María José González

Tiene esa mirada tan particular, tan de ella, y retiene ese estilo que da haber caminado sobre las pasarelas en un mundo lleno de focos, pero también sabe lo que son las sombras, y lo que es cargar sobre sus hombros un peso mayor que el de un estibador. Se reconoce tímida. Bastante. Cualquiera lo diría sabiendo que comenzó a desfilar a los 15 años. No era su idea, fue por casualidad, quizás hubiese vivido más tranquila siendo maestra. Pero fue “Miss Costa del Sol” cuando ella se consideraba una niña “largirucha y llena de complejos”.  Del mundo de la moda hizo su vida pero en cuanto tuvo la ocasión María José González se quito de delante de flashes y objetivos. No es malagueña, aunque muchos puedan pensarlo, porque lleva en Málaga toda una vida y malagueña se siente. 

EM9A8242-001

Nació en Medina Sidonia, Cádiz, hace 60 años, pero con 10 llegó a Málaga. Aquella llegada supuso la reunificación de su familia. Dejaban atrás una situación muy complicada tras enviudar su madre estando embarazada y con 7 hijos más en el mundo. María José es la quinta de esa familia numerosa que según dice sigue unida como una piña. 

Es María José, la de Nueva Moda. Creadora de una de las primeras agencias de modelos de la provincia y de NuevaModa Producciones. Propulsora de certámenes como “Linda España” o promotora de la pasarela más larga de Europa: Pasarela Larios. Hace 30 años que dejó de desfilar y se dedicó a formar a otros para que lo hicieran y que encuentren un lugar frente a las cámaras, ante las que ella nunca se sintió del todo cómoda. Reconoce que es mucho más feliz organizando que desfilando. 

Es de las pocas personas a las que le he oido decir públicamente que no le gusta viajar. Tiene un sentido muy grande de pertenencia a su tierra, en este caso adoptiva. Se crío en el campo, entre ganado, agricultura y el polvo de la tierra seca de nuestra Andalucía. En su casa ha habido mucha relación con el mundo de los toros. Aunque ella prefiere verlos desde la barrera la vida la ha obligado en muchas ocasiones a tomar el toro por los cuernos. 



Quedamos en el hotel Room Mate Larios. Es la hora de los desayunos y en la barra se expone un suculento buffet. Café y Té. A eso se limita nuestro encuentro. A eso y a descubrir a una mujer que había visto muchas veces, de la que sé de su trabajo, pero que tras esta charla sé que no conocía. 

Durante esta entrevista repite varias veces que lo ha pasado muy mal en los años de la crisis pero que aún así nunca se ha rendido. Le apasiona su trabajo. Se separó siendo muy joven, con un hijo pequeño, al que considera el motor de su vida y que trabaja con ella. 

Durante esta entrevista se emociona tres veces: Cuando habla de su padre, de su madre y de su hijo. 

Calle Larios huele a chaparrón de verano, y si no fuese porque la gente va vestida de verano podría pensar que está llegando el otoño.  

EM9A8378-001

¿Por qué se viene tu familia a Málaga?

Llegamos cuando yo tenía 10 años. Me considero malagueña. Málaga me lo ha dado todo, estoy enamorada de Málaga, soñaba desde pequeña con venirme solo por lo me habían hablado de ella. Un hermano mío se vino para trabajar. Mi padre murió cuando yo tenía 6 años y somos 8 hermanos. Yo y 7 hermanos maravillosos que tengo.

¿Y tu madre en que situación se encuentra en ese momento que fallece tu padre, con tantos niños…?

Pues mi madre en ese momento la tienen que ingresar en un hospital porque sufrió mucho. Mi padre falleció de cáncer y mi madre estuvo mucho tiempo cuidándolo. Las hermanas de mi madre y de mi padre cada una tiró de un niño o de una niña. A mí me tocó irme a San José del Valle con una tía mía, modista, que yo creo que de ahí viene todo el tema de la moda o incluso de antes. Vivíamos en el campo, mi padre era mayoral de una finca.

Mi hermano el que se vino era el mayor y tenía 16 años. De ahí todos para abajo. Cuando falleció mi padre mi madre estaba embarazada de siete meses. Es una historia muy bonita, triste, pero mi madre nos sacó a todos para adelante muy bien.

