Béatrice d’ Orléans

Béatrice Pasquier de Franclieu, conocida por todos como Béatrice d’ Orléans es actualmente la vicepresidenta de la Asociación Española contra el Cáncer de Marbella. Junto a la directiva de la asociación se encuentra inmersa en la organización de una gala en la que se recaudan gran parte de los fondos que necesitan para funcionar anualmente.

Quedamos en el Club de Golf de Guadalmina que es el lugar donde se va a celebrar el 5 de agosto. Llega junto a Maika Pérez de Cobas, actual presidenta de la asociación. He coincidido con Béatrice en varios eventos, es habitual verla por Marbella, pero nunca he tenido la ocasión de hablar con ella. Princesa, imagen visible de Dior durante años en España, siempre la he mirado desde lejos. Sin acercarme, sin buscar la ocasión. No me gusta molestar y supongo que habitualmente mucha gente querrá acercarse a ella.



Tiene ya una edad, yo no la voy a poner, está en internet. Tiene perfil en Wikipedia. Lo sé porque me he estado documentando para la entrevista. La miro, la observo, está perfecta. Sencilla y sumamente elegante. Está acostumbrada a las cámaras y le indica al fotógrafo que le avise, que cuente 1,2,3 antes de hacer la foto y entonces ella se gira y mira al objetivo sonriendo. Son muchos años ante los flashes. Se le nota. Resulta muy simpática y es muy coqueta. Tiene un marcado acento francés aunque habla un correctísimo español. Lleva muchos años viviendo en España.

Hija de aristócrata, francesa de nacimiento, ha vivido en Londres, Marruecos, Alemania y España, donde reside desde hace años. Graduada en ciencias políticas por La Sorbona y master por la Universidad de Cambridge, actualmente pasa su vida entre Madrid y Londres aunque siempre busca un hueco para escaparse a Marbella, de la que es fiel defensora. 

Princesa consorte, título que mantendrá aunque su exmarido se vuelva a casar. Está separada de Michel de Orléans desde el 94, y es madre de cuatro hijos. Es católica practicante, por eso el divorcio no se ha hecho efectivo hasta hace poco. Hasta que uno de los dos lo necesitara para volverse a casar.

Ha sido la imagen de Christian Dior en España durante tres décadas. Dice que aunque algunos piensan que por ser aristócrata ya viven a cuerpo de rey, a ella le ha tocado trabajar, y no le pesa. Es culta y muy activa, hay que mantener la mente ocupada, y si es con cultura, mejor. Autora de varios libros, entre ellos “El arte de hacer relaciones públicas (bien)”, porque hasta de su profesión ha hecho un arte.



Buscamos un lugar donde sentarnos y hacer la entrevista. Una entrevista en la que ella me lleva a mí, y yo me dejo. Me resulta interesante todo lo que me cuenta, así que me dan igual las preguntas, me quedo con sus respuestas. Me encanta escuchar a las mujeres mayores. Si nosotras estamos viviendo en un mundo de continuos cambios imagino lo que ha tenido que ser para ellas. Me gusta nutrirme de su sabiduría, sobre todo de la que dan los años, la experiencia. Además tengo comprobado que a determinada edad desaparecen los pelos de la lengua. Habla con franqueza, sin miedo a ser políticamente incorrecta. Cosa que agradezco en un mundo de poses y apariencias.

Este es el resultado de una charla en un caluroso día de verano con una mujer que resulta ser más accesible y normal que muchas que no son princesas.

Béatrice, ¿Por qué te involucras con la AECC de Marbella?

Me estoy involucrando mucho y además con todo mi corazón. Lo primero porque la Asociación está formada por personas fantásticas, es muy transparente, son muy honestos. No hay nada que no esté claro. Lo que es muy importante hoy día. Y por supuesto por la labor que hacen, que es maravillosa.

