Ligar en el siglo XXI: adiós al cortejo tradicional. Hola internet

 

¿Es más fácil ligar por Internet? El 73% de los españoles cree que sí. Atrás quedaron los tiempos en los que encontrar pareja pasaba por salir de copas, coquetear hasta el amanecer e intercambiar número de teléfonos que suponían, o no, el inicio de una relación sentimental gestada en bares y discotecas de moda. Y es que, entre las muchas cosas que nos permite hacer el siglo XXI, una de ellas es ligar sin ni siquiera tener que movernos de casa. Hoy en día, Internet dispone de un sinfín de aplicaciones y portales donde los más rezagados y perezosos en las artes amatorias se mueven como pez en el agua. ¿Por qué ahora evitamos el cara a cara para escoger a la persona con la que compartiremos el resto de nuestra vida? ¿Estamos realmente tan ocupados que apenas disponemos de tiempo para el amor? ¿Se esconde tras esta nueva realidad un miedo atroz al rechazo? 

Como si de un caballo desbocado se tratase, hace ya unas décadas que la tecnología irrumpió en nuestros quehaceres dispuesta a mejorar nuestra existencia. Y hoy, en pleno siglo XXI, podemos decir que, gracias a ella, nuestra vida ha conseguido dar un giro de 180º y disfrutamos de un sinfín de comodidades que para nuestros bisabuelos y tatarabuelos era prácticamente impensable.

 

Y es que la tecnología ha aportado su particular granito de arena en prácticamente todas las esferas de nuestra vida, incluyendo la amorosa. La tecnología ha revolucionado el arte de la seducción e Internet se ha convertido para muchos en un terreno de juego más que ideal para el sexo y las relaciones.

El amor romántico, tal y como lo hemos conocido a través de las novelas más famosas de la historia, nació en el mundo occidental en el siglo XVIII y, desde ese momento, ha sufrido numerosas y muy diversas transformaciones que lo han convertido en lo que hoy conocemos. Si hace solo unos lustros la máxima expresión de este amor romántico era el matrimonio para toda la vida, ahora la tendencia más arraigada es la monogamia sucesiva. En este sentido, Jordi Rico, profesor de Antropología de la Universidad Rovira i Virgili apunta que de todo lo anterior surge el “modelo actual tan generalizado de la sucesión de relaciones, posible gracias a la normalización del divorcio. Dicho esto, no es el fin del matrimonio: la mayoría de las personas que se divorcian reincide. Y en muchos casos cada nueva unión es pensada y deseada como definitiva”.

Ligar en tiempos modernos, ¿una auténtica odisea?

Cada vez hay más solteros en España. El Instituto Nacional de Estadística (INE) así lo confirmó en uno de sus últimos estudios al respecto: en 2015, nuestro país contaba con más de cuatro millones de hogares unipersonales, siendo esta cifra un 1,1% superior que la registrada el ejercicio anterior; y, por lo que parece, esta realidad no va a remitir en los años venideros. Además, los españoles somos líderes en Europa en lo que al uso de Smartphones se refiere: según un informe elaborado por la Fundación Telefónica, el 81% de los móviles que empleamos son inteligentes. Todo esto hace que contar con Internet en el móvil haya hecho que apenas necesites intermediarios para desarrollar actividades que hasta hace unos años sí los requerían. Ahora compramos en Amazon, reservamos nuestras vacaciones a precios increíbles en Airbnb, conocemos el mejor restaurante de nuestra zona en TripADvisor y encontramos el amor de nuestra vida –o al menos creemos hacerlo- a través de plataformas como Meetic, Badoo o AdoptaUnTío.

Y es que durante el último lustro, Internet ha venido a revolucionar la manera tradicional en la que hombres y mujeres se relacionaban y encontraban –o al menos creían hacerlo- a su media naranja.

 

Cuánto hemos cambiado

¿Te gustaría salir conmigo? Es más que posible que a los más jóvenes no les suene de nada, o al menos de muy poco, esta frase. Pero hace muchos años, o no tanto según se mire, el cortejo era mucho más simple. Tras unos minutos de contacto visual, cuatro frases más y la esperada pregunta de ellos a ellas: ¿quieres salir conmigo? Cuando todo acababa, se cortaba y punto.

Hoy, sin embargo, todo es mucho más complejo y son muchos y variados los factores que se convierten en actores de excepción en el complejo juego de la seducción. Además, el hecho de que en los últimos años las mujeres hayan entrado de lleno en el ruedo de la seducción y la demanda de sexo, ha cambiado de arriba abajo ese escenario en el que había que agitar las pestañas y dejarse seducir por el hombre. Hace varias décadas, los jóvenes empezaban a tontear en el instituto y de ahí pasaban a desenfrenadas fiestas en vacaciones donde daban rienda suelta a su pasión y desenfreno.