Mi hermano es una persona muy querida en Málaga, es “Pepillo de Málaga”, el picador,  lo conoce muchísima gente. Él fue el primero que se vino.

María José, ¿Por qué cada niño se va con un familiar?

Mi madre en ese momento no podía cuidarnos. No duró mucho tiempo la situación porque nada más que se recuperó tiró de todos. Mis hermanos empezaron a trabajar todos muy pequeños, y yo estudié gracias a ellos, a mis hermanos los mayores. Estudiaba pero también empecé a trabajar con 14 años.

¿Qué hacías?

Yo iba para maestra, lo que pasa que la moda la tenía en la cabeza. Era una alumna adelantada así que en verano daba clases particulares a niños, y también en las vacaciones me colocaba en una tienda que antes se llamaba Galerías Rodríguez, estaba donde está la tribuna de los pobres. Aquel trabajo me encantaba, y vendía todo lo que se me ponía por delante, o sea hacía los escaparates, de estilista, llevaba la moda dentro de mí.



¿Cómo recuerdas aquellos primeros años en Málaga?

Fue un momento muy importante, porque fue el de volver a reunirnos todos. De todas formas yo solamente estuve con mi tía un año, a la cual le agradezco muchas cosas porque aprendí mucho con ella.

Fueron tiempos muy difíciles pero siempre hemos comido bien, y todo gracias a mis hermanos mayores que han trabajado muchísimo. Yo soy la mayor de los 4 hermanos pequeños. Me llevo cinco años con la siguiente que va por encima de mí. Pero es verdad que aunque no hemos pasado hambre a lo mejor hemos tenido que partir una fruta para dos. Vivíamos al día.

¿Cómo llegas al mundo de la moda?

Un día fui con mi madre a Patricia y Silvia una tienda que había en Calle Martínez. Yo tenía 15 años más o menos. Y me dijeron: “Esta niña va a pasar a modelo esta tarde”. Y ahí empezó todo. Desfilaba para tiendas de Málaga.

Pero fue una de mis hermanas, que era modista, la que me empujó a este mundo, la que me hacía los trajecitos para que yo fuese vestida como a mí me gustaba. Fue ella la que me insistió en el 77 a presentarme  a un concurso que se llamaba: “Guapas al Sol”, que presentaban Diego Gómez y María Teresa Campos. Siempre he sido muy tímida, yo sola no me hubiese decidido. Ya me había presentado a otro pero no me admitieron porque era menor de edad. Pero en esa ocasión gané ‘Miss Costa del Sol’. Es algo que tampoco sabe mucha gente.

EM9A8135-001

¿Y aquello te cambia la vida de alguna forma?

Pues la verdad que me cambió mucho la vida. Yo le debo mucho también a Manolo Jota que estaba un periódico importante de la época. Y en aquellos momentos pues a todos los locutores de radio que me hacían entrevistas, que me llevaban para arriba, para abajo, y yo alucinaba porque imagínate, una niña de pueblo, de campo, en todos los sitios… Pero siempre he tenido los pies en el suelo. No me han gustado nunca las fiestas, ni trasnochar. Me ha gustado asistir a los eventos, pero irme de las primeras a casa porque como siempre he trabajado tanto pues estaba muy cansada y lo que quería era descansar un poquito para el día siguiente retomar mi trabajo. Me sigue pasando igual.

A partir de ahí fui a un concurso mundial de misses en Caracas que no recuerdo como se llamaba, te hablo del año 77 o 78. Allí quede cuarta finalista. También fui cuarta en el certamen ‘Maja de España’. Me mandaron también a un concurso a Miami. No me gusta mucho viajar pero en aquel momento lo hacía más bien por conocer otros sitios.

A diferencia de otras personas que dicen que en los concursos de belleza te utilizan, a mí no me ha utilizado nadie. Todo lo contrario, a mí eso me ha dado la posición que tengo hoy, evidentemente me lo ha dado porque yo he luchado mucho, he trabajado mucho.  Comencé un proyecto  que por muy mal que haya ido en muchos momentos lo he sacado para adelante. Trabajo en lo que me gusta.



María José, en aquella época, evidentemente, la profesión de modelo  no era como es ahora. Dices que no te sentiste utilizada, ¿pero sufriste en algún momento acoso sexual? No tuviste luchar contra la imagen y prejuicios de ser “rubia y guapa”.