Todos conocemos a gente que ha tenido problemas con esta maldita enfermedad. En Marbella hay muchas personas muy humildes que necesitan mucho más que un tratamiento médico y a las que tenemos que ayudar. Lo digo siempre, pienso que somos muy privilegiados por muchas cosas. Yo he trabajado toda mi vida con lo cual no es cuestión de trabajar o de no trabajar. Pienso que cada uno de nosotros tenemos que echarle una mano al que podamos. ¿Por qué siempre hay que ir al sur de África, o a Asia, o a Colombia? ¿Por qué no lo hacemos donde estamos?

Cuando el cáncer afecta a una persona no es solo el malestar físico es todo lo que conlleva. El otro día había una chica joven con cáncer y tiene dos hijos. No tiene a nadie y no puede ni llevar a los niños al colegio. Es que, es una miseria tal la que tenemos al lado… No podemos ser egoístas. Parece algo evidente pero es la verdad.

Con lo cual estamos moviendo mucho esta gala, tiene que ser un éxito. La gente tiene que ser generosa, tienen que venir, y si no pueden venir hay una fila 0 con la que pueden hacer sus aportaciones.

No es la primera vez que utilizas tu imagen como personaje público para apoyar una causa solidaria. ¿Te vas a implicar también en lo que es el funcionamiento de la Asociación Española contra el Cáncer aquí en Marbella?

Claro que me voy a implicar, ya me estoy implicando. No aporto únicamente mi imagen. Cuando hago algo lo hago a fondo, me involucro mucho, trabajo, y me muevo. No es únicamente salir en la foto.

El equipo de la Asociación del Cáncer de Marbella es ejemplar, yo no les llego ni a las rodillas. Son todos ejemplares, te dan unas lecciones muy importantes.

El cubierto de la cena de gala es de 300 euros por persona, todo el mundo no se lo puede permitir, pero supongo que quien quiera contribuir, aunque no vaya a la cena, puede hacer una donación aunque sea más pequeñita…

Mira, hay muchas personas que pueden y no lo hacen. Entiendo que 300 euros, además si son dos, es mucho dinero, pero también te voy a decir que hay muchísimos que pueden y ponen excusas. En España la gente no tiene la costumbre tan arraigada de pagar por ir a una “charity”  como en otros países. Aquí en Marbella hay mucha gente que se valen de que son alguien y que se les tiene que invitar. Ha sido una mala costumbre de muchos de ellos. Y seas quien seas si vas a la cena tienes que pagar, no hay invitados aunque seas VIP o conocido. Tengo experiencia en esto, y no sabes cómo es de complicado. Pues no, no invitamos a nadie.

Y claro que se puede colaborar con la AECC con donaciones, aunque sean más pequeñas y además durante todo el año.

Hay una reflexión que siempre me hago cuando veo a todas las personas que van a estas cenas solidarias y muchas veces incluso se quejan de que no les ha tocado un regalo en el sorteo o que un plato no era totalmente de su gusto. Me pregunto si todas esas personas serían capaces de donar ese dinero una vez al año si no se celebrase la cena… 

Eso sí, también se podría hacer, tienes toda la razón. Pero aunque es España es algo muy reciente la organización de este tipo de cenas son tradiciones muy arraigadas en otros países. Por ejemplo, en Estados Unidos las Charity Dinner Party, consiguen mucho dinero cada mes.

Mira, todo se puede criticar, ¿no? Es muy fácil criticar una gala pero poca gente sabe el trabajo que hay detrás. No solo de esta, de todas. Yo conozco muy bien a María Luisa de Prusia que todos los años en diciembre hace su gala de Concordia y siempre que he podido le he ayudado. La gente piensa que es todo fiesta, y detrás hay un trabajo bestial.

Hay gente que lo hace como publicidad, para que los vean. Hay desgraciadamente muchas galas así. Pero cenas como la de la Asociación Española contra el Cáncer o la de Concordia no son así.  Es que no es para lucirse, no es para que te conozcan.

