fbpx

Descubre lo que puedes llegar a ser

El viaje hacia el autoconocimiento profundo como senda hacia el sentido de tu vida y la felicidad, se dirige inequívocamente hacia las emociones. Como ser humano estás estructurado en base a esas energías que perciben y diagnostican estímulos del exterior, y que eficazmente te dimensionan para activarte y reaccionar ante cualquier situación que se te presente. Su finalidad siempre será tu bienestar. En el ser que eres tú, se encuentra tu esplendor y tu magnificencia. El resto son fuegos artificiales.

Las emociones pautan el camino del desarrollo. Nos aportan seguridad y justicia. Contactan con el reconocimiento de la auténtica valía. Se implican en nuestra pertenencia, dirigiéndonos a vivencias plenas, sin pasar de largo. Una vida en la que sabremos corregir las quejas, los reproches, las culpas, las críticas, las envidias, los rencores, las soberbias. En la que sabremos alejarnos de los victimistas, de los interesados oportunistas, de los manipuladores, de los aduladores. Así, sí merece la pena vivir. Lo contrario es una tortura, un sufrimiento lento y agónico, una noria con bajones estrepitosos. ¿Por qué no aceptar de una vez que las emociones son amigas?

Conocer tu tipología de personalidad implica descubrir qué emociones usas por exceso y cuáles por defecto. Así, comprenderás por qué te pasa lo que te pasa y tendrás una guía para salir de tu bucle y conectar con cómo eres realmente.  No cómo te han dicho que eres ni cómo crees que eres, sino cómo estás ciertamente constituido en esencia.

 

¿Qué haces si una persona de tu entorno, pongamos un compañero de trabajo, se muestra tímido, respetuoso, obediente, acepta las órdenes sin rechistar, es discreto, siempre se calla, nunca pone límites, se mantiene en un segundo plano, dejándote el protagonismo? Pues piensas: qué tío más majo, es el compañero ideal. ¿Y cómo le tratas? Poniéndote tú por delante, manándole realizar lo que menos te apetece, subordinándole, no teniendo en cuenta sus opiniones… En definitiva, como él es hiper respetuoso, te creces y le acabas sometiendo. No le tratas con el mismo respeto y delicadeza que te ofrece. Le protegerás solo en la medida que a ti te convenga. Ni se te ocurre pensar en los valores ocultos que puede tener, tú sacas partido y él sigue pensando que es el papel que le roca representar, sin opción a nada mejor. Dejará de creer en sí mismo, callará sus ocurrencias, pues a nadie le importan, se convertirá en una persona gris. En su intimidad él sabe que podría aportar mucho más, pero duda de sí mismo y no se expone. Así nos comportamos en la sociedad. No solo en el trabajo, o en las relaciones afectivas.

Imagina un padre o una madre que, por evitar conflictos, calla y aguanta. Esas emociones no expresadas, las retendrá hasta que explote con su hija o hijo adolescente, que pagará por las frustraciones mal canalizadas de su progenitor. Siempre paga el débil, el tímido, es fácil hacerle sentir culpable y que entre en obediencia automática. Percibimos la emoción que domina al otro – tus propios instintos lo deducen – y le tratamos en consecuencia sin adivinar lo que esconde detrás de la fachada.

 

Nunca llegarás a descubrir quién eres realmente ni hasta dónde puedes llegar si las personas te tratan como si fueras un ser unidimensional. Te clasifican y etiquetan por un comportamiento. Incluso llegas a creerte que eres un ser limitado. Esto es como vivir en una prisión sin salida, porque, aunque tengas la llave no sabes cómo usarla y con resignación observas cómo otro menos valiosos adquieren recompensas que tú merecerías.

Si estás leyendo esto, aquí puede empezar tu recorrido. Averiguar cuándo, cómo, por qué y para qué te has desconectado de las emociones que te aportan mayor potencia. Esos puntos fuertes en los que apoyar tu existencia. Tu talento y tu vocación, los cimientos de la vida que quieres construir. 

¿Y cómo puedes hacerlo? Pues uno de los primeros pasos para volver a conectar con tus emociones es escuchar a los profesionales del sector. Así, los próximos días 8 y 9 de noviembre tienes la oportunidad de asistir al curso sobre ingeniería emocional y tipologías de personalidad que imparte Arancha Merino en Marbella. Puedes encontrar más información en este enlace y en la web www.academiaief.com.

Aún no hay ningún comentario

Responder

Tu email no se mostrará públicamente.

Puedes utilizar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

OK
Esta web emplea cookies para mejorar su navegación. Al seguir navegando, acepta su uso. Si desea conocer más sobre su uso, le invitamos a leer nuestra política de privacidad.