fbpx

Alonso Pulido: “El poder de la sonrisa en la empresa”

‘El poder de la Sonrisa en la empresa’ era el tema. Alonso Pulido, el ponente. Y Atelier de Dani García volvía a ser el espacio que acogía esta cita de Cenas con Chispitas. Regresábamos al lugar donde comenzó este proyecto a finales de 2017. Un espacio único que nació como cuartel general de Grupo Dani García, que alberga sus oficinas centrales, además del laboratorio del chef tres estrellas Michelin y que resulta ideal para organizar eventos. 

Alonso Pulido a su llegada a Atelier

Hablar de sonrisa y de empresa en la misma frase puede parecer incompatible en muchos casos y en determinados momentos. El estrés y la ansiedad se anteponen en numerosas ocasiones ante la sensación de alegría o felicidad mientras estamos trabajando. Sin embargo, generalmente, y la mayoría de nosotros, es a lo que dedicamos gran parte de nuestros días. 

Las empresas están formadas por personas. Y parece que vivimos en un momento de la historia en la que a la persona dentro de la organización se le empieza a dar valor. Por fin se reconoce que una empresa puede enfermar si hay mal ambiente y sus miembros no están alineados con el objetivo de la misma, si están deseando que el reloj marque la hora de marcharse o si temen que llegue el día siguiente para volver a una nueva jornada laboral. Estrés, ansiedad y depresión son algunas de las principales causas de absentismo. Trabajadores más felices y motivados serán más productivos y harán a su empresa crecer. Sin embargo, todos notamos cuando en una empresa hay “mal rollo”. La empresa puede enfermar, pero sus miembros también. Y cuando el que enferma además es el empresario y tira la toalla, si es una empresa pequeña o se es autónomo, la empresa se acabó.

En esta cena queríamos aprender de Alonso Pulido, creador de Ahumor, cómo hacer para conseguir que por encima de la tristeza y la desidia se anteponga la sonrisa en nuestro día a día. Compartió con nosotros técnicas y herramientas para conseguirlo, pero ante todo, nos regaló una noche en la que llegó a dolernos la mandíbula de tanto reír. 

 

24 de enero de 2019. Cenas con Chispitas

Lugar: Atelier Dani García

Ponente: Alonso Pulido de Ahumor

El tema: “El poder de la sonrisa en la empresa”

Dicen los expertos que la sonrisa es la mejor medicina que existe. Pero a veces se nos olvida que tenemos miles de motivos para sonreír. Nos centramos y ponemos el foco en lo malo, en vez de centrarnos en lo bueno. Y cuanto más ponemos nuestra atención en lo malo, más negro nos parece todo y peor es lo que atraemos. 

Sin embargo, un cambio en nuestra actitud, en el foco y en nuestra percepción, nos ayudará a cambiar esa perspectiva y por tanto el resultado. Un mismo problema afrontado de una manera positiva por nuestra parte tendrá mejor solución. Puede parecer imposible, ante determinadas circunstancias, pero como todo en esta vida es cuestión de práctica. Empieza a sonreír y la vida te sonreirá. Eso fue algo que repitió Alonso Pulido en varias ocasiones. 

Esa noche la vida nos sonreía. Atelier nos recibía con su salón chimenea en todo su esplendor. La mesa imperial con la decoración floral de Roberto Silvosa aportaba un toque muy elegante a una noche que ante todo iba a ser muy divertida. 

Soy muy reiterativa en todos los artículos destacando la energía que se crea en cada una de las cenas, pero es que es para destacar. No todas las cenas son iguales, porque ni el tema, ni el ponente, ni los comensales que participan son los mismos. Aún cuando haya personas que repitan y coincidan en nuestros encuentros. 

El patio de Atelier fue el lugar elegido para recibirlos. Poco a poco fueron llegando. A algunos ya los conocíamos de encuentros anteriores. Otros era la primera vez que venían. Y aunque algunos se conocían de cenas anteriores, en esta ocasión tuvieron una nueva oportunidad para conocerse mejor.

 

Creo que no voy a ser capaz de transmitir lo que allí se vivió solamente con mis palabras, pero cuento con las fotografías de Manuel Martos, que seguro son capaces de traspasar las fronteras de la mente para transmitir lo que muchas veces solo entiende el corazón. 