Yo soy muy cartesiana, como buena francesa que soy y digo como Santo Tomás: “Hasta que no lo veo, no lo creo”. Hay galas que son una tomadura de pelo y otras que son fantásticas, es como todo en la vida, tienes gente buena y gente que son unos bichos.



Béatrice, ahora estás viviendo entre París y Madrid y pasas temporadas en Marbella, supongo que gracias al móvil y a internet puedes estar pendiente de la asociación y de más temas en los que estás involucrada. 

Bueno, paso mi vida como todos, con mi teléfono y el portátil. Monté hace unos años la Asociación Española del Lujo, que va fenomenal, poco a poco. Gracias a ella ayudamos a muchísimas empresas españolas. España tiene mucho lujo, el lujo no es siempre una joya de Cartier o un traje de Christian Dior, el lujo es algo excelente. La palabra lujo es la excelencia. Y entonces en España hay muchas empresas, la mayoría empresas familiares, que son excelentes. La meta de la asociación es ayudarles con la comunicación y con la distribución. Dar a conocer el “made in Spain” fuera de España. Acabamos de hacerlo en Londres y ha sido un éxito. Al final las empresas que venden su aceite, pero no son de ese aceite que ya se exporta, o que vende anchoas – que hay unas anchoas del norte que son la bomba-, o miel,  pues ya han tenido pedidos de los ingleses.

Hay otra asociación, pero con las marcas que ya exportan, nosotros ayudamos a marcas muy buenas, con un nivel fantástico, pero que aún no han dado el paso.

Lo que te quiero decir, yo que he vivido en y del lujo toda mi vida es que no hay que tener una idea tan rígida del lujo. Lujo no es sólo una joya, hay otro lujo que es la excelencia. Siempre he tenido ganas de montar la asociación y ya lo he hecho. Y va bien.

Últimamente se habla mucho de que el lujo en Marbella es más decadente, o eso intentan hacernos creer algunos medios. ¿Cómo ves el sector del lujo en Marbella ahora mismo?

Yo tengo una casa aquí desde hace diez años, y desde hace diez años estoy escuchando lo mismo, que si Marbella está fatal o que está en decadencia. Pues no, Marbella va muy bien, no está en decadencia, es la bomba. Sigue igual, lo que pasa es que la gente de mucho poder adquisitivo por diferentes razones salen menos y se relacionan más entre ellos en fiestas privadas.

Marbella es una paraíso por varias cosas. Lo primero por la gente. No sabes lo que es volver de París, o de Londres, o de Berlín o de Nueva York y llegas aquí y la gente está sonriente, están de buen humor y tomándose su copita aunque estén en plena crisis, disfrutando.

Marbella tiene el mar, tiene la montaña, es un pequeño paraíso. Por eso aunque quieran destrozar esa imagen de paraíso no lo van a conseguir, Marbella va fenomenal. Mi casa está en San Pedro y no sabes cómo ha mejorado San Pedro en los últimos años. Yo creo que está mucho mejor que hace veinte años.

Hace veinte años había un círculo muy pequeño, pero ahora hay muchísimos extranjeros. Yo soy muy europea y me gustan los ingleses, los franceses, los alemanes y Marbella está lleno de ellos y son felices. Además, cada vez se viene gente más joven con niños pequeños. Cada vez hay más colegios privados y guarderías por ese motivo. Eso sí que es positivo.



¿De dónde te sientes realmente? ¿Te sientes un poco de aquí y de allá?

Estoy totalmente vinculada a España, vine para tres años y hace siglos que vivo aquí, pero soy pura sangre francesa. Además me casé con un francés. Pero te puedo decir que no permito que alguien hable mal de España delante de mí. Y voy muchísimo a Inglaterra, he vivido en Alemania, hemos vivido en Marruecos, he vivido en Nueva York, pero soy básicamente europea. Y somos todos europeos por muchas polémicas que haya. En mi último libro detallo todos los sitios que son excepcionales en Europa y de muchos puedes disfrutar sin tener dinero.

