Cisco García: “Las circunstancias están. Tú eliges cómo vivirlas”

La cita de Cenas con Chispitas con Cisco García como protagonista suponía todo un reto para mí. Y el reto estaba en que tenía muchas expectativas puestas en él, en su testimonio, en la entrevista… Y creo que esas expectativas las teníamos todos. Hace meses que lo sigo en redes sociales y siempre que veo sus post, sus fotos, sus vídeos, venía a mí la misma conclusión: “Las circunstancias están. Tú eliges como vivirlas”. 

Así que su cena no podía titularse de otra forma. Pase lo que pase, tú y solo tú decides cómo lo gestionas y el mensaje que transmite Cisco en redes sociales es que aún en silla de ruedas, él elige cada día ser feliz y a las dificultades en vez de problemas llamarles retos, retos que superar. 

Cisco García

La Fábrica de Cervezas Victoria volvía a ser espacio anfitrión en esta tercera edición y a recibirnos, como siempre, transformándose en un lugar cálido y acogedor.

De la decoración floral se encargó Las Flores de Reding, y en esta ocasión introducimos un nuevo elemento. Un pequeño escenario para hacer la entrevista y que desde toda la mesa se pudiese ver bien a Cisco mientras hablaba. Grupo EjEventos se encargó de instalarlo y de situar una rampa con la inclinación perfecta para que le fuese cómodo acceder.

A la mayoría de las personas que se iban a sentar esa noche a la mesa no los conocía. La cena había tardado poco tiempo en agotar sus entradas. 

Poco a poco fueron llegando a la Fábrica de Cervezas Victoria y nos fuimos conociendo. El grupo más numeroso de asistentes lo formaban un grupo de farmacéuticos que se han unido para crear una red de farmacias. 

 

24 de octubre de 2018. Cenas con Chispitas

 Lugar: Fábrica de Cerveza Victoria

Ponente: Cisco García

El tema: “Las circunstancias están. Tú eliges cómo vivirlas”.

Cisco es una persona alegre, que hasta cuando se queja por algo, sonríe. Los que le seguís en Instagram podéis comprobar esto que os digo a diario. 

Llegó a mí por una foto de su boda. Por un titular. De nuevo por su sonrisa y el brillo de sus ojos. Y porque esa sonrisa y ese brillo trascendían la imagen de una novia preciosa y un novio en silla de ruedas. Hay una luz especial en algunas personas, una luz que solo es visible a los ojos del alma, y Cisco la tiene. 

Una luz que la vida me ha demostrado que poseen las personas que tienen tras de sí una gran batalla, mil batallas internas y una historia de superación afrontada con una sonrisa. La curiosidad, y posiblemente que en aquel momento estaba ociosa mirando redes sociales, me hizo ir más allá y buscar qué había en internet de la historia de ese chico. 

Supongo que como a mí, eso le pasó a mucha gente. Descubrí a un joven de 36 años, con acento cordobés, con cara de niño, que cada día compartía sus experiencias y retos en las canchas de tenis, y en cualquier circunstancia de su día a día. Un chico que un 28 de diciembre del año 2015 dio un salto que cambiaría su vida para siempre, o al menos como la había entendido hasta entonces.

Las consecuencias de ese salto haciendo snowboard nos está tocando la vida a muchos, aunque es él el que ha vivido y vive el proceso en su propia piel. Cada día somos miles de personas las que seguimos sus mensajes, y como decía al principio, y quizás desde un punto de vista muy egoísta por mi parte, cada día ese mensaje es un mensaje de alerta para aplicar en mi propia experiencia vital. Quería conocerlo, ver si detrás de la pantalla, seguía permaneciendo su sonrisa y el brillo de su mirada. 

Nos sacó de dudas nada más llegar. Algo tímido, se fue presentando a los asistentes. Enseguida su energía lo iluminó todo. Puedes pensar al leerlo que estoy exagerando, pero te aseguro que no es así. Todos transmitimos algo más allá de la piel, y lo que transmite Cisco es algo muy positivo. 

