Vithas Xanit de Benalmádena

La mala alimentación infantil genera un aumento de los casos de diabetes tipo II

Hoy, 14 de noviembre, se celebra el Día Mundial de la Diabetes, una campaña de concienciación instaurada por la Federación Internacional de Diabetes (FID) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) con el objetivo de visibilizar el alarmante aumento de casos de diabetes en todo el mundo. Con motivo de este día, hablamos con especialistas en pediatría del hospital Vithas Xanit Internacional de Benalmádena sobre la relación entre obesidad y diabetes, especialmente en niños.

Los expertos nos recuerdan la importancia de controlar la obesidad, sobre todo en niños, para evitar el desarrollo de patologías como la diabetes mellitus tipo II. Y es que, en las dos últimas décadas la diabetes mellitus tipo II (DM2) ha aumentado en la edad pediátrica paralelamente al incremento de la obesidad. Esta patología se da, sobre todo, debido a la mala alimentación en la población infantil.

Vithas Xanit de Benalmádena

“Aunque la diabetes mellitus tipo 1 (DM1) sigue siendo la causa más frecuente de diabetes en la infancia, el aumento de casos de DM2 y de estadios prediabéticos como la intolerancia a la glucosa o la glucemia basal alterada han sufrido un aumento alarmante en los países desarrollados”, nos explica la Dra. Patricia Sierra Gutiérrez, pediatra diabetóloga.

 

“La DM2 tiene un pico de incidencia entre los 12 y 16 años y se produce fundamentalmente por factores como la obesidad y la resistencia a la insulina, hormona que regula los niveles de azúcar en sangre. Otros factores de riesgo de presentar DM2 son la etnia, los antecedentes familiares, el alto o bajo peso al nacer y la diabetes gestacional en la madre”, subraya la especialista.

Cada vez es más frecuente el diagnóstico de esta patología en niños y adolescentes a causa del aumento de la obesidad infantil

“Además, la DM2 en la edad pediátrica supone la aparición de complicaciones agudas y crónicas más frecuentes y precoces que en otras edades como son la retinopatía (causa de ceguera), enfermedad hepática, insuficiencia renal (que precisa diálisis), neuropatía (pie diabético, etc.). Estas complicaciones, asociadas a las patologías que suelen presentar estos pacientes (hipertensión arterial, hipercolesterolemia, etc.), supone una pérdida de esperanza de vida de 15 años”, añade la Dra. Sierra.

La importancia de unos hábitos de vida saludables

Para el tratamiento de la diabetes en niños, sea del tipo I o II, los especialistas insisten en la necesidad de intervenir en determinados hábitos de vida, fundamentalmente nutricionales. “El fomento de la cocina tradicional mediterránea, evitar el picoteo o evitar el consumo de alimentos ricos en azúcares refinados son algunas de las pautas a seguir para tratar y, sobre todo, para prevenir la aparición de esta patología”, matiza la pediatra.

 

Se debe enfatizar la necesidad de una dieta sana para toda la familia y, aunque el estilo de vida actual implique horarios que dificulten compartir horas con los hijos y un menor control de los hábitos alimenticios de los adolescentes (además de la existencia de una publicidad y presencia excesiva de alimentos procesados que tampoco ayuda), hay que intentar promover desde los centros educativos la importancia de las medidas preventivas para el desarrollo de enfermedades crónicas”, subraya de nuevo la especialista.

Vithas Xanit de Benalmádena

El ejercicio físico moderado diario es otra de las claves para la prevención de estas enfermedades. “Debemos limitar el tiempo que los niños y adolescentes pasan delante de la televisión y de las videoconsolas, ya que, actualmente, solo un tercio de los adolescentes europeos consiguen alcanzar la recomendación de realizar 60 minutos de actividad física moderada al día. La actividad física, aparte de mejorar el peso corporal, aumenta la sensibilidad a la insulina, por lo que debe hacerse hincapié en estos pacientes recordando que, aun con falta de tiempo, podemos hacer pequeñas acciones para cambiar nuestros hábitos sedentarios, tales como subir o bajar escaleras en lugar de coger el ascensor, ir al colegio o instituto andando, bajarse en una parada de autobús anterior a la que nos corresponde, bailar, etc.”, explica la Dra. Patricia Sierra.

Especialistas en pediatría de Vithas Xanit Internacional nos recuerdan que comer de una forma saludable y realizar ejercicio físico es fundamental para prevenir la aparición de enfermedades crónicas como la diabetes

Por último, la especialista concluye haciendo hincapié en la necesidad de intervenir en determinados hábitos de la vida como la alimentación o la realización de ejercicio físico, que son los pilares básicos del tratamiento que, a veces, precisa de la ayuda de fármacos. “El manejo de la diabetes requiere de un equipo multidisciplinar que incluya al pediatra diabetólogo, al nutricionista, a los educadores diabetológicos y al psicólogo”.

Aún no hay ningún comentario

Responder

Tu email no se mostrará públicamente.

Puedes utilizar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

OK
Esta web emplea cookies para mejorar su navegación. Al seguir navegando, acepta su uso. Si desea conocer más sobre su uso, le invitamos a leer nuestra política de privacidad.