Elías Bendodo: “El hombre detrás del político”

Elías Bendodo, presidente de la Diputación provincial. El encuentro era con él y no era con él. Al Elías político llevamos muchos años viéndolo en los medios de comunicación, en actos institucionales y comparecencias públicas. Empezó muy joven. Con tan sólo 23 años ya era director de un distrito de la capital, y con 24, tras el asesinato de Martín Carpena y tras varias carambolas del destino llegó a una concejalía. Cuando aún no lo esperaba, cuando casi podríamos decir que iba en esa lista de “relleno”. Pero no quería sentar aquella noche en la mesa al político, quería sentar al hombre, al ser humano que hay dentro. A la persona que aún teniendo poder en nuestra sociedad se enfrenta cada día a sus temores, inquietudes y sueños. Para hablar de proyectos políticos ya están las ruedas de prensa y otros medios.

Elías Bendodo llegando a la cena junto a la jefa de prensa de Diputación. En la cena estaría él sólo.

Posiblemente no sea el más popular de la clase, aunque sea presidente del Partido Popular en Málaga. Hay quien tiene de él esa imagen de político serio y distante, y hasta un poco altivo. Algunos de los comensales de aquella noche llegaron a Beluga, en la plaza de las Flores, con esa idea en la cabeza.

 

04 de abril de 2018. Cenas con Chispitas. 

Lugar: Restaurante Beluga Málaga

Ponente: Elías Bendodo

El tema: “El hombre que hay detrás del político”.

El reservado de Beluga nos recibió de día con el cambio de hora. Esa luz del atardecer entraba por los ventanales iluminando la mesa donde tendríamos nuestros segundo encuentro en ese espacio. Virginia Florista escogió una decoración acorde a la ocasión, seria, elegante, solemne. Virginia eligió para la ocasión un centro de mesa que rompía con todo lo que habíamos visto hasta ahora. Un trabajo formal lineal con base de bambú, Orquídea phalenopsis Gloriosa y hojas Xanadu. Todo acompañado con velas que daban al espacio de un aire muy elegante.

Es cierto que en los últimos años la política y los políticos están muy denostados. Hemos experimentado grandes cambios en España en los últimos tiempos. Vivimos en un país con una democracia joven, en la que en tan sólo 4 décadas se han concentrado muchos acontecimientos, mucho progreso, muchas mejoras a nivel de infraestructura y en la estructura social, hemos ganado en derechos sociales pero también hemos vivido muchos casos de corrupción.

La política lo envuelve todo. Aunque haya quien se considere apolítico y no le interese, las decisiones que se toman nos afectan a todos y a cada uno de nosotros. Ya lo dijo Aristóteles, el hombre es un animal político. Se refería a la capacidad del ser humano de relacionarse creando sociedades y organizando su vida en ciudades. El humano y los animales por naturaleza son sociales, pero solo el humano es político, siempre y cuando viva en comunidad. Daría para mucho más aquella deserción de hace siglos, y más allá de la filosofía, sólo tenemos que mirar a nuestro alrededor. El hombre necesita del gobierno de otros hombres (cuando digo hombre me refiero al ser humano), y siempre ha sido así. Nos organizamos en las comunidades de vecinos, en los colegios y hasta en los clubes deportivos a través de representantes. Al final y al principio, los políticos son personas, con sus defectos y sus virtudes. Antes de continuar hablando del tema quiero presentaos a las personas que nos acompañaron.

 

Los invitados 

Las primeras en llegar, y con bastante antelación, fueron un grupo de amigas que estaban deseando asistir a una cena y Elias fue el ponente que más le encajó. Una de ellas lo conocía de una manera más cercana, el resto, como la mayoría, a través de los medios de comunicación.

Todas están jubiladas, aunque siguen siendo mujeres muy activas. En su mayoría están implicadas con entidades y asociaciones como es el caso de La Coracha, los Rotary o la Fundación Musical Málaga.

María Estrada

María Estrada es profesora de matemáticas jubilada, conoce a nivel personal a Elías. Aunque sus amigas tenían la imagen de él de una persona un poco distante, ella les insistió en que debían conocerlo más de cerca.

Lucía Trujeque

Lucía Trujeque también está jubilada, es madre de 4 hijos, y ha sido empresaria de tiendas de moda.

Elisa Domínguez de Gor

Elisa Dominguez de Gor, ha sido directora de producción de Mayoral, aunque está jubilada sigue siendo consejera de la empresa. Gracias a la labor que desarrolla como patrono de la Fundación Musical Málaga últimamente ha tenido bastante trato con la Diputación ya que han conseguido, gracias a un acuerdo con el ente supramunicipal, que las actividades de promoción de la música puedan llegar a todos los rincones de la provincia. Aseguró que tenía muchas ganas de conocer a Elías en un plano más personal.