Nunca, nunca me trataron de rubia tonta porque yo creo que yo no he dado esa imagen. Todos los que me conocen, y bueno creo que soy muy querida y yo quiero mucho a Málaga, siempre lo que han visto es que he trabajado mucho. Me han respetado mucho más en la profesión de modelo que en otros trabajos que he tenido. Pero yo nunca me he sentido acosada por nadie.

¿Una mujer guapa tiene que demostrar que además es inteligente? 

La verdad, yo no me he considerado nunca guapa. He sido una niña de pequeña larguilucha y con complejos.

Eras modelo, o sea que por lo menos muy atractiva…

Ahora que ha pasado el tiempo creo que me valoro más en ese sentido que antes. Veo por ejemplo que tengo 60 años y creo que los llevo muy bien. Por dentro me considero que soy una niña, tengo muchas ganas de trabajar. Las arrugas las llevo con orgullo porque no me quiero desfigurar la cara ni muchísimo menos.

Me rodeo de niñas guapas, de niños guapos y busco que sean los mejores. Mis modelos tienen un sello de Nueva Moda.

¿Nunca te has hecho nada?

Nunca. Ni un retoque. Y tengo amigos que me lo han ofrecido. Pero es que no puedo con los pinchazos. Lo único que me operé fue el pecho y si volviese atrás no lo haría. Que no se enfade ningún cirujano conmigo. Yo habló desde mi experiencia personal.

EM9A8089-001

En aquellos primeros años, ¿podías vivir solo de ser modelo?

No, yo tenía que hacer más cosas, lo de modelo no te daba para vivir aunque se cotizaba más antes. Hoy día todas las niñas quieren ser modelo y se ha dejado de cotizar si no eres una buena modelo.

En aquel entonces te valoraban y yo fui una de las primeras junto con una argentina que se llamaba Mari Ángeles, que fue la que me enseñó a mí. Porque aunque yo lo llevaba innato fue la que me enseñó a caminar, a desfilar sobre una pasarela.

Si tu padre hubiera estado vivo, siendo un hombre de campo, siendo un hombre de toros, ¿crees que te hubiera dejado ser modelo? ¿Te lo hubiese permitido?

No lo sé porque la verdad era muy pequeña cuando falleció. Sí tengo un recuerdo suyo de ir a caballo y decirnos que ya estaba curado… Y todos nos creímos que estaba curado. Él creía que estaba curado. (María José se emociona)

María José te casaste muy joven y te separaste muy joven. ¿Cómo conociste a tu marido?

Lo conocí cuando tenía 20 años y fue la primera vez que iba a una discoteca, yo no iba nunca a las discotecas pero allí lo conocí y la verdad que fue un flechazo. A los dos años escasos nos casamos. Yo creo que por lar juventud, o por incompatibilidad de carácter o por lo que fuera, nos separamos cuando mi hijo tenía tres años y yo 25.

Seguía siendo una niña de pueblo, no te vayas a creer. Y lo sigo siendo en mi forma de ser. A lo mejor algún día vuelvo al campo. De hecho tengo en mi terraza un huerto con tomates, pimientos…



O sea, con veinticinco años ya estabas separada y con un niño…

Sí. Mi hijo es lo más importante de mi vida. Lo adoro, es mi apoyo, porque mi madre también falleció hace dos años. Era una gran mujer, gran luchadora.

¿Te apoyó en aquel momento? Porque antes había muchas madres que si te iba mal el matrimonio te decían aquello de que “había que aguantar”. 

Mi madre me apoyó y me entendió en todo momento. Por eso cuando enfermó de Alzheimer me dio mucha pena. Aunque me seguía apoyando con la mirada. Yo estaba muy unida a mi madre. Mis domingos eran mi madre, y mis días de fiesta eran mi madre. Estaba conmigo siempre. ( Se vuelve a emocionar)

Supongo que sería un gran apoyo con tu hijo pero, ¿tuviste el apoyo de su padre?

Sí, aunque él ha estado mucho conmigo, su padre se casó después y ya no es lo mismo. Pero la que me ha apoyado siempre ha sido su madre, mi ex suegra. Ha estado siempre ahí. Me ha dado muchísimo apoyo. Ten en cuenta que mi madre con 8 hijos tenía 22 nietos. Tengo muy buena relación con ella y con mi ex-marido. Le tengo un gran respeto. Y cuando mi hijo estuvo mal él estuvo ahí.

