Wennare Dance Company pondrá en escena ‘EGO’, dirigida por Veronika Ulkina

EGO. Suena la música y los bailarines salen al escenario sin decir una palabra pero hablándonos a través de su cuerpo, de sus movimientos, contando una historia que gracias a la danza nos llega directamente al alma…Piruetas que parecen imposibles, rítmicas, bellas y estudiadas que parecen hechas sin ninguna dificultad, como si en ese momento la música habitase en su interior y los manejase a su antojo, sin esfuerzo ni complejidad.

Así es la danza, la forma de expresión más antigua de la humanidad.

EGO es el primer espectáculo que ponen sobre el escenario y común el Teatro Auditorio Felipe VI de Estepona y Wennare Dance Company. Un espectáculo de danza contemporánea en dos actos protagonizado por el joven coreógrafo Yuri Gudushauri que estará acompañado por un maravilloso elenco de bailarines internacionales.

Yuri Gudushauri, de origen georgiano, está formado en la Escuela Estatal de Ballet de Moscú Lavrovsky, luego en la Academia de Ballet Bolshoi (Moscú) y el Real Conservatorio Profesional de Danza Mariemma de Madrid cuenta con un amplio recorrido tanto en danza clásica como contemporánea, lo que la permite moverse con soltura y autoridad en cada uno de sus trabajos.

 

EGO, una historia de soledad, esperanza y amor que nos traen gracias a la integración del lenguaje clásico del ballet con la estética modernista. El 7 de diciembre tenemos la oportunidad de ver sobre el escenario del Teatro Auditorio Felipe VI este espectáculo único.

Wennare, significa ‘bailando con llamas’ en el mágico idioma élfico. Y es tras el nombre y la historia de esta compañía hay pasión por la danza.

Veronika Ulkina es su directora. Su amor por el baile es algo que le ha acompañado durante toda su vida, relacionada desde siempre con el mundo de las artes escénicas, el espectáculo y la televisión, pero no su pasión por ella. Una pasión que le llegó a través de los ojos de su hija y que le llevó a descubrir lo que se ha convertido en el proyecto más le ilusiona de su vida.

Es actualmente la Directora Administrativa de la Escuela Rusa de Ballet en Marbella y Estepona desde donde promueve numerosos espectáculos. Hemos estado con ella y a su lado hemos conseguido también enamorarnos de ‘EGO’.

 

Veronika, ¿ Cómo nace tu amor por la danza? 

A mí siempre me ha gustado a bailar. Yo tenía 5 años cuando mi madre me llevó por primera vez a una escuela de ballet y empecé como empiezan todas las niñas: con los pasos básicos, con la postura, con el ritmo y demás. Durante aquella época aprendí muchas cosas pero no era para mí una verdadera pasión. Era más bien un trabajo muy duro y yo, con esa edad, no estaba preparada para ello.

La verdadera pasión la sentí cuando mi hija comenzó a dedicarse al ballet. Sentí algo parecido a cuando tienes a tu lado a una persona resfriada y coges tú el resfriado también. Me inoculó el ‘virus’ de la danza. No podía resistirme a la pasión que mi hija tiene por el baile. Desde entonces la comparto entusiasmada con ella y es también mi pasión.

“La verdadera pasión la sentí cuando mi hija comenzó a dedicarse al balle”

Decides abrir más tarde la Escuela Rusa de Ballet en Marbella, ¿qué te llevó a ello?

Lo cierto es que en un principio no quería abrir una escuela. La idea era encontrar un buen profesor para mi hija. Alguien que le pudiera ayudar en este camino tan duro, que le pudiera enseñar, explicar y apoyarla a cada paso. Alguien de quien ella pudiera aprender la cosa más fundamental de todas, el significado de la palabra «trabajar». Entonces tuve la suerte de conocer a Regina Zarhina. Es ella quien vino a Marbella invitada por mí y luego abrió la Escuela de Ballet Ruso. En realidad todo ha hecho ella, mi labor ha sido ayudarla a poner el proyecto en marcha.

¿Qué has descubierto de la danza a través de la escuela?

A través de escuela y a través de Regina todavía aprendí más de lo que significa la realidad de ballet. Conocí toda su belleza  y toda su dificultad. No es sólo una escuela para mi hija que está aprendiendo a bailar, sino también para mí que estoy aprendiendo día a día a entender este maravilloso arte.

¿Por qué surge la inquietud de crear Wennare Dance Company?

Cuando durante mucho tiempo te dedicas a algo con toda la fuerza y toda la pasión llega un momento en que empiezas a querer algo más. Necesitas pasar al siguiente nivel y quieres utilizar tu experiencia y tus conocimientos.