Dijo muchas cosas aquella noche, pero hay dos en concreto que me llegaron con fuerza: Una es que asegura que cuando tuvo el accidente se dio cuenta que aquello cambiaría su vida, pero que no podía cambiarlo a él, ni quitarle la alegría ni las ganas de vivir y disfrutar de cada instante. La otra, que se considera responsable de lo que pasó y asume las consecuencias de lo que según él fue una imprudencia. No va de víctima de nada. 

 

Los Invitados

Fue un grupo que enseguida encajó, la mayoría de ellos fueron muy participativos. Las mesas cuadradas siempre fomentan que la conversación se mantenga unificada, y en este caso aún más, ya que el interés por conocer mejor a Cisco era muy alto, y Cisco fue muy accesible contestando a todo.

Cisco vino acompañado por un amigo que vive en Málaga, es cordobés como él, y trabaja en la Universidad de Málaga. Ricardo Quislant lo conoce desde hace muchos años y asegura que Cisco siempre ha sido así de optimista y alegre. 

Cisco bromeó con que Ricardo es su guitarrista y con que se tenía que haber llevado la guitarra. No hubiese sido un mal final para la noche, aunque no hizo falta para que todos saliésemos de allí con una sonrisa.

Mª José y Angelina

María José Aranda trabaja en el departamento de financiación de automóviles del Banco Sabadell y vino junto a su amiga Angelina Almenara, gerente de Fimálaga, perteneciente al grupo Automóviles Nieto. 

Ricardo, Mª José y Angelina

El grupo de farmacéuticos estaba formado por Encarni Alba, Lola Martín, Kiriko Gutiérrez, Charo Alba, Mº Dolores Huelin, Pepe Alba y Luis Barrionuevo.

Encarni Alba, Lola Martín, Kiriko Gutiérrez, Charo Alba, Mº Dolores Huelin, Pepe Alba y Luis Barrionuevo

Encarni, Charo y Pepe son hermanos. Todo el grupo son fundadores de Próxima Farmacia. Teniendo en cuenta las limitaciones legales del sector, doce farmacias malagueñas se han unido en un grupo cuyo objetivo es unificar el modelo de gestión, profesionalizar determinadas actividades y crear una economía de escala para ser más eficientes y competitivos. 

El matrimonio formado por Kiriko y Encarni Alba
Encarni, Lola, Charo y Kiriko

Su objetivo es convertirse en un grupo de farmacias de referencia en todo el país con una estrategia potente y unificada de marca, con un alto nivel de servicio y muy orientados al cliente defendiendo el modelo mediterráneo de farmacia. 

Mª Dolores, Luís y Pepe

Todos están muy ilusionados con el proyecto, y sobre todo, unidos en un mismo objetivo. 

El grupo de farmacéuticos con Cisco

Fran Cruz tiene un estudio de diseño y estrategia, experto en identidad visual y ya nos acompañó en la cena que celebramos con el psicólogo Manuel Hernández. 

Vanessa Corrales, Fran Cruz, Ricardo y Cisco

Vanessa Corrales es técnico de medios audiovisuales en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UMA y vino animada por Fran. 

Fran Cruz y Vanessa Corrales

Arancha Hermida es profesora en el Colegio Sierrablanca, del grupo Attendis, además de ser la responsable de la Asociación de Antiguas Alumnas. Tenía muchas ganas de conocer personalmente a Cisco y de escucharlo.

Arancha Hermida

Cristina Baquero trabaja en el departamento técnico en la Correduría de Seguros BLB y Enca Baquero, es responsable del departamento fiscal de Certus Abogados y Asesores Financieros. Cristina y Enca son hermanas.

