María Villar

Me siento ante el ordenador y pienso en qué podría decir yo de María Villar. Cómo puedo encerrar en palabras tanta sensación de libertad, tanta pasión por la vida. Nos conocimos en el mismo sitio donde le hago la entrevista: Trocadero Arena. Nos presentó una amiga común en una tarde de sobremesa soleada en la que coincidimos por casualidad. Aún recuerdo lo que nos hizo reír contándonos sus aventuras de un viaje a Bután. Y es que María es de esas personas aventureras que hacen de cada momento, por insignificante que parezca, una experiencia. María es divertida. Lo es por cómo ve y vive la vida. Y me da la sensación de que detrás de ese sentido del humor, de ese vivir que muchos puedan pensar alocado, hay una persona con una gran vida interior. 

Tiene el cuerpo marcado por más de 20 tatuajes. La mayoría de ellos, recuerdos de sus viajes. Es el toque “macarra”, rebelde, de la “niña bien” que un día decidió vivir como quería. 

 

yo-soy-mujer-maria-villar-8

 

Creo que a través de esta entrevista nos asomamos un poquito a su alma, la de una mujer generosa, que busca, que encuentra, que hace de la vida un ejercicio de agradecimiento por ser, por existir, por tener la oportunidad de estar aquí sin desperdiciar lo que supone. Ha hecho de su destino lo que a muchos les gustaría y no se atreven. Ha trabajado en puestos de dirección hotelera, organizando galas para la Global Gift Gala, se ha codeado con celebrities, ha vendido botas en el mercadillo y ha convivido con etnias recónditas de Indonesia. Y todo eso, en cada una de esas facetas se ha construido y reconstruido María.

20160824_112653

 

Ahora tras escribir las líneas de su vida en muchos viajes internos y a lo largo y ancho del atlas lanza un nuevo proyecto de la mano de la agencia Cris&Kim. Se trata de ‘Be Woman, Be Travel’, un programa de viajes dirigido únicamente a mujeres. Y es que a ninguna se nos escapa que con la edad se complica el encontrar personas con nuestras mismas inquietudes y con ganas de conocer nuevos destinos. Hay quien se atreve y viaja sola, como ha hecho en algunos momentos de su vida María, pero también hay quien renuncia por no encontrar a la persona o personas correctas para ello. ‘Be Woman, Be Travel’ quiere dar respuesta a esas mujeres. Así presenta la agencia María: 

“MUJER independiente, intrépida, exultante, divertida, espontánea……, dispuesta a emprender una aventura y a convertirse en icono de una nueva generación de viajes para mujeres. Así es la MUJER que buscamos, una MUJER con ganas de descubrir el Mundo y con ganas de que el MUNDO sea descubierto desde los ojos de una MUJER!!. 

Desconecta de tu día a día y vive una experiencia única e irrepetible (aventuras, cultura, compras, espectáculos, diversión….). ESTAMOS AQUÍ para ayudarte!!. Son muchas las razones que pueden motivarte a hacer un viaje con otras mujeres: por diversión, por falta de compañía, para conocer gente nueva, por estar harta de viajar con parejas “quejosas”….!!. Planificamos un viaje hecho a medida según las necesidades y tendencias femeninas y lo organizamos todo para ayudarte a emprender JUNTAS un viaje con ESPÍRITU FEMENINO lleno de momentos de complicidad y diversión. 

Nosotros planificamos tu viaje, experiencias personalizadas para que viajes con otras mujeres y que sólo tengas que preocuparte de disfrutar. No te quedes con las ganas!!.”

No he cambiado ni una coma.

 



 

Todas hemos necesitado alguna vez escapar para encontrarnos, distinto es que lo hayamos hecho. Tomar distancia de la cotidianidad y la rutina nos hace ver las cosas de otro modo. 

Si os parece bien, comenzamos este viaje por la vida de María.

