relación sana
Estás leyendo
Claves para una relación sana y duradera

relación sana

El psicólogo Juande Serrano nos propone las claves para mantener una relación afectiva plena, saludable y trascendente. Bajo el título de ‘El amor como actitud’, nos ofrece una serie de consejos para mantener la llama del amor viva y sentirnos plenamente satisfechos interiormente. 

relación sana

“El amor es más una actitud que un sentimiento. La emoción, la pasión y el sentimiento están en la fuerza impulsadora del enamoramiento, que deberían propender para el amor como actitud. Amar como actitud es amar con libertad. En primer lugar debe existir el deseo de explorar intensamente el mundo, de hacerse cargo de uno mismo y de buscar un sentido propio de la vida. También significa tener una actitud realista frente al amor, afianzar el autorrespeto y fortalecer el autocontrol. Es disfrutar de la dupla placer/seguridad, sin volverla imprescindible. Es hacer las paces con Dios y la incertidumbre. Es tirar la certeza a la basura y dejar que el universo se haga cargo de uno. Es aprender a renunciar, a arriesgarse, porque sin riesgo no hay vida”, afirma Juande Serrano. 

Lo más importante para procurar un amor-actitud es aceptar que todos los humanos son valiosos, incluido tú mismo. “Resignarte a una mala e inmadura relación automáticamente te quita el derecho a disfrutar del verdadero amor, porque serías cómplice de tu infelicidad. Amar como actitud no implica insensibilizar el amor. La pasión, la fuerza y el impacto emocional del enamoramiento nunca se merman. El amor-actitud no amortigua el sentimiento; por el contrario, lo exalta, lo libera de sus lastres, lo suelta, lo amplifica y lo deja fluir sin restricciones”

 

Según comenta el psicólogo, el amor está hecho a la medida del que ama. “Construimos la experiencia afectiva con lo que tenemos en nuestro interior, por eso nunca hay dos relaciones iguales. El amor es lo que somos. Si eres irresponsable, tu relación afectiva será irresponsable. Si eres deshonesto, te unirás a otra persona con mentiras. Si eres inseguro, tu vínculo afectivo será ansioso. Pero si eres libre y mentalmente sano, tu vida afectiva será plena, saludable y trascendente”. 

relación sana

Para ello, Psicojuande aconseja: “Empieza hoy. Acepta el riesgo de amar como una actitud principal en tu vida. Si tienes claridad sobre lo que verdaderamente eres y hasta dónde puedes llegar, no habrá temores irracionales, solamente los roces normales y algunos desacoples; porque la convivencia no es una panacea, pero sí es la puerta para entrar en el crecimiento por superar el propio egoísmo. En lo más profundo de tu ser hay un fortín que aún no ha sido tocado, una reserva de energía vital inexpugnable que te empuja a renacer y a empezar de nuevo. Utilízala”.

“El amor más fuerte y más puro no es el que sube desde la impresión, sino el que desciende desde la admiración”

Según confirma Juande Serrano, el amor humano es un sentimiento de aprobación y afirmación del otro, y por él nuestra vida tiene un nuevo sentido de búsqueda y deseo de estar junto a la otra persona. “Lo que inicialmente atrae es la apariencia física, la belleza, que luego se torna psicológica y espiritual. Desde la atracción inicial al compromiso hay un largo camino por recorrer; unos se quedan a mitad de trayecto; otros, prosperan y alcanzan ese desear estar junto al otro”.

 

Pero, ¿qué significa realmente amar a alguien?

Amar a otra persona es desearle lo mejor, mirar por ella, tratarla de forma excepcional, darle lo mejor de nosotros. Amar a otra persona es querer su libertad, que se acerque lo más posible a ella, es decir, al bien. Esa es su gran meta. Ayudar a la otra persona a tirar de ella hacia arriba, ayudarle a exteriorizar todo, a que esté contenta y dichosa con su existencia”.

“Todo lo que conlleva el amor verdadero se traduce en un gozo interior que es promesa de futuro y necesidad de compartir la vida, arriesgándola. Se ha encontrado una persona que merece la pena, alguien ante la que uno se detiene y con la que se plantea la posibilidad de iniciar un camino. No es algo lo que vemos, sino alguien interesante y valioso que provoca en nosotros admiración. Es un hallazgo misterioso y fascinante que, cuando con él sigue adelante todo, nos gusta recordarlo como uno de esos momentos estelares de la existencia”.

“Amar a otra persona es desearle lo mejor y querer su libertar”

“La condición sine qua non para enamorarse de otra persona es la admiración: querer penetrar en su conocimiento, ver qué hay allí, buscar su contenido, íntimamente; descubrir el complemento de la belleza exterior, es decir, la armonía y el orden o coherencia interior. Este viaje psicológico constituye una de las vivencias más inolvidables por las que puede atravesar el ser humano”.

Por otra parte, Psicojuande también asegura que “la sexualidad es un lenguaje por el que transmitimos la afectividad, ya que la persona, porque es sexuada, necesita un intercambio físico, y esto implica rebasar el mero contacto sexual, ir más allá de sí mismo, buscar la promoción del otro en todos los ámbitos de la vida”.

 

De manera que, el acto sexual con amor de verdad consta de tres ingredientes esenciales: físico, psicológico y espiritual. El otro es aceptado como persona y el hecho de quedar desnudos el uno frente al otro produce una entrega singular en el que ambos dan y reciben amor. Son dos intimidades que se funden y buscan ayuda, y comparten la vida con todo lo que ésta conlleva. Esa conjunción es reciprocidad. 

En conclusión, “huyamos de ese amor mediocre procedente de la idea romántica del amor, porque en realidad no construye a la persona, sino que la devuelve a las raíces del egoísmo humano. Huyamos también de ese amor que esclaviza, ese amor que nos hace depender, ese amor que es posesivo y siente celos, ese amor que manipula, ese amor que aísla de los demás, ese amor que nos hipoteca, ese amor que exige, ese amor que “mata”, ese amor que anula, ese amor inerte, ese amor que nos hace débiles, ese amor que neurotiza, ese amor que nos empequeñece…

“Huyamos de ese amor que esclaviza, nos hace depender, es posesivo y siente celos”

“Las emociones se sienten más allá de que uno le guste o no sentirlas, mas allá de la propia decisión. Sin embargo, si bien no puedo ser dueño de mis sentimientos, sí puedo ser dueño de lo que hago con ellos, adueñarme de ellos, y ese adueñarme responsablemente de lo que siento quizá sea la verdadera herramienta para llegar a construir un amor verdadero desde la madurez y la libertad que consigue la autodependencia personal”, concluye el psicólogo.

relación sana Juande Serrano

Psicoterapeuta Transpersonal en Experto en Parejas y duelo

Twitter      Instagram      Blog

 

Ver comentarios (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Ir al principio