Cristina y Enca Baquero
Arancha, Cristina, Enca y Genoveva

Cristina, Enca y Sergio

Por parte de Cervezas Victoria estuvieron en la cena Sergio Ragel y Genoveva Ferragut, que aunque es responsable de Comunicación y Relaciones Externas, actúa de anfitriona, y cuida siempre todos los detalles con sumo mimo y cariño. Una fantástica cómplice en Cenas con Chispitas.

Genoveva Ferragut y Sergio Ragel
Sergio, Cisco y Genoveva

 

La Cena 

Servida por Esca Catering, la cena consistió en dos aperitivos, dos platos y postres con sabores muy andaluces. 

Aceituna gordal rellena de boquerón en vinagre y pipirrana de mando.

Mini flamenquín de secreto ibérico. 

Salmorejo, gelee de vino moscatel, manzana y migas de jamón. 

Lomo de merluza con compota de tomate y cebolla fresca asada.

El postre se maridó con la cerveza negra de Victoria.

 

El ponente

Cisco es abogado, una profesión que ejercía y que sigue ejerciendo tras el accidente que sufrió en Austria en las Navidades de 2015 donde se rompió la médula. Tener que venir casi todas las semanas desde Córdoba a Fuengirola, al despacho con el que colabora, no ha sido impedimento para continuar ejerciendo su profesión.

Lo que sí parece que le va a hacer reducir un poco el ritmo en el ejercicio de la abogacía es la agenda cada vez más completa de charlas y conferencias que le solicitan desde empresas e instituciones. Y es que su testimonio es sumamente motivador y merece la pena ser escuchado.

No me voy a detener en accidente y en los meses que tuvo que pasar en el hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, porque él lo relata durante su entrevista. Lo que sí quiero resaltar es el poco tiempo que transcurre desde el accidente hasta que Cisco decide que tiene que enfrentase a su nueva forma de vida, y que seguir en el hospital no le  iba a ayudar. Mientras otras personas están una media de 7 meses él solo estuvo 4. Tocaba afrontar nuevos retos y salir a la realidad.

No tendría sus piernas para continuar el camino, pero tenía sus manos, su corazón, sus ganas y esa forma de afrontar la situación en su cabeza. Si antes del accidente pensaba que si se quedaba en silla de ruedas, él se suicidaba… en aquel momento dio un nuevo salto, el más grande de su vida, el que lo levantó del suelo y que lo llevó a VIVIR. Así, con mayúsculas.

Y si vivir cada día ya es un reto de por sí, él se marcó otros que alcanzar. Uno es participar en las Olimpiadas de Tokio en la disciplina de tenis en silla. Y se puso a ello. Actualmente es el número 63 del mundo y número 4 de España. Y mientras disfruta de hacer el camino se ha convertido con su actitud en un ejemplo a seguir cada día, hasta cuando comparte con humor sus caídas.

El otro reto es demostrar que las personas con una discapacidad son capaces de muchas cosas, que no hay peor barrera que la que nos auto imponemos por miedo o por falta de confianza en nosotros mismos. 

 

La ponencia

Preparando su entrevista me documenté con todas las que le han hecho para prensa, radio y televisión. Todos caen en preguntas similares, lo que me hacía a mí misma cuestionarme si no estaría cansado de contestar siempre lo mismo. Así que precisamente fue lo primero que le pregunté. Cisco, sin embargo es consciente de cómo su historia está ayudando a muchas personas, y por ese motivo no se cansa de repetirla. Y también la compartió con nosotros.

Hago aquí un paréntesis. Aviso importante. Por un lado te advierto de que tienes un ratito de lectura por delante. Creo que merece la pena dedicar ese tiempo a leer la entrevista, si no lo ves oportuno será que no es tú momento para leerla. Por otro lado, no voy a mover de lugar ninguna de sus respuestas y las voy a respetar al máximo. Así que comprobaréis que a lo mejor se trata un tema y un poco después lo retomamos.

