María Luisa de Contes D’esgranges: “Las mujeres sabemos que no es suficiente ser muy trabajadora para llegar a un puesto ejecutivo”

La Asociación de Mujeres Empresarias y Profesionales de Marbella, AMPREM, ha retomado su actividad tras el descanso de verano, y lo ha hecho reuniendo a sus socias en torno a un almuerzo en el restaurante San Cristóbal. Además de las socias de AMPREM asistieron al encuentro Kika Caracuel como representante del nuevo equipo de gobierno y la presidenta de REM, Myriam Herrera que asistió acompañada de Rosa Garzón, también de la directiva de REM. La ocasión lo merecía ya que la ponente que participaba en el almuerzo era María Luisa de Contes D’esgranges, Secretaria general y del Consejo de Groupe Renault.

 

Ésta agradeció la invitación a la presidenta de AMPREM, Kristina Szekely, y recordó que su intervención la hacía también como responsable de la Red de mujeres Women@renault y como presidenta de la Asociación de Amistad Hispano-Francesa Mujeres Avenir.

María Luisa de Contes D’esgranges

La ponente expuso ante las asistentes cómo ha sido su camino hasta llegar al puesto de alta dirección que ahora ocupa como Secretaría General, en una gran compañía internacional, como es Renault. Partiendo de la base de lo masculinizado del sector automovilístico. Ese es uno de los motivos por lo que se impulsó la red de mujeres de Renault, Women@Renault y otra serie de medidas de las que ella ha sido artífice durante su carrera.

Eso unido a su labor en la Asociación de Amistad Hispano-Francesa Mujeres Avenir y contando con la experiencia de las mujeres que forman parte de estas asociaciones ha elaborado un documento que lleva por título: “Un proyecto para la igualdad de género”. “Creo que todas estaréis de acuerdo conmigo en que el camino que hemos recorrido las profesionales que estamos aquí y que tenemos puestos de responsabilidad, no ha sido un camino fácil. Para una mujer siempre es un camino muy arduo, un camino lleno de una serie de dificultades que los hombres, afortunadamente para ellos, no han padecido”, señaló al explicar la necesidad que había sentido de crear el informe y darlo a conocer.

María Luisa de Contes D’esgranges narró como las mujeres de su generación nacieron en un momento de la historia en el no podían ni abrir solas una cuenta en una entidad bancaria sin la autorización de su marido. Esto hizo a muchas mujeres ser conscientes de que el lugar de la mujer en nuestra sociedad no era el que nos correspondía.

Nacida en Sanlúcar de Barrameda, explicó que tuvo la suerte de huir de una España gris y trasladarse a vivir muy joven a París, gracias al impulso de la Duquesa de Medina Sidonia, denominada posteriormente “La Duquesa roja”: “Me encontré en París un mundo totalmente diferente al de España. Francia me dio todo lo que España me rechazó, allí yo me podía expresar libremente. En Francia estudié Derecho en la mejor Universidad, en la Sorbonne y conseguí mi primer puesto de trabajo como abogada del grupo Renault”, así comenzó el relato de sus primeros pasos hacia la cúspide profesional.

Continuó explicando cómo poco a poco fue ascendiendo hasta ser responsable del departamento de asuntos comerciales del grupo Renault, y como tras el acuerdo entre la compañía y Volvo, se trasladó a Nueva York donde la nombraron General Cónsul de Volvo América del Norte. Una época en la que disfrutó muchísimo de su trabajo y de las posibilidades que ofrecía a una mujer la ciudad, hasta que la ruptura de la alianza entre las compañías automovilísticas la devolvió a París donde asumió de nuevo el cargo de Directora Jurídica de Asuntos Europeos de Renault.

 

Compartió con las asistentes como conoció a su marido, y como nos pasa muchas veces a las mujeres, el amor la devolvió a España al enamorarse de un español. Tras 28 años en París y 5 en Nueva York, Renault le dio la opción de volverse y de hacerse cargo entre otras cosas de las relaciones instituciones entre Francia y España, que en aquel momento estaban muy perjudicadas por problemas como el que se generaba con ETA o con el paso de los camiones españoles por territorio francés. Era el año 85. Por ese motivo descendieron las ventas de Renault en nuestro país.

Mejorar las relaciones entre los dos países supuso un reto para ella y se consiguió, entre otras herramientas, convenciendo a la Casa Real de que el Rey fuese el presidente de la Asociación de Amistad Hispano Francesa Franco-Española Diálogo que tenía como objetivo acercar a los dos países.

