

En Taxil, tratas el tema de las primeras sufragistas. ¿Qué piensas de frases como “ni machismo ni feminismo”? ¿Crees que la sociedad está suficientemente concienciada?

Esa frase es una sandez, una falsa equivalencia entre dos términos porque no tienen nada que ver. El feminismo es un concepto de liberación y el machismo es un concepto de opresión. El feminismo lo único que pretende es la igualdad de derechos y oportunidades entre mujeres y hombres. Todo lo que sea menos que eso o más que eso no es feminismo.

¿Crees que haría falta un revisionismo en los contenidos de la enseñanza? ¿Hay mujeres que han sido importantes en la historia y no se recogen?

Sí, los libros de texto no dejan de ser una selección de la realidad efectuada por una serie de personas que tienen una determinada cosmovisión del mundo. Es verdad que muchas cuestiones y personalidades importantes han pasado a segundo plano. También pasa muchas veces en la literatura; hay autores que en un momento dado de su vida han tenido un éxito extraordinario y un gran reconocimiento académico y en otros momentos de la historia, se olvida o no se le tiene en cuenta, no solamente en cuestión de género. Todo lo que sea una selección de algo es sesgado, porque es a partir de una cosmovisión concreta y es subjetivo porque como sujetos tendemos a la subjetividad.

¿Qué piensas del lenguaje inclusivo?

Estoy de acuerdo con el lenguaje inclusivo en la administración, en la literatura yo no lo uso. Creo que una cosa es la administración, que nos debe reflejar a todos y a todas y otra es el ejercicio de la literatura, son planos del lenguaje muy diferentes.

En Taxil tratas un tema muy actual, el de las fake news o noticias falsas. ¿Cuál crees que es el mejor método para combatirlas?

Hay noticias falsas de las que es muy difícil librarse. No obstante, creo que el mejor método es el sentido común y el sentido crítico, con uno mismo también, porque la mayoría de las veces nos engañan porque nos dejamos engañar. Cuando hay noticias que sospechosamente coinciden mucho con una visión mía de la realidad, habría que dudar porque probablemente sea una noticia con un gran sesgo pero tendemos a pensar que tenemos razón y cuando la realidad no nos da la razón, nos la inventamos porque queremos que la realidad coincida con lo que pensamos. Habría que ser muy crítico con la noticia y muy autocrítico con uno mismo.

Taxil fue un gran mentiroso. ¿Hay más crédulos por autoengaño o por desinformación?

Para que haya mentirosos, tiene que haber crédulos. Es un matrimonio perfecto. Hay una parte muy activa en el autoengaño, que es una fuerza tremenda que practicamos continuamente en nuestra vida cotidiana, ya que la negación es un mecanismo psicológico de defensa muy básico y recurrente que nos permite inventarnos una realidad paralela negando la verdad, nuestros sentimientos, nuestras emociones… A la gente nos gusta que nos engañen, que nos digan lo que queremos escuchar, somos sensibles a la adulación y a la mentira, porque nos gusta que lo que nos cuenten sostenga y refuerce nuestro sistema de creencias, nuestros intereses morales o económicos.

“Mentirosos y crédulos. Es un matrimonio perfecto”María Viedma

Muchas noticias falsas se cuelan por la inmediatez de los medios. ¿Crees que debería primar más el contrastar la información que la inmediatez?

Sí. Pero también es verdad que muchos periodistas necesitan de la inmediatez porque necesitan los clics, los “me gusta”, las visitas en esta era digital. Muchas veces necesitan incluso de noticias falsas que corroboren la cosmovisión de determinados perfiles de la sociedad únicamente por mantener sus puestos de trabajo; es así de triste. Se culpa mucho a los medios de comunicación, y es verdad que tienen mucha culpa, pero no siempre son los periodistas los que tienen la culpa, es que muchos están en una situación bastante difícil.

¿Crees que cuando se lanza una noticia falsa, se utiliza suficientemente la figura de la rectificación?

Se utiliza muy pocas veces, muy débilmente, y se debería utilizar mucho más. Cuando tú difamas a alguien, calumnias o emites una información errónea, la gente tiende a quedarse con esa primera información y desmontarla es muy difícil; si encima se hace con poca voluntad, pocos medios, poco interés y poco esfuerzo, permanece lo primero, a lo que se denomina “contenido ancla”.

Vivimos en una sociedad desengañada, altamente fragmentada, que no se siente representada. Un caldo de cultivo ideal para el triunfo de las mentiras. ¿Por qué hemos perdido la fe?

Porque la gente vive bastante mal, con dificultades y bastante precariedad. Si cada vez trabajan más y tienen menos ingresos o no tienen ingresos porque no trabajan, es lógico que pierdan la fe. Si el 80% de la riqueza se condensa en el 20% de las personas, la gente pierde la fe. Por eso se produce el voto castigo o voto protesta, porque son efectos naturales, propios de una causa, porque la gente se desengaña porque no está bien, no se siente representada y sus problemas no son atendidos y cuando los problemas se desatienden, los problemas continúan y crecen.

 

 

Taxil. Nunca digas la Verdad

Es una novela histórica desarrollada en París durante la última década del siglo XIX. En el libro podemos encontrar rigor histórico pero también amor, humor y sexo en un contexto donde se mezclan la religión, la masonería, la psiquiatría, el sufragismo, la literatura y el arte.

El escritor y editor Leo Taxil puso en jaque a la Iglesia Católica convenciendo al Papa León XIII, así como a la sociedad de la época, de la existencia de un complot masónico-satánico para imponer el dominio de Lucifer en el mundo. Esta acusación causó un gran impacto en Europa, llegándose a celebrar incluso un congreso antimasónico en Trento y manchando la reputación de la Masonería de por vida. Unas semanas después, Taxil reconoció en la Sociedad Geográfica de París que todo había sido parte de una mentira, tildándola de broma.

Feria del Libro

Durante la 49ª Feria del Libro de Málaga, que se celebra en la Plaza de la Merced, María Viedma estará el día 26 de abril, de 18 a 19 horas, en la caseta de Librería Luces y de 20 a 21 en la caseta de Librería Agapea. El viernes 27 de abril podremos encontrarla de 17 a 18 en la caseta de Librería Proteo y el domingo 5 de mayo, de 12 a 14 horas, en la caseta de la Casa del Libro.

Redacción: Fran Gallardo  Fotografía: Lorenzo Carnero

Aún no hay ningún comentario

Responder

Tu email no se mostrará públicamente.

Puedes utilizar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

OK
Esta web emplea cookies para mejorar su navegación. Al seguir navegando, acepta su uso. Si desea conocer más sobre su uso, le invitamos a leer nuestra política de privacidad.