María José rompe a llorar. Me pide que pare la grabadora. Me cuenta que es algo que no sabe mucha gente y que no sabe si quiere compartir. Tengo que convencerla porque me parece una historia de esperanza para otras madres que puedan estar viviendo lo que ella vivió. Lo que recuerda como el peor momento de su vida. Pero me pide que lo cuente yo. 

A su hijo le detectaron con 18 años un tumor en el cuello. Hipotecó su casa y se lo llevó rápidamente a Estados Unidos, aunque él se quiso volver a España y finalmente lo operaron en Pamplona. Una hemorragia tras la operación lo sumió en un coma y en un estado de extrema gravedad. Pero su hijo se curó y desde hace muchos años lleva una vida totalmente normal. Como todas las madres se hubiese cambiado por él si hubiese podido. Dejamos ese doloroso capítulo de la vida de María José y continuamos. 

EM9A8022-001

¿En qué momento pasas de ser modelo a crear tu propia agencia, a volverte empresaria?

A mí me llaman también “la Cuetarita”. Trabajaba de modelo pero también de secretaria en Cuétara que estaba cerca del aeropuerto. Si Mari Ángeles me enseñó a ser modelo, Cuétara a ser empresaria. Concretamente el director y una compañera Auxiliadora Almagro.

Siendo modelo viajaba, estuve en muchos sitios, fue alucinante, pero como te he dicho antes tampoco me gusta mucho viajar. Me gusta estar en mi ciudad. Puedo ir a Barcelona o a Madrid a organizar algo, pero a mi donde me gusta estar es aquí. Y en aquella época era consciente de eso y de que me gustaba más la organización que desfilar y que todo el mundo me mirase. Así que me planteé enseñar todo lo que a mí me han enseñado, y abrí mi empresa cuando mi hijo tenía un año. La abrí con una compañera que luego se retiró. Y así nació Nueva Moda, en una boutique que yo tenía en aquel momento. De ahí ya me vine a calle Nueva. Alquilé un local y empecé hasta sin luz. Daba las clases muy temprano porque no tenía dinero para organizar el local en condiciones, y empecé sin luz y con un radiocasette. Y aquí sigo después de aguantar varias crisis y estar a punto de cerrar en varias ocasiones. Una temporada tuve que cerrar la agencia y trabajaba solo con la de azafatas desde casa. Y ahí remonté un poquito.



¿Cuánta gente habrá pasado por tu escuela María José?

Pues no sé. Hay muchas chicas que se apuntan para formarse, no para ser modelo, porque todo el mundo no tiene el perfil de modelo. A mí me duele mucho tener que decirles eso, moderadamente, de la mejor manera que puedo. Hay muchas chicas que se creen modelos y no pueden serlo.  Por mucho que queramos tienes que ser una mujer de mínimo de 1,75 para arriba y con una percha, unas condiciones y unas cualidades. Hoy día ha salido “las curvy”, están muy de moda y yo me alegro; pero para ser una modelo cotizada y una modelo para vivir de ello tiene que tener las características que te exigen.

Con todas las polémicas que ha habido con el peso que se le exige a las modelos, ¿en algún momento lo has pasado mal?

Muy mal, porque yo tampoco soy partidaria de la modelo canija. Tiene que estar delgada pero sana. Yo por ejemplo soy así de genética, porque como muchísimo y no engordo.

Tengo que decir que nunca me he encontrado con el problema de ninguna chica que haya tenido que perder peso. Si una chica tiene potencial y le tengo que poner una talla más se la pongo. En mis pasarelas hay chicas con tallas 38 y 40.

¿Sabes identificar a una chica que puede llegar a ser una buena modelo nada más que la ves?

Sí, desde que entra por la puerta.

O sea, modelo se nace aunque luego te formes…

Modelo se nace pero claro que tienes que formarte. Hemos hecho muchos cambios espectaculares.

EM9A8474-001

¿En qué momento te metes a organizar concursos de belleza?

Cuando abrí la empresa. Porque quería darle a las chicas y los chicos esa ayuda para que se diesen a conocer.  En mi época me tenía que buscar los trajes, los zapatos, el maquillaje… Yo a ellos les pongo todo. Más que concursos de belleza lo que organizo son concursos de modelos que les sirvan como plataforma para darse a conocer. Procuramos hacerlo lo más bonito posible, lo más elegante, que los niños y las niñas tengan su vestuario perfectamente, organizarlo en hoteles, que todo esté muy cuidado.