 

Los invitados

Siempre pido a los asistentes que se presenten antes de comenzar. En esta ocasión, y desde ese momento, Alonso Pulido tomó las riendas del encuentro con ese toque especial para llenarlo todo de alegría. Temí esa forma de dar comienzo a nuestra cena sin apenas haber roto el hielo. Pero resultó todo un acierto. Alonso les pidió que además de decir su nombre dijesen una cualidad que les caracteriza. Y hasta ahí todo normal. Pero pidió que lo hiciesen mientras ponían la lengua en la última muela. Lo que daba como resultado un gesto tan ridículo como divertido, un gesto con el que todos nos reiríamos, para empezar, de nosotros mismos. 

Isabel Romero, es abogada y trabaja en Gómez-Villares & Atencia abogados. Era su primera vez. Fue Ana Rodríguez, propietaria de Viajes Marleva, que ya ha participado en anteriores encuentros, la que la animó a asistir. Toñi Corbacho, es profesora y también vino animada por Ana. 

Toñi, Ana e Isabel

Sebastián Márquez es policía local en el Ayuntamiento de Estepona. Vino junto a Rocío Vázquez, propietaria de la agencia de viajes en Estepona ‘Travelpop Viajes’. A Rocío la conocíamos porque ya había participado en la cena con Juande Serrano. 

Rocío y Sebastián

Vanesa González es directora de la oficina de Caixa Bank del Capricho y Lola Cáceres trabaja para Grupo Anrada, una asesoría fiscal, contable, laboral y administración de fincas. Vinieron juntas. 

Vanesa y Lola

A Andrés Olivares la mayoría lo conocéis. Es presidente de la Fundación Andrés Olivares a través de la cual ayuda a niños y sus familias en el proceso de la enfermedad. Con él como ponente cerramos la primera edición de Cenas con Chispitas en Atelier pero esta vez vino como comensal. Curiosa carambola del destino. 

Cuando invité a Alonso hace unos meses a participar en Cenas con Chispitas, le mandé toda la información para que pudiese valorar. Al contestarme que sí, que participaba, también me contó que era amigo de Andrés Olivares y que había sido él el que le había animado a confirmar y a asistir como ponente. Así que Andrés había jugado un papel muy importante para que esa noche tuviésemos a Alonso con nosotros. 

Andrés y Alonso

Andrés vino acompañado de Marta Cañete, organizadora de eventos. 

Marta y Andrés

Mari Ángeles Tapia y Toni Fernández están casados pero además trabajan juntos en la agencia inmobiliaria que tienen en Fuengirola, Dilmun Property. Según nos contaron, para ellos es fundamental que las personas que forman parte de su equipo compartan sus valores y la pasión por hacer bien su trabajo. Además de que se sientan bien, valorados y respetados durante las horas que comparten en la oficina. 

Mari Ángeles y Toni

Isabel Hermoso es propietaria junto a su hermana de Joyería Hermoso en Málaga. Esa noche era muy especial para ella, ya que cumplía 50 años y aunque pensaba celebrarlo a lo grande durante el fin de semana, nuestra cita era una magnífica excusa para empezar a disfrutar de la celebración. Nos aseguró que nunca en su cumpleaños le habían cantado tantas veces el “Feliz cumpleaños” como durante nuestro encuentro. Vino con su amiga Rosa Mateo, que trabaja como procuradora en el bufete Mateo Crossa de Málaga. Rosa no sabía muy bien ni a qué iba, pero se dejó llevar por Isabel. Era la primera vez de las dos en Cenas con Chispitas. 

Isabel y Rosa

En esta cena volvíamos a encontrarnos con un grupito que ya se han convertido en habituales en nuestros encuentros. Ana Cardiel, empresaria, gerente en AMC International Investments, a la que vamos conociendo cada vez un poquito más y que siempre resulta una caja de sorpresas.

Ana

El arquitecto, publicista y actor Manolo Navarro que desde el principio de este proyecto nos ha acompañado siempre que su agenda se lo ha permitido coincidió en la pasada cena en Roche Bobois con Manuel Toledo, propietario de la empresa de eventos JJ Spain DMC y Carmen Sánchez, dependienta de moda infantil. Los tres conectaron muy bien, y en esta cena decidieron sentarse juntos. Su energía y ganas de pasarlo bien, unido a la alegría que nos transmitió Alonso resultaron una mezcla explosiva. Por unas horas se convirtieron en niños, en los revoltosos de la clase y nos regalaron momentos inolvidables. 

