fbpx
Estás leyendo
Genoveva Ferragut

Genoveva Ferragut. Hablar de ella es hablar de Cervezas Victoria, de pasión por lo que hace, de entrega y de compromiso con su empresa y con la ciudad. Genoveva es aún muy joven, pero destaca en ella ese sentido de la responsabilidad y su búsqueda constante de la excelencia en todo lo que hace. Y es algo que llama la atención, precisamente por su juventud. Pertenece a una generación a la que le cuesta crear compromisos fuertes si para ello son necesarios determinados sacrificios. Sin embargo, ella, aunque es trabajadora por cuenta ajena, vive la empresa como si fuese suya y con alto grado de implicación. Le gusta lo que hace, la filosofía de la marca para la que trabaja, y eso lo transmite en cada acción y en cada evento que se realiza en las instalaciones de la fábrica de Cervezas Victoria o fuera de ella. Asegura que trabajar en Victoria la hace muy feliz. Y no es algo que diga de boquilla, es que se le nota. 

Su incorporación a la marca cervecera se produjo precisamente con la apertura de la fábrica en Málaga hace ahora algo más de dos años. Es la responsable de Comunicación y Relaciones Externas de Victoria y la que se encarga de programar y organizar la multitud de eventos gastronómicos, culturales, empresariales y musicales que reciben en sus instalaciones.

Es inquieta y siempre tiene una excusa para seguir formándose y aprendiendo, aunque para ello sea necesario doble dosis de organización en su día a día. Los que hemos trabajado con ella sabemos que es perfeccionista, pero también, que siempre tiene una sonrisa o una palabra amable. 

Aún recuerdo un evento que organizamos en la fábrica de Victoria en el que todo indicaba que podía salir mal. Fallaron varias cosas desde primera hora de la mañana. Aquel día Genoveva estaba bastante resfriada, y nunca se me olvidará cómo en medio de aquella preocupación, sin apenas poder abrir los ojos por el catarro, me invitó a relajarme y confiar. Terminó diciendo: “Y si algo sale mal, no te preocupes, que tenemos cerveza”. Aquel día supe que teniéndola cerca, nada podía salir mal. Y así fue. Todo se solucionó, salió perfecto, y además, había cerveza para celebrarlo. 

 

Genoveva Ferragut estudió Dirección y Administración de Empresas en Granada, durante lo que recuerda como “los años más divertidos de su vida”. Vivir en un Colegio Mayor de una de las ciudades universitarias por excelencia de nuestro país le permitió conocer a personas de otros lugares y abrir su mente y abrirse al mundo. Una experiencia que completó en Derby, en el norte de Inglaterra, que es donde finalizó sus estudios universitarios. Tras concluir la carrera comenzó a hacer prácticas en la Empresa Municipal de Aguas de Málaga, donde estuvo un año en el departamento comercial, mientras hacía un máster de Dirección de Marketing y Gestión Comercial en ESIC. Le gustan los retos y es competitiva consigo misma, siempre quiere mejorar en todos los sentidos, y por supuesto, en su formación. 

Durante más de 5 años trabajó en la multinacional de moda BestSeller, donde dio sus primeros pasos profesionales. Pero en su camino se cruzó un proyecto con nombre de mujer, con nombre de triunfo y con sabor a Málaga. Aquel proyecto, que partía con muchos y grandes objetivos y con todo por hacer, la cautivó. Dos años después puede hacer balance y sentirse, junto a todo el equipo de Cervezas Victoria, muy orgullosa de lo que han conseguido. Si Victoria ya formaba parte de la historia de Málaga y los malagueños, hoy forma parte de ella en presente gracias a la multitud de eventos que acogen en su fábrica y en las actividades externas en las que participan. 

Y aunque han sido dos años muy intensos, sin horario y sin fiestas en el calendario, ha encontrado momento para dar también un importante paso en su vida personal: casarse. Porque además de ser una extraordinaria profesional, se considera una persona muy familiar. 

Nos vemos en la fábrica en la que tantos eventos hemos vivido juntas, pero ese día los protagonistas no son otros, es ella. 

Comenzaste tu trayectoria profesional muy joven y en el mundo de la moda. ¿Cómo fue aquella experiencia?