¿En esas cosas hay “tongo”? Porque siempre las que pierden dicen que ha habido “tongo”.

Las que pierden dicen que ha habido “tongo” pero yo creo que es porque no quieren ver la realidad. Pero  te puedo asegurar que en los concursos que yo he estado y he participado no lo ha habido. Y de la mayoría de ellos no he ganado ninguno, sólo los de aquí locales, en los otros he quedado finalista. Incluso a mí mucha gente me ha dicho: “tendrías que haber ganado tú”. Y no. Yo he reconocido que tenía que ganar la otra persona. Tú tienes que reconocerlo.

Y cuando yo los organizo, puedes estar segura al 100% que no ha habido “tongo”. Porque no lo permito. Pongo la que el jurado dice. Si a unos les gusta y a otros no, eso ya es otra cosa, pero la ganadora o el ganador son los que elige el jurado. Lo que pasa es que la realidad es dura.



María José, la sociedad ha cambiado mucho desde que tú eras modelo. ¿Es difícil tratar con esas niñas y esos niños de ahora que muchas veces tienen esos egos tan subidos y tan poca disciplina?

Con algunos sí. No hay forma de hacerles ver que si tú quieres ser abogado tienes que estudiar una carrera y si quieres ser modelo primero tienes que nacer con un físico, y luego formarte. Tú no puedes ser modelo de aquí a mañana. La formación mínima es de un año. Pero hay algunos chicos y chicas que van empujados por los padres y yo se lo digo a los padres, hay que tranquilizarse.  Puedes querer a tú hijo más que a nadie, pero también tienes que saber que no tiene posibilidades de modelo. Pero no lo ven así. Y me cuesta mucho, sufro mucho con este tema.

Has hablado de los años de crisis. Me da la sensación de que es algo que te pesa, que lo has pasado muy mal.

Muy, muy mal. Ya te digo, a punto de cerrar y de costarme la salud.

¿Qué duele más en un momento de crisis en el que ves que no entra el dinero; poner en riesgo tu nevera o no poder pagarle a alguien?

No poder pagarle a alguien porque tú dices: “Me paso una semana comiendo pan con aceite” y no pasa nada, de hecho lo he hecho. Pero lo que te preocupa es pagarle a la gente. Yo lo que peor llevo son los retrasos en los pagos. Es la pescadilla que se muerde la cola, si a ti no te pagan y se retrasan en los pagos tú tampoco puedes pagar. Lo llevo fatal. Yo a lo mejor un día no tengo ni para comprar, pero le he pagado al otro tres mil euros y estoy contenta.

En mi empresa nadie se queda sin cobrar, más tarde o más temprano, pero lucho para que todo el mundo cobre. Yo podía haber cerrado como han hecho otras empresas y no pagar a nadie. Pero siempre he pagado hasta el último centavo.

¿En qué momento se mete tu hijo contigo en esta aventura?

Bueno, la verdad es que siempre ha estado. Le ha gustado siempre mucho la informática, es muy creativo. La revista “Linda Magazine” la sacó él y ha venido muy bien a la empresa para que los clientes se vean en papel. Tú ya sabes lo que es eso.

Él trabaja conmigo pero no le gusta la parte de organización o relaciones públicas, él está más en la operativa, en las redes sociales, las webs, no está tan expuesto como yo. Que a mí tampoco me gusta estar tan expuesta, lo que pasa es que no tengo más remedio.  Disfruto más organizando en un camerino que  la parte de fuera.

EM9A8554-001

¿Te han dado alguna vez con una puerta en la cara cuando has ido a proponer un evento? Porque también llevas todo el peso comercial.

Y he hecho puerta fría, pero todo el mundo me ha tratado bien. A lo mejor no me han comprado esa propuesta, pero la puerta en la cara a mí nunca. Depende de ti, de como lo enfoques. Me han dicho no, pero siempre he tenido la oportunidad de que me dejen explicar el evento.

Sí la María José de ahora pudiera sentarse ahora mismo y aquí con esa niña de 15 años sabiendo todo lo que te iba a pasar, ¿qué le dirías?

