José Sacristán: “He pasado hambre y frío. Soy hijo de los perdedores de la guerra”

Comenzaba un nuevo ciclo de ‘Palabras Mayores’ de la Térmica y el protagonista del encuentro era José Sacristán. Más de 230 personas se dieron cita para escuchar al actor, hasta el punto de que la sala se quedó pequeña y parte de ellos tuvieron que seguir su intervención desde una de las salas anexas y a través de una gran pantalla. Estar allí y escuchar su testimonio merecía la pena.

A sus 80 años, el actor demostró estar en plena forma mental, recordando datos, fechas concretas y un sin fin de anécdotas de sus más de 60 años de carrera e incluso de su infancia, aunque en este caso no fue tierna.

 

Entrevistado por el periodista Luis Alegre, José Sacristán fue relatando su vida y desgranando como de tener sólo un sueño ha llegado hasta el punto en el que ahora está, considerado uno de los mejores actores del mundo.

“He pasado hambre y frío. Soy hijo de los perdedores de la guerra”, así comenzaba el relato de su vida, a corazón abierto, pero provocando continuamente la sonrisa y despertando la admiración del numeroso público.

José Sacristán nació en 1937 en Chinchón, Madrid, en plena Guerra Civil. A su padre lo conoció en un campo de concentración en Toledo, donde se encontraba preso por sus ideas políticas. Durante toda su vida siguió con sus ideas de izquierdas: “Me llamo José por José Díaz, el Secretario General del partido Comunista de España. Cuando mi padre murió, murió el último estalinista de este país”. Y así relató como con un padre totalmente de izquierdas y contrario al régimen, él se educó entre esas ideas en un pequeño piso con cocina compartida en Madrid y en un colegio falangista, lo que provocaba en él un conflicto continúo entre lo que le decían unos y otros. “Por encima de las ideas políticas de las personas está el ser humano. He conocido a gente muy conservadora fantástica y a gente de izquierdas a las que no les volvería a dirigir la palabra. Es estúpido etiquetar a la gente por eso”, respondía a Luis Alegre cuando éste se interesaba por sus buenas relaciones con actores y directores de la época afines al régimen de Franco habiendo reconocido Sacristán siempre su ideología de izquierdas.

 

El actor recordó su primera vez en el cine de Chinchón. Como al ver una película quiso ser indio y vaquero, quiso ser aquello que no sabía ni que era una profesión. “Si estoy aquí es por el coraje y la tenacidad del niño que fui. Por el empeño de un crío de hacer realidad sus sueños”, un niño que recorría la Gran Vía camino del taller mecánico donde trabajaba deteniéndose en cada una de las marquesinas de los cines. Soñando con formar parte de aquellos carteles. Coleccionando los programas que repartían en el cine y coleccionando cromos: “Recuerdo que una vez camino del taller me vi reflejado en uno de aquellos carteles. Pero yo tenía una pinta, unos pelos, y aquella enorme nariz… Años más tarde yo estaba allí. “Sex o no sex”, una película que hice con Carmen Sevilla se estrenó en el cine Gran Vía. Ese día hice el mismo recorrido que hacía cuando iba al taller hasta llegar al cartel donde yo aparecía. Ese niño que fui y tenerlo presente te coloca en tu sitio”. 

Sacristán recordó sus comienzos en un mundo de actores en el que aunque tenía trabajo, no le daba para vivir y mantener una familia. Aquello le llevó ser uno de los primeros vendedores del Círculo de Lectores, a dormir en un banco en la calle en Mérida cuando interpretaba varios papeles en una misma obra de teatro y hasta a comerse la comida de atrezzo de las obras teatrales con tal de darle su sueldo íntegro a su mujer para que su hijo recién nacido pudiese comer: “Corría el año 64 del siglo pasado”.

 

En 1965 hizo su primera película y a partir de ahí comenzaría una brillante carrera en el cine, el teatro y la televisión que aún a día de hoy no ha concluido: “Seguiré actuando hasta que la salud me lo permita. Para mí es un juego hacer creer al otro que eres quien no eres”. José Sacristán demostró con el relato de su vida que cuando uno se enfoca en conseguir su sueño y trabaja por ello el sueño se convierte en una realidad, pero para ello tuvo que pasar por penurias, trabajar mucho y esforzarse sin tirar la toalla y desviarse del lugar al que quería llegar: “Un día me desperté y ya no tenía que ir al taller. Me despertaba para ir a grabar una película”.

Su primera actuación en el cine fue con ‘La familia y uno más’ y luego vendrían otras comedias la época. Estuvo entre los actores más taquilleros del cine español de los 70 junto a Alfredo Landa, José Luis López Vázquez, etc. También se estrenó como director con películas como ‘Soldados de plomo’, ‘Cara de acelga’ y ‘Yo me bajo en la próxima ¿y usted?’.

Actor estrechamente vinculado al teatro, entre sus trabajos destaca el musical El caballero de la Mancha en el que compartió protagonismo con Paloma San Basilio.

Fue reconocido en el Festival de Cine de San Sebastián de 1978 mejor actor por la película Un hombre llamado ‘Flor de otoño‘ y en 1982 se llevó el Fotogramas de Plata como mejor actor por la película ‘La colmena’. En 2011 la Asociación de Cronistas Cinematográficos de la Argentina le entrega el Premio Cóndor de Plata a su trayectoria, considerado el máximo galardón al cine en la Argentina. En febrero de 2013 José Sacristán logró el primer Goya de su larga carrera al ser considerado por la Academia de Cine como el mejor actor protagonista por su trabajo en ‘El muerto y ser feliz’, de Javier Rebollo. Y así podríamos seguir relatando una innumerable lista de éxitos.

Compartió con el público interminables anécdotas personales que, aún pudiendo haber sido dramáticas cuando las vivió, relató con su característico sentido del humor. Divertido, natural, a corazón abierto, José Sacristán demostró porqué es grande dentro y fuera de la pantalla.

La próxima cita de ‘Palabras Mayores’ será el 16 de febrero y tendrá como protagonista a la periodista Pepa Bueno.

Redacción: Ana Porras Fotografía: Lorenzo Carnero

Aún no hay ningún comentario

Responder

Tu email no se mostrará públicamente.

Puedes utilizar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

OK
Esta web emplea cookies para mejorar su navegación. Al seguir navegando, acepta su uso. Si desea conocer más sobre su uso, le invitamos a leer nuestra política de privacidad.