María del Mar Peregrín: “Herramientas y Claves para tomar decisiones más acertadas”

Seguir como estamos sea mejor o peor, no hacer cambios, no tener que enfrentarnos a nosotros mismos es quizás el camino más fácil y el que más sigue la mayoría. Elegir la plenitud supone un trabajo de introspección personal que puede resultar doloroso en un primer momento. Ser coherente, actuar según nuestros valores y misión requiere de valentía. Una valentía que en muchas ocasiones no encuentra las fuerzas suficientes para salir de una “zona de confort” en la que hemos aprendido a desenvolvernos y a vivir, aunque a veces no podamos respirar. Dejarse llevar por las circunstancias y culparlas, sintiéndonos víctimas, no tomando decisiones, requiere de menos esfuerzo, pero también nos priva de la satisfacción, la plenitud y la paz interior. 

“No hay viento favorable para quién no sabe a qué puerto se dirige”. Así, con esa frase comenzaba María del Mar Peregrín una sesión de ProfesionalMente en la que iba a descolocarnos a la mayoría. ‘Viernes. 9:30 de la mañana. Voy a The Top, disfruto del entorno, de un desayuno saludable, conozco gente nueva y me dan herramientas para tomar decisiones más acertadas’. Ese es el planteamiento que nos hicimos muchos. Sin más. Incluida yo que lo organizaba. Pero la realidad de la sesión no iba a ser esa. María del Mar nos puso la escafandra de buzo y se propuso hacernos bucear en nuestro interior, algo que muchos no teníamos planteado hacer ni aquella mañana ni a corto plazo. Seguir con el “piloto automático” puesto es menos complejo. 

 

Vais a ver en el reportaje fotográfico de esta sesión fotos de personas con los ojos cerrados. No es que Manuel Martos haya hecho mal su trabajo, es que María del Mar nos guió hacia un lugar donde no se ve la Catedral de fondo y nos abrió las vistas a nuestro interior. 

Intensidad. Quizás es la palabra que mejor defina lo que vivimos allí. Deconstrucción para construir, pero sólo aquellos valientes que estén dispuestos a hacer el ejercicio y dar los pasos necesarios serán capaces de llevar a cabo esa reforma que nos hará vivir más plenamente y tomar decisiones que nos lleven a nuestro verdadero objetivo vital. “Herramientas y claves para tomar decisiones más acertadas”, era el título. Y María del Mar lo llevó, y nos llevó, hasta su esencia, hasta su origen. 

Nos pasamos la vida tomando decisiones. Y cada vez que elegimos renunciamos a algo. La renuncia va intrínseca a la decisión, igual que va intrínseca la elección. Hay renuncias más dolorosas, renuncias que nos descargan, y renuncias que suponen quedarse con el “qué hubiese pasado sí…” Pero al menos habremos tomado decisiones de manera consciente. Que a veces por no enfrentarnos a tomarlas, las tomamos por omisión. Al no decidir, ya hemos elegido. Aunque lamentablemente las decisiones que más duelen, son aquellas en las que nos pisamos a nosotros mismos.

Para equivocarnos menos a la hora de elegir, y para que esas decisiones sean más acertadas, lo único que cabe es elegir conforme a nuestros valores, misión y visión, de manera coherente y con todas sus consecuencias. Pero para ello necesitamos esa información. ¿Te has preguntado alguna vez en serio cual es tu misión, tu visión y cuáles son tus valores?

Trabajo difícil el que tengo por delante al narrar esta sesión. Es de esas veces que te sientas ante un folio en blanco y te preguntas “¿cómo explico esto?” No fue lo que María del Mar dijo lo que tengo que transmitir, es lo que removió. Os puedo asegurar que después del viernes se han sucedido en mi entorno las conversaciones y debates entre personas que estuvimos presentes. 