Angustias Cuellar

Angustias Cuéllar Bonal, también tenía mucho interés en conocer a nuestro ponente. Una oportunidad que le permitía también vivir una experiencia diferente con sus amigas.

Mari Carmen Baeza

Mª Carmen Baeza, ha sido profesora aunque ya está jubilada y ejerce de responsable de protocolo de La Coracha. Gracias a su labor en esta asociación pro tradiciones malagueñas conoce a Isabel Naranjo, la mujer de Elías, periodista en Onda Cero: “ Ya lo conozco a ella y me parece una gran mujer, ahora tengo curiosidad por conocerte a ti un poco más”, le dijo.

Setareh Mohregi

Desde Marbella llegaron Setareh Mohregi y Santi Díaz-Pache. Setareh ya había participado en alguna ocasión anterior cuando las cenas se celebraban en Atelier. Es la directora de la oficina de Gilmar Inmobiliaria de Puerto Banús y conoce a Elías y a su mujer también en el ámbito más personal.

Santi Díaz- Pache

Santi Díaz-Pache tiene una empresa de distribución de flotas eléctricas tanto a empresas como particulares, Urbet. Vehículos que buscan de la necesidad actual de implementar y desarrollar sistemas de movilidad no contaminantes y que hagan las ciudades más sostenibles. Le comentó a Elias que habían coincidido en una etapa profesional anterior, cuando Santi trabajó para la Conserjería de Turismo en la etapa de Luciano Alonso.

Esther Molina

Esther Molina trabaja en la Fundación Victoria y lleva las relaciones empresariales e institucionales de la Diócesis de Málaga. Esther fue directora general de Promoción Empresarial y del Empleo y concejala del Partido Popular en el Ayuntamiento de Málaga. Evidentemente conocía a Elías como compañero, pero siempre en el terreno político.

Romina Zace

Al igual que Esther, Romina Zace vino sola. Es periodista y trabaja en 101 Televisión. Evidentemente está muy acostumbrada a dar noticias que genera Elías Bendodo, pero quería conocerlo en una faceta menos mediática. El formato de Cenas con Chispitas le resultaba muy periodístico.

Manolo Navarro, arquitecto y comensal asiduo a las cenas, también ha estado vinculado políticamente al Partido Popular. Recordó durante el encuentro como siendo él concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Mijas, tuvo que comenzar a instancias de la Diputación el proyecto de la Senda Litoral a su paso por el municipio.

María Pueblas e Iván Mena

Otra pareja que venía desde Marbella es la formada por María Pueblas e Iván Mena.  Iván Mena es ingeniero civil, María es abogada y juntos tienen la empresa constructora Remake Integral. Ellos son los que habitualmente les hacen las obras a Grupo Dani García y desde que empezó Cenas con Chispitas querían apuntarse a una, finalmente a esta, en Restaurante Beluga. María tenía también interés por el ponente ya que Elías será uno de sus profesores en el master que está cursando en ESESA.

Ana Pérez del Pulgar

Ana Pérez del Pulgar, es Relaciones Públicas del hotel Vincci Posada del Patio. Conoce a Elías desde hace años por el cargo que ocupa y también quería tener la oportunidad de acercarse más a la persona. Además se confesó seguidora de Yo Soy Mujer y del formato de Cenas con Chispitas.

Daniel Salva y Marta Cuadra

Marta Cuadra ya estuvo con nosotros en la cena de Juande Serrano, en la que coincidió con Esther Molina. Entonces vino con una amiga, pero en esta ocasión lo hizo de su marido. Marta tiene la empresa Floral Image, centrada en el alquiler de flores bio-realistas. Su marido, Daniel Alexandre Salva, explicó que estaba allí por acompañar a su mujer y ante la insistencia de esta. Daniel es fundador de Investments to Change the World, un fondo de inversiones que apoyan a empresas que ayuden a cambiar y mejorar el mundo.

Miguel Gutiérrez
Miguel Gutiérrez

Por supuesto se sentó a la mesa nuestro anfitrión, Miguel Gutiérrez, propietario de Beluga, que nos dio la bienvenida y nos pidió que nos sintiéramos en casa.

 

La cena

Si en la anterior cena en Beluga el chef, Juan Molina, nos sorprendió con un menú degustación formado por nueve platos distintos, en esta ocasión quiso que probásemos algunas de las especialidades del restaurante.

De aperitivo: Espuma de cabracho y piquillos
De entrante: Crema fría de bacalao ahumado, tomate Concassé, tierra de aceite de oliva malagueño y bizcocho de tinta
Principal: Merluza de pincho, azafrán, carpaccio de gamba y jugo de sus espinacas
Postre: Biscuit de pistachos y fresas especiadas

El tema 

La política lleva con nosotros desde que el hombre es hombre y pisó la tierra y vivió en las cavernas. Siempre hemos necesitado un líder de la tribu, igual que los animales un líder en la manada.

