fbpx

Dra. Marta Frieyro: “Hablar de sexo e ITS sigue siendo un tabú. Las cifras son alarmantes”

Vivimos en un país y en una época de la historia en la que el sexo ha dejado de ser un tema prohibido. Jóvenes y adultos tenemos acceso a toda la información al respecto gracias a internet, pero también a toda la desinformación y los datos erróneos con los que podemos encontrarnos. Pocas veces contrastamos y por desgracia, sobre todo en el caso de los adolescentes, la pornografía proclama una idea del sexo que se aleja de una sexualidad saludable. Algo que está generando muchos problemas y de muchos tipos, uno de ellos es el alarmante crecimiento de las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS). Algo de lo que nos alerta Marta FrieyroEspecialista en Dermatología Médico-Quirúrgica y Venereología.

Las ITS son grandes desconocidas y los adolescentes les han perdido el miedo, posiblemente por desconocimiento. Sin ir más lejos, los casos de gonorrea, sífilis, clamidia y herpes genital son muy superiores a los de hace dos décadas.

La falta de consciencia actual y la, en muchas ocasiones, carente información de los grupos de riesgo sobre este asunto han provocado que los casos de ITS alcancen cifras récord. Pero no solo los jóvenes son los afectados. Lamentablemente, esta alarmante realidad se da a nivel generalizado.

Este asunto también está muy estigmatizado y los mitos planean continuamente sobre él. Por ejemplo, es poco conocido el hecho de que ni siquiera es necesario mantener una relación sexual con penetración para infectarse de ciertos tipos de parásitos, solo el contacto sirve para que las infecciones pasen de un cuerpo a otro.

 

De todo esto, y más en profundidad, hemos hablado con la Doctora Marta Frieyro, Especialista en Dermatología Médico-Quirúrgica y Venereología en HC Marbella, hospital que cuenta con una unidad especializada en venereología y  microbiología con los últimos avances en laboratorio para la determinación de DNA de microorganismos.

Doctora, ¿qué son las Infecciones de Transmisión Sexual y cómo se contagian?   

Las infecciones de transmisión sexual (ITS), constituyen un conjunto de afecciones clínicas infectocontagiosas producidas por microorganismos que se transmiten durante el sexo vaginal, anal u oral. Pero no siempre es tan simple, existen algunas ITS que se adquieren simplemente por contacto íntimo piel con mucosas y /o piel con piel  genital sin penetración e incluso  por vías que no son sexuales, como  por el uso de jeringas contaminadas,  mediante la infusión de hemoderivados, o bien durante el embarazo, el parto o la lactancia, desde la madre al hijo.

“Los casos de gonorrea, sífilis, clamidia y herpes genital se han disparado con cifras escalofriantes muy superiores a las de hace 20 años” 

¿Están aumentando las infecciones de transmisión sexual?

A pesar de que vivimos en la era de la información de fácil accesibilidad por las nuevas tecnologías, España vive un incremento alarmante y preocupante de estas infecciones desde el año 2000. Los casos de gonorrea, sífilis, clamidia y herpes genital se han disparado con cifras escalofriantes muy superiores a las de hace 20 años. Los motivos se deben a un cambio en los modelos de comportamiento y a un aumento de las prácticas sexuales de riesgo, cada vez se tienen más parejas sexuales distintas desde edades más jóvenes y se utiliza menos el preservativo. La población ha perdido el  miedo al  SIDA por la eficacia de los tratamientos antirretrovirales  en los pacientes infectados por el VIH, la aparición de internet ha favorecido un mayor contagio de riesgo entre los jóvenes. También las nuevas modas como las reuniones chemsex en las que se realizan actos sexuales de alto riesgo bajo la influencia de las drogas. Además, las mujeres cada vez más jóvenes previenen embarazos con anticonceptivos, y olvidan que no están protegidas frente a las ITS durante las relaciones sexuales.

¿Cuáles son las principales infecciones de transmisión sexual?

Existen varios virus, bacterias, protozoos, parásitos y hongos que, según sabemos, se transmiten por contacto sexual. La infección por el papiloma humano (VPH) es la infección de transmisión sexual más frecuente en el mundo. Dentro de las víricas encontramos, además, la infección por herpes simple genital, la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), la hepatitis B, hepatitis C, hepatitis A y otras como las infecciones por citomegalovirus (CMV), y nuevos virus emergentes como el Zika. Entre las bacterianas, la infección por Chlamydia trachomatis es la más frecuente en gente joven, con mayor incidencia en mujeres de 18 a 24 años.  Otras bacterianas como la gonorrea y la sífilis, están aumentando vertiginosamente, sobre todo en hombres que tienen sexo con hombres (HSH), y en este grupo de pacientes el sexo oral es una forma importante de transmisión, pues durante esta práctica apenas emplean el preservativo.