Tras intentar cuadrar nuestras agendas para quedar, la siguiente pregunta es dónde. Trocadero Arena nos encanta a las dos. Su decoración, el lugar en el que está, el ambiente que se crea, te hace desconectar del mundo. Es como visitar un destino lejano sin coger el avión. Brilla el sol y hace mucho calor. Cualquiera diría que sólo un día antes el temporal de lluvia en la Costa del Sol había sido portada de periódicos y había abierto los informativos nacionales. 

yo-soy-mujer-maria-villar-5

 

María es de La Coruña, pero tras su paso por Madrid aprovechó una oportunidad laboral que la traía hasta Marbella. Ese fue el vehículo para llegar, pero los motivos para quedarse fueron otros. 

¿Por qué te vienes a Málaga?

Me vine hace justo cinco años; en octubre de 2011. Yo trabajaba para Meliá Hoteles en Madrid. Llevaba tres años con ellos y surgió la posibilidad de un traslado a Marbella, a el hotel Gran Meliá Don Pepe porque la figura de dirección comercial les falló y estaba vacante. A mí era una plaza que me interesaba y me vine a Marbella por ese motivo.

¿Por qué Marbella? ¿Qué fue lo que te tentó?

Tenía una amiga holandesa que sus padres se vinieron a vivir a Málaga cuando ella era pequeña. La conocí en Madrid y me invitó a la feria y empecé a venir, te estoy hablando de cuando yo tenía quince o dieciséis años. Desde entonces me decía que terminaría viviendo en la Costa del Sol. Cuando quedó vacante la plaza en Marbella ya llevaba diecisiete años viviendo en Madrid, y Madrid tiene un tiempo para disfrutarlo y mi tiempo se estaba acabando. Estaba empezando a sentir que ya no me aportaba nada. La plaza reunía muchas cosas. Para mi profesión –que es el turismo– Marbella es uno de los puntos fuertes de la hotelería y mi puesto también me daba la posibilidad de ocupar una posición profesional muy fuerte. Así que no lo dudé.

 ¿Y llegas a Marbella y qué te encuentras…?

Llego a Marbella y me encuentro con una vida nueva en un sitio donde no conozco a nadie, un sitio que me proporciona una forma de vivir muy distinta a la que yo había tenido en Madrid, una forma de vivir que yo no había experimentado hasta ese momento. En Madrid era una vorágine de trabajo, entras a trabajar, sales, te vas a tu casa. Así un día tras otro. Es una ciudad mucho más complicada y dura para tener relaciones personales, para socializar, ver a tus amigos entre semana o de diario es imposible. Cuando llegué a Marbella noté que me podía brindar empezar a vivir de una forma diferente, por el clima, que es lo que dice todo el mundo, es un tópico, pero es que es cierto. El clima te hace vivir de una manera muy distinta. Entonces empecé a vivir mucho más el día de lo que lo vivía en Madrid. Empecé a vivir un poco más tranquila, un poco más relajada, sin tanta prisa.  Madrid te impregna estrés aunque tú no eres consciente. Cuando lo pierdes  te das cuenta de cómo vivías allí. Entonces, empecé a levantarme y a ir sin prisa, y aprendí que aunque sigas teniendo un nivel de estrés en el trabajo y de presión fuerte, lo puedes hacer de una manera más relajada si el sitio donde vives te lo permite. Y Marbella es lo que me brindó. Los primeros años, lo que más valoré fue la calidad de vida. El levantarme despacio, ir a trabajar sin en el atasco, sin la gente pitando, sin empujones en el metro, y viendo el mar.



 

Y en ese momento de desaceleración que vives, ¿no echas de menos el barullo de Madrid?

No eché nada de menos, más que a mis amigos, llevaba diecisiete años en Madrid y tenía un grupo de amigos muy sólido. En Marbella empiezas de cero, a una edad además en la que todo el mundo tiene un poco su vida hecha. Marbella es una plaza muy complicada, es un sitio muy difícil. Me metí de cabeza en el trabajo, me apasionaba, en todos los hoteles en los que he trabajado  he sentido que eran como que si fuesen míos, como si fuesen los hoteles de mi familia. Era un trabajo que me llenaba mucho. Y es cierto que estando en Marbella estás a tiro de piedra de todos los sitios. Cuando tenía la necesidad de irme a ver a mis amigos, cogía el ave y en dos horas estaba en Madrid. Voy muy a menudo a Madrid a verles y eso ayuda a no echarles tanto de menos.

yo-soy-mujer-maria-villar-11

 

¿Por qué dices que es una plaza complicada Marbella? ¿Por el invierno?