Hoy, sin embargo, todo es diferente. Hombres y mujeres juegan en igualdad de condiciones y atesoran agendas que echan humo y que han sido curtidas en gimnasios, bares de copa, discotecas y lugares destinados a singles. Las largas cartas de amor con las que el cartero hacía más liviana la distancia entre los enamorados han dado paso a los followers, los ‘Me Gusta’ virtuales, las invitaciones para contactar y las conversaciones a través de Skype roban el sueño a los romeos y julietas de nuestro tiempo. Todo ello ha dado lugar a un nuevo escenario en el que las opciones se multiplican prácticamente de manera exponencial y en el que si hace unos años la mejor arma de seducción con la que podías contar era una bonita sonrisa acompañada de receptividad al 100%, hoy, como no tengas un Smartphone o un ordenador y conexión a internet, difícilmente podrás encontrar introducirte de lleno en el mundo del amor; o al menos esa parece ser la tendencia de nuestros días.

 

Para gustos colores

Hoy sabemos que son numerosas las plataformas que han terminado por convertirse en piezas indiscutibles de este nuevo panorama del amor.

Grindr fue la pionera. Joel Simkhai, su fundador, era gay y llevaba algún tiempo buscando a su alrededor hombres que, como él, quisieran empezar una relación. Tras darse de alta en numerosas webs de citas, finalmente en el año 2009 creó Grindr, una app de geolocalización que permite, de un vistazo, ver perfiles de otros usuarios gays cercanos a la ubicación de quien inicia la búsqueda. En estos instantes la usan a diario más de dos millones de homosexuales en todo el mundo, desde Estados Unidos a España.

De todas las existentes en este momento y de sus correspondientes apps para la búsqueda del amor a través del móvil, quizás la más conocida sea Badoo.com. Se trata de un espacio de uso gratuito, muy sencillo de manejar y que permite que la gente se conozca para lo que quieran y en el momento que quiera. Junto a ella, con muy buena fama y dirigida a un público más selecto, se encuentra Meetic.com. No se trata únicamente de un espacio en el que hombres y mujeres se lancen de lleno a la seducción, sino que es un espacio mucho más versátil en el que, teniendo como objetivo principal la búsqueda de tu media naranja, también te aconseja para que des lo mejor de ti mismo en las citas y organiza quedadas y eventos en toda España donde ‘solteros y solteras de oro’ se dan cita impulsados por su deseo de encontrar mejores y más selectas oportunidades. Match.com, por su parte, cuenta como valor añadido con el hecho de que te ofrece, una vez te registres, el uso de la herramienta MatchAffinity, que se trata de un servicio exclusivo a través del que establecerás contacto con quienes sean más afines a tus características e intereses.  Además, Match ofrece una aplicación para los usuarios con alto coeficiente intelectual, para que así puedan encontrar una pareja a su altura. En este sentido, la plataforma trabaja en la creación de otras aplicaciones que las personas sean aglutinadas en grupos atendiendo a requisitos muy concretos.

En esta amalgama de plataformas y espacios de ligue, no podemos dejar atrás a Edarling.es que, a través de parámetros psicológicos, elabora perfiles de gran precisión para crear parejas de éxito entre los solteros y solteras de España. La más peculiar, sin duda, Adoptauntio.es. En este espacio las mujeres despliegan todas sus artes amatorias y son las que ostentar el poder de elegir al soltero que mejor se adapta a sus gustos y preferencias. Su funcionamiento es divertido y muy sencillo. Simula un market en el que los hombres se convierten en los ‘objetos’ a incluir en los carritos de la compra sobre los que las féminas dirigen sus flechas. ¡Hay rebajas e incluso días de liquidación!

 

Al margen de estos espacios también hay otros muchos otros que se basan únicamente en la búsqueda de experiencias sexuales. Tinder es una de las que suelen enmarcarse en este abanico, siendo descrita incluso como ‘la app más hot del mundo’.  Por otro lado, no solo existen plataformas orientadas a personas solteras, sino que también hay espacios indicados para casados que, ante todo, se caracterizan por su seriedad y discreción.

Para reflexionar…

  •  Desde hace un lustro, los dispositivos móviles se han convertido en los auténticos reyes a la hora de buscar pareja. Su uso ha aumentado en más de un 200%.
  •  ¿Sabías que las Navidades son un auténtico punto de inflexión? Pasar estas fechas solo hace muchos sean los que reflexionen y hagan de enero el mes que más registros en estas plataformas de ligue aglutine.
  •  1 de cada 8 parejas en EEUU se ha conocido a través de Internet.
  •  Entre las mujeres que deciden usar la Red para encontrar pareja, prácticamente la totalidad elige hacerlo de hombres de su mismo país.
  • Internet ha dejado de ser un lugar oscuro donde el amor está abocado al fracaso. De hecho, ya hay estudios que indican que las parejas que se han conocido en este tipo de plataformas son más compatibles y duraderas que las que ven nacer el amor en el mundo real. ¿La causa? La mayoría de estas últimas empiezan por la noche en lugares de fiesta y los incipientes encuentros sexuales no suelen culminar en grandes historias de amor.

 

Rocío Alcántara

Redactora en Yo Soy Mujer

Aún no hay ningún comentario

Responder

Tu email no se mostrará públicamente.

Puedes utilizar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

OK
Esta web emplea cookies para mejorar su navegación. Al seguir navegando, acepta su uso. Si desea conocer más sobre su uso, le invitamos a leer nuestra política de privacidad.