Sonia Peña

Si fuese un vestido sería rojo, largo, elegante y sexy. Así se ve cuando le pregunto cómo sería ella si fuese una pieza de sus colecciones. Yo añadiría; sencillo y sin estridencias.
El diseño y la confección los lleva en la sangre. Sus primeros recuerdos evocan la imagen de su madre cosiendo en la mesa del comedor. La misma donde ella y sus hermanas se sentaban cada día a almorzar. Es hija de padres separados, de la época en la que no se separaba nadie. Lejos de verlo como un problema siempre lo ha vivido como un ejemplo; el de sus padres. Una ex pareja que ha seguido manteniendo muy buena relación por el bien de sus hijas. Quizás por eso, cuando le tocó a ella vivir la separación del padre de su hijo cuidó, por todos los medios, mantener una cierta amistad con él. Tanto su propio padre como él trabajan actualmente para su firma: Sonia Peña.

1500 tiendas en 50 países de todo el mundo comercializan hoy por hoy sus modelos. Al igual que ya hiciese su madre con Olimara y la marca Zarpa se ha querido especializar en vestidos para momentos especiales; fiestas y ceremonia. Apuesta por lo romántico, lo femenino, lo que favorece a la mujer, lo elegante. La mujer busca sentirse especial en un día especial y ella se lo ofrece pero sin perder sus principios. No le importan los colores de tendencia de la temporada. No le importan los cortes de moda. Prioriza en sus modelos que resalte la mujer y su feminidad. 



Sus colecciones están basadas en mujeres y personajes con un carácter muy marcado; Jackie Kenedy, Mata Hari, las actrices del Holliwood de los 50, y más recientemente Scarlata O´Hara. Quiere que la mujer que luce sus diseños no sólo lleve un vestido, sino que adquiera fuerza y poder.

Quizás por todo ello Sonia Peña ha conseguido en menos de 10 años consolidarse como referencia en el mundo de la moda. Y aunque no hay frontera que se le resista sigue confeccionado en talleres de Málaga. Sólo en la sede central de la firma trabajan 150 personas. Esto sin contar personal de las tiendas y el empleo indirecto que genera. No falta a su cita anual en Gaudí, pero tampoco a su pasarela Larios.
Esta malagueña tiene todavía mucho que decir y a muchas mujeres que vestir.

YO-SOY-MUJER-SONIA-PEÑA-15

Quedamos con ella en las oficinas centrales. El taller es un hervidero de mujeres que cosen, cortan patrones, planchan y prueban a modelos en las que se da el último toque al patronaje. Mujeres normales, más delgadas, más gorditas; una mujer que podrías encontrarte en el supermercado, en la puerta del cole o en el portal de casa. Una mujer que podrías ser tú misma. “Ajusta ahí”. “Corta allá”. “Ese escote así no me gusta…” Sonia no se limita a la sesión de fotos y aprovecha para aportar su visión sobre lo que están probando.

YO-SOY-MUJER-SONIA-PEÑA-5

 

 

YO-SOY-MUJER-SONIA-PEÑA-9

Un par de hombres cortan las piezas de tela; rollos de distintos colores y tejidos que destacan en las paredes de la nave. Retales de ricos encajes y gasa decoran las mesas de forma desordenada. Vestidos de fiesta de llamativos colores cuelgan de cualquier sitio donde se pueda enganchar una percha.

 

Cuando nos probamos un vestido en una tienda no somos conscientes de todo el trabajo que hay detrás. Por un momento en su taller ese trabajo y esfuerzo se materializan ante mis ojos.

YO-SOY-MUJER-SONIA-PEÑA-41

 


  render=”2″]


Sonia, tu madre comenzó con Olimara con una tienda multimarca. Actualmente Olimara tiene sus modelos propios y vende en tiendas multimarcas. ¿Cómo surge lo de empezar a hacer vosotros vuestra propia ropa? ¿Cómo es aquel momento?

No te puedo decir cuál fue el momento porque yo desde que tengo uso de razón me veo entre máquinas y entre telas. El salón de la casa de mi madre era un tallercito. La mesa donde comíamos era la mesa donde se extendían los tejidos y se cortaba. Es algo que mis hermanas y yo hemos vivido desde siempre.

¿Siempre has tenido claro que querías trabajar en la empresa?

Desde siempre. Desde pequeñita iba a Barcelona con ella a comprar los tejidos. Te estoy hablando que podría tener diez años o once años. Aunque Sonia Peña como marca se crea en 2007, creo recordar.

¿Por qué ese momento?