El invierno no, fíjate, a mí cuando empieza a llegar el invierno me encanta, de hecho es de las épocas de Marbella que más me gustan. No cuando tenemos estos días de lluvias que hemos tenido ahora, pero me encanta. Es una plaza dura porque es una ciudad donde me ha costado encontrar gente que a mí me guste. Me ha costado encontrar gente auténtica de verdad, gente en la que confiar, gente que pueda sentir que la tengo cerca. Gente que no están por el interés, que no están por quién eres en ese momento, por lo que les puedes aportar. Me costó encontrar gente a la que meter en mi vida de manera más cercana. Me costó bastante tiempo, de hecho, hoy en día después de cinco años tengo seis, siete personas aquí en Marbella a las que considero amigos.

¿Por qué se termina tu etapa en el hotel Gran Meliá Don Pepe?

Estuve dos años justos. La verdad es que fue un proceso muy bonito, llegué en un momento en el que el hotel estaba viviendo un momento dulce, la verdad.  Me propuse unos objetivos que para mí eran muy complicados, porque básicamente no había venido a Marbella en mi vida. Para conseguirlos era importante tener relaciones en Marbella, conocer gente, y yo eso no lo tenía. Entonces fue muy difícil pero muy bonito, porque conseguí en dos años lo que se me propuso en su día. Para mí fue un reto personal. El último año tuvimos una serie de desacuerdos, de puntos de vista diferentes la dirección y yo. Y bueno, entramos en un bucle en el que resultaba un poco perjudicial nuestra relación y de enfocar ciertos aspectos del hotel. Y decidimos que era mejor terminar el contrato.

¿Y no te vuelves a La Coruña, te quedas aquí?

Sí, me quedo aquí porque justitito después de terminar en el hotel me surge la posibilidad de incorporarme a un proyecto muy bonito, a un proyecto solidario, a la fundación de María Bravo, la Global Gift Foundation

Desde que  entré en el hotel uno de los objetivos que se me había marcado era captar  eventos sociales, galas solidarias, volver a traer al Don Pepe la vida social de Marbella.

Empezamos a captar un montón de galas solidarias que habíamos perdido y entre ellas, captamos la primera edición de la Gobal Gift Gala de De María Bravo y Eva Longoria. El año que yo me marché se iba a celebrar la tercera edición. Quince días después de marcharme María llamó al hotel preguntando por mí para poner en marcha la nueva edición. Cuando le dijeron que ya no trabajaba allí me llamó al móvil. Me propuso incorporarme con ellas al equipo porque en ese momento estaban creciendo. Paralelamente a la gala que hacían en Marbella organizaban siete galas solidarias en diferentes ciudades del mundo y estaban buscando una persona que tuviese contactos con empresas de diferentes países para intentar reforzar la captación de patrocinios para todas las galas. Me brindaba una oportunidad súper bonita de incorporarme a un proyecto precioso, con una connotación solidaria  y aparte, incorporarme a un equipo que organizaba unas galas de un nivel altísimo, con la posibilidad de contactar con gente muy importante. Es que ni lo dudé, le dije que sí.

yo-soy-mujer-maria-villar-14

 

¿Y cómo fue aquella experiencia?

Muy bonita, muy bonita, Además nada más empezar planificamos una gala en Los Ángeles y una en México, porque para aquel entonces Eva Longoria ya tenía una relación con Pepe Bastón, el que hoy es su marido. Él es una persona muy influyente en México, entonces hacíamos una gala en México muy fuerte. Teníamos que desplazarnos a Los Ángeles, tres meses, para estar organizando desde allí las galas junto con el equipo de Estados Unidos. Me entró así como de sopetón todo esto, era algo inesperado y lo vi una oportunidad preciosa. Nos instalamos en casa de Eva. Trabajamos con el equipo de Estados Unidos que tenían una forma diferente de trabajar, muchísimo más dinámica. Nos convertimos todos en una gran familia y organizamos unas galas maravillosas. Luego, volvimos a Marbella e hicimos las galas por Europa.