Una vez conseguido ese objetivo, propuso que el siguiente fuese el conseguir la igualdad de las mujeres e impulsó la creación de una asociación en las que las mujeres tuviesen protagonismo y presencia activa. Así nació en 2010 Foro Mujeres que posteriormente dio lugar a la creación de la Asociación de Amistad Hispano Francesa Mujeres Avenir.

Tras esta exposición sobre su carrera personal respondió según lo detallado en su informe a algunas de las grandes cuestiones que nos hacemos la mayoría sobre el acceso de las mujeres a puestos de responsabilidad en las empresas.

El secreto para llegar a un puesto directivo 

“ Debiera ser que lo único que se requiere es el esfuerzo personal, trabajar duramente. Pero es mentira, eso no es suficiente. Por mi experiencia y la de otras muchas mujeres, sabemos que no es suficiente ser muy trabajadora para llegar a puesto ejecutivo. También es necesario que la empresa para la que se trabaje tenga principios democráticos, igualitarios. Principios que respeten el papel de las mujeres, que se valore la riqueza que las mujeres aportan a las empresas como se ha concluido en múltiples estudios académicos”.

Por eso, aseguró que la mejor manera de fomentar la actitud de liderazgo en la mujer es aconsejándole que se prepare técnica y profesionalmente sin fijarse ningún tipo de limitación: “Sin una buena preparación técnica y una buena disposición a realizar un trabajo duro, no es posible que la mujer asuma ni el liderazgo dentro de la empresa, ni el liderazgo dentro de la sociedad civil, aunque insisto, no es suficiente que la mujer esté decidida a asumir ese liderazgo, para que consiga el puesto que le corresponde por derecho propio”.

María Luisa detalló una serie de medidas que aplicándolas llevarían a un cambio de mentalidad en la empresa y en la sociedad

La concienciación de la mujer y la sensibilización 

En este punto se centró en la necesidad de aceptar que cada una de nosotras repetimos estereotipos de género y prejuicios continuamente. Por eso indicó que tenemos que pararnos a pensar en qué hacemos en nuestra vida cotidiana, porque la igualdad es un trabajo que hay que desarrollar en todo momento y en todas las facetas de nuestra vida. Teniendo en cuenta que hombres y mujeres somos diferentes y sin borrar esas diferencias, si no que las mujeres debemos liberarnos de los estereotipos. 

Entre esos estereotipos destacó algunos, como que los directores de Recursos Humanos en las empresas dejan de ofrecer determinados puestos de trabajo a mujeres porque normalmente rechazan la movilidad. María Luisa pidió que no se generalice y que se nos de al menos la oportunidad. Ya que a lo que una mujer puede decir que no, otra puede decir que sí: “No se puede permitir que a todas las mujeres se nos juzgue como si todas fuésemos iguales, como si todas las mujeres reaccionásemos del mismo modo, eso es un estereotipo”.

También pidió que se acabe del estereotipo de la mujer como cuidadora y sufridora. Incluso que se eliminen comentarios como “te vas a quedar para vestir santos o se te va a pasar el arroz”. Apuntó que es preciso que todas seamos embajadoras de la igualdad.

 

La participación de la mujer en la sociedad civil y empresarial

“Es preciso que las mujeres participemos plenamente en la sociedad civil como lo estáis haciendo hoy. Yo soy de la opinión que las mujeres no debemos renunciar a hacer aquello, a lo que no renuncian los hombres. Por tal motivo, yo actúo en consecuencia y cada vez que se presenta una oportunidad para integrarme en los consejos de administración, en los órganos de dirección, asociativos o mercantiles yo entro”, esto lleva a que otras mujeres le sigan accediendo a puestos de responsabilidad.

Por eso apostó por la necesaria solidaridad entre las mujeres y abogó porque seamos conscientes de que el tiempo, las horas que tiene un día, es igual para un hombre que para una mujer: “Lo que existen son prejuicios sociales, que conducen a que las mujeres aspiren menos a esos puestos y cargos sociales que los hombres tienen. Es necesario que las mujeres estemos ahí si queremos cambiar algo”.

Apuntó a que es necesario que trabajemos en equipos, no cargando nosotras solas con determinadas responsabilidades: “La mejor manera de avanzar en esta laboriosa y a veces ingrata lucha es aliarnos todas nosotras. En este sentido cuándo yo me incorporo a una asociación lo primero que hago es luchar para conseguir que mis consejeros acepten a otras mujeres”.

