Verano con niños

Ya tenemos aquí al calor, las terracitas llenas, las playas con bañistas atrevidos, los primeros signos de que el verano ya ha llegado. ¿Pero qué pasa cuando tenemos niños pequeños? Como siempre digo, lo primero es la seguridad, hacer planes en familia al aire libre, pero teniendo en cuenta que si un día de playa sin sombrilla o protección solar para un adulto puede ser una práctica peligrosa, para un niño puede suponer un gran susto y una insolación.

shutterstock_140089714

Con bebés pequeños hay que tener cuidado con el sol, tienen la piel demasiado fina y sensible y se queman con gran facilidad. Es cierto que necesitan que les dé la luz solar para absorber vitamina D, pero no el sol directo. Por ello, la mejor hora para pasear es por la mañana (antes del mediodía) o por la tarde, cerca del atardecer.

shutterstock_260409452

Aun así es importante ponerles protección solar (teniendo en cuenta los químicos que llevan, antes de los seis meses debemos intentar que sea lo más natural y ecológica posible), proteger la silla de paseo con sombrilla e incluso ponerle gorro con visera. Si van a usar gafas de sol, ten en cuenta que unas malas lentes, pueden dañar su visión.


 

]


Hay que tener en cuenta que los bebés se deshidratan con gran facilidad y que una insolación sería fatal. Me atrevería a decir que un niño con menos de 6 meses no debería pisar la playa en verano. Y cuando lo empiece a hacer, que sea con protector solar, sombrilla, bien hidratado, preferiblemente por la mañana antes de las horas de más calor o bien a partir de media tarde. Incluso hay quien aconseja dejarles con la camiseta puesta.

shutterstock_135208586

Lleva agua, zumos y snacks para mantenerles bien hidratados. También puedes ponerle una piscina debajo de la sombrilla para que se refresquen. Y si le vas a meter en la piscina o en el mar recuerda que, si para nosotros el agua está fresquita, para los niños pequeños está aún más fría. Aunque usen manguitos o flotador, nunca les dejes bañarse solos aunque ya sean capaces de hacerlo.

shutterstock_421185565


 

]


Hay quienes piensan que el verano con niños pequeños está muy limitado y que es poco lo que se puede hacer. ¡No lo veas así! Ajústate a sus horarios, evita las horas de más calor… Es cierto que es menos aconsejable pasar el día entero en la playa, pero puedes ir un ratito por la mañana y luego dar un paseo por el paseo marítimo al atardecer. Otra opción es pasar el día en la naturaleza, junto a un río con mucha vegetación donde el sol no sea tan directo.

Busca siempre planes alternativos y recuerda que crecen rápido. ¡Aprovéchalos!

libro1 Sandra Márquez, enfermera

Autora de “Aprendiendo a cuidarte” y “Aprendiendo a educarte y mimarte”

Facebook     Instagram

Aún no hay ningún comentario

Responder

Tu email no se mostrará públicamente.

Puedes utilizar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

OK
Esta web emplea cookies para mejorar su navegación. Al seguir navegando, acepta su uso. Si desea conocer más sobre su uso, le invitamos a leer nuestra política de privacidad.