Así es Puente Romano

En unos meses cumplirá 40 años, y lo hará en la plenitud de su vida. En sus habitaciones y rincones guarda miles de historias que no se pueden contar, historias que se esconden en secreto en sus paredes y en la memoria de aquellos que las vivieron. La magia del espacio reside en su arquitectura que reproduce un típico pueblo andaluz, sus más de 400 especies de plantas distribuidas por sus pasajes y caminos, su espesa vegetación, sus riachuelos y pequeños lagos salpicados por todo el recorrido, incluso guarda celosamente una joya arqueológica, y por supuesto su ubicación en plena Milla de Oro de Marbella. Pasear por el hotel Puente Romano una mañana cualquiera es transportarse a un estado de paz y tranquilidad que todo lo envuelve. 

Por la noche se transforma, y se convierte en el gran centro de ocio y diversión nocturna de los VIPs de la Costa del Sol. La música y las copas se concentran en La Plaza y en verano también en los locales que tienen más cercanos a  la playa como El Chiringuito.  

La oferta gastronómica del 5 Estrellas es tal, que ya se ha convertido en un destino obligado para las paladares más exquisitos. 

Pero, ¿qué tiene y cómo es Puente Romano para haberse convertido en pocos años en un Resort de referencia para todo el mundo? Eso es lo que vamos a descubrir a través de esta completa visita al hotel. Nos acompañarán en nuestro recorrido Maika Huertas, directora de Ventas y Marketing; Judith Johann, Marketing Manager y Jana Pulk, Public Relations Manager. 

Para ellas es su medio habitual, su puesto de trabajo, conocen al milímetro cada uno de sus espacios y rincones. Ellas han formado parte activa de la transformación que ha experimentado el resort en los últimos años. Son conscientes de cómo el sector hotelero mira a Puente Romano como algo a lo que quieren aspirar. Han conseguido reunir en unos metros cuadrados todo lo que el viajero que se mueve en el mundo del lujo puede demandar para sus vacaciones. 

El sector hotelero mira a Puente Romano como algo a lo que quieren aspirar

 

La historia de una transformación

Quedamos en la nueva recepción. El que ha sido hasta hace unos meses el Lobby de Puente Romano, ahora se ha transformado en el espacio donde se recibe y despide a los clientes del recientemente inaugurado Nobu Hotel. Otro concepto, distinto, rompedor, enfocado a los noctámbulos y a los que no sólo les vale exprimir la vida de día y lo hacen también de noche. (Lo conoceremos unas líneas más abajo). 365 días, y muchas opciones distintas para vivir Puente Romano. 

Desde antes de que el cliente llegue a la recepción, el hotel ya cuenta con toda la información relevante sobre sus gustos y preferencias. La experiencia comienza antes de llegar al destino, algo que se ha impuesto en el sector turístico actual. 

La experiencia comienza antes de llegar al destino

Maika Huertas nos habla de esas primeras sensaciones que recibe el viajero al llegar al hotel, esa experiencia que supone ver cómo cambia el espacio entre el día y la noche. Un mismo lugar pero muchos ambientes distintos. 

La metamorfosis de Puente Romano, de hotel tradicional del lujo de antes, a lo que es ahora mismo, encuentra su origen hace 5 años, cuando tras el fallecimiento del propietario toman las riendas de Puente Romano y Marbella Club sus hijos y herederos. Mientras que Marbella Club está gestionado por Jenica Shamoon, el lugar donde nos encontramos está en manos de su hermano, Daniel Shamoon. Joven y sobradamente preparado, decidió dar un vuelco al establecimiento, adaptarlo a los nuevos tiempos, a las nuevas demandas y transformarlo en muy pocos años en un importante resort atractivo para personas de todo el mundo. Para los nuevos clientes del lujo, esos que buscan ya no sólo descansar, sino vivir una experiencia completa. 