El más fuerte, el más sabio, el anciano, por preferencia en el orden de nacimiento en la dinastía familiar… Siempre el hombre ha necesitado del gobierno de otros hombres.

Somos los más listos del planeta. Tenemos la capacidad de pensar y de ir más allá de los instintos. Somos capaces de discernir entre el bien y el mal. Nos organizamos con normas que en nuestro caso no ha escrito la naturaleza, de hecho muchas veces, nos saltamos a la torera las que nos dictó ella anteponiendo las nuestras, y por supuesto las nuestras nos las saltamos también.

Estar ahí, en ese puesto, en esa posición de dirigir a la tribu otorga poder. Poder de decidir por todos, a veces mal y a veces bien.

A lo largo de la historia ha habido líderes justos que han tomado decisiones justas, aunque beneficiasen a unos y molestasen a otros. Ha habido y hay  líderes que sólo piensan en su propio interés. Ha habido líderes dictadores, los ha habido que han contado con la opinión de los demás, nos hemos organizado hasta el punto de elegir entre todos a esas personas que nos van a representar y van a tomar las decisiones por nosotros, les hemos dado las riendas de la sociedad mediante el voto.

Nos inventamos la democracia para huir de las tiranías. Nos inventamos en nuestro ansia de tener parte de ese poder, que cualquiera elegido por el pueblo nos podía gobernar y tomar decisiones por nosotros, aunque no tuviesen formación ni aptitudes, pero los elegimos incluso porque nos caían bien o porque quedaban mejor en la foto.

Creamos las ideologías para agruparnos en formas de pensar sobre cómo debía ser la gestión y en su nombre se hicieron y se hacen cosas buenas y cosas objetivamente malas. Amamos a nuestros dirigentes, los encumbramos y los quemamos en la hoguera o los decapitamos, según nos parezca o le parezca al de enfrente. El poder de la masa. Les pedimos pan y circo y que gobernasen a nuestro gusto para que nos favoreciese el azar.

“Los políticos son lo peor, ladrones, corruptos…” Nos permitimos el lujo de insultarlos según nos venga en gana o de ponerlos en el podio en el primer puesto cuando debajo de la carpeta llevamos un “¿y de lo mio qué?”. Y de todo hay en la viña del señor, como en la viña de la vida, en nuestra comunidad de vecinos y hasta en nuestra propia familia.

“Mira ese qué ladrón. La política está podrida”, nos decimos ante los casos de corrupción con los que almorzamos delante de la tele. Y mientras el fontanero nos dice que si no vamos a presentar la factura mejor lo dejamos así y nos ahorramos el IVA. Y mientras, le preguntamos a nuestro asesor cómo hacer para pagar menos a Hacienda mientras nos manifestamos en contra de que bajen las pensiones o de que en la clase de infantil en el cole de nuestro hijo no haya auxiliar de apoyo. Y así el ser humano busca la paja en el ojo ajeno, en la época de Aristóteles y ahora. Porque enfrentarse al espejo y reconocer nuestras propias miserias ha sido complicado antes y ahora, y lo seguirá siendo mientras el hombre sea hombre y tenga a quien echarle la culpa.

Un gobierno para los hombres formado por hombres, con los defectos y virtudes que conlleva la condición humana. Porque somos humanos y eso conlleva sus grandezas y sus bajezas. Y el ser humano cuando está arriba, en una posición de poder se olvida de lo que es estar abajo. El refranero popular, que suele ser muy sabio dice: “ Si quieres saber quien es fulanillo dale un carguillo”. Y el poder saca lo mejor y lo pero de cada uno, y va por momentos y a ratos. Pero estemos en la posición que estemos por la noche se apaga la luz, se cierran los ojos, y no importa quien seas o de donde vengas, ni el cargo que ocupes, en ese momento eres tú contigo mismo, con tus sombras y tus luces, con tu propio debate nacional interno y tus propias guerras.

Porque al final pasan los años, las épocas, los gobernantes, los países cambian de forma, de costumbres y hasta de líneas que marcan los territorios, avanzamos en la medicina, en la ciencia, en la tecnología, vamos en coche y no en burro, y en avión y en barco… Nos comunicamos a través de móviles y podemos ver en directo a nuestro interlocutor en China, pero hay algo que no cambia y es el ser humano, lo que lleva dentro, lo que pasa por su cabeza y siente en su corazón.

 

El ponente 

Elías Bendodo, el invitado de la noche, llegó a ser concejal del Ayuntamiento de Málaga con tan solo 24 años y sin esperarlo en aquel momento. Desde que se licenció en Derecho comenzó a trabajar como director del distrito de La Palma-Palmilla. 