 

Comenzó narrando el proceso que vivió tras el accidente:

“Después de aquel 28 de diciembre del que pronto se cumplirán 3 años, pasas fases. Las primeras noches son muy duras, porque además no te puedes mover. Ahora mismo me muevo perfectamente, pero entonces te das cuenta de que todos por la noche cambiamos de postura inconscientemente, yo no podía cambiarme y tenía que llamar para que te cambiaran de postura. Eso te frustra. Piensas que sólo unas horas antes estabas saltando en la nieve sin problema y que en ese momento estás así.

Entonces la gente te cuenta historias de personas que se han recuperado y te llenas de esperanza, hasta que te das cuenta que son lesiones diferentes.

El golpe importante viene cuando llegué al hospital de Parapléjicos de Toledo, al que además me llevan desde Innsbruck, en Austria, en ambulancia. 18 horas terribles de viaje.

Ahí es cuando me dejan claro que curarme no va a depender de mí, o de la rehabilitación que yo haga, sino que depende de la médula y que la médula está muy mal.

Ese es el primer palo, y el segundo cuando veo lo que es el Hospital Nacional de Parapléjicos, el nombre ya te pone malo. En los tres primeros meses tenía que bajar la inflamación, hasta entonces no sabríamos las consecuencias reales. En mi caso, la lesión me bajó de la barriga a la cintura. Y ahí se quedó.

Recuerdo días muy duros, hasta que decido pasar página y decido salir de allí. Los ingleses tienen una expresión que traducida viene a decir “canto rodado, no coge moho”, y es verdad. Mientras más cosas haces, más fuerte eres y más vivo te sientes. Lo peor fue la etapa del hospital”.

Su mujer, entonces novia, Raquel, es médico en Badajoz. Es la primera junto a la hermana de Cisco en trasladarse a Austria tras el accidente, tras eso pidió temporalmente plaza como médico en Toledo. “Ella consiguió estar conmigo los dos últimos meses de mi estancia en Toledo. Y estuvo bien, porque alquilamos un piso para ella y por las tardes me iba al piso. Aunque parezca una tontería, el salir a la calle, el no estar en el hospital encerrado hace mucha ilusión. Raquel fue un apoyo muy importante“.

Raquel sale en numerosas ocasiones durante la cena, hasta el punto de que la mayoría de los comensales se fueron con las ganas de conocerla a ella.

En casos similares al de Cisco puede pasar que esa persona se aisle, se enfade con el mundo e incluso aparte a sus seres queridos de su lado. Él decidió afrontarlo de otra manera, aunque tuvo que pasar los primeros meses en los que sí le afectó.

Te cambia el carácter. Al principio de la lesión me plateé que era verdad que no podía andar, no sentía las piernas, pero me daba coraje que se hubiese llevado también mi carácter.

Tengo una foto de dos horas antes de la lesión, que estamos en la furgoneta yendo a la estación con la Go-Pro, y yo veía un brillo en los ojos y una sonrisa que yo no tenía ni tres, ni cuatro meses después. Me volví hasta más callado.

Después lo recuperé, pero al principio sí estaba enfadado y buscaba respuestas de por qué a mí”.

Tras salir del hospital de Toledo, se fue un tiempo a Badajoz junto a Raquel para adaptarse a su nueva situación, para aprender a moverse en la silla. Y antes de regresar a Córdoba hizo con ella un viaje a Japón, que es cuando realmente descubre que puede seguir haciendo un millón de cosas.

“A todo el mundo cuando tiene una lesión parecida lo que más miedo le da es volver a su casa, a su ciudad, a sus calles. Todo lo que has hecho andando ahora lo haces en silla. Y además, te da mucho miedo encontrarte a gente que te pregunte: “¿Cómo estás?” Que te compadezcan, su mirada, te lo hacen más complicado aunque no lo hagan con maldad. Y entiendo que es complicado porque tú ves a un tío en silla y no sabes cómo reaccionar. Si ofreces ayuda malo, si no ofreces ayuda malo, y es complicado. Pero cuando volví a Córdoba ya había sacado cosas en las redes y la gente cuando me veía por la calle directamente ya me decía que me veía fenomenal”.