Maika Huertas, directora de Ventas y Marketing

“El propietario es un visionario y quiso hacer de Puente Romano “The place to Be”, es el lugar donde todo el mundo quiere estar. A nivel local y nacional lo hemos conseguido. En Europa se nos conoce bastante y en el mercado norteamericano ya es una marca en sí”, apunta a que todo el proceso comenzó con La Plaza. A partir de ahí, de llenarla de vida y locales que enseguida se convertían en el epicentro de los sitios de moda, fue llegando todo lo demás. Pero en estos años se han sucedido las obras de mejora y reformas que han llegado a cada punto del hotel cambiando de manera integral la decoración: “Tenemos una política de renovación continua, para mí es un síntoma muy bueno de querer ser los mejores siempre.”, añade. 

“El propietario es un visionario y quiso hacer de Puente Romano “The place to Be”, es el lugar donde todo el mundo quiere estar”Maika Huertas

Nos dirigimos a una de las tres villas que recientemente se han incorporado dentro de la oferta de hospedaje del hotel: Villa La Pereza, Villa Armonía, y Villa Margarita. Dos de ellas están ocupadas la mañana de nuestra visita. Son los alojamientos más lujosos del resort. Villas privadas con todos los servicios del hotel de 3, 4 y 5 dormitorios. 

El paseo es de lo más agradable. El recinto podría estar situado en el casco histórico de Marbella. “El hotel está integrado en el destino. Marbella se respira en todo el hotel”, comenta Maika mientras caminamos. 

Nos cruzamos con parejas que van hacia la playa o a alguna de sus piscinas, pero también con familias con niños. La media de edad del cliente ronda entre los 35 y 45 años y reservan una estancia de entre 7 días y 3 semanas.  

Multitud de actividades deportivas y de ocio se suceden por todo el hotel para como indica Maika, “aquellas familias que son muy activas siempre tengan algo que hacer. Tanto los niños por su cuenta como la familia unida”. 

El hotel cuenta con un Kid’s Club en el que los padres pueden dejar a los niños  con una persona que los cuide de su confianza, y si no viajan con servicio pueden contratar a una persona de la confianza del hotel. 

El lujo del lujo

Llegamos a la Villa Armonia que está casi a pie de playa, contigua a Sea Grill. Se trata de un duplex de 5 dormitorios, con una decoración moderna y funcional y acceso directo a un área privada con jardín y piscina. Desde algunas habitaciones de la casa se ve el mar, aunque nos cuenta Maika que Villa La Pereza es la que mejores vistas frontales tiene al mar.

Además de los detalles de cortesía habituales del hotel, en las villas al llegar los clientes encuentran una nevera llena con productos que les gustan, platos de frutas, y una representación de las tapas que más tarde podrán degustar en Petit Sea Grill. El servicio y la atención están en el primer puesto de prioridades de todo el personal del hotel. El cliente es lo primero y lo último, y todo gira en torno a él. 

El servicio y la atención están en el primer puesto de prioridades de todo el personal del hotel

Dormir una noche en una de estas villas puede rondar entre los 5 mil y los 18 mil euros en temporada alta. 

Más recogida, pero igual de agradable es la Suite que visitamos a continuación. No podemos visitar todas las modalidades de habitaciones con las que cuenta porque el recinto está al 99% de ocupación. 

Se trata de una Gran Suite con jacuzzi, terraza y sauna. Nos cuentan que la categoría de las habitaciones, en cierto modo, las marca las vistas que tengan, ya que todas cumplen con altos estándares de calidad y una cuidada decoración. Hay habitaciones con vistas al jardín, a la piscina y al mar. Estas últimas son las más cotizadas. 

Seguimos nuestro recorrido y nos cruzamos con multitud de jardineros que vienen y van, y es que las plantas y flores están por todas partes. 

“Nuestro lema ahora es “Vive la vida”, pero vive la vida 365 días al año”Maika Huertas

El lujo acartonado de antes ha dejado paso a un lujo más relajado, este tipo de viajero se ha convertido en el principal cliente del hotel. “Nuestro lema ahora es “Vive la vida”, pero vive la vida 365 días al año. Vienes de vacaciones y cada día es diferente si quieres”, nos va contando Maika mientras vamos hacia Sea Grill donde le dará el relevo a Jana Pulk, Public Relations Manager. 