Bueno, pues porque llevaba toda la vida aquí fabricando y quería hacer algo más especial, algo más mío, con lo que me sintiera más identificada. Y la verdad es que desde la primera colección fue un exitazo total.

 

YO-SOY-MUJER-SONIA-PEÑA-13

¿Cómo se lo tomaron tu madre y tus hermanas?

Todas súper contentas. Además somos una familia muy unida. Exceptuando la mayor todas trabajamos en la empresa. Y además como fue un éxito…

Tu padre trabaja en la empresa de comercial. ¿Cómo lleva que su hija sea su jefa?

Cuando creé Sonia Peña empezó a trabajar con nosotros. La empresa la comenzaron mis padres juntos, pero cuando se separaron cada uno siguió su camino. Mi padre tenía otro negocio pero le fue mal. En ese momento fue cuando saqué mi marca y le propuse contratarlo. Ellos se llevan muy bien. Así que incluso a mi madre le pareció buena idea.
Lo de asumir que soy su jefa para él hay veces que es complicado. Los hombres más mayores no llevan muy bien lo de tener una jefa joven, pues súmale además que sea su hija. Lo bueno es que me conoce y sabe cómo soy. De las puertas de aquí para fuera él es mi padre, de las puertas de aquí para dentro yo soy su jefa. Al principio era mucho más difícil. Ya lo ha asumido. Cuando tenemos alguna discrepancia laboral luego nos vamos juntos a comer y como si no hubiese pasado nada.

Tu padre, tu madre, tus hermanas…De alguna forma todos estáis en el mismo proyecto. Será difícil desconectar…

No. A partir de las tres de la tarde desconecto. Y lo que haya ocurrido aquí, aquí se queda. De siete a tres lo que quieras de trabajo. Después no. Creo que es una de las decisiones más acertadas que he tomado. Fue hace unos quince años un día que estábamos comiendo en casa de mi madre y el trabajo era el monotema. Y le dije: “mamá, a partir de las tres de la tarde no hablamos de trabajo”…Es que a la mente hay que dejarla descansar, sino te llevas los problemas a casa, y al día siguiente sigues con el mismo problema y no has solucionado nada.

¿Y lo habéis respetado?

Todos. Yo cuando salgo de aquí no hablo de trabajo. Nunca. El otro día cenando con unos amigos uno me sacó un tema de trabajo. Y lo corté y le dije que un viernes por la noche no hablaba de trabajo. Se quedó un poco sorprendido. Pero es que no quiero entrar en eso.
Supongo que para hacer eso tienes que tener un equipo fantástico y saber delegar.

Es que si no, es imposible. La gente me dice: “¿Pero cómo eres capaz de llevar todo esto y tener una vida?”… Porque tengo una vida muy normal… No tengo una vida, como veo en muchos empresarios, de estrés y de locura. Y es porque he delegado mucho. Siempre me he rodeado de un equipo estupendo, tengo gente buenísima que se ha volcado con la marca. Te puedo decir que tienen la misma ilusión que yo. Incluso muchas veces hasta más. En cada departamento hay una persona responsable y la verdad es que son todos unos fuera de serie. Para crecer hay que delegar.

YO-SOY-MUJER-SONIA-PEÑA-18
Hoy por hoy es lo más normal del mundo que los niños tengan padres divorciados pero hace treinta y tantos años no era tan normal.¿Cómo asumisteis vosotras el divorcio de vuestros padres?

Nosotras lo vivimos muy bien. No tuvimos ningún problema. También ellos nos lo hicieron fácil. Ellos siempre han tenido buena relación. De hecho, te puedo decir que en casa de mi madre en Nochebuena viene mi padre y su mujer a cenar y mis hermanos por parte de mi padre.

Muy europeo…

Nosotros no tuvimos ningún trauma, no había régimen de visitas, era una cosa natural. Y de hecho, yo soy separada y tengo la misma relación con el padre de mi hijo. No tengo nada firmado; él viene cuando quiere, no tenemos ningún tipo de problema. De hecho está trabajando aquí y su novia también. ¿Pero por qué hay que llevarse mal porque se haya uno separado?…

Volviendo a la marca, me da la sensación de que con Sonia Peña le quisiste dar un giro más juvenil a lo que entonces se vendía en Olimara.

Nosotros teníamos las tiendas de Olimara, teníamos multimarca y cosas que fabricábamos nosotros. A partir de vender sólo lo que nosotros confeccionábamos la marca dio un giro. De hecho ahora tiene una línea que se llama “Rose” que te diría que es más juvenil que Sonia Peña.