La creación de redes de mujeres en las empresas

Si eres mujer te tienes que comportar como una mujer, no como un hombre. En Renault en España no llegamos ni al 15 % de mujeres. Crear redes y espacios de reflexión entre mujeres dentro de la misma empresa facilita la igualdad”.

María Luisa explicó que la medida de crear Women@renault se tomó desde la dirección general de la compañía: “En la alta dirección de Renault saben que las que deciden a la hora de comprar en materia de coches son las mujeres. Es una tontería, que siendo nosotras las que escogemos el coche familiar, y además nuestro propio coche no se nos tenga en cuenta.”

Actualmente en la red de mujeres de Renault hay 4600 mujeres. Ellas son las que proponen muchos de los criterios que hay que tener en cuenta al diseñar los coches.

Resaltó que es necesario ese acompañamiento para conseguir que no se desperdicie el talento femenino que existe por culpa de los prejuicios. Y gracias a esa red de mujeres se pueden adoptar medidas que mejoren la vida de todas las empleadas en sus puestos, aunque no sean directivas. Pequeñas medidas cambian la forma de la empleada de percibir la empresa y consiguen fidelizarlas, que trabajen más a gusto y sean más productivas.

También señaló que hay que promocionar que las empresas en las que estamos firmen los acuerdos sobre igualdad con la Administración Pública: “Tenemos que exigir a las empresas que dejen una clara constancia de que no se dedican únicamente a obtener beneficios económicos, lo cual es perfectamente legítimo, sino que además se encuentren implicadas en la sociedad a la que pertenecen, para crear riqueza, creando puestos de trabajo, y para hacer que nuestros países progresen en todos los ámbitos, en lo económico, por supuesto, pero también, en lo social”.

 

La ley de cuotas de los Consejos de Administración

Si lo que queremos es que las mujeres lleguemos a los puestos donde se toman las decisiones en las empresas, a los Comités de Dirección y los Consejos de Administración apuntó a que es necesario una ley de cuotas como la que implantó hace unos años Sarkozy en Francia:  “Ha sido una cosa importantísima en Francia, se ha conseguido en nada de tiempo el que pasemos de 3% al 40% por ciento este año”.

Anunció que actualmente se ha comenzado en España a trabajar en una Ley de Cuotas en los Concejos de Administración similar a la que se ha aplicado en Francia. Apuntó a Noruega como país pionero en las cuotas, actualmente y tras la implantación de una ley de cuotas hace 10 años las mujeres que ocupan el 40 % de los Consejos de Administración.

La implicación de los hombres

En este punto explicó la necesidad de implicar y sensibilizar a los hombres haciéndoles ver los beneficios que para ellos tiene esa búsqueda de la igualdad. Los hombres deben reconocerse en los nuevos roles que tienen que asumir: “Ya encontramos muchos hombres que hablan de manera razonable de la igualdad de oportunidades y muestra así que la lucha por la igualdad no es un asunto que compete solo de las mujeres, sino que afecta a hombres y mujeres por igual, y nos compromete a todas y todos en un mundo más justo”.

María Luisa dejó como conclusión final un mensaje optimista: “La lucha por la igualdad de mujeres y hombres, no es únicamente necesaria en el mundo de las empresas, porque es fuente de riquezas, sino que la incorporación de la mujer en todos los ámbitos de la sociedad y organismos internacionales, es absolutamente necesaria. Especialmente, en el nuevo mundo que ha surgido como consecuencia de esa comunidad virtual internacional, porque las mujeres, somos conscientes de que podemos ser el arma más importante y decisiva para conseguir la paz en el mundo, porque en todas las guerras que existen, las mujeres siguen siendo las principales víctimas”.

De esa forma y reivindicando el empoderamiento de las mujeres como algo absolutamente necesario para obtener un mundo económicamente más próspero y con menos guerras concluyó su ponencia.

Las socias de AMPREM tuvieron la oportunidad de charlar con ella e intercambiar impresiones sobre los temas tratados. Por delante un reto, digerir todo lo dicho por María Luisa de Contes D’esgranges y llevar a la práctica lo que esté en nuestra mano desde el entorno más cercano de cada una de nosotras.

Acceso a la galería App->

 

Ana Porras Guerrero

Directora en Yo soy Mujer

Twitter      Facebook     Instagram

Transcripción de audio a texto realizada por Atexto.com.

Aún no hay ningún comentario

Responder

Tu email no se mostrará públicamente.

Puedes utilizar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

OK
Esta web emplea cookies para mejorar su navegación. Al seguir navegando, acepta su uso. Si desea conocer más sobre su uso, le invitamos a leer nuestra política de privacidad.