 

Puente Romano, destino gastronómico

Junto a ella vamos a descubrir la amplia oferta gastronómica que tiene el hotel. Más de 14 restaurantes entre los que se encuentra el dos Estrellas Michelin de Dani García, Bibo, Nobu, Celicioso, Serafina, Rachel´s y Thai Gallery entre otros. Algunos de ellos se concentran en La Plaza, pero encontramos restaurantes por todo el hotel. Fue otro de los objetivos que se marcó Daniel Shamoon y que gracias a todo el equipo dirigido por Jorge Manzur, ha conseguido. 

Jana Pulk, Public Relations Manager

Comenzamos nuestro recorrido con Jana por Sea Grill y nos explica los dos conceptos que contempla. Por un lado Sea Grill, que abrió sus puertas hace cinco años y donde encontramos platos elaborados con productos frescos de la lonja y de la huerta. Por las noches es a la carta y a mediodía es buffet.

Lo visitamos temprano, así que todavía los huéspedes están en la piscina. La privacidad es algo que también se respeta mucho por parte del personal, así que aprovechamos que aún no hay nadie para hacer las fotos.

Petit Sea Grill se sitúa en la parte alta del local y ofrece otra amplia gama de sabores, esta vez basados en las tapas típicas Andaluzas.

Los restaurantes están abiertos al público externo al hotel

Thomas Stork, Chef ejecutivo de Puente Romano, es el responsable de las creaciones de los restaurantes propios. En la carta de Petit Sea Grill descubrimos cómo se combina a la perfección la cocina saludable, las tradicionales tapas e innovadores platos internacionales además de una gran variedad de sushis y sashimi.

Otra de las grandes ventajas del local es que cuenta con una amplia carta de vinos nacionales e internacionales por copas diseñada por el sumiller de Puente Romano.

En la carta de vinos por copas encontramos algunos de los más selectos del mundo, como Pétrus, Pingus y Chablis Grand Cru, o Mauro Godello, un vino muy exclusivo, que cuenta con una producción anual de tan solo 5.000 botellas.

Los dos restaurantes están abiertos al público externo al hotel, lo único que debes tener en cuenta si no estás alojado es que las piscinas son para uso exclusivo de huéspedes. La cocina de Petit Sea Grill está abierta desde las 12 y durante todo el día.

 

Desde ahí, sólo a unos pasos se encuentra El Chiringuito, que también ofrece el servicio de cocina durante toda la jornada. El paseo marítimo de Marbella separa los dos espacios gastronómicos. Un lugar ideal para dar un paseo andando, en bici o para hacer deporte.

El Chiringuito abrió sus puertas el año pasado. La marca cuenta con establecimientos con imagen muy similar y la misma carta en Ibiza y Dubai. Tanto el restaurante como las hamacas están abiertas a todo el mundo y se convierten en un lugar ideal para pasar un día de playa.

En la carta del El Chiringuito encontramos cocina internacional pero basada en la dieta mediterránea y una gran variedad de cócteles. El menú creado por el chef francés Jérome Palaye incluye risotto con langosta y atún fresco marinado a la parrilla de leña. El restaurante está dividido en dos espacios: uno en la playa y otro a cubierto, lo que lo hace muy apetecible cuando la humedad y la brisa de las noches de verano junto al mar, vienen con algo de frío.

Dejamos atrás la playa y volvemos a las callecitas y senderos que recorren todo el hotel. Todas son similares pero distintas, en todas hay detalles que destacar.

Llegamos a una gran silla. Jana nos cuenta que se están introduciendo elementos que son muy apetecibles para hacerse fotos y subirlas a las redes sociales. Otra tendencia del sector hotelero en el que son pioneros.