Llevas toda tu vida relacionada con el lujo, pero ahora me acabas de decir que has publicado un libro en el que se habla de los sitios de Europa a los que puedes ir incluso sin tener dinero. Estarás de acuerdo conmigo que muchas veces cuando a alguien se le relaciona con el lujo, la gente tiende a pensar que es una persona frívola, superficial…

Eso es una gran equivocación. El lujo es la excelencia, y eso a todos nos gusta. Los que dicen que no les gusta es una mentira muy gorda. Mira todos estos que vienen de la nada, que tienen dos duros  y ya se compran el “cochecito”… Con lo cual eso es una hipocresía hasta la médula, el lujo es muy agradable y los que dicen que no, no es real. El ser humano siempre quiere ganar un poco más para vivir mejor. Yo nunca he visto alguien que gane dinero y que quiera vivir peor, y si conoces a alguien me llamas y le voy a ver inmediatamente.

La definición del lujo es que no lo necesitas para vivir, es un plus en tu vida, pero es un plus que es muy agradable. Es más agradable tener un traje bonito que tener que ir a los chinos y comprarte un traje de plástico. Y es mejor ir en un coche con aire acondicionado que ir en el coche con 40 grados. Eso es indudable.

 

Sigo un poco en la misma línea. ¿Te ha costado demostrar que eras una persona espiritual?

Estas historias las tenéis en España;  el lujo para España es frivolidad, como la moda. Que también es absolutamente falso. Vosotros habéis tenido una historia muy dura. Tanto por política como por la Iglesia. Habéis tenido la Inquisición. Habéis tenido durante muchos años el “carcan” de la iglesia. No me meto en la política, pero sois el único país que no habéis tenido el Renacimiento, porque todo era pecado mortal.

Una política muy, muy estricta, y no soy nadie para hurgar pero en  España todo lo que era bueno, era un pecado mortal. 

En los otros países la moda es cultura. Sabemos muchos datos de todas las civilizaciones del mundo a través de la moda, ya sean los egipcios o ya sean los árabes. La moda es un reflejo de tu civilización, es un reflejo de dónde vives, de quién eres, lo que comes, es un reflejo de la civilización total. No puedes quitar la moda de la cultura.

Sí es verdad que en los últimos tiempos ha habido una democratización fantástica de la moda gracias a Zara, que es muy español. Soy muy noctámbula y me encanta salir por la noche. En Madrid a veces veo a lo mejor a las chicas que salen de una discoteca en un barrio muy modesto y van fenomenal. Hace diez o quince años en España las chicas eran más bastas. Ahora gracias a que pueden vestir mejor cuidan más su imagen. Y por supuesto gracias a la prensa. Hay qué decirlo, tenéis un papel primordial; yo respeto tremendamente a la prensa, eso es muy francés. He trabajado 20 años en el grupo de Dior y en otras marcas, y siempre para nosotros la prensa ha sido sagrada, la prensa y los fotógrafos, lo que en España no.

Si nosotros tenemos una idea, si tenemos que decir algo, ¿quién lo transmite?; sois vosotros, yo no puedo trasmitir mi asociación sola a toda Europa. Sois los que transmitís. Mis mejores amigas forman parte de la prensa en Francia, en España y en Inglaterra y son amigas de verdad, ya sean reporteras o directoras de revista.



Béatrice, ahora que hablas de la moda como cultura, ¿por qué no hay cosas nuevas? ¿Por qué estamos continuamente volviendo hacia atrás y recuperando cosas que ya se han hecho en la moda?

No creo que sea así. Lo que sí es verdad es que en mi tiempo las niñas se querían vestir de su madre, y ahora las madres queremos vestir de nuestra hija. Es una evolución. Es tal la democratización de la la moda que la moda ya ha cambiado.

Antes, hace veinte años, la costura era la quinta esencia. Pero ¿sabes quién lo ha demistificado? John Galliano, que es español y se llama Juan. La historia de este chico es una maravilla. Galliano, es lo que es la creatividad. Con lo pequeño que es el mar Mediterráneo es de donde han surgido todas las civilizaciones grandes del mundo, la creatividad viene del mar Mediterráneo. Todos los grandes creadores del mundo son de estos países, italianos, españoles, franceses o del norte de África. Es que es muy curioso esto.

