La Fundación Andrés Olivares celebró su cena anual de verano en Hacienda Nadales

Desde días antes colgaron en sus redes sociales que no había entradas y la imposibilidad de ampliar las plazas. Más de 100 personas se quedaron en lista de espera y con las ganas de asistir a la cena que la Fundación Andrés Olivares celebró en Hacienda Nadales. En torno a 630 personas se dieron cita para compartir una noche única con la que la Fundación agradece a la sociedad malagueña el apoyo que recibe durante todo el año. 

 

Ese agradecimiento lo expresaba su presidente, Andrés Olivares, emocionado una vez más por la respuesta de los malagueños ante esta convocatoria y ante todas las que se organizan desde la Fundación. 

Antes de comenzar la cena servida en mesa, los invitados disfrutaron de un cóctel en los jardines del recinto.

 

Lo que empezó como una necesidad personal de Andrés Olivares para ayudar a otras familias que se enfrentaban a un cáncer infantil, una experiencia que lo transformó tras perder a su hijo, se ha convertido en una necesidad de muchas personas. Desde hace diez   años son muchos los que se han sumado con su tiempo como voluntarios o aportando donativos para que la Fundación siga desarrollando y ampliando su labor. 

El precio de la cena por persona era de 50 euros, porque más allá de recaudar fondos el objetivo de la noche era compartir y agradecer. Andrés Olivares siempre defiende que por encima de tocar los bolsillos su objetivo es tocar corazones, y está convencido de que el resto llega cuando tiene que llegar, cuando se hacen las cosas bien. 

 

Este año se ha puesto en marcha la campaña “Haz que tu corazón sea el de un niño”, a través de la cual con la colaboración de Obra Social La Caixa, se busca la participación de voluntarios que gracias a microdonaciones de 1€ al mes, recauden 15.000€ recurrentes que apoyen la causa. Con este motivo, y de manera simbólica, se realizó una suelta de globos en el que el ambiente se llenó de emoción gracias a las palabras de la gerente de la Fundación, Belén Gaspar.

La fiesta continúo hasta bien entrada la madrugada.

Fotografía: Lorenzo Carnero y Paloma Rubio Olivares

Aún no hay ningún comentario

Responder

Tu email no se mostrará públicamente.

Puedes utilizar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

OK
Esta web emplea cookies para mejorar su navegación. Al seguir navegando, acepta su uso. Si desea conocer más sobre su uso, le invitamos a leer nuestra política de privacidad.