Manolo Navarro
Carmen y Manuel

“Los Manolos” como se han bautizado ellos con Carmen, Isabel y Rosa

Todos ellos formaron un grupo muy divertido y con una conexión increíble para ser la primera vez que se veían en la mayoría de los casos. Alonso Pulido demostró y todos pudimos comprobar que Ahumor funciona, y eso que no fue una de sus sesión habituales en las que suele trabajar más puntos. 

Rocío y Alonso

Rocío Carmona, es la mujer de Alonso Pulido. Según él nos contó, su flotador y su gran compañera de vida.

 

La cena 

Antes de presentaos a nuestro ponente, y de resumir el contenido del encuentro, me detengo en una cena a la altura de un tres estrellas.

Ajoblanco malagueño con carpaccio de gamba roja, caviar, verduras y uva

En Cenas con Chispitas nos adaptamos a dietas especiales 

Rodaballo con puré cremoso de patatas, edamame y crema de espinas

Carrillera con puré de orejones y cogollos braseados

 

El ponente 

Alonso Pulido se dedica actualmente a dar conferencias, cursos y formaciones sobre dos pilares: empresa y educación. Pero antes de eso, de enseñar a las personas a cómo vivir con mayor alegría, fue empresario, cayó en una profunda depresión, y aprendió por sí mismo a salir de eso y de una forma de vida que no le llenaba, todo lo contrario. Descubrió como cambiando tú, en tu día a día, todo tu entorno cambia. 

Desde entonces decidió formarse para ello y crear un método sencillo que ayudase a cualquier persona mediante la aplicación de pequeños hábitos a mejorar su vida. La unión de amor, humor y acción es la vía para llegar a una mayor plenitud en cualquier ámbito, no sólo en lo laboral. 

Alonso Pulido es actualmente el presidente de la Red Mundial de Risoterapeutas. Es autor del libro “Amor y Humor en la Educación” y co-autor del libro “El Mundo de los Emprendedores”. 

Llegó a mí a través de Linkedin. Por un lado me llamó la atención ese chaleco colorido que le caracteriza en sus charlas y ponencias. Y he de confesar que en cierto sentido, y en un primer momento, me echó para atrás. (Parte mental) Pero al ver un par de sus vídeos, de esos que se han grabado en encuentros con empresarios, directivos y el personal de grandes empresas, me sorprendió su poder para movilizar a todo un auditorio y que lo siguiesen haciendo a simple vista cosas casi infantiles mientras una gran sonrisa se dibujaba en sus caras. 

Esa misma sonrisa que se nos dibujó a todos durante este encuentro. 

 

La ponencia 

Alonso Pulido ya me avisó que además de la entrevista que hago habitualmente, él quería compartir con nosotros algunas de las herramientas que normalmente utiliza en sus sesiones. Quería hacernos ese regalo. Y aunque llevaba muchas preguntas preparadas, tenía claro desde el principio que aquella noche podía pasar cualquier cosa y que lo único que podía hacer era dejarme llevar y dejar fluir el encuentro.  

De la historia de Alonso, como de la historia de muchas personas que tocan el corazón de los demás, llama la atención que son lo que son y se han convertido en lo que se han convertido, tras una experiencia dura que los transformó y les abrió un nuevo camino. Alonso era empresario, pero un empresario que cayó en una profunda depresión que lo dejó postrado en un sofá. Bajo los cojines enterró las ganas de seguir, de continuar, de vivir. Y de aquel sofá nació Ahumor. 

Hace 20 años trabajaba por cuenta ajena, y no entendía a mis jefes, ni porqué hacían lo que hacían. Hace 15 años monté mi propia empresa y me di cuenta de que no entendía a mis trabajadores. Y hace 14 años me di cuenta que no me entendía a mí. Empecé con estrés; fue una llamada de atención que yo no escuché. Hace 13 años terminé 5 veces en urgencias en el hospital pensando que era otra cosa y me diagnosticaron ansiedad. Pero tampoco escuché el mensaje. Y caí en una depresión y mi empresa y mi vida cayeron conmigo”, así comenzó el relato del declive del Alonso anterior al que conocimos esa noche. Un Alonso que necesitaba pastillas para seguir y que tenía que apoyarse en su mujer para vestirse cada mañana. 

