Se vende leche materna. Razón: Internet

Si pensabais que lo habíais visto todo en cuanto a tendencias de compra-venta en el mercado, el siguiente reportaje nos demostrará que nunca nos acostaremos sin aprender algo nuevo. Y es que lo último a la hora de comprar por Internet es la leche humana. De hecho, las astronómicas cantidades de dinero que se mueven a su alrededor, han hecho que muchos ya la hayan bautizado como el nuevo oro líquido de la Red. Un mercado negro al margen de la regulación basado, en el mejor de los casos, en falsas creencias nutricionales.

“Tengo 25 años y me llamo Carla. Acabo de ser madre y tengo mucha leche cremosa congelada dispuesta para quien quiera comprarla. Soy vegetariana, hago deporte a diario, no fumo ni bebo”. Lo que en un principio puede parecernos una macabra broma, se ha convertido en una auténtica realidad que, por increíble que parezca, gana adeptos por momentos. Se trata del mercado nacido en Estados Unidos y Canadá en torno a la lecha materna, un producto que, hasta el momento, parecía estar relegado únicamente a la alimentación de los bebés.

Bancos de leche materna

shutterstock_406058164Hablar de las innumerables propiedades que posee la leche materna en comparación con otros tipos de leches comercializadas en el mercado, es hacerlo de una obviedad que hoy nadie desconoce. Los beneficios de los que disfrutan los bebés que son amamantados no son sólo ampliamente conocidos, sino que cada vez son más las bondades que este alimento puede aportar a la salud.

Adopciones, operaciones mamarias, infecciones… son sólo algunos de los variados motivos por los que algunas madres no pueden dar el pecho a sus hijos. ¿Tienen que renunciar los pequeños en esos casos a disfrutar de los nutrientes que contiene la leche materna? En absoluto. Para ello, desde hace años, Estados Unidos y Canadá cuentan con una importante red de bancos humanos de leche que basan su funcionamiento en las donaciones de aquellas madres que, tras dar a luz, producen más leche de la que su bebé consume y necesita. Estos bancos están ubicados en los hospitales y son sometidos a exhaustivos análisis por la Food and Drug Administration (FDA). La leche de las donantes se recoge en botes especialmente indicados para ello y se procesa, a continuación, en condiciones de alta seguridad. Una vez realizado este minucioso proceso, los botes se envasan herméticamente y se venden a un precio muy económico para que así todas las madres tengan oportunidad de comprarlos.

 

shutterstock_363301124Un mercado paralelo

El verdadero problema no es la existencia de los bancos humanos de leche que sirven para suministrar leche materna a aquellas madres que no disponen de ella para amamantar a sus hijos, sino la aparición de un mercado clandestino a su alrededor, ya que lo que a priori parecía una noble causa se ha ido degenerando en auténticos clasificados por palabras. De hecho, y como si se tratara de un producto más de consumo, existe un sinfín de páginas web que se han convertido verdaderos mercados donde el producto estrella es la leche materna humana. Las páginas funcionan como cualquier otro foro de anuncios. El procedimiento que se sigue es sencillo: las donantes se exponen en anuncios ofreciendo leche de la mejor de las calidades para sus potenciales interesados. “Envío del material en el mismo día”, “chica sana” o “material de primera” son sólo algunas de las expresiones que se repiten por estos foros de venta, que están causando auténtica sensación. La persona interesada se pone en contacto con ella y tras algunas preguntas de la parte interesada, tiene lugar la transacción.