¿Qué tipo de personas te encuentras en ese mundo? Porque supongo que igual que cuando llegas a Marbella habrá de todo, ¿no?

Te encuentras de todo. Te encuentras gente solidaria de verdad. Te encuentras gente de un poder adquisitivo altísimo, obvio, estamos hablando de unas galas con el precio del cubierto y unas subastas donde se arranca con un precio muy elevado. Hay gente que de verdad participa en la gala porque lo siente, y porque es una manera de aportar y otros que lo usan para figurar y darse a conocer.



 

Fue una experiencia muy enriquecedora porque realmente ayudamos a causas muy bonitas, en cada país siempre se ayudaba a una fundación local con un objetivo muy concreto,  sobre todo enfocado a los niños y a las mujeres, porque íbamos paralelamente actuando con los mismos objetivos que tiene la fundación en Estados Unidos. Eva ayuda sobre todo a mujeres necesitadas,  mujeres que vienen de familias marginales, del maltrato de sus parejas, mujeres abandonadas, mujeres sin recursos, entonces ella lo que intenta es darles pequeños micro créditos, para que puedan tener una oportunidad para empezar un negocio y poder tener así una oportunidad en la vida para desarrollarse, igualmente ayuda a niños con enfermedades, sobre todo mentales. Ella esto lo vivió con su hermana en  casa. Y eso le hizo prometerse que cuando fuese mayor haría algo por estos niños, y mira dónde ha llegado. Así que lo importante no era la intención con la que iba la gente a las galas sino que se recaudaba mucho dinero y se ayudaba a muchas personas.

¿Por qué se acaba esa etapa?

Después de un año María me comentó que había estado hablando con su asesoría fiscal y que le habían dicho, que la fundación tenía una situación un poquito complicada, que tenían que recortar gastos y bueno, yo había sido la última persona en incorporarme. María me propuso trabajar de otra forma, trabajar desde casa. Le dije que no, que le agradecía enormemente la oportunidad porque había sido un año maravilloso.

Y de nuevo te encuentras en Marbella con un mundo de posibilidades…

Efectivamente. Entonces es cuando me planteo hacer realidad un pequeño sueño que tenía, me dije o lo hago ahora o ya no lo hago. Soy una gran amante de los zapatos, me encantan y tenía metido en la cabeza que en algún momento de mi vida tenía que hacer algo con respecto al mundo del calzado, entonces se me ocurrió la locura de crear mi propia marca de botas, sin tener ni idea de esto. Cogí mi ordenador y empecé a bajar fotos de Internet de botas que me gustaban.  Y me planté un día, con mi ordenador, en Elda. Quedé con varios fabricantes que había encontrado en Google. Me recibieron en Sacha London, que tiene la base en Elda. Yo alucinada de que me recibiera el director de Sacha London y en ese momento pensé: “Me quiero morir. ¿Qué hago yo aquí?”

Pensaste que se te había ido de las manos…

Me arreglé como si fuese a la boda de la hija de la Preysler, con mi Airbook debajo del brazo, “la tonta de Marbella que viene que se cree que entiende del mundo del calzado”. Pues cuando le empiezo a contar el proyecto, le encantó. La idea era hacer una bota de fondo de armario, una bota muy clásica entre campera y motera que luego tú pudieras customizar. Iba a hacer una serie de adornos, una serie de complementos con pinchos, tachuelas, con cadenas, plumas  y se podían customizar en función de tu estilo y  forma de ser. Me dijo que iba a trabajar en un prototipo y que en unas semanas me lo mandaba. Me había quedado encantada pero tenía cita en otra fábrica y fui. Y me encuentro con la antítesis total, una fábrica familiar, pequeña, cuando vi el muestrario de zapatos era todo lo contrario a lo que yo quería hacer. El director comercial me recibió, no sabes qué amabilidad, no sabes cómo me entendió. Me llevó a las distintas fábricas de sus proveedores para que yo eligiese cada elemento de las botas, desde la piel, al tacón pasando por la horma.