Desde entonces la lista de cargos instituciones y políticos en estos años se han sucedido: Presidente provincial de Nuevas Generaciones, presidente provincial del PP, presidente del patronato de turismo, presidente de la Diputación provincial….

Elías Bendodo es de origen sefardí, está casado y es padre de dos hijos. Pero una cosa es lo que hacemos, a lo que nos dedicamos y nuestras circunstancias y otra lo que somos y cómo lo vivimos.

Si nos acompañáis espero que vosotros también os podáis acercar más a quién hay detrás del político, a la persona. Una persona que dio su primer beso “tarde”, que no le gusta tumbarse un domingo por la tarde en el sofá, que ha recuperado el correr por las mañanas para sentirse en forma física y mentalmente, que aunque discuta en los plenos intenta llevarse bien con sus compañeros de la oposición, que considera que la buena gestión en su profesión está por encima de despertar simpatías, que se contradice cuando dice que los políticos no deberían estar más 8 años en el mismo puesto pero que Paco de la Torre y Rajoy aún tienen cosas por hacer en una candidatura más, que conoció a su mujer una noche de copas en Marbella, que intenta ver las películas en inglés, al que le encantan los toros pero le han dado muchos quebraderos de cabeza, que se siente muy orgulloso de haber conseguido la deuda 0 en Diputación en estos 7 años, que se ve trabajando en el despacho de su padre, que es lo que a su padre le hubiese gustado,  y queha aprendido a planificar su vida no más allá de 4 años. Es difícil en Elías separar vida personal de profesional, básicamente porque como nos demostraría su trabajo es su vida y su pasión.

La ponencia

Quise emular a Bertín Osborne en aquel programa en el que a los invitados antes de cantar sobre el escenario se transformaban en un personaje y veíamos el resultado tras pasar por la puerta, se llamaba ‘Lluvia de Estrellas’. Pero la jugada no salió. Y aunque a modo ceremonial le pedí que saliera y pronuncié aquello de : “Sale el político y entra Elías”, los que entraron fueron el maitre y los camareros a servir la mesa. Resultado: Comenzamos el encuentro con una sesión de risas. (Si queréis ver parte de la secuencia en vídeo lo podéis encontrar en Instagram)

Tras eso Elías Bendodo aseguró que se dejaba al político fuera, nos animó a que le preguntásemos lo que quisiéramos, y afirmó que siempre tanto en su vida personal como en política intenta ser fiel a sí mismo: “ Lo fingido se nota. Tiendo a ser yo mismo y a veces al ser uno mismo, pues no eres políticamente correcto, pero a mí no me va mal”.

Los cargos de los partidos políticos están sujetos a una disciplina de partido, a unas normas y a unos puntos de vista que buscan que haya una unidad ideológica y que todos sus miembros remen en el mismo sentido. Esto supone en ocasiones contradicciones entre lo que uno como persona realmente piensa sobre un asunto y lo que tiene que defender de cara a la opinión pública. Elias nos contó que en esos casos intenta ser honesto aunque lo que se valore sea la lealtad, si no está de acuerdo con algo, lo dice.

Tuvo que aprender muy pronto a moverse en el mundo político y en las filas del partido popular, al que se había afiliado siendo estudiante en la Universidad, según cuenta motivado por la crisis económica que se vivía en aquel momento y el cansancio ante los casos de corrupción de la última etapa de gobierno de Felipe González: “ A mí me gustó la política siempre. El proyecto que lideraba Aznar entonces era ilusionante. A Aznar fueron los jóvenes los que lo pusieron de presidente del Gobierno y le dieron la mayoría absoluta. Que hoy en día la relación de los jóvenes con el PP es todo lo contrario.

Me afilié al PP y empecé a venir por la sede que tenía el partido en calle Salvago; me empezó a gustar cada vez más. La política es un veneno que, como has dicho, saca lo mejor y lo peor de las personas. Si uno vale, puede desarrollarse personalmente como en ningún sitio, y puedes aprender como no aprendes en ningún sitio, ni en la Universidad, pero también hay gente a la que le sienta fatal y se convierten en unos corruptos o les entran los celos, no asumen el compañerismo, pero mí me gusta la política”.

Con 23 años comenzó en el Ayuntamiento de Málaga como director de distrito de La Palma- Palmilla: “ Fue una experiencia muy bonita, aunque era un distrito muy complicado. El primer día que fui se me presentó en el despacho uno de los jefes de los que movían toda la droga en Málaga y me dijo: “Vente, que tienes que darte un paseo conmigo del brazo por el distrito y cuando te vea todo el mundo conmigo aquí tú ya no vas a tener ningún problema”. Y allí estaba yo paseando con él del brazo, supuestamente este hombre era el capo de la droga, pero nadie lo detenía, ni nadie lo acusaba de nada, pero todo el mundo lo sabía.