Empecé a trabajar en BestSeller con 22 o 23 años. Entré como Sales Assistant y un año después me promocionaron como directora de Marketing de una marca que distribuía, sobre todo, vaqueros y ropa para mujeres jóvenes en España y Portugal. 

Trabajar en la moda siempre había sido uno de mis objetivos. La moda me apasiona y BestSeller es una multinacional que te da mucha proyección. Es danesa y tiene unos valores y códigos de conducta que son muy afines a mí. Era un equipo muy joven y una empresa muy atractiva para empezar mi andadura profesional. Aprendí muchísimo; para mí ha sido el mejor máster que he podido tener. He estado en la central en varias ocasiones y me ha permitido viajar por España y Europa organizando eventos corporativos. Ahí fue cuando descubrí que me quería dedicar más a los eventos y la comunicación. En ese periodo hice un máster en Redes Sociales y Marketing Digital, que era clave para el mundo de la moda. Se estaban produciendo muchos cambios y quise formarme en ese campo. 

¿Cómo se asume tanta responsabilidad siendo tan joven?

En ese momento me dejaba llevar y quizás por eso lo llevé muy bien. Mi objetivo era aprender y formarme, y también se me permitían ciertos errores dentro de la compañía. No tenía experiencia previa en un puesto similar, pero tenía mucha fuerza y muchas ganas de aprender para dar lo mejor. Estoy sumamente agradecida al que fue mi jefe por confiar en mí. Con esa edad tienes la fuerza para trabajar, exigirte y cuando terminas la jornada hacer un máster y que te quede tiempo para tomarte una cerveza con tus amigos. 

Perteneces a una generación que -generalizando- lo que quiere es trabajar poco y tener mucho tiempo libre. Sin embargo, has seguido más ese patrón de trabajo, esfuerzo y sacrificio de nuestros padres y abuelos…

Yo creo que mi generación ha sufrido mucho la crisis. Siendo gente muy formada, con idiomas y másters no tenían oportunidades para trabajar. Iban de una entrevista a otra y no veían un desarrollo profesional. Yo no quería que me pasase eso y desmotivarme. Me ha ayudado mucho tener unos padres que me han inculcado siempre unos valores de trabajar, trabajar, trabajar y valerme por mí misma. Y eso es lo que he hecho; formarme, trabajar y ser económicamente independiente desde muy joven. 

¿Cómo se cruza Cervezas Victoria en tu vida?

Se cruza en un momento en el que quería un cambio. Fueron años muy positivos en la moda pero necesitaba dar un giro. Salió este proyecto que me parecía muy interesante, es una marca muy querida, y además como malagueña me ilusionaba muchísimo… Creo que llegó en el momento que tenía que llegar. Victoria necesitaba una persona implicada al 100% y yo un cambio. Era un sector nuevo, otro producto, y me gustan los retos. Todo fluyó desde el principio con la compañía. Cuando lo comuniqué en BestSeller, incluso se alegraron por mí. Había tocado techo allí. 

 

Eres más joven, pero hasta la apertura de la fábrica hablar de Cervezas Victoria era hablar de Sergio Ragel. Es curioso, porque habiendo sido un proyecto en el que Sergio era tan protagonista habéis formado un equipo en el que os complementáis todos muy bien… 

Y lo seguirá siendo. Hablar de Cervezas Victoria es asociarlo con Sergio; van de la mano. Este proyecto ha sido un punto de inflexión para la marca, ha vuelto con más fuerza que nunca con un proyecto industrial y cultural a la vez. Eso ha llevado a que se creen departamentos nuevos, no solamente el de Comunicación y Relaciones Externas que yo lidero, también el de Trade Marketing que lleva mi compañera Arancha o el de Jose como Brand Manager. Se ha tenido que reestructurar la organización de la empresa y crear departamentos, cada uno con sus espacios y su posición. Pero Sergio siempre va a seguir siendo esa persona que todo el mundo relaciona con Victoria. Hemos aprendido de él y aprendemos cada día. 

Sergio ha crecido también en otras áreas y nos tenemos que organizar entre nosotros, porque hay mucho más trabajo y nos invitan a muchos eventos. Somos un equipo muy unido y todos valoramos mucho el trabajo de los demás. 

Sergio y Genoveva en la entrega de la ayuda al presidente de Ángeles Malagueños de la noche

¿Se ha notado la apertura de la fábrica a todos los niveles?