“No era lo que esperaba. En un principio no paraba de preguntarme qué hacía yo allí. Pero llevo dos días con la mente revolucionada. Tengo que hacer algo, actuar, ahora sé que tenía que estar allí”… Cuando te llega un mensaje como este y eres quien ha organizado el evento, por un lado lamentas que no se cumplieran las expectativas iniciales para esa persona. Por otro, entiendes y empatizas totalmente con lo que te dice, porque yo fui la primera que se sintió así. No nos gusta que nos den en la línea de flotación, no nos gusta remover. Ahora sé que esperaba menos de lo que recibí.

La pregunta no es por qué estaba yo allí, es para qué. Si estás leyendo este artículo posiblemente acabes haciéndote una pregunta similar. Tú eliges. Lo lees o no lo lees. Lo usas para tu beneficio o lo ignoras. Y ese trabajo tenemos que hacerlo cada uno solito con la guía que María del Mar nos brindó. Los que estuvimos presencialmente y los que tenéis ahora la oportunidad de leerlo. 

9:30 de la mañana. The Top.  En esta ocasión contábamos con la presencia de parte de la directiva del Hotel Molina Lario. Myriam Ortíz, su directora, una apasionada de este proyecto, Ana Paneque,  Inmaculada Muñoz y Leticia Ximénez.  Ruth Fochs, directora de marketing y comunicación de Gallery Hotels, hizo coincidir su visita a Málaga con esta sesión. 

Myriam Ortíz, directora del hotel Molina Lario. Apoyó desde el principio este proyecto y lo ha hecho todo muy fácil para que convirtamos The Top, un espacio singular, en la sede de estos encuentros.

La mañana estaba especialmente fría, así que desde el principio estuvimos en la parte acristalada de la terraza. 

La ponente, María del Mar Peregrín, llegó acompañada de su compañero Rafael Bosco, Director Ejecutivo de Grupo Impulsa IEDAD, que colabora con nosotros en este proyecto, y responsable de guiarnos en dos futuras sesiones. Allí tuvo lo oportunidad de encontrarse con alguna amiga…

Rafael Bosco, al igual que Lucía Miralles, nada más que le propuse participar en ProfesionalMente me dijo que sí, y me dijo que sí aportando ideas, temas y puntos de vista desde su dilatada y contrastada experiencia profesional acompañando a personas y equipos a desarrollarse. 

Rafael Bosco

Digo siempre que el ProfesionalMente es para desconectar y conectarse. Para hacer ese trabajo interior que después se manifieste en nuestro trabajo exterior, en la parte profesional. También es una fantástica oportunidad para conocer a otras personas con nuestras mismas inquietudes. Personas, profesionales de distintos sectores empresariales, con un punto de encuentro común, las ganas de ser mejores, de crecer y avanzar. Y hacerlo desde la humildad de que todos necesitamos una mano o una guía que nos permita iniciar o recorrer ese camino. 

Mª Carmen Sánchez, empresaria propietaria de Etxart&Panno en Fuengirola.
Belén Ceballos, coach educativa que será ponente en nuestra sesión del 8 de marzo.
Yolanda Gutiérrez-Novis propietaria de ‘Con K de Katering’, un catering de comida saludable.

La mañana se desarrollaría entre muchos silencios, a los que nos llevaba Mar con sus poderosas y a veces incómodas preguntas. Incómodas porque hay cosas que pensamos que es mejor no planteárselas. 

Todo lo que nos iba a explicar, la metodología, podemos adaptarla a nuestra vida personal y profesional o aplicarle el ejercicio a nuestra empresa como si fuese una persona. Todo depende de lo que queramos conseguir. 

Ana Paneque, directora comercial de Gallery Hoteles.
Ruth Fochs, directora de comunicación y marketing de Gallery Hoteles.

 

María del Mar se presentó más allá de lo que aparece en su currículum, lo hizo compartiendo las tres grandes decisiones que habían marcado su camino. Nuestro presente es el resultado de las decisiones que hemos tomado en nuestra vida. A veces de las decisiones que hemos tomado ante las circunstancias que se nos han presentado, y otras porque simplemente tocaba tomarlas. Unas veces siendo conscientes de su transcendencia y otras, no tanto. 