Pues volvería a hacer lo mismo, porque lo he hecho todo con tanto cariño, y cuando haces las cosas de frente, pues no te arrepientes de nada. He luchado mucho desde niña, a lo mejor le diría: “arriésgate un poquito menos”. Que arriesgo mucho Ana, porque como trabajo con el corazón y aunque con los pies en suelo, soy muy soñadora. Cuando hago un evento no me miro nada, no escatimo en dinero aunque no lo tenga, solo quiero que quede bien. Entonces le diría que fuese un poquito más frenada en ese tema, con más cuidado, pero volvería a hacer lo mismo.

Hay que tener mucha constancia para los trabajos. Siempre le digo a los jóvenes  que cuando emprendes algo lo más importante es luchar por tus sueños. Si tú luchas por tus sueños lo consigues, seguro. Aunque cueste. Por experiencia. Y que cuiden los detalles. Yo visualizo todos los eventos que hago. Eso me lo enseñó mi amigo Antonio Montiel hace mucho tiempo. Si los visualizas te encuentras todas las piedras en el camino y puedes ponerle solución antes de que ocurra.



¿Qué es lo más grande que has hecho en tu vida profesional? ¿Pasarela Larios?

En mí carrera lo más grande que he hecho es Pasarela Larios y un evento que hacía, que lo quiero retomar, “Estrellas Costa del Sol”. Jamás pensaba que iba a conocer a tanto profesional con trabajos tan reconocidos. Nosotros le hemos dado las “Estrellas Costa del Sol” a Antonio Banderas, Juan Luis Galiano, Paloma San Basilio o José Luis López Vázquez. Entonces soñaba con conocerlos porque los veía en la tele, pero traerlos a mis eventos y verlos salir tan contentos de mis eventos, pues no, y la verdad es que tengo muy buen recuerdo. Esa gala me quedó muy marcada, porque conocí muy profundamente a ese tipo de personajes y muchos de ellos se convirtieron en amigos míos.

Bueno, ahora tienes tres eventos importantes con NuevaModa Producciones en los próximos meses…

Sí. La Summer Fashion que es el 14 de julio a las 19 horas en calle Cortina del Muelle, a los pies del Hotel AC Málaga Palacio. Es la segunda edición y presentamos la colección de zapatos de María Teresa Campos. También estarán presentes Sonia Peña; el diseñador de alta costura Jesús Segado, y las firmas de moda flamenca Ana Alicia Ruiz Alta Costura, 5 Flores y Francisco Morales & Carmen Ruiz.

Luego tenemos Marbella Fashion Week, que será el 21 y 22 de julio.

¿Es la primera vez que lo haces?

Sí, es la primera vez, y como cualquier cosa que arranca me está costando mucho,  pero es un evento muy bonito. Y bueno, Pasarela Larios en septiembre que en estos momentos es el evento más grande que organizo. Ten en cuenta que vienen 15 mil personas cada día, y es una cita conocida a nivel internacional. Yo ahora cuando llamo por teléfono no digo que soy “María José de Nueva Moda”, digo: “Hola, buenos días. Soy María José de Pasarela Larios”, y evidentemente tengo las puertas abiertas en todos lados.

EM9A8446-001

María José, Pasarela Larios también ha suscitado polémica muchas veces. Hay diseñadores que a lo mejor no han vuelto a participar. Supongo que debe ser complicadísimo organizar una cosa con esas dimensiones.

Es lo más complicado que he organizado en mi vida, y sigue siendo complicado, pero lo he hecho con mucho cariño. Y con todos esos diseñadores con los que hemos podido tener algún contratiempo, yo tengo mi conciencia muy tranquila, porque lo he dado todo y más de lo que me han pedido. Han sido personas que he querido mucho en mi vida y que sigo queriendo porque tú no te olvidas a la gente porque no llegues a un acuerdo. Puedes dar tu opinión y se puede hablar, pero nunca públicamente.

Bueno, ¿cómo se plantea esta pasarela Larios de este año?

Pues con muchísima ilusión. Muy grandiosa. Vienen diseñadores fantásticos y me siento muy orgullosa. Viene una diseñadora de Argentina, por primera vez. Viene otra diseñadora de Puerto Rico, otra de Dubai. O sea, que se ha convertido en una pasarela internacional, pero siempre con los diseñadores de Málaga como referencia central, porque los diseñadores de Málaga son míos. Siempre estarán ahí, el que quiera estar conmigo.