¿Y te convenció?

Me encantó lo que hizo pero no tenía mucha fe en que el montaje final de la bota fuese estilosa como yo quería, porque había visto el muestrario que ellos tenían. Quedó en trabajar en el prototipo y mandármelo. Así que me volví a Marbella y las semanas de espera se volvieron eternas.

Y de repente un día, me llega una caja de Sacha London. Cuando abro la caja es que no habían entendido nada de lo que yo les había explicado. Y la sorpresa fue cuando llegaron las otras; me entendió perfectamente. Alex, que hoy en día es un gran amigo mío, me entendió perfectamente. Y de hecho, el prototipo que me mandaron lo modificamos muy poquito.

yo-soy-mujer-maria-villar-17

 

¿De dónde conseguiste financiación para sacar ese proyecto adelante? 

Hice una inversión aproximada de unos cuarenta mil euros, porque hice una tirada fuerte de botas, la web, el diseño de logo, registré la marca y en los adornos me gaste muchísimo dinero. El sesenta por ciento de la inversión lo conseguí a través de la capitalización del paro porque yo nunca había estado en el paro. Entonces justo cumplía los requisitos por muy poquito. El resto lo puse de lo que tenía ahorrado.

Bueno, y tienes las botas y empiezas  a vender a través de la web ¿no?

Empecé con la web pero no vendí mucho la verdad porque  tampoco le puse mucho énfasis. La necesitaba porque necesitaba tener un escaparate y, al no tener tienda física necesitaba tener algo. Pero, empecé a ver un filón en los mercadillos, algo que yo no me hubiese imaginado en mi vida que hubiese hecho. Me empezaron a hablar del mercadillo que ponían en el Muelle Uno en Málaga. Yo pensé: “Madre mía, me voy de mercadillo”. De hecho, la primera vez que probé fue aquí en el mercadillo de Volubilis. Fui con mis adornitos y vendí, y me di cuenta que a la gente le gustaba. Entonces decidí probar en Málaga y me compré un carro de esos para llevar las cajas. Si tú me ves la noche anterior del mercadillo preparando el carro en mi casa…. Me sentía rarísima; montando el carro, las cajas, todo lo que tenía que llevar, las bolsas, el TPV. Mi padre había fallecido y tenía una  foto suya en la pared y sentía como me miraba. Tuve que llamar a mi hermana y decirle: “Tía, Carol, estoy montando un carro para irme mañana a un mercadillo y es que me siento tan rara”. Es que pensé que es algo que no haría en mi vida, irme de mercadillo.



 

 ¿Te imaginaste que tú padre te decía algo?

Me imaginaba que mi padre me estaba  diciendo: “Después de la educación que yo te he pagado, los master que te he pagado, de haber trabajado de directora comercial de un gran hotel de lujo, ¿ahora te vas a un mercadillo a vender con cuarenta cajas?”. Me sentí rarísima, Ana. Pero mi hermana me dijo que si me hacía feliz que lo hiciese.

Me fui, monte mi puestito ideal y facturé 1800 euros en seis horas. Casi lo que ganaba en el Don Pepe en un mes de directora comercial ¿Qué te parece?