Es Raquel quien le anima a abrirse la cuenta de Instagram para que comparta con otras personas lo que le ha pasado y con eso poder ayudarlas: “ Ya había ido a Japón, y había estado haciendo mil cosas y el poder enseñar a gente en mi misma situación todo lo que podíamos hacer… Relacionan lo de ir en silla con persona triste. Y eso hay que cambiarlo. Una persona que va en silla no tiene que ser una persona desgraciada o triste, amargada, incluso mal vestida, no tiene que ser todo oscuro.

Una persona en silla es una persona a la que le ha pasado una desgracia, pero lo mismo es el que se le murió un familiar por cáncer, el que no tiene un duro porque está en paro y lleva muchos años… Y tenemos que luchar contra eso, ¡vamos a ponernos a luchar! Y decidí enseñar al mundo todo lo que hago y con eso contribuir a que la sociedad deje de vernos como a unos desgraciados y que así todo el mundo en silla se anima a hacer cosas”.

 

Cisco se dio cuenta que no sólo ayudaba a personas con una discapacidad. Aunque su objetivo es también visibilizar a esas personas que tienen alguna limitación física, y animarlos a que vivan más: “Hay un 10% de la población que tiene alguna discapacidad y no se les ve por la calle. En la playa cuando voy, yo soy el único en silla o los bares, las discotecas… Me apetecía hacer esa revolución. Eso es lo que me motiva a contar tantas cosas en redes”.

Cisco decidió que ya que no podía hacer snowboard se iba a dedicar al tenis. Y lo que pensaba que era un circuito creado para que “esas personas en silla se entretuvieran”, descubre que pertenece a la ITF, Internacional Tennis Federation, que hay torneos por todo el mundo, gente muy profesional, y está muy profesionalizado, y que además le divertía porque le suponía marcarse nuevos objetivos.

Yo creo que no puedes ser feliz en esta vida, por lo menos yo, si no tienes objetivos. En mi caso, mi objetivo es hacerme un hueco en la parte alta del circuito de tenis y cambiar la visión de la discapacidad”.

Cisco entrena 5 días a la semana en pista además de preparase físicamente en el gimnasio. Se lo ha tomado en serio, tanto es así que participa en campeonatos internacionales. En el viaje a uno de esos torneos que se jugaba en Lituania, Cisco ganó muchísimo en visibilidad gracias a que Ryanair los dejó a él y su entrenador en tierra. Un ejemplo, según nos narró, de que la adversidad también puede traer cosas buenas.

“Eso fue una locura. Iba a Lituania y volé con Ryanair, craso error, pero era la única compañía que volaba directo. Llego a la puerta del avión y me dice el comandante que me han bajado la maleta y que no volamos. Que no tengo la asistencia que hay prevista en estos casos. Me dije que no iba a gritar o discutir.

Lo primero que hice fue comprar un vuelo desde el móvil para el siguiente avión para garantizarme que llegaba al torneo, y después hice un vídeo que creo que al día de hoy está cerca de los dos millones de reproducciones y lo pasé a los medios decomunicación.

Cuando llegué a Frankfurt me recibieron con una carta de Aena pidiéndome disculpas. Abro el Marca y está la noticia. Y efectivamente, me indemnizaron con todo y a la vuelta el Director de Aena me fue a recoger al avión a las once y pico de la noche de un domingo, era una locura.

Le dimos la vuelta de algo que fue malo. Ahora me alegro de que me haya pasado porque salimos jugando tenis de silla en los deportes de Antena 3, en los deportes de La Sexta y además subí mucho en redes”.