Bueno, vuelvo a Galiano, que es de una familia muy modesta de La Línea. Su madre cosía y su padre era fontanero. Su padre encontró un trabajo en Gibraltar y de ahí se fueron a Inglaterra. Gracias a una beca pudo estudiar en la mejor escuela de diseño del mundo, en Saint Martins. Sacaba sobresaliente en todo. Galiano es un genio. Pero como había visto toda la vida a sus padres trabajar sin descanso, eso es típico de los inmigrantes, para olvidar su pasado quiso ser inglés. Es muy normal en las primeras generaciones de inmigrantes. Es su forma de integrarse y de borrar un rencor espantoso. Hacen falta dos generaciones para que vuelvan a su país.

¿Y esto lo decías porque John Galliano consideras que sí ha innovado en el mundo de la moda?

No, digo esto porque John Galliano es desde Saint Laurent el único creador de moda, el único. Hay épocas que tienes Chanel, tienes Christian Dior, tienes Balenciaga, tienes Saint Laurent y desde Saint Laurent tienes uno que se llama John Galliano y es español. Él revolucionó la alta costura, hizo que evolucionara, luego otros han venido detrás.

Te veo muy bien, estás divina, llena de energía. Eres una persona que tiene una vida activa, que no paras, me dices además que te gusta salir de noche, ¿qué le dirías a todas esas personas que cuando llegan a determinada edad se abandonan y se encierran?

Sí, pero en la vida hay una cosa importante, la voluntad. Hay que tener voluntad porque si no te ves que ya no eres como antes, no llegas al restaurante con tacones… Pero la vida son etapas. Una mujer que ha sido muy guapa toda su vida lo pasa fatal. Yo nunca he sido muy guapa, he sido siempre una mujer normal, moderna, pero lo que te quiero decir es que hay cantidad de mujeres que han dedicado toda la vida a su físico, entonces cuando llegan a esta edad tienen unas depresiones brutales. Y luego, hay unas que no somos como éramos, pero bueno, no pasa nada. Hay partes del cuerpo que es mejor que las tapes un poco y ya está. Pero es verdad que a veces hay que hacer un esfuerzo, porque da pereza, pero no te puedes dejar caer. Hay que tener voluntad.

Depende de dónde vivas también. Yo tengo muchas amigas que eran directoras de revistas y lo peor es vivir en el campo, por eso ya aunque tengan tu edad en dos años son viejecitas. Y también hay que alimentar la mente, sentir que formas parte de lo actual. A mí me encanta la prensa. Todas las mañanas voy a tomarme mi café y me compro un periódico inglés, otro francés y otro español. Lo que no puedes es desentenderse de la política, de lo que pasa en el mundo, eso es muy importante. Fíjate qué yo sé que no está muy de moda, pero nunca veo la televisión, es que no tengo tiempo, prefiero leer. Así que aunque cueste tienes que hacer un esfuerzo, pero no puedes dejarte.



¿Alguna vez te hubiese gustado ser una persona anónima?

Eres anónima si te da la gana. Vas a cualquier país, en cualquier sitio te pones un sombrero y unas gafas y eres anónima. Lo que te quiero decir es que si quieres pasar desapercibida lo consigues. Pero en la vida normal nunca me han molestado.

Béatrice, cuando haces balance de tu vida, ser Princesa, ¿te ha beneficiado más o te ha perjudicado más?

Los dos. Voy a escribir un libro de eso. Es exactamente blanco y negro. A veces te abren todas las puertas: “Alteza real, Princesa…” y a veces te cierran la puerta.

¿Es complicado?