Supongo que también habrá marcado el cambio que se ha producido en la forma de vestir de las mujeres…

Claro, antes la gente se vestía de mayor. Tenían cincuenta años y se vestían con el típico traje de chaqueta, la falda por debajo de la rodilla.. y hoy en día nadie se quiere ver mayor. Es que yo tengo cuarenta y tres y me siento muy joven. Así que una mujer de cincuenta se puede vestir como una de treinta, no hay tanto cambio como había antes, la mentalidad ha cambiado mucho a nivel de moda, muchísimo.

Sonia, cuando diseñas, supongo que no piensas en una mujer en concreto…

Siempre diseño algo que yo me pondría. -Quitando la línea de madrina, que ahí evidentemente no me siento identificada-. Es que si no, cuesta mucho trabajo diseñar algo que tú no te pondrías. De hecho, cuando muchas veces diseño algo que no me pondría, empiezo a darle vueltas y al final termino cambiándolo. Siempre intento que mis diseños sean muy femeninos, elegantes, pero a la vez que tengan un punto sexy… Hay que seducir.

YO-SOY-MUJER-SONIA-PEÑA-22

 

En tus últimas colecciones estás volviendo la vista atrás, a las épocas más doradas de la moda femenina.¿Por qué esa vuelta atrás?

Porque se está perdiendo la elegancia. Un año me inspiré en Audrey Hepburn, en su papel de “Desayuno con Diamantes”. Fue además un éxito porque quedó una colección super elegante, femenina y con su punto chic. Desde hace unos años nos estamos inspirando en iconos de la moda. No podemos permitir que se pierda la elegancia. Muchas veces veo escaparates y me horroriza ver cosas que no tienen forma, que no favorecen… Y es verdad que la moda está marcada por tendencias, pero es que además de ir a la moda te tiene que favorecer. Yo nunca hago, por ejemplo, un corte que haga gorda. ¡Jamás! “Es que es moda”, me da igual. Cuadros; nunca llevo cuadros en mis colecciones. Los cuadros para los manteles. Y con los colores me pasa igual. Se puede llevar mucho el naranja, pero no lo vas a ver en ninguno de mis diseños. Yo hago cosas que me gustan. Evidentemente, te vas inspirando en las líneas, lo que se lleva, las tendencias, pero siempre algo que me guste. Yo soy incapaz de hacer algo que no me guste aunque sea tendencia y esté de moda.

Mi película favorita es “Lo que el viento se llevó”. Así que este año me he inspirado en Scarllet O’Hara. “Scarllet”se llama la colección.

¿Crees que al vestir como ella o como Jackie Kennedy en cierto modo incluso adoptamos otra actitud?

1160009Yo creo que sí, porque te estás comprando un vestido de una colección inspirada en algo, tiene una historia. No sé, a mí me gusta. Incluso el catálogo, el maquillaje de las modelos, los complementos, los desfiles…todo evoca el momento de esa época que recreamos en la colección. Todo te envuelve…Yo siempre lo digo, la moda de los cincuenta-sesenta le da veinte vueltas a la moda actual. Por eso me inspiro en ella. Siempre, por supuesto, sin perder de vista el momento en el que estamos. No puedo hacer un vestido como los de Scarllet O’Hara porque nadie se lo compraría. Pero sí que tiene el toque, y le ves los cordones en la espalda y le ves los volúmenes en la falda, tienen los escotes barca…

 


  render=”2″]


 

¿Por qué siempre presentas tus colecciones en Gaudí en Barcelona?

Porque en España es la pasarela más importante de novias, de fiesta y la más internacional. No hay otra tampoco de novias que merezca la pena.

¿ Cuándo te vas a atrever con los vestidos de novia?

No me animo. Nos lo han pedido muchas veces. Yo siempre digo que zapatero a tu zapato. No es igual hacer un vestido de fiesta que un vestido de novia, indudablemente, tienes que tener unos talleres cualificados. Los vestidos de novia se hacen uno a uno y con modificaciones y con cambios. Es una venta completamente diferente al vestido de fiesta. Además, si es que no tenemos tiempo, es que estamos hasta arriba y estamos desbordados con lo que tenemos ahora en el mercado internacional con mil quinientos puntos de venta. No es lo mismo que cuando sólo vendíamos en España.

 

1160020

¿Diseñas todo tú sola?

