El Foro Igualmente de la Diputación presenta el estudio Visión femenina del emprendimiento en la provincia

El Foro Igualmente organizado por el área de Igualdad de la Diputación ha cambiado su formato en esta ocasión para servir del marco para presentar los resultados del estudio Visión femenina del emprendimiento en la provincia. Un informe con el que se busca tener una visión real del emprendimiento y empresariado femenino de las ocho comarcas que conforman la provincia, poniendo el foco en los municipios menores de 20 mil habitantes. 

 

El 15 de octubre se celebró el día de la Mujer Rural y entre los actos conmemorativos programados figuraba este encuentro del Foro Igualmente que se ha celebrado por primera vez en Málaga capital y concretamente en las instalaciones de La Térmica. A las 9:30 de la mañana comenzaba con un desayuno, donde las personas que han asistido han aprovechado para conocerse y hacer networking. 

El desayuno lo ha servido con K de Kátering

 

Yolanda Moreno, Ana Mata, Ana Porras, Sonia Luque, Sara Ruíz y Patricia P Iglesias

Tras el desayuno, se ha celebrado una mesa redonda donde se han dado a conocer algunos de los datos más significativos que se extraen del estudio, y en la que han participado tres de las empresarias que aparecen en él. Yolanda Moreno, aparejadora y creadora de moda de Ronda; Sonia Luque, arquitecta de Villanueva del Trabuco y Sara Ruíz, que está al frente del Centro Ecuestre Piedras Blancas en Frigiliana, han puesto voz y cara a las cifras y las estadísticas junto a una de las redactoras del estudio Patricia P. Iglesias, investigadora de la UMA. 

El informe contiene más de 150 páginas donde se estudian desde la motivación para emprender hasta la satisfacción tras una trayectoria con el negocio en marcha, pasando por las dificultades a las que se han enfrentado o cómo les ha condicionado el entorno social. 

La población total de empresas lideradas por mujeres en estas zonas se censó en 947, y el estudio se ha realizado sobre una muestra final de 132 empresarias. Lo que estadísticamente supone un nivel de confianza del 99% y un margen de error del 10%. De 30 de esas 132 mujeres se recoge su experiencia de manera detallada en el estudio. 

Según el estudio anterior ‘Diagnóstico del Emprendimiento Femenino en la Provincia de Málaga’ las empresarias solo representan el 12% del tejido productivo de la provincia.

La vicepresidenta y diputada de Igualdad, Ana Mata, ha explicado la importancia de contar con este informe y sus conclusiones para poder actuar de manera más directa y efectiva a las necesidades y demandas de estas emprendedoras y empresarias. Además así, mediante estas acciones, se busca impulsar el emprendimiento femenino en los municipios menores: “ En los últimos años ha aumentado el número de mujeres que se decidimos por comenzar una actividad empresarial, pero aún así las cifras siguen siendo menores a la de los hombres que emprenden. Muchas veces no emprendemos por miedo, y eso no nos debe frenar”. 

Y es que según refleja el estudio nos cuesta decidirnos y en ello influye la baja percepción que tenemos sobre nosotras mismas, la falta de confianza, la percepción que tenemos del riesgo y la forma de entender las relaciones con el entorno… 

De este estudio, Visión femenina del emprendimiento en la provincia, se extrae por ejemplo que durante la crisis económica que se produjo entre 2008 y 2014 aumentaron las mujeres que emprendieron para crear así autoempleo ante la dificultad para encontrar un trabajar en el mercado laboral. 

La mayoría de las que se deciden a poner en marcha su propio negocio lo hacen como autónomas y no tienen empleados, hasta el 56 %. Mientras que el 40 % tienen menos de 10 empleados y sólo entre el 1 y el 3% cuenta con más de 10 empleados. 

Otro dato significativo del estudio es que la mayoría de empresas tienen un ámbito de desarrollo muy local y la existencia de una brecha digital, ya que muchas no contemplan siquiera el tener una web básica. 

Según Patricia P Iglesias, esa brecha digital no contribuye a que estas empresarias participen en cursos de formación on line, entre otras cosas. 

Por su parte, Yolanda Moreno, si cuenta con página web y mantiene activos blogs en los que se da a conocer como profesional, ya que tiene las miras puestas en el ámbito nacional e incluso llegar con sus creaciones a otros países: “El entorno rural no te lo pone fácil cuando te sales de lo establecido. Aunque hay quien piense que estoy loca, yo estoy lanzándome al mundo desde Ronda, y eso lo tengo clarísimo”

El entorno en el que se encuentran estas empresas evidentemente marca en muchos sentidos.    

Sara Ruíz, ha reconocido que su ámbito de actuación se limita a su entorno geográfico más cercano, y que siendo así las relaciones comerciales están muy basadas en la confianza y el boca a boca. En esto ha estado de acuerdo Sonia Luque, aunque ella sí se encuentra en este momento ampliando su campo de actuación con el estudio de arquitectura a toda la costa para ampliar clientela y mercado: “ Vas conociendo gente, constructores y te van recomendando. Nosotros nos movemos. Sigo viviendo en un entorno rural, pero hago muchos kilómetros a la semana”.  

Sara Ruíz

Sara Ruíz: “ El mundo del caballo en aquella zona sigue siendo muy de hombres. El 80 % de mis clientes son mujeres y niñas. Muchas veces parece que tienes que demostrar el doble por ser mujer ”.