Victoria Sánchez de Mora, psicóloga, master en trastorno del lenguaje, master en atención plena y gestión de emociones. Colabora con la universidad de Málaga con el master de gestión del profesorado. Lleva una empresa de gestión inmobiliaria.
Amelia Marín, notaria y presidenta de Zonta

“Nosotros decidimos de qué forma movemos la vela para llegar al puerto que queramos. Y no es un puerto en realidad, sino tantos puertos como decidamos tener. La vida son etapas. Y cada uno estamos en un momento, en una etapa, y viviremos muchas más que nos llevarán a vivir conscientemente nuestras decisiones. Vamos a hablar de decisiones conscientes”, así comenzó antes de relatarnos sus tres grandes decisiones que la han llevado a estar donde está. 

Una de ellas fue estudiar Psicología y descartar la Filología, que también le atraía. Su vocación eran las personas. La segunda gran decisión fue hacerse Coach. Y la tercera fue dejar su vida después de 20 años en Madrid y empezar de nuevo en Málaga. En Málaga ha unido sus grandes pasiones:  literatura y personas, gracias a talleres que imparte actualmente de desarrollo personal a través de la lectura y la escritura. 

Las decisiones que tomamos nos llevan a estar donde queremos si las tomamos de manera consciente, sino iremos sin rumbo y donde nos lleve el viento: “Cuando estamos liderando, estamos todo el día resolviendo problemas y tomando decisiones y no es suficiente ser proactivo. Tenemos que tomar las grandes decisiones teniendo en cuenta el significado. Las decisiones conscientes solo se pueden tomar si tenemos un auténtico conocimiento de nosotros mismos, si definimos cómo es para nosotros una vida plena y si pasamos a la acción”. 

Eso requiere saber por qué y para qué vivimos: “Hoy vamos a trabajar nuestra misión, nuestra visión y nuestros valores. Gracias a eso vamos a poder tomar decisiones con significado. Serán nuestro faro que iluminará nuestras futuras decisiones”. 

El primer ejercicio para los asistentes fue hacernos pensar en las tres grandes decisiones que hemos tomado en nuestra vida. Esas decisiones que abren caminos, emociones y posibilidades. Destacó que es importante escribirlas. Esas grandes decisiones que nos han llevado al punto en el que cada uno estamos en este momento. 

Te animo en este momento a coger papel y boli y a hacer tú también este camino que hicimos nosotros en ProfesionalMente. Eso sí, si te da miedo enfrentarte a ti, a tus verdaderos deseos y prefieres quedarte como estás, no sigas. 

Gracias a las preguntas que planteó a continuación y a las respuestas a las que nos iban a llevar a cada uno, aseguró que estábamos trabajando en nuestra plenitud: “La felicidad es un camino, es la mayor suma de momentos agradables. Pero la plenitud es un estado en el que podemos vivir y mantenerlo cuando somos auténticos y vivimos nuestros valores, nuestra misión y nuestra visión, que da sentido y significado a nuestras decisiones”.  

Maloles Sánchez- Guillamón, trabaja en el departamento comercial de Vincci Hoteles.

Y es que cualquier decisión importante que tomemos siendo fieles a nuestra misión, visión y valores, serán decisiones acertadas que nos llevarán a un estado de plenitud, aunque tengamos que ser valientes para aceptar y afrontar las consecuencias.  

 

La Misión

La misión es el para qué estamos aquí. Qué es lo que hacemos que da sentido a nuestra vida. Y cuando lo hacemos cómo influimos en la vida de los demás y en nuestro entorno”, nos dijo. La misión de vida es algo que nos trasciende. 

Para hacernos pensar sobre esa misión e incluso encontrarla si no la teníamos clara nos planteó estas preguntas:

1.-  ¿Qué impacto o influencia quieres tener en el mundo que te rodea? ¿Cómo quieres influir en tu micro mundo, en tu familia, tus amigos, tu empresa…?