Hasta que algo le motivó a querer salir de esa situación. Llegaron a su vida libros de autores como Jorge Bucay o Osho y sintió que todo aquello le abría un mundo nuevo del que nadie le había hablado: “ Yo era muy mental, de razón, muy lógico y coherente. Al principio no me creía lo que leía. Pero luego me di cuenta que la vida no es ni lógica ni coherente”. Entonces decidió dar un paso más y poner en práctica lo que decían aquellos libros que uno tras otro iban cayendo en sus manos. Y cada vez se fue sintiendo mejor hasta que llegó el momento de dejar la medicación y el sofá y nació el deseo de querer compartir con los demás aquello que había aprendido que le había hecho tanto bien. Se formó para ello y nunca ha dejado de hacerlo desde hace 13 años. 

45 mil personas han pasado en estos años por las charlas, conferencias y sesiones de Ahumor: “Han sido 13 años duros, contundentes, a veces, pero que no merecen la pena, merecen la alegría. Me alegro de aquella decisión de soltar lo anterior y hacer lo que me sale del corazón”.

 

La historia de sus chalecos también tuvo su momento de protagonismo. Una prenda que le hizo su madre para el final de una formación de risoterapia y desarrollo personal y que usa desde entonces de anclaje para sacar lo mejor de sí mismo y conectar con esa parte suya que no es la mental. 

Su primera oportunidad para demostrar y demostrase lo que había aprendido y lo que sentía que era su misión en la vida, se la dio un amigo para que lo impartiese a un grupo de lectura: “Aquello fue alucinante. Cuando yo vi aquellas caras transformarse después de aquellos 120 minutos, me enganché. Algo que me apasiona, que se me da bien y con lo que le puedo hacer bien al mundo… Blanco y en botella”, así relataba el resultado de aquella primera sesión de Ahumor.

Alonso Pulido contó como las personas que asisten a sus sesiones mejoran tanto a nivel personal como mejora la relación en el grupo del que forman parte: “ Cuando veo al auditorio que tengo ante mí no me creo a los personajes. En el minuto uno me encuentro a empresarios o directivos mirándome con una cara como si me estuvieran perdonando la vida y alucinados porque me ponga este tipo de chalequillos. Aguanto esas miradas y me las como, porque sé que en 20 minutos se van a convertir en niños de 5 años. Y cuando ese empresario, que al principio me miraba mal, ha terminado la conferencia saltando como un niño pequeño, me mira a los ojos y me dice que le encanta mi chalequillo… Esa es la primera enseñanza de la experiencia. Quitar prejuicios.

Me pongo el chaleco porque soy capaz de ponérmelo. Porque hace 13 años no era capaz de ponérmelo. Me daba vergüenza, no me permitía hacer lo que me diera la gana. Y ahora soy capaz de ponérmelo y de que no me importe esa mirada penetrante… Yo sé quién soy y sé que las personas que tengo delante son personas maravillosas que están deseando sacar a ese niño que tienen en su interior a jugar. Cuando miras de esa manera no te da miedo a ponerte delante de nadie. Sean quienes sean y estén donde estén. Todo el mundo tiene corazón, y si tú das lo mejor desde el corazón, la otra persona responde. Cuestión de minutos. 100% de efectividad”.

He de decir que si Alonso llega a tener una tienda de chalequillos, aquella noche hubiese vendido algunos…

Para ponerse ante el público como hace Alonso, se trabaja mucho previamente para estar conectado con su ser, con su esencia, con su corazón: “ El cuerpo tiene claro que somos el corazón, que siente, que se emociona, que vive… Pero nos han enseñado a ser la mente, pensando, siendo lógicos y coherentes. Y esa vocecita no para nunca. Nos va a volver locos”. Hizo una prueba corporal con los asistentes para probar su teoría y acertó en el 100 % de los casos. 

Aseguró que mirar a las personas a los ojos, darlo todo y hablar desde el corazón son algunas de las claves para que las personas que más se resisten cambien su actitud. Durante sus ponencias se centra más en la práctica que en la teoría. 

Mientras explicaba la dinámica de sus formaciones quiso regalarnos herramientas para que nos sintiésemos mejor cada día desde el momento en el que despertamos. Alguna se queda para los que estuvimos allí, ya que su forma de explicarlo, su forma de transmitirlo, hay que vivirlo, no se puede contar sin tener a la persona delante y hacerle a su vez actuar. Sí puedo deciros que esas técnicas están asentadas sobre el agradecimiento, trabajarse el tener pensamientos positivos, y una sonrisa desde por la mañana: “ Si es que nos lo han metido en vena… Siempre hemos oído eso de “piensa mal y acertarás”. ¿Y si la frase no era así…?¿Y si nos han engañado?” Yo siempre uso como primera fase “hoy es el mejor día de mi vida”. A lo mejor el primer día no te funciona, pero el tercero os aseguro que pasan cosas diferentes”. Y todo eso con mucha práctica. Sin desistir en el intento. 