A nivel ventas se ha notado bastante, pero todavía nos queda mucho por hacer. Lo teníamos fácil porque es la cerveza de Málaga y había un sentimiento hacía la marca, aunque hemos tenido que trabajar mucho y seguimos trabajando para mejorar. A nivel de posicionamiento de la marca también hemos crecido. Junto al proyecto de la fábrica ha sido muy importante el cambio de imagen. Hemos ganado presencia y visibilidad. 

Genoveva, lo que sí he notado es que la gente en los locales empieza a pedir una Victoria por su nombre…

Es que la gente empieza a preguntar qué cervezas hay en la carta, que eso antes no ocurría. Antes nos conformábamos con cualquier cosa. Ahora hay cultura cervecera gracias también a las artesanas que han surgido en estos años. La gente demanda más especialidades, no solo la clásica, y cada cerveza tiene su momento. Nosotros desde aquí fomentamos esa cultura con las visitas e invirtiendo en el desarrollo de nuevos productos.

En los poco más de dos años que lleváis con la fábrica abierta, no habéis dejado de hacer eventos gastronómicos, empresariales, culturales, musicales… Supongo que han debido de ser dos años de trabajo muy intensos para ti. 

Supone un sacrificio personal pero que compensa en el desarrollo profesional. Este espacio es una herramienta de comunicación y nos sirve también para estar siempre al lado de Málaga. Tratamos temas que les interesan a los malagueños. Por aquí han pasado más de 30 mil personas en estos dos años y hemos celebrado más de 70 eventos al año. Muchos se celebran los viernes por la tarde o los sábados, pero nos hemos implicado el equipo al completo apoyando esos eventos. 

Genoveva Ferragut presentando uno de los actos en la fábrica de Cervezas Victoria

También estáis muy presentes en eventos externos a la fábrica. Hay quien no entiende del todo que los eventos al final son trabajo. Pero, ¿qué te ha aportado a ti estar presente en esos eventos como representante de Cervezas Victoria?

Me ha dado la oportunidad de conocer a personas estupendas e intentamos colaborar con todo lo que nos piden. He descubierto una Málaga que no conocía. Y de un evento siempre sale otro, es una cadena. Es un círculo en el que tienes que estar por la marca y por continuar su evolución. Y claro que vas a trabajar, pero no me supone una presión, también intento disfrutarlo. De coincidir con determinadas personas creas hasta una amistad. 

Victoria vuelve a Málaga en un momento en el que Málaga vuelve a ser cabeza de cartel a nivel nacional…

En ese sentido, la inauguración de la fábrica de Cervezas Victoria fue oportuna. Málaga está de moda; todo el mundo quiere venir a Málaga, disfrutar de nuestros productos locales, nuestra gastronomía, nuestro clima… En ese sentido también nos ha favorecido. 

Hoy por hoy entiendes muchísimo de cerveza y supongo que en eso han influido los cursos de formación a los que asistes…

La formación aquí es muy estricta. Continuamente nos estamos formando en todo lo relacionado con la cerveza. Si la gente está cada vez más informada y tiene más cultura cervecera, tú tienes que estar más informada todavía. Tengo un plan de desarrollo dentro de la compañía y tengo claro que hay que estar continuamente reciclándose. 

 

¿Cuál es vuestro target? Cerveza bebe todo el mundo…

Es el producto más social que hay. Queremos llegar a todo el mundo, pero sobre todo conectar con el público joven. Colaboramos con festivales, hemos organizado los ciclos acústicos… Yo creo que por la historia de la marca en sí siempre ha estado presente en la mente y en la mesa de los malagueños y ahora que la hemos relanzado teníamos que conectar con los jóvenes que son quienes más la desconocían. Y cuando digo joven también lo digo en cuanto estilo de vida. Hay mucha gente de 40 y 50 que vienen a los conciertos y siguen sintiéndose muy joven. 

Te puede interesar

¿Habéis comenzado ya con la expansión a otras provincias?

Sí, hemos comenzado la expansión en Jaén, Granada y Córdoba. Por el momento está gustando. Cuando los baristas y los hosteleros lo demandan es porque le ven salida. Les gusta todo y en eso va el producto, la imagen de marca, pero también el servicio, el montaje o el mantenimiento de cada instalación que hay en un bar, que son cosas muy importantes en las que Victoria está haciendo verdaderos esfuerzos. Prima la calidad del producto, pero también todo lo demás.