En un año aprendí mucho allí. La gente es muy agradecida, porque donde más necesidad hay es dónde más te agradecen la gestión pública, cualquier cosa que hacía me lo agradecían”. Nos contó la anécdota de como un día de Reyes fue a llevarle los regalos a los niños más desfavorecidos del distrito: “Aquella experiencia me marcó. Eran niños sin ninguna posibilidad, la mayoría vivía con los abuelos porque los padres estaban en la cárcel. Eso es Málaga también. Nos olvidamos de que Málaga no es sólo el Pompidou, ni el Thyssen, ni calle Larios, Málaga es mucho más que eso y hay mucha gente que vive mal y lo pasa mal y sin posibilidades de mejorar. Ahí desde la administración tenemos una labor mucho más grande de lo que hacemos, nos quedamos cortos. Yo eso lo aprendí allí”.

No tuvo la oportunidad de estar mucho tiempo en ese cargo porque los hechos se precipitaron. Iba en las listas de candidatura del PP en un puesto que no era de salida, pero tras algunas bajas la lista había corrido. Algo que carecía de importancia hasta que una noche de verano, mientras estaba con unos amigos en un concierto de Maná en la plaza de toros, le llegó la noticia:  “Nos llamaron para decirnos que habían matado a un concejal del PP en Málaga, que por desgracia en aquella época era algo que estaba a la orden del día. Se me vino el mundo encima porque era una persona que yo conocía y a la que le tenía mucho cariño. No pensé que el siguiente era yo en la lista. Pero tuve que madurar en horas lo que creo que se madura en años. Con 24 años te encuentras de concejal, en la quinta capital de España, en esas circunstancias y con el foco mediático sobre ti”.

Elías se sintió cuidado y respetado en su etapa en el Ayuntamiento, protegido por sus compañeros, no sólo por su edad, sino también  por las circunstancias excepcionales en las que entró.

 

Asumió las responsabilidades que hasta entonces llevaba Martín Carpena, el Puerto de la Torre y la Carretera de Cádiz. En la siguiente legislatura ya fue designado como concejal de Juventud y Deporte: “Pero yo me quedo con la experiencia de Palma- Palmilla, más que con la del presidente de la Diputación incluso”.

Repitió en varias ocasiones que aquel puesto ha marcado en su vida. Y mientras él paseaba del brazo con el capo de la droga y hacía de Rey Mago para entregar los juguetes a los niños del barrio, su padre esperaba que en algún momento aquello se le pasara y se incorporase al despacho de abogados que con tanto esfuerzo había fundado: “ Hoy mismo he comido con mi padre, que tiene 90 años, y me ha vuelto a decir que estoy “chalao” dedicándole quince horas al día a esto. Pero para mí esto no es un trabajo, es un servicio y me gusta.

Al final tu padre te influye a la hora de estudiar la carrera y él nos orientó a mis hermanos y a mí a estudiar Derecho. A pesar de su edad sigue ejerciendo de abogado. Él sabe que trabajando con él podía ganar más. La gente se piensa que ganamos un dineral, pero yo gano como presidente de la Diputación 3mil euros al mes. Si lo dividimos por las 12, 14, o 15 horas diarias que le dedico incluyendo fines de semana, ¿a cuánto sale la hora? Pero no me pesa, no me quejo y si quisiera ganar más dinero pues me iría con mi padre que me lo dice todos los días”.

Asegura que no se ve para siempre en la política y que algún día se dedicará al ejercicio de la abogacía. Algo que en aquella cena, y tras la pasión que mostró por su trabajo es difícil de creer: “ Yo acabaré en el despacho de mi padre. En la política hay que estar siempre con la maleta preparada, porque hoy estás aquí y mañana te vas, por las circunstancias que sea, o porque te aburres o porque no tienes ilusión… Yo creo que en política no hay que estar, en política hay que hacer. Cuando es “estar por estar”, te tienes que ir, es lo que yo pienso”.

Por eso, entre otros motivos, se considera a favor de las limitaciones que hay en otros países de que un dirigente político pueda estar un máximo de 8 años en el cargo: “En mi partido hay mucha gente en contra de esto que yo digo. Y yo lo digo públicamente, y soy el presidente del partido. Hay quien no piensa esto, me parece perfecto y respetable; son proyectos enfocados de otra manera, ni mejor, ni peor, pero yo creo que los ciclos en un determinado gobierno tienen que ser de ocho años. Pasa en las democracias más modernas”. No es que defienda que se incluya en la ley o la obligatoriedad, pero sí la idoneidad: “Aunque yo sea defensor de eso no quiero imponérselo a nadie”. Ante la posibilidad de un tercer mandato como presidente de la Diputación dijo tajante: “ A mí no me apetece, no porque esté cansado o no tenga proyectos, pero creo que he cubierto una etapa en la que se han hecho muchas cosas y esto tiene que ser algo de relevos. Mi partido quiere que siga, pero ya veremos”.