No. Ahora mismo somos tres personas diseñando, hasta hace nada éramos dos. Pero sacamos dos colecciones al año con unos ciento sesenta vestidos. Con este volumen de trabajo hemos metido a otra chica en diseño que, por cierto, es muy buena.
Sonia hay muchas empresas que se dedican a la confección y producen en otros países para reducir costes. ¿Por qué no te has ido y te has quedado con los talleres de Málaga?

Bueno, primero porque la calidad que tenemos aquí no la puedes encontrar en ningún sitio, es imposible. Segundo, porque aquí además revisas el producto con tu personal fijo, gente cualificada que lleva muchísimos años haciendo esto. No es lo mismo hacer otro tipo de ropa que nuestros vestidos que son súper artesanales. Tú le das la vuelta a un vestido nuestro y por dentro hay forros, entre telas, cascos, ballenas. Ese tipo de confección no se hace fuera. Ese tipo de confección o la haces aquí o no la haces ¿Qué hace mucha gente? Bueno, fabrica allí pero luego la calidad que tú ves en el producto no es la misma.Te hablo por ejemplo de firmas importantes de novia, de muy importantes, las más conocidas, que tú ves la fotografía y dices “qué maravilla” y luego vas a la tienda y no tiene absolutamente nada que ver el vestido que estás viendo en la foto con el vestido que tú te estás probando. Incluso ahora está todo el mundo volviendo a fabricar aquí, porque con el cambio del dólar al euro, que ya se ha equiparado mucho, ya no conviene tanto fabricar fuera de España. Pero ahora se encuentran que es complicado. Ya no hay la cantidad de talleres que había antes, pero bueno, nosotros tenemos unos talleres fijos y la verdad es que nos responden.En nuestro taller hacemos es las muestras, los muestrarios y demás, luego las grandes producciones las hacemos en talleres de aquí, de Málaga, que trabajan en exclusividad con nosotros.

 

YO-SOY-MUJER-SONIA-PEÑA-47
¿Cómo es ahora mismo la relación entre los diseñadores de Málaga? O sea, ¿Hay una unión? ¿Hay un contacto entre vosotros? ¿Cada uno va a lo suyo?…

Pues depende. Hay diseñadores con los que me llevo súper bien y tenemos buena relación y otros con los que no tanto, como todo. Hay veces que la gente es legal y va de frente y hay buenas relaciones y hay veces que te intentan copiar, que intentan utilizar un tejido que tú has utilizado o que se meten en un taller tuyo e intentan quitártelo. Supongo que como en todos los negocios. Pero bueno, normalmente es buena y sobre todo es más buena con los diseñadores de alta costura. De hecho, coincidimos la mayoría en la Pasarela Larios. En Málaga se está fabricando muchísimo. Me atrevo a decirte que la mayor producción de vestidos de fiesta y ceremonia del país se hacen en la provincia, porque hay varias firmas importantes aquí, nosotros fuimos los primeros, fuimos los pioneros, pero a raíz de ahí han salido varias firmas.

¿Quién te hizo tu vestido de novia?

(Se ríe) No me he casado nunca. Y me lo han pedido varias veces, pero es que nunca me ha llamado la atención lo de casarme, yo creo que es por deformación profesional. Estoy tan metida en este mundo de ferias de novias, de ver vestidos de novia, de ver desfiles… Creo que por eso lo de casarme me da mucha pereza. Cada vez que una amiga prepara una boda me parece un lío…Si alguien me pide que me case con él que organice él la boda.(Bromea)

¿Crees en el amor para toda la vida después de tu experiencia?

Sí. No podemos dejar de creer por las malas experiencias, pero bueno, de todas formas yo no he tenido tampoco ninguna mala experiencia. He tenido varias parejas y la verdad es que con todas me llevo súper bien a día de hoy, tengo una muy bonita relación con todos. No tengo pareja desde hace un año y medio, pero creo en el amor y soy una romántica.

Con diseñadoras y empresarias así es fácil de entender que Málaga esté de moda.

 

IMG_2151

Fotografía: Lorenzo Carnero

 

Sonia Peña

Diseñadora y empresaria en Sonia Peña

Twitter     Facebook      YouTube

4 comentarios
  1. Sonia, es un placer el leer tu artículo, ya que con personas como tú, emprendedoras hacer crecer a este país que tanto necesita empresarios que generen puestos de trabajos.

    Desde la firma Creasur, mi felicitación.

Responder

Tu email no se mostrará públicamente.

Puedes utilizar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

OK
Esta web emplea cookies para mejorar su navegación. Al seguir navegando, acepta su uso. Si desea conocer más sobre su uso, le invitamos a leer nuestra política de privacidad.