O sea, que aquella fue la señal de que ibas por el camino correcto…

No sé si fue la suerte del principiante. Es verdad que aquel día había crucero y las extranjeras compraron mucho. Así que seguí de mercadillos los fines de semana. Todo lo que recaudaba de las ventas de las botas lo dejaba aparte, pagaba los impuestos y con lo que sobraba me iba de viaje. Me iba haciendo un viaje cada dos meses, hacía dos meses buenos de ventas y cuando tenía un remanente invertía en un viaje. Estos tres últimos años he viajado mucho, antes lo había hecho por trabajo pero no viajes largos. Es de las grandes pasiones de mi vida. Me di cuenta de que ese era el momento, que me lo podía permitir, no estaba atada a unos horarios, no estaba atada a una empresa, estaba recuperando el dinero que había invertido con las botas. Yo había vivido en Tailandia entre el 2004 y 2005 en Bangkok. Me fui de allí con el corazón encogido, porque me enamoré de esa gente. Nunca olvidaré que vinieron todos al aeropuerto a despedirme con pancartas y regalos. Para muchos suponía un verdadero esfuerzo y les prometí que volvería. Como las promesas se cumplen, habían pasado justo diez años y decidí que el primer viaje que quería hacer era volver a Tailandia. Estuve unos días allí y después me recorrí Vietnam sola. El Vietnam más desconocido, menos turístico.

María hay que ser muy valiente para hacer un viaje así sola…

Mira es difícil encontrar gente, primero por tiempo porque no todo mundo puede disponer de un mes para hacer un viaje. Segundo factor, el dinero, no todo el mundo puede apartar X cantidad de dinero para hacerse un viaje. Y tercero, la manera que me gusta de viajar a mí, que no es fácil. Desde hace doce años cada año me hago un viaje sola. Entonces, es cierto que viajar sola te hace más fuerte. No todo es bonito, te encuentras tú sola ante ciertos inconvenientes, ciertos problemas que surgen, te enfrentas a ciertos miedos, y eso te va haciendo fuerte.

11790323_10155882361895525_1219907434_o

 

En Tailandia, en Bangkok, había estado un año y medio viviendo con personas locales. Me apetecía tener una experiencia con gente totalmente diferente a nosotros. Leyendo e investigando se me ocurrió atravesar las montañas de Indochina y subirme justo a la frontera del norte de Vietnam, donde viven las etnias en la montaña. Ellos te ofrecen ir a vivir con ellos  en su casa un tiempo y me pareció una experiencia maravillosa. Fue un viaje durísimo el llegar hasta allí; dieciséis horas en tren donde compartí vagón con seis chinos, que no paraban de eructar y de escupir y de roncar y olían fatal. Y llegué a las montañas y me hice diecisiete kilómetros caminando con una señora de la etnia de los Homos negros, y me fui seis días a vivir a su casita, a su poblado, con su familia. Una de las experiencias más maravillosas de mi vida, Ana, pero sin duda.

¿Qué te ha aportado a ti ése tipo de viaje? ¿Qué has aprendido?

Mira, aprendí a valorar muchas cosas. Nosotros vivimos en una burbuja y  creemos que el mundo en el que vivimos es el mundo en el que vive todo el mundo. He aprendido que hay muchísimas realidades en el mundo muy distintas a tu realidad. Egoístamente, empezar a hacer este tipo de viajes, que luego ha sido una consecución de viajes a destinos muy duros, me han servido para ser mejor persona, para crecer, para enfrentar la vida, para valorar muchas otras cosas que no valoraba antes. Cada vez que vuelvo de un viaje de estos me siento mejor.

María esta forma de vivir hubiese sido impensable si te hubieses casado y tenido hijos.

Totalmente, claro. Es bastante incompatible.

No has encontrado a la persona o no has querido tampoco. Me da la sensación de que eres muy libre.

Es difícil entender mi forma de vivir. Yo soy consciente de ello. Y yo aparte, personalmente, soy una persona difícil para encontrar un compañero de viaje, nunca mejor dicho, un compañero de vida. Dicen que la vida es un viaje y para mi viajar es una forma de vivir. Es incompatible con una vida familiar, con un día a día de una persona, que tenga su trabajo, que no pueda permitirse el ritmo de vida que llevas tú y los viajes que llevas tú. Entiendo que eso es muy complicado. A lo mejor no he encontrado la persona pero tampoco la voy buscando. No soy de esas mujeres que no les gusta estar solas. Yo nunca lo he necesitado. No he necesitado esa figura en mi vida. Cierto que hay veces que la echo de menos. En mi vida he tenido dos relaciones importantes. Y es cierto que a veces anhelo ciertas cosas que te da esa relación. Pero vivo la vida que quiero vivir. No tengo prisa porque llegue la persona que entienda mi forma de vivir. Me encantaría poder seguir viviendo como vivo, y no estría mal compartirlo con una persona al lado. Pero ni tengo prisa ni lo voy a forzar.