Sobre los celos y el “quítate tú para ponerme yo” del mundillo político también nos contó cómo ha sido su experiencia: “ Yo no he tenido problemas nunca con eso de los celos, he respetado los espacios y se han respetado los míos. En política desde que uno llega empieza a acumular enemigos, desde el minuto uno, porque hay mucha gente que quiere tu sitio, o porque te ve como una amenaza porque lo haces mejor, entonces en el momento que acumules muchos enemigos te tienes que ir.

La clave está en esa capacidad de sumar enemigos poquito a poco. Pero es que al final vas sumando enemigos, porque vas tomando decisiones que no a todo el mundo le parecen bien, eso es así y esto consiste en tomar decisiones todos los días”.

Elías reconoció que en esa toma de decisiones unas veces se acierta y otras te equivocas: “El alcalde de Málaga, que para mí es mi referente, acertó con la estrategia de convertir Málaga en una ciudad cultural. Y podía haber tomado otra decisión, pero con esta acertó, mirad los resultados. Pero podría no haber acertado…”.

Hablando de decisiones erróneas que él mismo había tomado en el ejercicio de su función pública, nos contó algunas anécdotas, como cuando se le ocurrió montar una corrida de toros en la feria del Puerto de la Torre, que tuvo que suspender el mismo día en la que se celebraba porque el empresario taurino le pidió sin justificación ninguna 5 millones de pesetas unas horas antes del festejo. Tomó la decisión de cancelarla y aquello le costó dinero de su bolsillo. En aquel momento era concejal y estaba recién llegado, como presidente de Diputación tiene actualmente la responsabilidad de La Malagueta. Se considera taurino aunque reconoce que los toros le han dado muchos problemas: “Yo en la diputación estoy feliz con todos los proyectos que hacemos y lo único que me da problema son los toros, es tremendo lo del mundo taurino”.

 

Sobre el enchufismo dentro de los partidos políticos para colocar a afiliados con carnet en determinados puestos, Elias aseguró que en Diputación nadie le dice nada sobre a quién debe contratar, y que él elige a su equipo por su perfil profesional y teniendo en cuenta el puesto que van a desempeñar, incluso lo tiene en cuenta a la hora de elegir las competencias de los diputados.

Su pasión por el trabajo le lleva a dedicarle casi todas las horas del día, siempre encuentra algo más que se puede hacer en el desempeño de su función. Asegura sin embargo, que realmente nuestro país se tiene que plantear el tema de los horarios laborales, ya que donde menos se compagina vida laboral y familiar es en España. En cierto modo es consciente hasta de que él podría dedicar menos horas al trabajo y más a la familia: “ Me he dado cuenta de que nadie es imprescindible. Pero es que para mí esto no es un trabajo. Tomar decisiones para transformar la ciudad o la provincia en la que vives, me encanta. Piensas en un proyecto que parece imposible y buscas la forma de hacerlo, ese reto te da impulso. Un ejemplo es el Caminito del Rey ”.

Le cuesta bajar el ritmo, hasta el punto de que no recuerda haberse tirado una tarde de domingo en el sofá. Ni lo recuerda ni le apetece, prefiere hacer alguna actividad con sus hijos.

Ha encontrado en el deporte, en correr, su momento para estar consigo mismo y pensar. Durante la cena nos contó que a la mañana siguiente correría 11 kilómetros, finalmente y tras cerrar Beluga, aseguró que ya se quedaba sin ir a correr.

Confiesa que en su día a día es muy metódico: “Me levanto a la misma hora, desayuno lo mismo, corro a la misma hora…Mi vida la aprovecho al minuto y la tengo muy organizada, me da tiempo a todo. Tienes que encontrar tiempo para oxigenarte a lo largo del día”.

Le gusta bañarse durante todo el año en el mar, le da igual si el agua está fría. Y aquella noche se mojó con la mayoría de temas que tratamos, como por ejemplo con la reflexión que hizo sobre la presencia de los políticos en las ferias internacionales de turismo: “Hay que ir aunque yendo no consigas casi nada. El impacto es mínimo, porque aquello es un océano, hay mucha oferta. Pero si no vas es letal. Yo dejé un año de ir a la feria de Berlín, me parecía que no merecía la pena para una cena y un desayuno y después volverme, la crítica en todos los medios fue brutal. Y vas porque hay que estar, pero no sacas nada en claro. Nosotros lo que trabajamos mucho son las reuniones antes o después de las celebraciones de las ferias de turismo. Durante la feria no se saca rentabilidad”.