¿Qué cifras rodean este negocio? A pesar de que no se puede hablar de precios cerrados al depender mucho este hecho tanto de las características de la madre donante, como del tipo de leche comercializada y de la cantidad comprada, en términos generales, unos 100 mililitros de leche alcanzarían un precio cercano a los 20 euros, cantidad que, a priori podría resultar incluso insignificante. No obstante, si calculásemos realmente lo que cuesta alimentar a un bebé durante un mes de vida en la etapa de su desarrollo, la cifra se acercaría a los 2000 euros. ¿Merece entonces realmente la pena? Para las madres donantes desde luego que sí. ¿Gastos de producción? Cero. Las mujeres que acaban de ser madres producen, de manera constante, leche de forma natural cuya extracción es fácil e indolora. Este hecho ha propiciado que se haya creado un interesante mercado en torno a la leche materna. Un mercado que ya ha empezado a interesar, incluso, a algunos supermercados, que han empezado a plantearse la rentabilidad de zambullirse en un nicho económico de tales características.

¿Qué puede hacer a una persona sentir atracción por tomar leche humana? ¿Motivos nutricionales? ¿Fetichismo? ¿Se vende realmente en estos espacios leche en buenas condiciones sanitarias e higiénicas?

shutterstock_157338554Analizando los distintos espacios dedicados a la venta de leche materna, resulta que en los anuncios clasificados, una de las secciones más activa es la de ventas a hombres, es decir, los varones constituyen un sector muy interesado en consumir el producto. Además, leyendo con atención los mensajes con los que las mujeres registradas ofrecen su producto, vemos cómo la mayoría intenta dejar claro que llevan un estilo de vida sano, siguen una dieta vegana o apuestan por la medicina natural. Nunca mejor dicho: blanco y en botella. Buena parte de los varones interesados en consumir leche materna son culturistas obsesionados por aportar una gran cantidad de nutrientes a su dieta y que ven en este tipo de leche la panacea.

¿Es realmente bueno para los adultos consumir leche materna?

Algunos médicos lo tienen claro. La leche humana es muy buena para el crecimiento y la buena salud de los bebés, “pero realmente no existen estudios que ponga de manifiesto que este tipo de leche pueda resultar beneficiosa para otros usos y otros consumidores”.

Con relación las condiciones higiénicas y sanitarias bajo las que se produce la venta de leche humana, algunos expertos parecen tener una opinión más que formada al respecto. Comprar leche materna por internet constituye una práctica que preocupa a los médicos por las enfermedades que se puedan transmitir. De hecho, según un estudio elaborado hace algunos años por un Hospital en Ohio (EEUU), tras analizar más de cien muestras de leche materna compradas en varios portales Internet, los resultados no fueron en absoluto tranquilizadores. Más del 70% de las muestras contaban con bacterias o gérmenes en cantidades anormales y un 3% estaban contaminadas con gérmenes tan peligrosos como la salmonella. Por ello, la compra de leche materna por internet, tanto si es adquirida por madres para dar de comer a sus bebés como es lo es por otro tipo de personas, más que beneficios lo que puede acarrear son innumerables perjuicios para la salud humana, a pesar de que muchos se empeñen en otorgarle propiedades beneficiosas, incluso para curar ciertas enfermedades como el cáncer.

¿Sabíais que…? La existencia de mujeres que por excedente de leche materna tras ser madres fuesen requeridas por otras que por cualquier motivo no pudiera amamantar a sus hijos no es, en absoluto, algo novedoso. Así, la Historia recoge en sus páginas la existencia de las llamadas amas de cría o nodrizas, figuras nacidas durante la Prehistoria y que se mantuvieron en escena hasta el siglo XIX.

 

shutterstock_274518782

 

Por otro lado, ¿hasta qué punto sabemos si lo que se está adquiriendo es leche materna realmente? De hecho, algunas investigaciones realizadas sobre la cuestión han puesto al descubierto cómo un buen número de vendedoras cortan la leche que se extraen de sus pechos con leche de vaca, algo que puede ser realmente peligroso para la salud del bebé.

 

Rocío Alcántara

Redactora en Yo Soy Mujer

Aún no hay ningún comentario

Responder

Tu email no se mostrará públicamente.

Puedes utilizar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

OK
Esta web emplea cookies para mejorar su navegación. Al seguir navegando, acepta su uso. Si desea conocer más sobre su uso, le invitamos a leer nuestra política de privacidad.