fbpx

Decorar tu piso con elementos de cuero

El cuero sigue siendo un material de primera línea en el campo de la decoración. Su gran virtud es la versatilidad. Aunque muchas veces lo encontramos formando parte de ambientes de tipo clásico, también encaja a la perfección en creaciones modernas, rústicas o de estilo industrial. Nada se resiste al cuero; solo es cuestión de escoger bien el color y de saberlo combinar.

muebles de cuero- decoración-2

El cuero procede de la piel de los animales sometida a un tratamiento de curtido. El resultado es un material resistente y flexible, muy apto para someterlo a manipulación. Es importante saber diferenciar el cuero de la cuerina. El cuero es de procedencia natural, mientras que la cuerina es sintética. Aunque pueda resultar difícil diferenciarlos, un truco infalible es el olor. El cuero tiene un olor penetrante muy característico, mientras que la cuerina recuerda al plástico. Si aplicamos un poco de calor a estos dos materiales, el olor que desprenden también es radicalmente distinto.

 

Sofás de cuero, un clásico

El mueble de cuero por excelencia es el sofá. Su gran ventaja es la resistencia y su carácter atemporal. Los sofás de cuero nunca pasan de moda; incluso los modelos más antiguos pueden encajar perfectamente en multitud de ambientes sin que resulten chocantes o llamen la atención negativamente.

Los sofás de cuero son muy habituales en espacios públicos y entornos de tipo formal, como pueden ser hoteles o instituciones, pero también están presentes en la decoración de muchos hogares. En los países escandinavos, por ejemplo, siempre aficionados a los materiales naturales, no suelen faltar los sofás de cuero; y en España no nos quedamos atrás.

Taburetes y muebles auxiliares

Al margen de sofás, sillas o sillones, cada vez es más habitual encontrar tapizados en cuero en diferentes muebles y accesorios. Los taburetes de cuero aportan estilo y personalidad a las cocinas modernas y son también un elemento de distinción en bares y locales de copas. Además, son muy resistentes y fáciles de limpiar.

Si queremos aportar armonía y elegancia a un salón, podemos introducir un baúl con acabados en cuero, o bien una maleta antigua que también incluya este material. Situados en el centro a modo de mesita, serán el complemento perfecto para un Chester o cualquier sofá de cuero tradicional, y aportarán un aire muy colonial a la estancia.

Para redondear la decoración de nuestro salón, otra sugerencia es colocar “descuidadamente” algún puf de piel. No hace falta que siga la misma línea que los sillones o sofás; los pufs diferentes y llamativos pueden aportar a la estancia un contraste muy interesante.

 

Colores más apropiados

Los colores más habituales en sofás y sillones suelen ser el negro y el marrón. En los taburetes puede haber más variación; en función del lugar en el que se encuentren (cocinas, barras de bar, etc.), podemos encontrarlos en blanco, tonos anaranjados o incluso color vino.

El negro y el marrón permiten múltiples combinaciones, pero lo más apropiado es situarlos en estancias donde dominen los ocres o los blancos. Los tonos metalizados o los cobrizos también ofrecen resultados muy llamativos, fundamentalmente por el efecto contraste.

Aún no hay ningún comentario

Responder

Tu email no se mostrará públicamente.

Puedes utilizar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

OK
Esta web emplea cookies para mejorar su navegación. Al seguir navegando, acepta su uso. Si desea conocer más sobre su uso, le invitamos a leer nuestra política de privacidad.