Otro momento con el que ganó repercusión en redes fue con su boda. Diferentes perfiles de bodas y moda de nuestro país compartieron una foto de los novios y salió publicada su boda hasta en la versión digital de la revista Hola! En tal sólo una semana tanto él como Raquel ganaron 10 mil seguidores.

Cisco insiste en que todo sirve para normalizar la vida de las personas que como él van en una silla de ruedas. Asegura que ahora es más fuerte que antes, que no se preocupa por cosas que antes se preocupaba, pero ha intentado recuperar al máximo su vida anterior: “En general yo creo que soy el mismo de antes, que es de lo que estoy orgulloso, de que el accidente no me haya cambiado. Puedes hacer todo, pero apretando los dientes. Yo puedo ir a la playa pero te tienen que echar una manita y está toda la playa mirándote… Luego me meto en el mar y salgo del mar, pero claro a brazo, y toda la gente que está en la playa aburrida mirándote… Por eso digo que puedo hacer todo pero apretando los dientes”.

Cuando pasamos por situaciones en la vida que afectan a nuestro entorno es cierto que  en un primer momento Cisco pensó en su padre y en su novia, actual mujer.

“La primera vez que fui a la psicóloga en Toledo me puse a llorar, por un lado por el palazo que suponía para mi padre y por otro por Raquel, porque por aquel entonces creía que mi vida iba a cambiar absolutamente y que le iba a cambiar a ella.

Porque haberme jodido la vida yo es mi culpa. Yo siempre digo que elegí un deporte de riesgo, que hacía saltos muy complicados, yo asumo ese riesgo, me ocurre algo y no puedo estar llorando de esquina a esquina, pues yo salgo de esta… Pero ellos no tenían culpa de mi locura en ese caso”.

Le ayudó que su entorno lo siguiera tratando con normalidad. Para él fue muy importante sentir que Raquel no estaba con él por pena, y que sus padres enseguida se sintieran muy orgulloso porque han visto todo lo que es capaz de hacer.

“Siempre recomiendo que no se sobrproteja a la gente. Si tenéis hijos que tengan algún tipo de discapacidad no sobre protegerlos, incluso aunque no tengan esa discapacidad, porque la sobreprotección te hace débil.

Hay un proverbio chino que dice: “La joya sólo se pule con fricción y la persona sólo con dificultades” y si la va a tener que pasar chunga, la va a tener que pasar”, nos aconsejó.

Respecto a las barreras arquitectónicas también aseguró que España en general está bastante adaptada:  A ver, tampoco se va a adaptar el mundo entero a ti, también tienes tú que adaptarte. Yo por ejemplo entro a la bañera, salgo de la bañera… Esto al principio era más complicado pero ya no lo veo así. Creo que España está bastante adaptada. También ten en cuenta que yo desde que estoy en silla he estado en Sri Lanka, Costa Rica, en Marruecos, en la India rural… Así que si lo comparo, Europa está bastante bien”.

Como comentaba antes, Cisco dedica cada vez más tiempo a las conferencias y la abogacía está pasando a un segundo plano:

“Cuando trabajas de abogado no tienes la sensación esa que yo tengo ahora de que estoy poniendo un granito de arena para que cambien las vidas de personas. A mí me llegan un montón de mensajes por Instagram, que se me pone el vello de punta de personas que están pasando por dificultados y mi testimonio les da fuerza. Es que eso no lo puedes comparar con la abogacía, esa alegría que da esa sensación de estar ayudando a otros”.

 

Entre los nuevos retos que le gustaría afrontar está hacer algo en televisión. De hecho ha grabado un programa piloto en el sur de Ia India con la Fundación de Vicente Ferrer:

“ En febrero estuvimos doce días grabando allí y el piloto sale la semana que viene. Ahora ya es venderlo. Si alguien lo compra me gustaría por ejemplo ir a Siria a un campo de refugiados dentro de Jordania. Hacer cosas bonitas”.