Están introduciendo elementos que son muy apetecibles para hacerse fotos y subirlas a las redes sociales

Su importante apuesta como destino gastronómico ha hecho que sólo en los dos últimos años han abierto El Chiringuito, Nobu, Petit Sea Grill, Lagom y hace unas semanas Pizza Romano en otra de las zonas de piscina. Se trata de un restaurante italiano encantador, una pequeña trattoria donde encontramos los sabores italianos más tradicionales. Abre de 13 a 17 horas y también recibe a clientes externos al hotel.

 

Jana nos acompaña hasta el epicentro de lo que ha convertido Puente Romano en un destino Gastronómico: La Plaza. Un lugar en torno al que encontramos restaurantes con distintos conceptos culinarios, pero todos del más alto nivel.

Dani García, Bibo, Nobu, Thai Gallery, Serafina y en las inmediaciones Celioso y Monkey Club lo convierten en un lugar al que puedes ir los 7 días de la semana sin repetir local. Una apuesta genial que se completa con seguir de fiesta tomando algo en el centro de la plaza, en La Terrase o en La Suite, todo un clásico de la noche marbellí.

La Suite
Nobu Lounge
La Plaza en la celebración de ‘A 4 Manos’

Dicen que el corazón y el alma del nuevo Puente Romano residen ahí, pero también una joya de la arqueología. El puente romano del siglo I que se encuentra dentro de sus instalaciones y que da nombre al hotel. Formaba parte de la antigua Vía Augusta que unía Roma con Cádiz.

“En invierno o en verano La Plaza siempre tiene ambiente”Judith Johann, Marketing Manager

Nobu Hotel, el lujo más canalla

Junto al Puente Romano volvemos a encontrarnos con Judith Johann. Con ella como guía haremos la última parte de nuestro recorrido por las instalaciones.

Judith Johann, Marketing Manager

“Hemos conseguido lo que muchos hoteles del mundo quieren conseguir, convertirnos en un espacio al que viene la gente local. En invierno o en verano La Plaza siempre tiene ambiente”, nos dice.

El hotel y sus diferentes espacios y salones también se han convertido en un referente para la celebración de eventos corporativos, presentaciones de productos, celebración de jornadas y congresos y encuentros sociales.

Otra de las grandes transformaciones que ha experimentado Puente Romano y que supone la gran novedad de este verano es la incorporación de Nobu hotel en el recinto. Un establecimiento que comparte servicios y espacios comunes pero que tiene sus propias particularidades. Está dirigido a un público más joven, al menos de espíritu.

Desde este año todas las habitaciones que bordean La Plaza se han destinado a Nobu hotel. En total 49. En 2019 contará con 81 habitaciones.

La decoración de la recepción ya nos deja claro que estamos en otro lugar con otra filosofía. Sus huéspedes suelen ser habitualmente parejas o grupos de amigos que buscan disfrutar de unas vacaciones en las que salir de fiesta y el ocio nocturno son protagonistas.

En el lobby se encuentra situado el Owner Club. Un club social al que sólo pueden acceder los socios y por el que se paga una cuota anual para pertenecer a él.

La entrada al Owners Club es exclusiva para socios

Perfecto para reuniones informales de trabajo, o para ir a relajarse y disfrutar de un desayuno. Está abierto para los residentes de la ciudad que pasen los filtros necesarios para pertenecer a él. Acoge presentaciones de exclusivos productos, eventos privados, y es ideal para hacer networking.

Judith señala que su bartender es uno de los mejores del mundo, por lo que es muy aconsejable probar su carta de cócteles. Si no eres socio, o no vas acompañado de uno de ellos, no podrás acceder a este elitista local.

Seguimos nuestra visita a Nobu Hotel. El coche oficial, el que ofrece el servicio de transfer al aeropuerto, por ejemplo, es un Tesla. Otra señal de la marcada identidad del recinto.

Subimos a las habitaciones y visitamos una de ellas. Es una habitación estándar, de las más pequeñas, cuya terraza da a La Plaza. Judith nos asegura que todas están totalmente insonorizadas, por lo que si los clientes una noche deciden no salir y quedarse descansando pueden hacerlo sin tener que preocuparse de ruidos.