20160824_105400

 

María, todas estas experiencias, supongo te llevan, a crear Be Woman, Be Travel. ¿Cómo surge?

Mira, surge en la inauguración del restaurante de unos amigos donde me encuentro con Pepe y con Cristina, los dueños de Cris&Kim. Pepequim Orbaneja es una persona muy de relaciones personales, le encantan las relaciones públicas, y en cuanto me vio me preguntó qué había estado desde que no nos veíamos en mi época del hotel. Le conté que había estado viajando por Vietnam, Etiopía, Bután y le llamó la atención. Me dijo que quería que nos sentásemos a hablar y de ahí surgió todo. Me brindaba su plataforma para organizar estos viajes para mujeres.

¿Por qué sólo mujeres?

Uno de los motivos principales porque creo que hay un nicho de mercado muy fuerte para eso. Pueden ser mujeres en muchísimas circunstancias, o sea no tienen porque ser mujeres solteras, divorciadas y separadas. Pueden ser mujeres que estén en pareja y que les gusta viajar de una manera determinada y que a sus parejas no les gusta. En un momento determinado les apetece hacerse un viaje de aventura, un safari, un viaje a Costa Rica de aventura y a sus parejas no les apetece ese tipo de viaje y no les apetece hacerlo sola. Entonces yo les brindo esa oportunidad de unificar, de juntarte con un grupo en un momento determinado en el que te apetece conocer gente.

Está dirigido a mujeres con diferentes situaciones personales, que les apetece hacer un viaje con una pincelada más femenina al viaje y podamos disfrutar juntas, de un viaje a un destino especial.

María, en este tipo de viaje puede surgir la magia y que todas se lleven súper bien o puede surgir el conflicto, porque haya alguna que no cuadre.

Hay que tener la mente muy abierta, saber que todos somos diferentes, que vas en grupo, que te tienes que adaptar, que las cosas que a ti te gustan en tu vida personal y en tu casa pues a lo mejor a veces no se pueden hacer cuando estás en un grupo compartiendo con gente distinta. En un viaje de este tipo tienes que ser tolerante, muy respetuosa, hay que tener un poquito de paciencia. Yo creo que hay que ir simplemente a disfrutar dejando de lado las manías que tenemos cada uno, sabiendo que el viaje tiene una duración y que se acaba, intentando disfrutar de todo lo máximo posible porque luego volvemos a nuestra rutina y a nuestra casa. Si vas con esa mentalidad, si vas abierta lo vas a disfrutar muchísimo más. Se evitan situaciones incómodas porque en el viaje se convive, son muchas horas juntas se suma el cansancio de dormir poco, de hacer muchas actividades. En cualquier caso, lo normal es que no surjan problemas.

20161124_000435

Viaje piloto a Bali. En la foto María junto a Cristina Barroso, Theresa Bernabé y Sandra Rojo

Acabas de volver de Bali de poner en marcha la experiencia piloto ¿Cómo ha resultado el viaje?

Precioso. Ha sido maravilloso. Necesitaba un viaje para lanzar el proyecto y necesitaba un destino atractivo, quería hacer un vídeo y unas fotos que sirvieran para darlo a conocer. Entonces le pedí a tres amigas de confianza, a las que aprecio muchísimo y que son muy distintas entre sí, que participasen. Cada una de ellos representan a un tipo de mujer que a mí me gustaría que se uniesen a mis viajes. Son tres tías independientes, tres tías valientes que han tenido que afrontar situaciones difíciles en la vida, muy distintas entre ellas. Tres mujeres con mochila y tres mujeres con una historia detrás, dura, cada una dentro de  dificultades y las han superado, tres tías emprendedoras, con independencia económica, independencia personal, mental, profesional. Y hoy en día además son grandes amigas mías que sabía que me iban a dar su punto de vista más sincero de la organización del viaje. 