Habéis hecho mucho ruido y eso ha podido inquietar a la competencia. De hecho, se os ha atacado en redes sociales con que gran parte de la producción de Victoria se sigue haciendo en Murcia. ¿Cómo se llevan ese tipo de cosas?

Hay que contestar a todo con transparencia y sinceridad, dando argumentos sólidos. Eso no deja lugar a interpretaciones. En esta fábrica se producen los formatos más relevantes, de aquí no sale la producción total de Victoria, pero eso siempre lo decimos, incluso en las visitas. Necesitamos soporte de otra fábrica como la de Murcia. Hemos hecho una ampliación en la línea de envasado y la idea es seguir creciendo, pero el tiempo irá diciendo. 

En este tiempo habéis sacado nuevas variedades de Cervezas Victoria, ¿cómo ha sido su aceptación?

Han sido muchas especialidades y la tendencia y por lo que apostamos es por eso, por sacar nuevos productos. Hemos sacado la 0,0, la Victoria con limón, Victoria negra, Victoria Roble y Castaño… Hay cultura cervecera y se demanda una cerveza para cada ocasión o para cada plato y queremos llegar ahí. A los que visitan la fábrica de Cervezas Victoria les ofrecemos hacer una nota de cata con varios estilos de cerveza… Los maestros cerveceros trabajan siempre en ello. Nos encanta recibir a grupos en la fábrica y enseñarles lo que hacemos. 

Genoveva, a todo el ritmo de eventos que tenéis en la fábrica y fuera de ella, este año has sumado uno más, tu propia boda…

(Se ríe) Es que Victoria me ha hecho muy feliz y eso a nivel personal favorece. Yo creo que para casarte tienes que estar muy bien y muy segura de dar ese paso. Han sido dos años muy intensos y él, mi marido, ha estado ahí, cuando he tenido días buenos, malos o estaba muy cansada. Lo reúne todo y este proyecto ya había despegado; era también el momento de priorizar mi vida personal. Es cuestión de organizarse, de estandarizar procesos y de contar con gente de confianza. Si consigues eso todo se puede compaginar. 

Los eventos llevan un trabajo previo, durante y después, ¿eso te ha influido para ser más organizada o ya eras así?

Creo que es mi forma de ser. Siempre he sido la que organizaba todo en mi grupo de amigas. Esto o te gusta o no te dediques a ello porque además de los imprevistos que puedan surgir, siempre tienes que tener una sonrisa para todo el mundo y con la mejor actitud. 

Genoveva en uno de los últimos conciertos en la fábrica de Cervezas Victoria

Tienes 30 años y sin embargo creo que ya eres una de las mujeres en puestos de responsabilidad más influyentes de Málaga y con acceso directo a determinados círculos de poder…

(Se sorprende de que le diga eso) Nunca me lo había planteado… Pero es que estamos siempre; y eso te hace también posicionar y potenciar tu marca personal. Estás constantemente en contacto con gente, eso te hace tener acceso a ellos. 

¿Cuál es para ti el plan perfecto de desconexión?

Irme a la playa y si puede ser a Cádiz, mejor. Allí me cargo de energía. 

Si no la conociese, podría creer que habla así porque la entrevista pueden leerla sus jefes, pero lo cierto es que algo la conozco, ya que casi durante estos dos años hemos trabajado juntas sacando adelante diferentes proyectos en la fábrica de Victoria. Nunca la he odio, ni una vez, quejarse por tener un evento un sábado, un domingo, un día de fiesta, o cualquier noche. 

Trabajar en lo que te gusta es un privilegio que no todos tienen y ella es muy consciente de que por eso es una afortunada, aunque se lo haya ganado a pulso. 

No quiere hacer planes a largo plazo, porque sabe que lo que tiene es el ahora y es lo que tiene que disfrutar. Pero por el momento todos sus esfuerzos están centrados en consolidarse dentro de la empresa y crecer junto a Cervezas Victoria. Un crecimiento en el que van las dos de la mano. 

Redacción: Ana Porras Fotografía: Lorenzo Carnero

Ver comentarios (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Ir al principio