2.- ¿Qué quieres aportar a tu familia, tu pareja, tus amigos, a tu empresa? ¿Qué quieres aportar a cada uno de esos roles en los que vives? ¿Qué puedes ofrecerles a ellos para mejorar sus vidas? 

Esther Molina, CEO y Co-fundadora de User First y EGA, Executive Global Agency.
Mar Arjona, asociada de Forum abogados y asesores de empresa, gestiona inversiones financieras e inmobiliarias. Es empresaria desde los 20 años.

Para guiarnos y ayudarnos a responder a las respuestas hizo un ejercicio que fue el que más impactó a lo mayoría de los asistentes. Nos invitó a cerrar los ojos, hacer una visualización en la que nos situábamos en nuestro 80 cumpleaños. Teníamos que imaginar cómo todas las personas que han sido importantes en nuestra vida vienen a felicitarnos por nuestro cumpleaños y a decirnos “gracias por…”. Ese agradecimiento por el impacto positivo que hemos tenido en su vida. Nos animó a situar en esa lista de agradecimientos a todas y cada una de las personas relevantes que se han cruzado en nuestro camino. 

Genoveva Ferragut, responsable de comunicación de Cervezas Victoria.

Al abrir los ojos nos invitó a escribir las cosas que más veces se habían repetido en los agradecimientos. Las dos o tres más repetidas por todos por todos los que habíamos imaginado. Eso nos sitúa en el foco de encontrar nuestra misión, nos dijo. Y dio un paso más que nos sumía en algo más profundo. Definir quienes somos en realidad rellenado los espacios en blanco de esta frase. 

Yo soy…. que…. a quién…

Algunos ejemplos: “ Yo soy el que ayuda a todo al que viene a mí”. “Yo soy la sonrisa que lleva la alegría a todos los que me rodean”. Y pidió que buscásemos una metáfora a lo grande que recogiese eso. Por ejemplo, ser el faro, el flotador, el salvavidas, la roca, la tierra que alimenta a mi entorno, o la chispa, fueron algunas de las que salieron entre los asistentes que quisieron compartirlo. Y esa, dijo, es nuestra misión de vida. 

María García, marketing y publicidad que ha regresado hace no mucho tiempo a Málaga.
Mª Carmen Pérez, administradora de fincas y gestión y servicios inmobiliarios.

 

La Visión

Es lo que marca hacia dónde vamos, qué queremos conseguir, es nuestro futuro. Para descubrir nuestra visión volvió a repetir el proceso de la misión, preguntas primero, y una visualización. “Los sueños se hacen en dos etapas. En una se visualizan y en la otra se construyen”.

1.-¿Quién quiero ser dentro de 10 años? Y recalcó el SER, no el hacer.

Ejemplo: “Quiero ser una persona que genere bienestar…” Con esta pregunta buscaba que encontrásemos quienes vamos a ser y qué impacto vamos a tener en la vida de los demás, qué huella queremos dejar en nuestro entorno… Puso el foco en el futuro. ¿Qué te gustaría cambiar de tu mundo y del mundo? ¿Hacia dónde me dirijo?

Después, con el resultado nos pidió que desarrollásemos nuestra visión a través de una frase que comienza con: Quiero…

Pepe Serrano, materiales de Construcciones Serrano y Safa Motor.

El objetivo de este planteamiento es la esencia de lo que realmente queremos que se convierta nuestra visión. Para ello debemos olvidarnos del ego, de lo que quiero para mí y centrarnos en todo lo que puedo hacer por los demás. Vivir nuestro propósito, conectados con nosotros mismos, nos da un bienestar que no nos da el ego: “Para amar tenemos que amarnos. Para llenar, tenemos que llenarnos. Para compartir, tenemos que tener una energía poderosa dentro y eso si no nos sentimos seguros, satisfechos, si no nos queremos no lo vamos a conseguir”, dijo ante la tertulia que se entabló en torno a lo que hacemos por ego y lo que hacemos por amor. “El ego viene de la inseguridad, de la insatisfacción… Cuando estás seguro y tienes tu autoestima alta no necesitas el EGO, lo que quieres es compartir con las personas, disfrutando. Esas personas tan egocéntricas, tan prepotentes, es porque están inseguras. No se conocen bien”.