Una de los temas que más curiosidad me ha generado siempre y la pregunta que más ganas tenía de hacerle, es cómo vive tan intensamente la Semana Santa siendo de religión judía. Al parecer es algo que le pregunta mucha gente: “ Tengo absoluto respeto por la Semana Santa, por las Cofradías, y tengo vinculación con muchas de ellas. No hay nada que mueva a más personas en la ciudad y que mueva a tanta gente joven. Antes de la Semana Santa me fui a visitar las Cofradías por la noche, sin prensa, yo solo, y sorprende ver la implicación de los jóvenes, que actualmente no se comprometen con nada. Eso tiene su valor. Es un movimiento religioso pero también mucho más. Las Cofradías son cultura, educación, compromiso, y el ambiente que se mueve en torno a las Cofradías me gusta.

Cuando hace 500 años los Reyes Católicos expulsaron a los Judíos de España mis antepasados se fueron al Norte de África, mis padres nacieron en Larache, mis abuelos también, y yo soy la primera generación que nace otra vez en España.

La Santa Cena, es la cena que Jesucristo hizo con los apóstoles porque era la Pascua. Jesucristo era judío. Yo no soy practicante, pero mis padres sí lo cumplen y lo respeto”.

Los hijos de Elías estudian en un colegio Católico, como lo hizo él en su momento. Sin embargo vivir con las dos religiones no les genera ningún conflicto, según nos explicó su padre: “ Yo estudié en Gamarra, en un colegio de monjas, sin ningún problema. A mis hijos les hemos dado libertad para que cuando tengan dieciocho años, o cuando consideren, ellos elijan la religión que quieren seguir. Las conocen las dos”.

Pregunta inevitable, y tras haber contado al comienzo, que se afilió en el PP ante los casos de corrupción de aquel momento en el PSOE, era cómo había vivido los casos de corrupción de su partido en los últimos años: “ Fatal, porque al final llegas a tu casa y te planteas que has echado 15 horas en las calles y vienen tres sinvergüenzas y echan por tierra todo el trabajo que hacemos los que nos dedicamos a esto porque nos gusta. Lo importante es que esos se aparten y se les expulse, que es lo que se hace aunque a algunos más tarde que a otros”.

 

No se plantea objetivos a largo plazo: “ Dicen que si quieres hacer reír a Dios, cuéntale tus planes políticos. Tony Blair decía que todas las carreras políticas acaban en fracaso. Y es verdad, ¿conocéis a algún político que haya salido por la puerta grande? Yo no conozco a ninguno. Hay que saber irse”.

Nos contó cómo había sido el planteamiento de que Paco de la Torre se presentase otra vez como candidato a la Alcaldía cuando todas las quinielas apuntaban a Elías como sucesor natural: “ Cuando se planteó el tema a Paco le dije: “Paco, tú tienes fuerza, ganas e ilusión para ser el candidato otra vez a la Alcaldía. Dicen que tengo que ser yo, pero si tú quieres yo te voy a apoyar”. Porque él quería y tiene todavía esa ilusión de volver a presentarse. Esa es la realidad, así de simple, no las cosas que leemos en los periódicos”. Una de las asistentes le preguntó si ser alcalde de Málaga es una opción que le apetece de cara al futuro: “ Creo que tenemos un gran alcalde. Él dice que si él se va que me quedé yo, pero no creo que tenga que irse. Aunque tenga 76 años tiene más fuerza, más ganas y más ilusión que gente de 40 años”.

Se abrió una tertulia en torno al criterio de los votantes que por encima de gestión valoran la imagen o la simpatía que le despierta el candidato: “ En siete años que llevamos en la Diputación hemos conseguido pasar de 300 millones de euros de deuda, a que el mes que viene sea 0. Pero eso no lo valora nadie, desgraciadamente hoy en día no están valorando la gestión, están valorando la imagen”. “El populismo es decir lo que la gente quiere escuchar, sea posible o no, y con eso te ganas el favor de la gente”, Bendodo lamentó que esto sea así y que cada vez haya menos pensamiento crítico.

Sobre la continuidad de Mariano Rajoy, sus posibles sucesores, la desaparición del bipartidismo, del descontento hacia los políticos, el desinterés de los jóvenes hacia los políticos, la pérdida de valores en la sociedad, de las elecciones catalanas, la necesidad de un pacto de Estado por la Educación, la reforma de la ley electoral, la descentralización de la educación en nuestro país, la radicalización de la sociedad, de todo eso también hablamos, de política.