¿Sabes delegar o te cuesta?

Le cambia la cara. No. Me cuesta mucho. De hecho, cuando hago un evento tan grande tengo que ir delegando, pero sufro muchísimo porque he personalizado tanto mi trabajo que ahora me cuesta. Y la verdad es que necesito personas en las cuales poder delegar. Pero creo que no sé hacerlo.

Con tanto trabajo, ¿te ha quedado tiempo para el amor?

No. Por eso estoy sola. Hay veces que me ha dicho la gente que porque  he querido, pero es que no me he dado cuenta. Yo me separé y después de eso, a lo mejor he tenido un par de novios, pero es que no he encontrado al amor. No estoy cerrada pero creo que nadie se ha fijado en mí y no he encontrado a esa persona que me conquiste.

EM9A8807-001

¿Tienes hueco en tu vida para que entre alguien?

Yo creo que sí, pero es que no se ha dado el momento. Es verdad que durante mucho tiempo he repetido eso de que “sola se está muy bien”. Y una se acostumbra, no lo busco. Pero no voy a decir que estoy cerrada,  a ver si a lo mejor ahora salgo y me encuentro al amor de mi vida…

¿Te imaginas jubilándote?

Yo te digo que no, que si me jubilo me muero en mi casa. Yo creo que siempre estaré ahí, aunque me encantaría tener una sucesora o un sucesor porque he creado eventos muy importantes, con el apoyo de mi hijo, claro, pero me gustaría que continuara.



¿Eres una mujer de poder tumbarte una tarde en el sofá?

Complicado. A lo mejor un domingo un ratito viendo una película, pero no puedo estar más de una hora tumbada.

¿Cómo te ha tratado la gente en Málaga?

Bien. Hay gente también que me ha tratado regular pero la mayoría bien. Yo me llevo bien con todo el mundo, evidentemente hay gente que no se lleva bien conmigo, pero yo sí me llevo bien con todo el mundo. Procuro no hacerle daño a los demás intencionadamente. Y no me cuesta perdonar ni olvidar, lo que pasa es que hay veces que llega el momento en el que tienes que poner en su sitio a la gente.

¿Cómo ves esta Málaga de ahora? Da la sensación de que está viviendo un momento dorado, un momento de auge…

Está en un momento muy bonito. A mí me encanta Málaga, y este alcalde lo está haciendo bien apostando por los museos y la cultura. Yo creo que se está viviendo un momento muy bueno, y gracias también a la Pasarela Larios han salido muchos diseñadores, muchos eventos de moda. Si Málaga sigue por el camino que vamos puede convertirse en una de las primeras ciudades de Europa.

EM9A8434-001

¿Qué le pides a la vida ahora mismo?

Salud. Salud. Y salud. Y si llega el amor, que llegue, pero si no llega tengo el amor de mi hijo, de mi familia, de mis hermanos. En estos momentos de mi vida me siento muy bien, muy tranquila. Me hubiese encantado haber tenido esta experiencia cuando tenía 20 años. Reaccionas a todo mejor, antes no sabía decir “no”, sufría mucho, sigo sufriendo, pero sufría mucho para decir a algo que no. Pero no puedes hacer 80 cosas a la vez, y todo para contentar a todo el mundo. Eso es una cosa que sigo teniendo, me gusta tener contento a todo el mundo y eso es muy difícil.

…Es muy difícil y consume mucha energía. Cualquiera que haya organizado un evento alguna vez en su vida sabe las horas de trabajo que hay detrás. María José, tiene un apretado verano de trabajo por delante. Un verano en el que con su trabajo contribuirá a que Málaga siga estando de MODA.

Redacción: Ana Porras Fotografía: Lorenzo Carnero

EM9A8242-001 María José González

Gerente en NuevaModa Producciones

Twitter      Facebook     Instagram     YouTube

Transcripción de audio a texto realizada por Atexto.com.

Agradecimientos: Hotel Room Mate Larios y Ac Málaga Palacio

2 comentarios

Responder

Tu email no se mostrará públicamente.

Puedes utilizar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

OK
Esta web emplea cookies para mejorar su navegación. Al seguir navegando, acepta su uso. Si desea conocer más sobre su uso, le invitamos a leer nuestra política de privacidad.