La ponencia de Alonso estuvo salpicada con anécdotas divertidas que provocaron las carcajadas en todos y de dinámicas que nos hizo hacer. 

Él nos demostró el poder de la sonrisa con todo lo que compartió aquella noche con nosotros. “La sonrisa me salvó la vida. Miraba a mi alrededor y las personas de mi entorno estaban tristes. Apareció un maestro y me preguntó: “¿Tú sonríes?” Y me di cuenta que el que no sonreía era yo. Los que tenía a mi alrededor eran un reflejo mío. Yo estaba serio, ellos estaban serios. Y ese día compartió conmigo el poder de la sonrisa”.

Alonso hizo una prueba y sonrío mirando a los ojos a uno de los asistentes. No sólo consiguió que esa persona sonriese, sino que toda la mesa lo hiciese: “ En el cerebro hay unas neuronas espejo que tienden a imitar lo que hay fuera. Vamos a utilizarlas para sonreír. Ahora la gente de mi entorno sonríe más que antes, porque yo sonrió más que antes y ahora me esperan con los brazos abiertos, porque yo empecé a abrir los brazos y a abrazar”. 

“Con humor y amor la oscuridad se va”, fue una de las grandes recetas que nos llevamos aquella noche. 

Otro de los pilares de las formaciones que imparte Alonso es el de la educación. Porque la educación es la base de la sociedad: “La herencia que quiero dejarle a mis hijos es la de un padre sonriente, divertido, que juega, que abraza, eso es suficiente. Ellos son niños más felices. Los niños aprenden por imitación, con nuestro ejemplo. Si yo quiero que mi hijo sonría yo tengo que sonreír. Si yo quiero que mi hijo sea feliz, yo tengo que ser feliz”.

“Te quiero, te amo, te admiro, te adoro, te respeto… No tengamos miedo de repetírselo a nuestros hijos, aunque a veces parece que no nos hagan caso”, nos dijo. Algo que nos animó a decir a las personas que queremos perdiéndole el miedo a expresarlo todas las veces que sea necesario.

La conversación siguió en la mesa, aunque se fue dividiendo en grupos. Las carcajadas de los que estaban sentados en la zona de “Los Manolos” irrumpían en otras conversaciones más profundas del otro extremo, pero en general la energía que aquella noche reinaba en la mesa era la de la alegría, la del amor. El amor como esa vibración que lo inunda todo de bienestar. 

 

Una vez concluida la cena, el postre se sirvió en el patio. A partir de ese momento se incorporó Lourdes Muñoz, directora comercial de Dani García Eventos, que no nos pudo acompañar durante el encuentro, pero que tuvo la oportunidad de empaparse del ambiente que se había generado. Espero, con la ayuda de Manuel Martos y sus fotografías, que a vosotros, los que habéis llegado hasta aquí leyendo este reportaje, también os haya llegado. 

Posiblemente yo fui la que estuve más seria de todos los asistentes, y casi no participé de las dinámicas de grupo, pero estaba mirando, observando, y os puedo garantizar que vivir en tan breve espacio de tiempo la transformación que se generó en todos, es realmente alucinante. Comprobé el efecto Ahumor. Ese que a lo mejor no terminaba de entender sólo con ver los videos. Hay que vivirlo. Y aquella noche, lo vivimos. 

Gracias a todos por dejaros llevar y por reír tanto. Gracias a todo el equipo de Atelier de Dani García por mimarnos una vez más. Gracias Alonso por darte y por darnos. Y gracias a la vida o a esa energía superior que creo que hay, por dejarme ser testigo de estos momentos y permitirme ser vehículo para que se produzcan estos encuentros. 

Redacción: Ana Porras

InstagramCenas con Chispitas

Instagram Alonso Pulido

Web Ahumor

Agradecimientos

Dani García Eventos

Fotografía: Manuel Martos

Servicio de Transfer: Iberian Mobility

Diseño imagen, web y filmación video: The Branders and Co

Decoración Floral: Unique by Roberto Silvosa

Programación Cenas con Chispitas-> Aquí

 

Aún no hay ningún comentario

Responder

Tu email no se mostrará públicamente.

Puedes utilizar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

OK
Esta web emplea cookies para mejorar su navegación. Al seguir navegando, acepta su uso. Si desea conocer más sobre su uso, le invitamos a leer nuestra política de privacidad.