Denisa-Andreea Constantinescu, estudiante de Doctorado de la UMA obtiene una beca de excelencia IMFAHE

Denisa-Andreea Constantinescu, es estudiante de Doctorado de la Universidad de Málaga y ha obtenido una beca de excelencia IMFAHE. En concreto, la primera ayuda STEM/Emprendimiento & Women, a la que optaban 37 candidatas de 11 universidades españolas. Entre todas ella ha te la mayor puntuación en el concurso, 68 de un máximo de 70. Muy por delante la segunda finalista que obtuvo 47 puntos.

Denisa cursa el doctorado de Mecatrónica del Departamento de Arquitectura de Computadores de la UMA. Gracias a esta beca podrá realizar una estancia de tres meses en el centro de investigación que ella elija. Las opciones que baraja son el MIT de Massachusetts, Harvard o Texas.

 

Constantinescu nació en Rumanía y cuando cursaba el tercer curso del grado de Automática y computadores en la Universidad Politécnica de Bucarest se vino a Málaga a hacer un Erasmus en la Universidad. Tras completar su formación en su país volvió a España y actualmente trabaja en el Doctorado con los tutores del Departamento de Arquitectura de Computadores Rafael Asenjo y Antonio Madrigal.

El Campus de Excelencia Internacional Andalucía TECH colabora por segundo año consecutivo con la fundación IMFAHE. En los últimos dos años IMP se impartió en 23 Facultades de 16 universidades españolas y se asesoró a más de 3.000 alumnos de 10 comunidades autónomas. En colaboración con las universidades españolas, IMP/IMFAHE creó 26 becas de excelencia para que 26 estudiantes españoles hiciesen estancias de 6-8 semanas en centros internacionales de excelencia como la Universidad de Harvard, MIT, Memorial Sloan Kettering Cancer Center o Berkeley, entre otras.

Este año -como novedad- se ha lanzado la Beca de Excelencia IMFAHE (llamada STEM/Empredimiento & Women), con el objetivo de equilibrar la baja representación de las mujeres en STEM; Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, así como en el área emprendedora. La selección se ha llevado a cabo en base al asesoramiento y al aprovechamiento del programa. Finalmente, la ganadora ha sido Denisa-Andreea Constantinescu, la estudiante de doctorado de la UMA, que se convierte en la primera alumna de una universidad española en obtener dicha ayuda. 

Denisa, ¿por qué volviste a Málaga para hacer el doctorado?

Hice unas prácticas de un mes en Galicia cuando tenía 16 y tuve la oportunidad de recibir clases de español en un colegio español. Me sorprendió muchísimo ver niños con los pelos de todos los colores, dirigiéndose a sus profesores de “tú” en vez de “usted” y esa cercanía casi amistosa que hay entre alumno y estudiante aquí. Es muy distinto al sistema de enseñanza rumano que es bastante más estricto, y es cuando me decidí estudiar un máster en España.

Mi plan era estudiar solo el máster, pero mis coordinadores del doctorado (un grupo de antiguos profesores de mi estancia con Erasmus y profesores del Máster de ingeniería informática) fueron muy hábiles en convencerme hacer una tesis doctoral con ellos.  Tampoco es que les haya sido muy difícil convencerme, ya que son todos muy buenos profesores y la propuesta para el proyecto de investigación me pareció genial.

 

Denisa, actualmente cursas el doctorado de Mecatrónica del Departamento de Arquitectura de Computadores, ¿qué es la Mecatrónica?

La mecatrónica es un híbrido de la ingeniería que se enfoca en el diseño y desarrollo de procesos y productos inteligentes. Es dónde se unen la ingeniería mecánica, ingeniería electrónica, ingeniería informática, ingeniería de control de sistemas y muchas más. Mi rama es la de robótica e inteligencia artificial.

¿Qué te animó a solicitar la beca?

Tengo la costumbre de decir que sí a cualquier cosa que me parezca interesante. Cuando recibí el correo de la UMA sobre el programa de “International mentorship” supe que era una de esas oportunidades que vienen una vez y hay que aprovecharlas al máximo. Tener cómo mentor a un profesional internacionalmente reconocido durante un año y la posibilidad de hacer una estancia en un centro de investigación en Estados Unidos, son razones más que suficientes para convencerme en echar mi aplicación para el programa.

Gracias a la beca podrás estar en otro centro durante tres meses, ¿qué supone para ti?

Creo que la beca IMFAHE me ayudará muchísimo a crecer tanto a nivel personal cómo profesional. Realizar una estancia en cualquiera de los centros colaboradores de IMFAHE significa aprender de los mejores, adaptarme y desempeñarme en un entorno completamente nuevo. Además, me ayudará a obtener la “mención internacional” para mis estudios de doctorado.

Las opciones que barajas son el MIT de Massachusetts, Harvard o Texas… ¿Qué va ser determinante para tomar la decisión?

Que el proyecto en el que voy a trabajar esté relacionado con el tema de investigación de mi tesis doctoral, que es la optimización de aplicaciones robóticas de bajo consumo para la toma de decisiones en tiempo real.

Esta beca se lanza para fomentar que las mujeres tengamos más presencia en las carreras técnicas y tecnólogicas, ¿a qué crees que se debe que sigan siendo los hombres los que se decanten por esas áreas para estudiar?

Piensa en personas famosas en tecnología, ciencia y emprendimiento… ¿Cuántas son mujeres?

Tradicionalmente son carreras de hombres y los chicos son guiados socialmente hacia ellas. Las niñas, por otro lado, carecen de los modelos femeninos equivalentes y tampoco hay costumbre en guiarlas a estudiar este tipo de carreras. Lo opuesto ocurre en las carreras de comunicación y marketing o en trabajos de enfermería para los chicos. Es una cosa que viene por inercia desde tiempos inmemoriales, debido muchas veces a tradición, prejuicio o simplemente a la ignorancia de que hay otro mundo de posibilidades que nos negamos a ver.

Como mujer, cuando te preguntaban por lo que estudiabas, ¿has notado que la gente se extrañase por ello?

Sí.

¿Qué crees que te puede aportar participar en este programa?

Como resultado de esta experiencia internacional tendré un contacto directo con las mejores prácticas en investigación, podré ampliar mi red de contactos y posibles colaboradores para proyectos futuros.

¿Qué te gustaría dedicarte profesionalmente?

Me encanta la investigación y creo que también se me daría bien la docencia. Me gustaría poder inspirar a los jóvenes para que se conviertan en su mejor versión.

 

En el marco del programa IMP se han otorgado también dos becas, una por cada universidad promotora del CEI, con las que dos estudiantes –Daniel Jesús Muñoz (UMA) y Carmen Romero (US)– se beneficiarán de una estancia de entre 6 a 8 semanas, a partir de agosto del 2018, en laboratorios y empresas de Estados Unidos o Europa. Muñoz será acogido por el Texas University of Austin y Romero está interesada en llevar a cabo una estancia en Harvard Medical School, en el Laboratorio del Dr. Alberto Serrano. 

Este año, tanto el número de candidaturas presentadas como el nivel ha sido muy alto, lo que ha dificultado la elección de los becados. Hasta la fecha, la Universidad de Málaga está cosechando gran éxito dentro de esta iniciativa.

Aún no hay ningún comentario

Responder

Tu email no se mostrará públicamente.

Puedes utilizar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

OK
Esta web emplea cookies para mejorar su navegación. Al seguir navegando, acepta su uso. Si desea conocer más sobre su uso, le invitamos a leer nuestra política de privacidad.