No. Ha sido complicado con la educación de mis hijos porque nunca tienen que negar quiénes son. Es que sus antepasados han hecho Francia. No te olvides que desde el primero de Francia hasta el último es de su familia, con lo cual no se puede negar que han hecho Francia, han hecho la cultura, han hecho el Renacimiento, han hecho Versalles,  al final son ellos, son Reyes lo quieras o no, les guste o no, es así. Con lo cual es muy difícil porque no tienen ningún privilegio, pero tampoco tienen que negar quiénes son.

Hay cosas que no pueden hacer porque llevan ese apellido. Siempre les he dicho: ”Si queréis hacer cualquier tontería, la hacéis, pero os cambiéis de apellido”.

Es una mezcla de deberes y de humanidad. Yo creo que hemos tenido una suerte enorme de nuestra educación. Mis hijos a los seis años iban diez minutos al Museo del Prado para ver  ‘Felipe IV a caballo’ de Velázquez. Pues a los seis años ya sabían quién era Velázquez, quién era Felipe IV, qué era el Prado, y eso es la educación.

¿Qué es más difícil ejercer como madre de unos niños con esos antepasados o ser responsable de una firma como Dior?

Es un equilibrio duro. Yo creo que cualquier madre tiene que darle cultura a sus hijos. A lo mejor cuando son pequeños se van a aburrir, pero es que no les puedes estar preguntando continuamente “¿te gusta o no te gusta?” Es que ellos no lo saben. Nosotras  que ya somos adultas tenemos dudas y no sabemos qué elegir… ¡Qué tontería de pregunta a un niño de doce años ¿te gusta o no?! ¡Es que no lo sabe! Por eso no entiendo a todos esos padres que hacen lo que quieren los hijos. Llévale, oblígale, y luego ya puede opinar. Bueno, esa es mi opinión y mis hijos han salido bien, pero los he educado así.

¿Cómo eres como abuela?

Bien… (y se ríe)

Eres de las que piensas que ya criaste a los tuyos y ahora que los críen ellos…

Sí, que mis hijos son mis hijos, son mi sangre. Ahora a los nietos- ya tengo diez- les quiero mucho, pero yo no voy a ser de las que los lleve al Retiro cada tarde. Eso me aburre mucho y ya lo hice con mis hijos. Soy una buena abuela cultural, con lo cual cuando vienen aquí les llevo a los museos a Málaga, a los conciertos, porque si no son tan ignorantes que me ponen histérica. Sobre todo a los que viven en Estados Unidos.

Para mi defensa ninguno vive en España . Viven en Estados Unidos, en Londres, en Portugal, en Francia…pero no soy una abuela de dar besitos todos los días. Soy muy estricta con su educación.

Mi hija está en Sotogrande en verano y hace 100 kilómetros todos los domingos y vamos juntas con los niños a Misa a Marbella, a la Encarnación. Cada domingo al salir de la iglesia llegamos a la plaza de los Naranjos y le pido a los niños que miren, que observen la belleza que hay. A los niños únicamente no hay que darles de comer y dinero para que vayan al cine. Es que el cerebro de un niño es como una esponja y tienes que empaparlo.

Yo pienso que los niños que tienen problemas cuando son adolescentes es por culpa de los padres. ¿Cómo unos padres no pueden ver que su hijo se está drogando? Si solo hay que mirarlos a los ojos. En los ojos se ve enseguida.



Béatrice, de la prensa rosa estoy un poco al margen, pero buscando información sobre ti he visto que tu ex-marido se casa…

( No me deja terminar la pregunta) Sí, estoy encantada, qué maravilla.

…Es curioso que cuando los hombres se separan, todos vuelven a casarse o a convivir con una mujer. Las mujeres, y más a determinada edad, en la mayoría de los casos continuamos solas.

Porque estamos en la gloria. Yo estaba en la gloria y me alegro por él, es una maravilla  encontrar una mujer que le da de comer, que le viste, que le cuida… Si está solo siempre recae en los hijos. Estoy encantada, no es una niña de veinte años, es una mujer de cierta edad, conocemos a su familia, nos ha tocado la lotería.