Algo que llama la atención es el apartado de aspiraciones económicas del estudio. Todas están de acuerdo en la importancia de obtener un resultado económico que compense su apuesta personal pero el deseo“conseguir dinero” solo representa el 10%, encontrar la independencia económica (54%) y conseguir una retribución justa (36%). Esas son las respuestas más habituales entre las empresarias. Patricia P. Iglesias, redactora del estudio, ha asegurado a este respecto que las mujeres por encima de hacer caja piensan en el bien que hacen en su entorno, en su responsabilidad social: 

“ Primero pagan, y son las últimas en cobrar. Los bancos confían más en las mujeres que en los hombres a la hora de dar créditos, porque saben que los van a devolver”. Ha añadido: “ Los hombres son más ambiciosos y quieren tener más empleados que las mujeres. Las mujeres su preocupación es pagarles y el de los hombres son grandes. Hay una orientación distinta ya desde el cerebro masculino y femenino”. 

Sonia Luque y Patricia P Iglesias

 

Y llegamos a un tema muy importante: la motivación. 

Sólo un 36 % reconoce ser empresaria por vocación. El 55% de los casos las empresarias aseguran que fue una decisión inesperada que puede considerarse más consecuencia de las circunstancias que de una inquietud o convencimiento previo. Por último, hay un porcentaje (24,8%) que reconocen haber tenido una intención “intermitente”. Les rondaba la idea pero no estaban seguras de dar el paso. 

Más del 44 % asegura que ha emprendido por necesidad, el 43,6 % por deseo personal, el 37 % por tener independencia económica, el 34% porque se ha encontrado con una oportunidad de negocio y el 19,5 % lo hace por conciliación. De hecho muchas mujeres toman la decisión después de convertirse en madre. 

Una conciliación, que según los testimonios de las participantes en la mesa, muchas veces  pasa por trabajar a horas intempestivas y siempre contar con el apoyo de los padres y los abuelos para poder sacar el trabajo adelante. 

Además, se destaca en el estudio que ser empresaria supone un doble reto si se quiere conseguir un equilibrio entre el éxito empresarial y satisfacer la esfera personal (62%), especialmente en lo que se refiere al hecho de ser madre y las tareas domésticas que, pese a los avances hechos en este campo, sigue pendiente que el núcleo familiar lo haga conforme a la corresponsabilidad y no a la mera división de tareas en el hogar incluyendo la participación masculina.

Por otra parte, la mayoría de las mujeres que han participado con sus testimonios en el informe, aseguran que necesitan o aspiran a mejorar los resultados de sus empresas, pero que no volverían a trabajar por cuenta ajena: “ Algunas reconocen que no están donde quieren llegar, pero hay un porcentaje que aseguran que han sido mucho más felices de lo que esperaban gracias a su empresa. Parten de muchos miedos pero que cuando empiezan a desarrollarse profesionalmente, aun con los obstáculos que encuentran, se sienten muy contentas”, ha compartido Patricia. 

Además ha destacado que la mayoría de las empresarias asegura que les gusta el sector al que se dedican y lo que hacen, pero les falta formación en gestión empresarial. 

Yolanda Moreno ha apuntado que en el entorno rural todavía hay muchas empresarias que necesitan abrir su mente y hacer uso de herramientas para hacer negocios, más allá de los conocidos y esperar a que te lleguen los clientes: “ Tienes que salir y darte a conocer. No puedes esperar a abrir un negocio y ser rico a los tres meses. Y como a los tres meses ves que no es así, lo cierras y te quejas de lo horrible que es ser autónomo ”. 

Yolanda Moreno

El miedo y la falta de confianza es algo que se refleja en este estudio y es un reflejo de algo más generalizado, traspasa el ámbito rural,  según ha explicado Patricia: “Las mujeres tienen falta de confianza en sus capacidades, más que los hombres. Y es por esa exigencia personal que nos caracteriza que les hace pensar que no van a ser capaces, o que no van a poder. Lo queremos todo perfecto, y la perfección no existe. Ese miedo se convierte en un freno para nosotras. Hay una cuestión de autoestima en el mundo emprendedor femenino”. 

El miedo a equivocarnos, a fracasar, es otro de los frenos para emprender y que también es una característica que va más allá de este estudio sobre la mujer emprendedora en municipios menores de 20 mil habitantes. Algo muy español, que al final lleva a no actuar. 

Como hemos comprobado durante la celebración del Foro Igualmente marca más el género a la hora de emprender, que el ámbito geográfico en el que se emprenda. En general las mujeres de pueblo pequeño o ciudad compartimos tanto el proceso interno a la hora de tomar la decisión como muchas singularidades que vamos encontrando por el camino. 

El público ha participado aportando sus propias reflexiones y se ha producido un intercambio de ideas. 

El informe concluye con diez propuestas y líneas asociadas a cada una de ellas para constituir las políticas de desarrollo para el emprendimiento en los próximos años. Algunas de ellas pasan por mejorar la visualización de la mujer emprendedora, la necesidad de competitividad, la creación de ecosistemas de emprendimiento femenino, poner en marcha un observatorio femenino y la creación de programas de información adaptados a las necesidades de cada municipio, entre otras.

 

El estudio está desarrollado con la colaboración de Ecoideas Consultoría y la Universidad de Málaga y refuerza el papel de la Diputación de Málaga como agente dinamizador e impulsor del desarrollo y crecimiento económico de la provincia, con un especial compromiso con la igualdad y la generación de oportunidades.

Redacción: Ana Porras Fotografía: Lorenzo Carnero

Aún no hay ningún comentario

Responder

Tu email no se mostrará públicamente.

Puedes utilizar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

OK
Esta web emplea cookies para mejorar su navegación. Al seguir navegando, acepta su uso. Si desea conocer más sobre su uso, le invitamos a leer nuestra política de privacidad.