Ahí nos demostró, que a Cisco le gustan las aventuras y el riesgo, y que la silla no ha mermado para nada sus ganas: “ Lo que me llevó a la caída es lo mismo que me ha sacado de esa situación y me ha hecho libre de nuevo, porque yo no me planteo si puedo hacer esto o aquello, yo simplemente lo hago. A los siete meses me fui a Japón, y puede parecer una locura. Pues me fui y me salió bien. Si eres valiente creo que las cosas te salen bien.

Conducir un quads en Marruecos, una moto de agua, saltar en paracaídas, ir a discotecas con mil personas, o simplemente ir a la playa… Si eso te lo piensas, no vas. Por eso digo que esa locura que me trajo me está sacando y me gusta, porque yo siento que he muerto y he resucitado con mis principios, no son ni mejores ni peores, claro, pero son los míos”.

Asegura que ya estar en silla no le produce momentos de bajón. Lo ha aceptado y lo ha asumido: “ Y ese adaptarte creo que es importante. Creo que adaptarte y saber vivir feliz en la adversidad es muy importante. Cuando Nadal gana en un partido de final de Roland Garros, la épica es efímera, tú tienes que normalizar todo y aprender a ser feliz desde esa situación. Así que la silla en ningún momento entristece”.

De hecho nos contó que se siente un privilegiado si se compara con personas que tienen lesiones mayores como muchas con las que convivió en Toledo.

Llama la atención de él el ser capaz de asumir su responsabilidad:  “A mí me ocurre esto haciendo lo que yo quería. Tú eres quién dirige tu vida y nadie te va a sacar las castañas del fuego. Normalmente todo lo que nos ocurra, lo bueno y lo malo, es por nosotros. Está la suerte, pero es por nosotros”.

La conversación se mantuvo todo el tiempo unificada. Alguien preguntaba y Cisco contestaba encantado, aunque eso supusiera que casi no lo dejamos cenar.

Cisco nos contó como cada día ejercita las piernas para que se mantengan fuertes, por si alguna vez la ciencia encuentra la solución y puede volver a andar. Ese mensaje de esperanza, a mí al menos, me deja otra lectura. Lo que a veces puede parecer improbable se puede producir, si eso ocurre, tienes que estar preparado para ello.

Ahora puedo decir que la realidad estuvo muy por encima de la expectativa. Cisco en redes no representa un papel, es como es. Gana en las distancias cortas por todo lo que transmite más allá de las palabras, lo que transmite con su energía.

Y tiene además algo maravilloso, que es esa sonrisa contagiosa y esa capacidad de hacerte ver a un ser humano del que al menos yo tengo mucho que aprender, más allá de una persona en silla de ruedas.

 

Cada persona en la mesa dijo una palabra que le inspiraba Cisco. No las apunté todas, pero coraje, ilusión, esperanza, valentía, motivación, superación, constancia y alegría, fueron algunas de las cualidades que nos transmitió a los que estuvimos allí.

Espero haber trasladado de alguna forma en estas líneas lo que aquella noche compartió con nosotros. Al menos una pequeña parte.

Gracias Cisco, de corazón. Tú llenaste todo de chispitas.

Redacción: Ana Porras

InstagramCenas con Chispitas

Instagram Cisco García

Agradecimientos

Fábrica de Cervezas Victoria

Fotografía: Manuel Martos

Escenario: Grupo Ej Eventos

Diseño imagen, web y filmación video: The Branders and Co

Audio ponencia transcripto por Atexto

1 comentario
  1. Qué maravilla de persona y qué maravilla de entrevista.
    Que la vida nos llene siempre se chispitas y sonrisas así.
    Enhorabuena.

Responder

Tu email no se mostrará públicamente.

Puedes utilizar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

OK
Esta web emplea cookies para mejorar su navegación. Al seguir navegando, acepta su uso. Si desea conocer más sobre su uso, le invitamos a leer nuestra política de privacidad.