“Hay que tener sueños suficientemente grandes para no perderlos nunca de vista”, nos aconsejó a la hora de responder a esta pregunta que planteaba.

Aitor San José, agencia de Branding y publicidad The Branders&Co

Myriam Ortíz, Inmaculada Muñoz, coordinadora de eventos hotel Molina Lario, Leticia Ximenez y Rafael Bosco

Juande Serrano, psicólogo experto en pareja y duelo.

Con el ejercicio de la visualización nos hizo de nuevo cerrar los ojos y trasladarnos al momento en el que ya hemos conseguido eso que hemos escrito. A ver cómo nos sentimos tomando conciencia de que lo hemos conseguido, qué hemos construido, qué nos decimos interiormente…Incluso en qué parte del cuerpo sentimos esa emoción de haberlo conseguido y dejarnos envolver por esa emoción poderosa.

Belén Jurado, directora de la escuela de negocios Esesa.

“Cuando visualizamos así un sueño o un objetivo lo que se forma es en el cerebro es un dirección. Ya la tenéis neuronalmente, cualquier cosa que hagáis para conseguirla, está dentro. Cualquier cosa que hagáis para no conseguirla, el cerebro la rechaza”, y nos recomendó que usemos esta técnica para cualquier objetivo o meta que nos planteemos.

 

Los valores

Dejó claro que no se refería a los valores éticos o sociales, sino a qué “son aquellas cosas que son importantes y fundamentales para nosotros. Aquellas cosas que si las vivís, vivís en plenitud, y que si las pisas con vuestras decisiones o alguien os las pisa os sentís que os baja la energía y os ponéis tristes”.

Todos tenemos varios valores. Para ayudar a encontrar los nuestros repartió una hoja donde se nombraban muchos de los posibles valores que tenemos y pidió que señalásemos inicialmente diez de ellos, los más importantes para cada uno.

Aceptación, amor, bondad, conectar con otras personas, fama, éxito, familia, tolerancia, valentía, respeto, responsabilidad, libertad, independencia, integridad, vitalidad u honor, formaban parte de la larga lista entre la que tuvimos que elegir.

De esos diez tuvimos que elegir los cinco valores más importantes y ponerlos por orden de importancia del 1 al 5. Aquellos que más nos mueven, aquellos que al tenerlos presentes al tomar las decisiones nos hagan sentir en plenitud. Aquellos que no permitimos que nos pisen, aquellos que honramos y por los que estamos dispuestos a luchar estarán en la parte alta de esa lista.

En base a ese último listado de 5 valores, ordenados según su importancia, nos instó a valorar en el papel y junto a cada uno de ellos nuestro nivel de satisfacción en el presente según estamos actuando y viviendo cada uno de ellos. De nuevo tocaba tomar conciencia y ser honestos con nosotros mismos.

“Con esto tenéis todo lo que necesitáis para tomar decisiones con significado y que nos lleven a la plenitud”, concluyó mirándonos a todos con los papeles en la mano.

Sólo tomando las decisiones importantes siendo coherentes con nuestros valores, misión y visión y poniendo a nuestro servicios nuestras herramientas y talento, seremos capaces de alcanzar nuestro objetivo y sentirnos plenos. En ellos podemos encontrar también la valentía para pasar a la acción y trazar el camino para conseguir nuestro objetivos: “Tus decisiones de hoy crearán tu futuro”.