La tricomoniasis es producida por protozoos de la especie Trichomona vaginalis. Las pediculosis y escabiosis (sarna) son infecciones producidas por parásitos, que se transmiten por contacto íntimo sin ser necesario sexo con penetración.

No sólo nos alarma el incremento de todas estas infecciones clásicas, cada vez hay más preocupación pues están surgiendo nuevas infecciones de transmisión sexual que pueden convertirse en amenazas graves para la salud pública. En homosexuales y bisexuales están aumentando las proctocolitis por Giardia, Ameba, Campylobacter, y Shigella.  Además, durante la última década el linfogranuloma venéreo se ha vuelvo cada vez más común en Europa y se ha asociado a múltiples brotes en este grupo de riesgo.   Incluso recientemente se han descrito brotes de formas invasivas de infecciones por Neisseria meningitidis entre hombres homosexuales y bisexuales en Europa, Canada y Estados Unidos, cuyo más probable mecanismo de transmisión sería el sexo oral.  Otras ITS, como la producida por el Mycoplasma genitalum, también aumentan  y ciertos investigadores  han advertido de la creciente resistencia a este microorganismo a los antibióticos.   

“Están surgiendo nuevas infecciones de transmisión sexual que pueden convertirse en amenazas graves para la salud pública”

¿Cuáles son los factores que inducen a padecer una ITS? 

Los principales factores de riesgo son: tener menos de 25 años, mantener contacto sexual con una persona con una ITS, mantener relaciones sexuales con parejas diferentes, tener una nueva pareja sexual en los últimos meses, tener antecedentes previos de una ITS, ser profesional o cliente de la prostitución, tener relaciones sexuales bajo la influencia del alcohol y/o las drogas y el uso inconstante o no adecuado del preservativo.

 

¿Hay grupos especialmente vulnerables?

Las ITS cada vez son más frecuentes entre los jóvenes menores de 25 años activos sexualmente (no han vivido la pandemia del SIDA de la década de los 80, cuando se tomaron muchas medidas preventivas y campañas informativas en la población y no se sienten vulnerables), los hombres que tienen sexo con hombres (HSH), personas infectadas por el VIH, personas que ejercen la prostitución, transexuales y quienes practican sexo bajo la influencia de las drogas o alcohol.

¿Cómo sé si tengo una ITS?

Desafortunadamente la mayoría de las ITS son asintomáticas, y se propagan de una persona a otra sin saber que se tiene la enfermedad.  Toda persona que tenga relaciones sexuales corre el riesgo de contraerlas especialmente sin las medidas de prevención adecuadas.  Entre los síntomas más frecuentes destacan:  flujo o secreción anormal en pene, vagina o anal, dolor o molestias al orinar, dolor en la parte baja del abdomen o en los testículos, dolor en las relaciones sexuales, pequeñas vesículas dolorosas, úlceras genitales o anales, verrugas genitales, picor generalizado y fiebre acompañada de erupción cutánea.

“Las ITS cada vez son más frecuentes entre los jóvenes menores de 25 años activos sexualmente”

¿En qué consisten las pruebas de detección?

Estas pruebas son rápidas, simples y, generalmente, no duelen. Los exámenes incluyen: un examen físico exhaustivo, un análisis de sangre y de orina, toma de muestras microbiológicas que incluyen cultivos y técnicas de biología molecular en uretra, vagina, cuello del útero, ano y garganta según las prácticas sexuales.

¿Cómo puede ser de grave una ITS si no se trata? ¿Puede llegar a ser mortal?

Más allá del efecto inmediato de la infección, las ITS pueden tener consecuencias graves  y permanentes si no son diagnosticadas y tratadas. Entre ellas, el aumento del riesgo de transmisión y de contraer la infección por el VIH, infertilidad, complicaciones durante el embarazo, recién nacidos con deformidades, mayor riesgo de desarrollo de lesiones premalignas y malignas en cuello del útero  o a nivel anal en caso de sexo anal receptivo, neurosífilis, y otras muchas complicaciones temibles que causen la muerte en caso de no ser tratadas.

¿Hay manera de prevenirlas?

La única manera 100% efectiva de prevenir una ITS es evitar toda clase de contacto sexual, ya sea sexo vaginal, anal y oral, y contacto íntimo genital de piel con piel o piel  con mucosas con la otra persona. El hecho de que algunas (como el herpes simple genital, la infección por el VPH y la sífilis) se transmitan por contacto  de piel con mucosas, hace complicado tener una relación sexual totalmente protegida, a pesar del uso correcto del preservativo.

