Testamento. Tu última decisión

Hacer testamento es un acto de responsabilidad para con los tuyos, pero es también un derecho muy íntimo de cada uno de nosotros, pues será nuestra última decisión, la que nadie nos podrá discutir, y la que se cumplirá le pese a quien le pese.

Existen diferentes clases de testamento, como el escrito de puño y letra, que en su momento nuestros familiares tendrían que validar ante un juez, o el testamento notarial, que es el más sencillo en todos los términos.

 

shutterstock_96688192

 

Plantearse hacer testamento notarial es como una especie de tabú para algunas personas. Para algunos, porque creen que sólo con pensarlo van a atraer a la muerte, como si mañana fuesen a abandonar este mundo, y para otros, los mas jóvenes por ejemplo, porque lo ven innecesario, ya que les queda todavía mucha vida por delante. En definitiva, cualquier excusa puede ser válida para ir dejándolo para otro momento. Un momento que nadie sabe si llegará. Porque no hay nada cierto más que el AHORA.

 

shutterstock_271332740

 

Por mi experiencia profesional como abogada, la redacción de un testamento notarial siempre es positiva, y el proceso es muy sencillo. No tanto al que tienen que enfrentarse las familias cuando no se deja el testamento hecho. Voy a poner algunos ejemplos que pueden hacer cambiar a los más reticentes.


 

 render=”1″]


 

Imaginemos que yo soy una mujer divorciada, con hijos menores y propietaria del piso donde vivo con mis hijos, sin testamento redactado. El padre de mis hijos tiene una nueva pareja y por diferentes motivos mi relación con él es penosa. Como nunca sabemos lo que va a pasar, tengo mala suerte y fallezco en un accidente de tráfico.

Mis propiedades, entre ellas el piso donde vivía con mis hijos, pasarán a ser propiedad de mis niños, pero como son menores, será mi “ex” quien por ley administrará los bienes de los mismos, por no tener testamento y no haber decidido sobre este punto.

shutterstock_95861986

 

Pues bien, se podría dar el caso de que mi “ex” y su pareja se instalasen en la vivienda con los menores, por el bien de los mismos. Lo que seguramente me haría retorcerme en el mas allá. No porque ellos vivan allí, si no también porque hubiese preferido que ese piso se alquilase para pagar los estudios de los niños.

Si hubiese redactado testamento,  yo hubiese decidido qué hacer con mis propiedades y quién las administraría en nombre de mis hijos. Quizás mi madre, mi hermana o una amiga hubiesen sido más de mi confianza.

shutterstock_328915019

 

Otro caso que os pongo. Ahora soy un señor de 70 años , que no quiero ni oír hablar de testamento porque me da “yuyu”, y tengo hijos de mediana edad con mala relación entre ellos porque sus respectivas parejas no se pueden ni ver.

Haciendo testamento evitaré un futuro problema a mis hijos, pues se repartirán mis bienes como yo deseo, y les evitaré crear más conflicto entre ellos por el reparto.

shutterstock_284570258

 

También se tiene la idea equivocada de que aquel que no tiene propiedades no necesita hacer testamento. Todos tenemos enseres, muebles , tangibles o intangibles sobre los que podemos decidir , imaginemos un reloj , una joya, la revelación de algún secreto, nuestra voluntad de donar algún órgano, o simplemente la forma en que queremos “nuestra despedida” .

shutterstock_420352108

 

En definitiva, hacer testamento es siempre una buena decisión. Se puede cambiar tantas veces como se quiera, prevaleciendo siempre el último, y tendremos la tranquilidad, o la satisfacción en otra ocasiones, de saber que pasará con nuestras cosas cuando ya no estemos, además de tener la seguridad que nuestra voluntad se cumplirá.

Resalto dos cosas ciertas, que todos tarde o temprano “nos vamos”, y que si hemos hecho testamento, este se cumplirá.

Nos quedaremos con la tranquilidad de saber que nuestros bienes tendrán el destino que queremos y no el que decidan terceros con los que puede que no tengamos mucha afinidad.

Decídete, y redacta testamento.

 

Maribel Luna

Abogada en Hostelex Consulting

Facebook

Aún no hay ningún comentario

Responder

Tu email no se mostrará públicamente.

Puedes utilizar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

OK
Esta web emplea cookies para mejorar su navegación. Al seguir navegando, acepta su uso. Si desea conocer más sobre su uso, le invitamos a leer nuestra política de privacidad.