Y todo puede empezar por marcarnos pequeños objetivos. Por preguntarnos qué es lo más importante que podemos hacer en todos los roles que asumimos en la próxima semana desde ese descubrimiento de nosotros mismos que habíamos vivido en la sesión: “¿Qué me ayudará a alcanzar estos objetivos? ¿Cuáles son los recursos que tengo fuera y dentro de mí para conseguirlos?”

Rafael Bosco y Leticia Ximénez, relaciones públicas del hotel Molina Lario.

¿Cuántas personas conocemos que se suponen que lo tienen todo y son profundamente infelices? ¿Cuantas veces hemos conseguido algo y para conseguirlo lo hemos antepuesto a lo que realmente sentíamos y su consecución nos ha dejado un vacío o malestar? ¿Quién no ha acatado una decisión con la que no estaba de acuerdo y con la que no vibraba y ha terminado resintiéndose? ¿Qué precio pagamos cuando renunciamos a nuestros sueños y valores?

 

Al final, la coherencia entre lo que somos, pensamos, decimos y hacemos es lo que no traerá esa ansiada paz a la hora de tomar las decisiones. Quizás no eliminemos la incertidumbre que conlleva, pero sí estaremos seguro de que nos está acercando adonde queremos estar o a quienes queremos ser, que está en consonancia con los objetivos que nos hemos marcado en nuestra vida. Aunque actuar así, y decir en conciencia, suponga renunciar a cosas que a lo mejor nos den un bienestar inmediato pero que será efímero.

María del Mar Peregrín se disculpó incluso por la intensidad de la sesión. Por habernos forzado a esa reflexión tan profunda y personal. He de reconocer que a día de hoy sigo dándole vueltas a muchas de las cosas que dijo, a alguno de los ejercicios para sacar cosas en claro.

Muchas veces para encontrar respuestas solo hay que abrir nuevas preguntas. Pero tienes que estar decidido a preguntarlo. Es como aquello que dice: “Si no quieres saber la respuesta, no preguntes”. Aunque estoy convencida de que esa respuesta es la que nos hace más libres.

Conozco a muchas personas -yo misma lo he hecho- que viven en “la mierda” pero como es suya y ya la conocen, se quedan ahí, y todo por no tomar una decisión que les lleve a un estado mejor. Por desgracia, en nuestro baremo la mayoría de las veces no medimos la vida en grado de plenitud y satisfacción personal, sino poniendo como punto de medida menos o más insatisfacción. Conociéndonos a nosotros mismos deberíamos encontrar la valentía para cambiar esa situación. Pero eso es algo que tenemos que decidir cada uno de nosotros.

En las aportaciones de los asistentes salieron muchas variables de este tema, pero como creo que ya dije en el artículo anterior: Lo que se dice en The Top, de manera íntima y personal, se queda en The Top.

Muchos vivimos un verdadero zarandeo vital. Una llamada de atención para pararnos a reflexionar y ayudarnos a nosotros mismos a conectar nuestra vida personal y profesional. Por algún motivo teníamos que estar allí y ya veremos dónde nos llevará la decisión de estar esa mañana allí.

 

Próximos eventos

Nuestra próxima cita con ProfesionalMente será el 14 de diciembre en The Top con Rafael Bosco que nos hablará de las ‘Recalculando tu brújula personal’.

Antes, tendremos una nueva sesión de Business&Brunch en la Fábrica de Cervezas Victoria.

Entradas e información ProfesionalMente-> aquí

Entradas e información Business&Brunch->aquí

Agradecimientos

Gracias a María del Mar Peregrín por removernos y hacernos despertar. Gracias a todo el equipo de hotel Molina Lario. Gracias a los que apostaron por asistir. Gracias.

Redacción: Ana Porras  Fotografía: Manuel Martos

Aún no hay ningún comentario

Responder

Tu email no se mostrará públicamente.

Puedes utilizar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

OK
Esta web emplea cookies para mejorar su navegación. Al seguir navegando, acepta su uso. Si desea conocer más sobre su uso, le invitamos a leer nuestra política de privacidad.