Pero si tienes sexo, practicar sexo seguro reduce las posibilidades de contagio. Para proteger tu salud sexual se recomienda limitar el número de parejas sexuales, evitar relaciones sexuales esporádicas con parejas de alto riesgo y con personas infectadas, hablar a  tus parejas sexuales potenciales sobre las ITS, no practicar sexo bajo la influencia de las drogas, y utilizar siempre preservativo de forma continuada y correcta durante toda la relación sexual (preservativos en pene para sexo vaginal, anal u oral, preservativos femeninos para sexo vaginal y anal, y barreras bucales para el sexo oral). El uso del preservativo no puede ser negociable, y siempre disminuirá los riesgos. Además, existen vacunas seguras y muy eficaces para prevenir la infección por el  virus del papiloma humano (VPH) y la hepatitis A y B que han supuesto importantes avances profilácticos frente a estas infecciones.

“Practicar sexo seguro reduce las posibilidades de contagio”

¿Qué tratamientos existen frente a las ITS una vez adquiridas?

Las infecciones bacterianas y la tricomoniasis causadas por un protozoo son curables mediante tratamientos antibióticos. En los últimos años se han observado resistencias antibióticas, sobre todo en el caso de la gonorrea. La bacteria que causa esta infección es muy “inteligente” y cada vez que se utiliza una nueva clase de antibióticos se vuelve resistente a ellos. Esto está generando un problema grave que podría dificultar el control de las ITS. La introducción de tratamientos nuevos antivirales frente al virus de la hepatitis C  ha conseguido altas tasas de curación de la infección. Sin embargo, frente al resto de las infecciones víricas existen tratamientos capaces de atenuar o modificar los síntomas y controlar la evolución de la enfermedad, pero no son eficaces para lograr la curación.

¿Cree que la sociedad está suficiente informada sobre las ITS ? ¿Existe un tabú?

Hay muchos estudios que demuestran que los adolescentes conocen algo de la infección por el VIH, pero desconocen otras ITS, por otro lado, mucho más frecuentes. No saben cómo se contagian, ni las formas adecuadas de protegerse, ni las complicaciones que pueden producir. Además, no se sienten vulnerables a padecerlas. Hablar de sexo y ITS sigue siendo un tabú, y las ITS continúan siendo abordadas con un halo de secretismo por parte de la sociedad. Siguen generando vergüenza y muchas veces los jóvenes prefieren consultar foros en internet antes que ir al médico.  Tener una ITS no es más que padecer una infección, que se puede diagnosticar, tratar y curar en muchos casos. Hay que tratar con naturalidad el asunto y concienciarnos que los pacientes que las padecen no están recibiendo la suficiente atención, y que, por desgracia, se sigue estigmatizando a la gente que las sufre.

“Hablar de sexo e ITS sigue siendo un tabú”

 

¿Qué ofrecéis a este respecto en HC Marbella?

En HC disponemos de una unidad especializada en venereología y  microbiología con los últimos avances en laboratorio para la determinación de DNA (PCR) de microorganismos en muestras cervicales, uretrales y orina, en muestras de úlceras genitales, con resultados en 24 a 48 horas, y serologías VIH con resultados en 2 horas, que permiten la identificación precoz y un tratamiento adecuado inmediato del paciente, así como iniciar estudio y tratamiento de contactos, lo que comporta un beneficio individual como de salud pública, al cortar la cadena de transmisión y con ello prevenir nuevas infecciones.

***

Pocas excusas quedan para no prestar la atención adecuada a este tipo de infecciones  y menos excusas aun para acudir a un centro médico, como HC Marbella, a que examinen los síntomas en caso de creer padecer una. Las pruebas suelen ser indoloras, con resultados casi inmediatos y, algunas, con un tratamiento sencillo. En tu mano tienes lo necesario para vivir tu sexualidad de una manera sana y responsable.

Dra. Marta Fieyro, Especialista en Dermatología Médico-Quirúrgica y Venereología

HC Marbella International Hospital

Twitter      Facebook     Linkedin    YouTube

Redacción: Pablo Navarrete

Aún no hay ningún comentario

Responder

Tu email no se mostrará públicamente.

Puedes utilizar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

OK
Esta web emplea cookies para mejorar su navegación. Al seguir navegando, acepta su uso. Si desea conocer más sobre su uso, le invitamos a leer nuestra política de privacidad.