Cómo conseguir un vientre plano

Hacer deporte e ir al gimnasio son dos de los propósitos que nos hacemos de manera recurrente cuando empieza un año nuevo. Sin embargo, en muchos casos se quedan ahí, en un simple propósito. En algunas ocasiones, esto se debe a falta de fuerza de voluntad, pero muchas otras veces la causa reside en los horarios estrictos y repletos de tareas que manejamos en nuestra vida diaria. Nuestra agenda no nos permite tener casi tiempo para, después de un largo día de trabajo, irnos al gimnasio. Sin embargo, cada vez son más los que optan por no renunciar al deporte y realizarlo en casa, por ejemplo, a través de aplicaciones como la App para vientre plano.

Una aplicación para hacer deporte en casa es ventajosa por muchos motivos: el primero y más evidente es el hecho de no tener que desplazarnos para hacer deporte. Pero, además, podemos hacerlo cuando queramos, sin estar sujetos a los horarios del gimnasio. Y si lo que nos preocupa es que no somos expertas para saber qué ejercicios hacer y cómo realizarlos, aplicaciones como estas nos facilitan todo tipo de indicaciones y pautas para que los ejercicios que realizamos sean efectivos y estemos protegidos frente a lesiones.

 

Si lo que nos preocupa es nuestro vientre, que a menudo aumenta de peso tras las fiestas navideñas o de Semana Santa, tenemos a nuestro alcance numerosos ejercicios con los que podemos tonificarlo desde el salón de nuestra casa. Es cierto que ninguno de ellos es milagroso, pero si los trabajamos con constancia y disciplina, pronto notaremos los resultados. A continuación, detallamos algunos de los más habituales:

• Los abdominales: son los ejercicios más indicados para esta zona. Existen numerosos modos de llevarlos a cabo, en función de la zona que queramos trabajar: la zona inferior, los laterales, etc.

• Levantamiento de piernas: aunque pueda parecer que movilizar las piernas no afecta a nuestro abdomen, según cómo lo hagamos puede trabajar y mucho nuestros abdominales. Podemos colocarnos boca arriba y, sin ayuda de los brazos, tratar de levantar las piernas hasta alcanzar un ángulo recto.

• Abdominales y piernas: combinando los dos ejercicios anteriores, obtendremos un tercer ejercicio más duro, pero muy efectivo. Para ello, nos podremos boca arriba, con los brazos estirados y procederemos a inclinar hacia adelante nuestro torso al mismo tiempo que levantaremos nuestras piernas.

• Perro boca abajo: es el nombre que recibe una de las posturas más conocidas en el mundo del yoga. Si, a partir de ella, vamos flexionando nuestras rodillas hacia el interior (primero una, luego la otra) estaremos trabajando la zona abdominal.

 

• La plancha: es otro de los ejercicios que ayuda a fortalecer los músculos abdominales. Existen numerosas variantes, pero, en cualquiera de ellas, es aconsejable que prestemos atención a nuestra postura cervical para no hacernos daño en la espalda, contraer el abdomen y tratar de mantener la cadera elevada.

• Las sentadillas: aunque todos las hemos hecho alguna vez, no debemos confiarnos y fijarnos en nuestra colocación antes de proceder a realizarla. Es recomendable que la apertura de las piernas se corresponda con la de los hombros y la columna debe mantenerse estable.

Aún no hay ningún comentario

Responder

Tu email no se mostrará públicamente.

Puedes utilizar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

OK
Esta web emplea cookies para mejorar su navegación. Al seguir navegando, acepta su uso. Si desea conocer más sobre su uso, le invitamos a leer nuestra política de privacidad.