En la habitación priman los detalles. “Es un lujo muy lifestyle. La gente viene a verse y ser visto”, nos cuenta Judith.

Los huéspedes encuentran todo tipo de accesorios de primeras marcas en la habitación, incluido un kit de adultos que no llegamos a ver…(Nos quedamos con la curiosidad de saber qué contiene). Pero sí el kimono que se encuentra en su armario y que te hace sumergirte en la filosofía del espacio.

Los clientes de Nobu hotel cuentan con servicio de desayuno hasta las 12:30 para que no tener que madrugar y acceso VIP a La Suite y La Terrase.

Espacio común de Nobu hotel
Zona de desayuno de Nobu hotel

Mientras que los huéspedes de Nobu pueden hacer uso de cualquiera de las instalaciones de Puente Romano, la piscina de Nobu es exclusiva para su uso y está catalogada como ‘Sólo Adultos’.

Desde allí se pueden contemplar una de las vistas más bonitas de las que se ven desde el hotel.

 

El Tennis Club de Puente Romano

Dejamos las instalaciones de Nobu Hotel y nos encaminamos al club de tenis. Su historia ha estado estrechamente ligada al éxito de Puente Romano desde que fuera inaugurado en 1979 bajo la dirección de la leyenda del tenis Bjorn Borg.

A principios de este año fue sede del prestigioso torneo de la Copa Davis 2018

Ha acogido y acoge grandes competiciones internacionales y en sus pistas han sido testigo de los entrenamientos de grandes tenistas del ranking mundial. Es otro de los espacios que está abierto a Marbella.

El Tennis Club de Puente Romano tiene 10 canchas, 8 pistas de tierra batida y 2 pistas duras y su pista central tiene capacidad para aproximadamente 2.500 personas aunque con la instalación de gradas ha llegado a acoger 10 mil personas. A principios de este año fue sede del prestigioso torneo de la Copa Davis 2018.

Este septiembre, y por tercer año consecutivo, algunas de las mayores leyendas del tenis pondrán a prueba su talento y lucharán por vencer en la Senior Masters Cup 2018.

Los ex profesionales del tenis Carlos Moyá, Yannick Noah, Albert Costa, Juan Carlos Ferrero, Goran Ivanisevic, Marat Safin y Sebastien Grosjean se enfrentarán en el Club de Tenis del resort.

Senior Master Cup 2017

Además de un gimnasio, una tienda de material deportivo, y 4 pistas de pádel, en las instalaciones también encontramos servicio de restauración en la cafetería Lagom, donde prima un menú saludable pensado para deportistas.

El espacio del club se usa también para organizar grandes conciertos en verano. Este año, el domingo 19 de agosto, Kool and the Gang volverán 8 años después de agotar todas las entradas.

 

Six Senses spa

Caminando de nuevo, en un paseo que resulta más que agradable, nos dirigimos al último lugar que nos queda por visitar: el Six Senses spa, un lugar ideal para desconectar y relajarse.

Incluye una piscina de hidroterapia, una piscina de inmersión fría, una sala de vapor de hierbas, una sauna y un Hamman.

Cuenta con una amplia selección de tratamientos exclusivos Six Senses y terapias de bienestar, además de tratamientos de inspiración local que combinan hierbas y sal marina, aceite de oliva y minerales ricos para ofrecer experiencias verdaderamente mediterráneas.

Concluimos así, en este remanso de paz y tranquilidad, nuestra visita al hotel Puente Romano. Resulta fácil entender porqué se ha convertido en un referente para otros hoteles de lujo a nivel internacional. 

Redacción: Ana Porras 

Fotografía: Manuel Martos

Fotografías nocturnas y spa: Cedidas por el hotel

Aún no hay ningún comentario

Responder

Tu email no se mostrará públicamente.

Puedes utilizar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

OK
Esta web emplea cookies para mejorar su navegación. Al seguir navegando, acepta su uso. Si desea conocer más sobre su uso, le invitamos a leer nuestra política de privacidad.