Endometriosis y relaciones íntimas… ¿Incompatibles?

Estás en la consulta con el ginecólogo, esperando que te de unos resultados de unas pruebas que llevas tiempo realizándote. Has peregrinado por diferentes médicos y especialistas, desde digestivos hasta reumatólogos. Alguien incluso te ha sugerido que podías tener fibromialgia, porque esos dolores que tienes no tienen causa aparente. Hoy has acudido sola, has tenido que pedirte el día en el trabajo, pero a última hora nadie ha podido acompañarte. El doctor te explica el diagnóstico de sospecha, y te dice la palabra Endometriosis. Tú ya habías leído bastante sobre el tema y las posibles complicaciones de esta enfermedad. Como el dolor que puede aparecer en las relaciones íntimas de pareja.

La endometriosis afecta a 1 de cada 10 mujeres en edad fértil

El Doctor Google dice que la endometriosis es una enfermedad crónica, caracterizada por la implantación de tejido endometrial (que reviste el útero en su capa interna) fuera del mismo. Normalmente suele aparecer como quistes en los ovarios, pero los implantes están descritos en diferentes órganos, incluso en el pulmón, aunque esto es raro. Según los datos disponibles afecta a 1 de cada 10 mujeres en edad fértil (y tenía que tocarme a mí, piensas). Tiene una gran asociación con la infertilidad, eso te preocupa, pues siempre has querido ser madre.

También habla de dolores menstruales y pélvicos, eso ya lo conoces, y posible afectación de otros órganos del aparato digestivo o urinario. El doctor recalcó varias veces que es una enfermedad BENIGNA. Bueno, menos mal, no tengo cáncer, eso me alivia, pensaste. El tratamiento para la endometriosis es hormonal combinado con antiinflamatorios de forma más o menos intermitente, y lo peor es que puede requerir múltiples cirugías a lo largo de tu vida si se convierte en una endometriosis complicada, pues existen muchos grados, incluso algunas personas la padecen y no lo saben, y además no tienen problemas de infertilidad y consiguen embarazo sin problema.

 

Es una enfermedad benigna. ¿Y esto qué significa?

Para los especialistas que nos dedicamos a la ginecología o fertilidad, y para los médicos en general, una enfermedad benigna parece que tiene menos entidad que una enfermedad maligna. En los últimos años se habla mucho del empoderamiento del paciente, y de cómo internet ha hecho posible que los pacientes se conviertan en grandes expertos sobre su enfermedad, sobre todo cuando es crónica.

Han surgido numerosas asociaciones de pacientes para enfermedades raras, para la diabetes, para enfermedades autoinmunes, reumatológicas, etc. Incluso los pacientes cada vez acuden con más frecuencia a los foros y congresos científicos aportando su perspectiva, o como han conseguido que se les oiga, o implementar mejoras en su tratamiento y por supuesto en su calidad de vida, gracias a sus propias iniciativas.

Pues la endometriosis es una enfermedad benigna, que afecta a 1 de cada 10 mujeres, y que no tiene cura. Hace poco en IVI Málaga tuvimos la oportunidad de compartir un taller con pacientes afectadas de endometriosis, en colaboración con la psicóloga de nuestra clínica, para acercar esta problemática a las afectadas. Tuvimos la suerte de contar con la presencia de grandes guerreras de Asociación Afectadas Endometriosis Estatal, como ellas se llaman a si mismas, y no es para menos.

El taller trataba sobre como la endometriosis afecta a la sexualidad. A nuestra paciente que había acudido a consulta, nadie le había hablado de la dispareunia. Porque de todas las posibles afectaciones que esta enfermedad tiene quizá no hubo tiempo para comentarlo, y posiblemente el doctor no se atrevió a abordar el tema, era la primera vez que atendía a esta paciente, y ella, que llevaba tiempo teniendo mucho dolor con las relaciones sexuales, no pensó que era el momento.

La dispareunia

La dispareunia es el dolor que se experimenta durante las relaciones sexuales, sobre todo durante el coito

Cuando preparaba el taller de endometriosis me quede asombrada con algunos datos. La dispareunia es el dolor que se experimenta durante las relaciones sexuales, sobre todo durante el coito. Las afectadas de endometriosis tienen 9 veces más probabilidades de padecer dispareunia que la población general. Esto es debido a la presión en las lesiones directamente durante el coito o por tracción de cicatrices y tejido endometriósico no elástico.

El 60-70% de las afectadas de endometriosis padecen dispareunia, aunque no es el único síntoma relacionado con la calidad de vida sexual. Existen otras disfunciones de la esfera sexual, como bajo deseo sexual, dificultad para conseguir el orgasmo, disminución de la frecuencia en las relaciones sexuales, y esto afecta a la calidad de vida en general, y a las relaciones de pareja. Existe miedo y anticipación al dolor, y esto es un importante inhibidor del deseo sexual. Los autores del estudio, que es una revisión de los datos recopilados sobre el tema entre los años 2000-2016 asumen que los estudios incluidos en la revisión son heterogéneos y en su mayoría realizados en pacientes con endometriosis profunda, con lo que este dato podría ser variable.

El miedo y anticipación al dolor son un importante inhibidor del deseo sexual

Según la OMS la sexualidad es un aspecto central en el ser humano, y en los últimos años ha habido un gran progreso en entender y mejorar la sexualidad humana y también en el ámbito de la endometriosis. Otros estudios evaluaron la diferente forma de abordar esta problemática en las mujeres afectadas, y como otros factores psicológicos como el distress emocional estaban implicados.

Por ejemplo, ¿por qué algunas mujeres habían podido encontrar posturas en las que no sentían tanto dolor?, y habían implicado a sus parejas en la problemática, mientras otras pacientes habían preferido evitar o disminuir al máximo los encuentros sexuales.

 

Tratamiento multidisciplinar

En cualquier caso, lo que nos dicen los expertos es que el tratamiento debe ser multidisciplinar, no sólo por ginecólogos, cirujanos y médicos en general, sino también psicólogos pueden ayudarnos a encontrar herramientas que nos permitan mejorar la vida sexual de las mujeres afectadas por endometriosis. Para ello sería necesario trabajar en un correcto diagnóstico precoz, y en una mayor formación de los profesionales sanitarios en salud sexual. Y pienso que es un reto para aquellos que nos dedicamos a atender a mujeres que sufren de endometriosis, porque una buena relación médico paciente es la clave para poder avanzar en el tratamiento de esta enfermedad.

Yo he tomado nota, y me comprometo a preguntar a mis pacientes con endometriosis sobre su calidad de vida sexual, porque el sexo importa.

 

Dra Anabel Salazar

Directora de IVI Málaga

Twitter   Instagram   Facebook    Youtube   

 

Aún no hay ningún comentario

Responder

Tu email no se mostrará públicamente.

Puedes utilizar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

OK
Esta web emplea cookies para mejorar su navegación. Al seguir navegando, acepta su uso. Si desea conocer más sobre su uso, le invitamos a leer nuestra política de privacidad.