Me dieron libertad para organizar el viaje y confiaron en mi plenamente. Así que diseñé un viaje un poco de aventura y la verdad es que respondieron de una manera increíble. Creo que disfrutamos muchísimo, lo vivieron con mucha pasión.



 

En un momento del viaje me sorprendieron, habían hecho unas camisetas en las que ponía “María, contigo al fin del mundo.”. Imagínate, empecé a llorar, porque que tres personas se tomen la libertad de venir conmigo a hacerse nueve mil kilómetros, apoyarme en este proyecto, tomarse el tiempo, gastarse el dinero y además ir con esa ilusión que venían; la simbiosis en el viaje fue increíble.

20161121_174831

 

¿Cuáles son los próximos destinos que te planteas?

Estoy trabajando en cuatro rutas, para lanzar una por trimestre. Son cuatro viajes muy distintos entre sí y de un nivel económico un poquito intermedio por si alguien quiere repetir y hacer más de uno al año. Pero tampoco son viajes cutres. Los viajes que vamos a lanzar van a tener siempre un coste aproximado de entre tres mil y cuatro mil euros e irán incluidos los vuelos, la estancia, casi todas las comidas, las actividades y los vuelos. En marzo el destino será Costa Rica. Después vamos a hacer uno urbano, lanzamos Nueva York pero desde un punto de vista muy diferente.

María,¿ a qué edad van dirigidos los viajes?, porque el ritmo que planteas no lo puede llevar cualquiera. 

Les explicaremos bien en qué consiste el viaje, las actividades que hay y, obvio si no quiere participar en esas actividades, siempre se puede quedar en el hotel  descansando o haciendo algo alternativo como pueda ser un spa o algo más tranquilo. El tema de la edad, es un pelín complicado, porque se abre un abanico muy amplio. Los viajes más o menos están pensados para personas entre treinta o treinta y cinco hasta cincuenta, cincuenta y cinco, quizás. Hay personas de cincuenta que parece que tienen treinta y hay personas de treinta que parece que tienen cincuenta. Todo está en la mente, en la forma de afrontar la vida.

¿Hasta cuándo vas a hacer esto? ¿Hasta que deje de divertirte?

Bueno, pues entonces va a durar. Creemos que puede funcionar muy bien en Marbella este producto, de hecho aún no hemos empezado y ya hay gente que se quiere apuntar. Además no lo vamos a limitar a Marbella. Una mujer de Marbella, una mujer de Madrid, una mujer de La Coruña, una mujer de Londres, una mujer de donde quiera. Organizamos los vuelos y nos unimos en destino. La clave va estar en que la gente que participe lo pase muy bien y nos recomienden a sus amigas.

yo-soy-mujer-maria-villar-23

 

Me hubiese quedado horas escuchando a María, sus anécdotas, sus viajes, sus aventuras… Hubiese firmado en ese momento participar en su próximo viaje.

Saco, como siempre, aprendizajes de las mujeres a la que entrevisto. Me quedo con algo que transmite María. Cuando estás “sola” puedes instalarte en el victimismo o mirar la vida con la amplia gama de opciones y posibilidades que te ofrece y tejer nuevas redes de amistades y experiencias. Sólo depende de ti.

Vídeo elaborado por María del primer viaje ‘Be Woman, Be Travel’

Entrevista: Ana Porras                Fotografía: Javier Nuñez y fotos cedidas por María

yo-soy-mujer-maria-villar-14 María Villar

 Be Woman, Be Travel by Cris & Kim 

Twitter      Facebook     Instagram     

Transcripción de audio a texto realizada por Atexto.com.

Aún no hay ningún comentario

Responder

Tu email no se mostrará públicamente.

Puedes utilizar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

OK
Esta web emplea cookies para mejorar su navegación. Al seguir navegando, acepta su uso. Si desea conocer más sobre su uso, le invitamos a leer nuestra política de privacidad.