En la escuela, ayudando a Regina Zarhina me he dedicado a la organización de los espectáculos de la escuela. Durante tres años yo iba preparando nuestras funciones navideñas y los espectáculos de fin de curso. En este sentido, me he encargado de llevar la parte administrativa: alquileres de espacios escénicos, telones, decoración del escenario y del hall del teatro, publicidad y mucho más, lo que me ha permitido adquirir suficiente experiencia como para abordar la ingente tarea de crear una compañía de danza. Es algo que necesito para poner en marcha todos nuestros proyectos gracias la creación de esta plataforma profesional y firme que sirva como referente.

“Necesitas pasar al siguiente nivel y quieres utilizar tu experiencia y tus conocimientos”

¿Cómo nace esa unión con el Auditorio Felipe VI de Estepona?

Cuando comencé a buscar un espacio escénico para nuestra primera función del Cascanueces encontré en Estepona el Teatro Auditorio Felipe VI. Es un lugar perfecto para proyectos escénicos y además para el ballet. Con un escenario grande y recursos técnicos suficientes para un espectáculo profesional. Pero no sólo eso es lo que cuenta.

Nos hemos encontrado con el apoyo fundamental que nos da el Ayuntamiento de Estepona y con la imprescindible profesionalidad del personal del Teatro comenzando por su director José María Asensi Galante. Es precisamente con él con quien hemos decidido empezar Wennare, un proyecto muy ambicioso ya que aparte de la compañía de danza, incluye también una escuela profesional de ballet clásico y contemporáneo. Así podemos unir tres cosas fundamentales: una escuela donde podemos enseñar el ballet y donde pueden crecer nuestros bailarines; una compañía de danza que puede promover espectáculos y un espacio escénico donde podemos presentar nuestros proyecto y desde allí salir a otros lugares. ¡Me parece una unión perfecta!

El día 7 de diciembre ponéis en escena ‘EGO’, ¿qué destacarías de esta obra?

El 7 de diciembre sale nuestro primer espectáculo de danza contemporánea “EGO”. Es un espectáculo de dos coreografías contemporáneas que presentan bailarines profesionales de España, Francia y Georgia. Lo mejor de la danza es que cada uno puede interpretar su lenguaje en su propia manera. Según sus propios pensamientos y  su experiencia. 

Hemos querido hablar sobre la vida de una sola persona y a la vez sobre las vidas  de todos  nosotros. La vida es un viaje en un tren, con sus estaciones y sus cambios de vías. El gran misterio para todos es que no sabemos en que estación nos bajaremos,  qué encontraremos en esta estación, con qué y con quién quedaremos. Tenemos que vivir, amar, perdonar, ofrecer lo mejor de nosotros… Eso por un lado, pero por el otro cado uno tiene su parte buena  (a la que llamamos blanca) y su parte mala (o negra).

Todo lo que te sucede se mide según tu EGO. Tú, y solo tú, eliges con qué parte de ti mismo quieres estar; con la parte blanca o con la parte negra.

“Lo mejor de la danza es que cada uno puede interpretar su lenguaje en su propia manera”

 

En la compañía vas de la mano con Yuri Gudushauri, ¿qué te ha hecho confiar en él?

A Yuri Gudushaury lo conocí a través de la Escuela de Ballet Ruso  donde vino a trabajar como profesor de danza contemporánea y coreógrafo.

También ha participado en nuestros espectáculos como bailarín, desde allí he podido ver que es un artista con un inmenso talento y gran experiencia.

Comenzáis con esta representación, pero ¿qué objetivos os habéis marcado con la compañía?

Comenzamos con la presentación y luego seguimos con la gira. Primero por Andalucía y luego a nivel nacional. En total planteamos sobre 15 espectáculos por toda la España.

“La vida es un viaje en un tren, con sus estaciones y sus cambios de vías”

¿Por qué deberíamos ir a ver la obra?

Teniendo la pasión por la danza contemporánea hemos querido presentar este arte en la mejor forma posible. Nuestro equipo creativo– el coreógrafo,  bailarines, diseñadores de luz, diseñadores del vestuario, técnicos del escenario – todos han trabajado durante 3 meses para presentar al público un espectáculo dinámico, lleno de emociones, contrastes,  alegría, tristeza y amor. Es un espectáculo muy profesional,  con una coreografía única, una música muy especial y efectos visuales.

Recuerda que El 7 de diciembre tenemos la oportunidad de ver sobre el escenario del Teatro Auditorio Felipe VI este espectáculo único.

Redacción: Ana Porras    Fotografía: Javier Nuñez

Fotografía ensayos: cedidas por la compañía

Veronika Ulkina

Directora de Wennare Dance Company

Comprar entradas Ego-> aquí

Aún no hay ningún comentario

Responder

Tu email no se mostrará públicamente.

Puedes utilizar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

OK
Esta web emplea cookies para mejorar su navegación. Al seguir navegando, acepta su uso. Si desea conocer más sobre su uso, le invitamos a leer nuestra política de privacidad.