Mira, las mujeres somos distintas. Soy una mujer básicamente independiente y me hace falta mi espacio, he tenido mis historias porque una mujer no puede vivir sin amor, soy muy escorpión por esto. El ser humano no puede vivir sin amor, puede ser el amor de un hombre, el amor de tus hijos, pero tenemos que tener amor.

Te puedo decir que estoy encantada de hacer lo que quiero cada momento. Las mujeres somos más independientes. El hombre siempre se vuelve a casar, no puede quedarse solo, la mujer sí, es que vivimos en una vida fantástica.

¿Qué es lo que te da la ilusión cada día?

Tener la agenda llena.¿Sabes una cosa? Hay dos tipos de mujer;  Las que han trabajado y las que no han trabajado. Las que nunca han trabajado, te van a decir que trabajan, que los niños, que el marido, que no sé qué… Pero trabajar es ganarse la vida.

Entre unas y otras hay una diferencia abismal. En general, me aburren las mujeres que no han trabajado. Es que nunca voy a un almuerzo de mujeres que no han trabajado. ¿Te hablan de qué? Del servicio, de su marido – que seguramente que tiene una amante en otro punta de la calle-, que si los niños… Somos muy distintas.

Pero yo a veces pienso que son más listas que nosotras…

Pues no estoy de acuerdo. Es una vida tan monótona, pero esa es mi opinión. Cuando trabajas creas algo, haces algo, es positivo hasta para los hijos. Pero esto ya no lo puedo juzgar porque he tenido que trabajar. No tenía otra opción. Hay personas que piensan que porque tenemos un título vivimos ociosos. Bueno, pues he tenido que trabajar y trabajo como una bruta los sábados y domingos porque en la moda no tienes días de fiesta.

O sea que lo que te da ilusión es llenar la agenda todos los días y tener cosas que hacer… Seguir con el ritmo, ¿no?

El hecho es que te tienes que interesar por muchas cosas, por la música, desde luego, por la pintura, por las exposiciones… Hay que tener muy activa la mente.

 

Termina la entrevista. Nos están esperando y hay que acabar. Pero seguimos hablando un poco más. Béatrice es vehemente, y trabaja por lo que quiere. Viéndolas a Maika y a ella juntas estoy convencida de que la cena va a ser un éxito total y eso supondrá que la asociación contra el cáncer de Marbella pueda llegar a muchas personas más. 

XXXIV Cena Benéfica de Gala a favor de la AECC 

Fecha: 5 de Agosto de 2017

Lugar: Real Club de Golf de Guadalmina 

Hora: Cóctel: 20 horas  Cena: 21:30 horas

La Gala estará presentada por Agustín Bravo, Miriam Díaz Aroca y Boris Izaguirre.

Actuaciones musicales:

Pitingo.
Fernando Montaño ( Ballet dancer-soloist Royal Ballet ).
Pablo Montero y sus Mariachis.
Javier Botella & A.P. Big Band. 

Etiqueta: Señoras traje largo. Caballeros traje oscuro o smoking.

La reserva y retirada de las entradas puede realizarse en la sede de la AECC , Avda. Severo Ochoa, 35 – Marbella. Horario  de 9 a 15 horas lunes a viernes  Tfno. ☎ 952 77 68 00 – ☎ 952 86 18 53
Existe la mesa 0 para todas las personas que no puedan acudir a la gala y deseen hacer un donativo a la cta. de la AECC ES95 2103 2072 22 0030006974

Redacción: Ana Porras Fotografía: Javier Nuñez

Béatrice d’ Orléans

Vicepresidenta de la AECC Marbella 

 

Transcripción de audio a texto realizada por Atexto.com.

2 comentarios

Responder

Tu email no se mostrará públicamente.

Puedes utilizar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

OK
Esta web emplea cookies para mejorar su navegación. Al seguir navegando, acepta su uso. Si desea conocer más sobre su uso, le invitamos a leer nuestra política de privacidad.