Bendodo se mostró muy orgulloso de Málaga: “Vivimos en la mejor ciudad del mundo, por dónde está situada y por la decisiones que se han tomado. La crisis nos pilló con los deberes hechos, y tenemos grandes infraestructuras, oferta cultural, en un mismo día tienes mar y montaña, tenemos el AVE, la ampliación del aeropuerto, buenas carreteras, y todo eso queramos o no es fruto de las decisiones políticas que se han tomado. Mi empeño es que todo lo que tenemos en la ciudad llegue a los pueblos, que no necesiten venirse a la capital. Y en eso estamos, creando infraestructuras para que tengan oportunidades sin salir de allí. El objetivo que nos marcamos cuando llegamos a Diputación es que cada comarca tuviese un atractivo y lo estamos consiguiendo”. Apuntó a que el gran reto de Málaga capital es una solución al río Guadalmedina a su paso por la ciudad.

Elías se mostró distendido y aunque era protagonista se integró como un comensal más. Es consciente, nos contó, de que para muchas personas tiene una imagen de serio y distante que le perjudica:  “ A lo mejor es que no soy tan cariñoso como otras personas, me cuesta más. Es verdad que yo estoy muy centrado en hacer una buena gestión más que en ser súper simpático o por imagen. Pero es que uno es como es, e intento mejorar, tampoco me considero un borde. No se me valora por la ‘deuda 0’ que hemos conseguido, pesa más el marketing político. Y a mí lo que me importa son los resultados, la solvencia, trabajar y sacar adelante los proyectos que me he propuesto”.

Todo el mundo tuvo ocasión de hablar con él, de continuar desarrollando alguno de los temas que se habían sacado durante la cena o sacar otros nuevos. Muchos de los asistentes reconocieron que la imagen de Elías les había cambiado por completo tras el encuentro y conocerlo más de cerca.

En la sobremesa hablamos de muchos temas, hasta nos contó cómo había conseguido dejar de fumar hacía años, y a los fumadores nos animó a dejarlo.

Cuando uno está a gusto se le olvida que a la mañana siguiente hay que madrugar, y eso nos pasó al grupo que cerramos Beluga casi a la 1 de la madrugada.

 

Testimonios 

Daniel Salva: “Excelente, ha sido un descubrimiento. Me ha encantado venir con un político de la talla de Elías como ponente, que no lo conocía personalmente. El concepto me parece increíble, no sólo el networking, sino echar un rato divertido y con nivel”. 

Marta Cuadra: “ La cena en Beluga sido ha sido maravillosa, y el ponente ha estado espectacular, al igual que el ambiente”. 

Esther Molina: “ Es algo más que una cena, es toda una experiencia. La gente ha sido encantadora. Escuchar al ponente ha sido impresionante. Lo aconsejo”.  

María Pueblas: “ Me ha gustado muchísimo, y vamos a repetir. Me ha parecido muy enriquecedor y hemos conocido a personas muy agradables. El ponente también ha estado muy divertido y ha roto muchas barreras, me ha parecido muy accesible. Me voy muy contenta”.

Iván Mena: “ Es una experiencia muy interesante y recomendable. Cuando me lo comentó María me entusiasmó. Me ha gustado conocer a Elías, es una persona muy cercana y muy simpático. Se lo pienso contar a mis amigos para que se apunten a Cenas con Chispitas”. 

Santi Díaz-Pache: “ Me ha hecho mucha ilusión. Lo primero conocer un sitio como Beluga donde nos han tratado estupendamente, la comida muy buena, la compañía fantástica y a Elías no la conocía, pero está muy bien conocerlo. Espero que no se limite él a lo de los 8 años porque parece que tiene potencial suficiente si ha conseguido poner una deuda de 300 millones a 0”. 

Mª Carmen Bea, Elisa Domínguez de Gor, Lucía Trujeque, Elías Bendodo, Angustias Cuellar y María Estrada

Mª Carmen Baeza: “ Maravilloso. Yo me imaginaba que iba a ser algo muy bonito, pero es más que bonita la experiencia”.

Elisa Domínguez de Gor: “Me ha gustado muchísimo la experiencia, conocer a Elías de una manera más cercana, y todos los comensales muy agradables”. 

Lucía Trujeque: “Me ha parecido fenomenal y el ambiente estupendo. No será la última vez que venga”.

María Estrada: “ Me ha gustado mucho, para repetir”. 

Elías Bendodo: “ Cenas con Chispitas me ha parecido diferente, sorprendente, ameno, se ha pasado el tiempo volando. Había variedad en los asistentes, espero no haber defraudado. Me encantaría repetir”.  

⭐️Próximos encuentros de Cenas con Chispitas ->  haz clic aquí

Agradecimientos

Restaurante Beluga 

Fotografía: Manuel Martos

Diseño imagen, web y filmación video: The Branders and Co

Decoración Floral:  Virginia Florista

Audio ponencia transcripto por Atexto

Aún no hay ningún comentario

Responder

Tu email no se mostrará públicamente.

Puedes utilizar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

OK
Esta web emplea cookies para mejorar su navegación. Al seguir navegando, acepta su uso. Si desea conocer más sobre su uso, le invitamos a leer nuestra política de privacidad.