Dieta y recetas para comer con ortodoncia

Conocemos las ventajas de la ortodoncia, tanto estéticas como de salud bucodental. Pero una pregunta que se hace mucha gente es: «¿Qué puedo comer?» La alimentación mientras se lleva ortodoncia hace que algunas personas se lo piensen demasiado. Sin embargo, hay multitud de comidas apetecibles y saludables a su alcance. Vamos a hacer un repaso por la dieta para comer con ortodoncia, y aportaremos algunas recetas.

¿Por qué hay que hacer una dieta especial con ortodoncia?

Cuando hablamos de dieta, obviamente, no nos referimos a adelgazar. Queremos decir que hay que adaptar la alimentación al nuevo estado de nuestros dientes. ¿Por qué? Hay dos motivos fundamentales:

La higiene dental

Cuando llevamos ortodoncia, la higiene ha de ser más exhaustiva. Los brackets son un lugar en el que se pueden almacenar muchos restos de comida, y necesitamos vigilar nuestra dentadura más que nunca. Esto, claro está, a excepción de la ortodoncia invisible Invisalign, que nos permite comer sin aparatos de ningún tipo.

Ortodoncia invisible

Los dientes se están moviendo

Aunque las rotaciones y otros movimientos dentales se hacen bajo riguroso control del ortodoncista, no podemos olvidar ese hecho. Nuestros dientes se van a mover, por lo que hay que evitar esfuerzos excesivos con ellos hasta que la alineación no se haya consolidado.

 

Alimentos prohibidos con ortodoncia

Dulces

Los dulces están absolutamente prohibidos por dos motivos: por una parte, suelen ser muy pegajosos y se quedan adheridos a la ortodoncia y a los dientes. Por otra, su contenido en azúcar es altamente perjudicial para la boca por su facilidad para provocar caries. Incluimos en este apartado las bebidas azucaradas.

Frutos secos

Su dureza hace que queden fragmentos en lugares recónditos que cuesta mucho sacar.

Semillas

Las semillas de lino, sésamo, etcétera, tienen un tamaño reducido y tienen a ocupar espacios interdentales. Es conveniente evitarlas.

Embutidos

Los embutidos que presentan especial dureza, como el jamón, el salchichón, el chorizo…, tienen muchas fibras que se quedan prendidas con facilidad entre los dientes. Eso, sin contar con que su masticación en sí es más complicada con la ortodoncia.

Ciertos quesos

Aunque los lácteos son altamente beneficiosos en tratamientos con ortodoncia, algunos excesivamente curados o los que son demasiado blandos debemos evitarlos. Los primeros pueden presentar dificultades de masticación. Los segundos se quedarán pegados al aparato.

Pan y bollería

La segunda debemos reducirla al máximo por su alto contenido en azúcar. En cuanto a los panes, debemos tomar aquellos que tengan una corteza no muy dura. Eso sí, la miga puede permanecer entre los dientes más de lo necesario: tenemos que limpiarlos bien después.

 

Alimentos recomendados con ortodoncia

Verduras (pero cocinadas)

Las verduras no solo tienen un aporte vitamínico muy beneficioso, sino que además son fáciles de masticar. Eso sí: principalmente, si están cocinadas. Zanahorias o pepinos crudos es mucho mejor descartarlos mientras usemos ortodoncia.

Frutas

Las frutas más blandas podremos consumirlas sin problema. Pero algunas más turgentes, como la manzana, no vamos a poder tomarlas a bocados. Lo mejor: cortarlas en trozos pequeños para facilitar su masticación.

Prestemos atención también a frutas que contienen semillas, como las frambuesas, las granadas, las fresas… Si queremos tomarlas, las masticaremos con la zona dental posterior.

Pescados

Por su aporte proteínico, los pescados son un alimento clave cuando llevamos ortodoncia. No tienden a quedarse pegados en la boca y su dureza es muy baja.

Carnes

Aunque las carnes rojas contienen una gran cantidad de hierro y vitaminas del grupo B que nos interesan, tenemos que evitar aquellas que resulten difíciles de masticar. Las carnes de ave son muy interesantes cuando llevamos brackets.

 

Algunas recetas para comer con ortodoncia

Imagina que quieres sorprender a tus amigos con una cena en casa y alguno de vosotros lleva ortodoncia. Quieres preparar algo especial, pero no sabes qué. Te dejamos un par de recetas con algunas variantes para que puedas innovar en la cocina (a pesar de la ortodoncia).

Curry massaman de gambas con arroz y leche de coco

Necesitarás:

-1 bote de leche de coco

-1 cucharada de pasta de curry massaman.

-Gambas peladas (aproximadamente, 500 gramos).

-300 gramos de arroz jazmín.

-Unas hojas de cilantro.

Así se cocina:

Primero, cocinamos el curry massaman de la siguiente manera: vertemos la cantidad indicada (es orientativa, según tu gusto) en la sartén y la desleímos con una pequeña cantidad de la leche de coco. Siempre, a fuego medio-bajo. Cuando haya adquirido un aspecto uniforme, añadimos el resto de la leche de coco y removemos hasta lograr una textura cremosa. Hay que dejar que dé un pequeño hervor.

En paralelo, habremos puesto a hervir el arroz según las instrucciones de la bolsa. Lavamos y dejamos escurrir.

Ponemos de nuevo el curry al fuego. Cuando esté a punto de hervir, añadimos las gambas. Con un par de minutos como mucho, se habrán hecho. Añadimos el arroz. Como toque final, agregamos un poco de cilantro bien picado.

Alternativas

Puedes cambiar las gambas por rape o pollo. O, si lo prefieres, puedes convertir el plato por uno completamente vegano, y dejar guisar en el curry bastones finitos de calabacín, pimiento y zanahoria.

Fajitas de pollo con calabaza

Necesitarás:

-Fajitas de trigo (bastará con dos por persona).

-300 gramos de calabaza cortada en dados pequeños.

-300 gramos de pechuga de pollo cortada en dados.

-Sazonador especial para fajitas.

-Cebolla cortada en juliana.

-Pimiento verde y rojo cortados en juliana.

-Aceite de oliva virgen extra.

Así se cocina:

En la sartén, vertemos una cucharada o dos de aceite de oliva. Cuando esté caliente, añadimos los dados de pollo y cocinamos. Cuando estén hechos, los reservamos.

Ahora, toca cocinar la calabaza. En la sartén, con un poco de aceite, la pochamos junto con la cebolla y los pimientos. La calabaza tiene que lograr una textura de puré con grumos.

Mezclamos pollo y verduras y sazonamos con el sazonador para fajitas. Dejamos cocinar todo junto un par de minutos más.

Calentamos las fajitas unos segundos en el microondas antes de servir.

Alternativas

Podemos añadir arroz a la mezcla. También podemos cambiar el pollo por ternera, pero tenemos que asegurarnos de que sea una pieza muy tierna.

Se puede comer (muy bien) con ortodoncia

No olvides todo lo que puedes preparar: pescados asados, cremas de verdura llenas de sabor, potajes increíbles… Hay un montón de posibilidades. ¡Que la dieta no te frene a la hora de colocarte una ortodoncia!

experiencia_renovada_sin_texto-recortada-650x480 Gross Dentistas

Twitter   Facebook   Youtube   Blog

 

Aún no hay ningún comentario

Responder

Tu email no se mostrará públicamente.

Puedes utilizar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

OK
Esta web emplea cookies para mejorar su navegación. Al seguir navegando, acepta su uso. Si desea conocer más sobre su uso, le invitamos a leer nuestra política de privacidad.