¡Apúntate al Fit Dance!

Ahora que el buen tiempo parece aproximarse sin excusas, seguro que te han entrado las prisas por lucir perfecta. Tranquila, no te desanimes que aún estás a tiempo. Si lo que buscas es algo de actividad que te ayude a tonificar tu cuerpo pero empiezas a estar cansada de las tediosas sesiones de gimnasio, ¡entonces no puedes dejar de leer lo que te proponemos!

Si lo que buscas es hacer algo de deporte y, al mismo tiempo, divertirte, una de las mejores opciones del momento es el Fit Dance. Por si no lo sabías, se trata de una modalidad totalmente renovada del aerobic nacida en Miami cuando un bailarín profesional de origen chileno –Rodrigo Arellano- decidió darle un giro a las clases de baile a las que llevaba asistiendo durante más de tres años en un gimnasio de un amigo suyo. Fue así como nació una disciplina que en los últimos años ha ganado adeptos de manera más que significativa en los gimnasios.

 

Se trata de una clase de baile dispuesta a no dejar indiferente a nadie y que está completamente enfocada al trabajo cardiovascular a través de diferentes ritmos musicales y coreografías de lo más divertidas en las que se alternan melodías intensas y lentas para, de esta forma, conseguir crear una rutina de intervalos aeróbicos.

¡Apúntate, no lo dudes!

A pesar de esto, hablar de Fit Dance no es hacerlo únicamente de una simple clase de baile, es decir, esta disciplina consiste en ejecutar una serie de pasos para, después, realizar una coreografía. En las clases de baile, sin embargo, las personas simplemente mueven el cuerpo al ritmo de la música sin ejecutar los pasos con precisión.

Uno de los grandes beneficios que posee el Fit Dance para nuestro organismo es la importante cantidad de calorías que puedes llegar a perder con tan solo una sesión: ¡podrás deshacerte incluso de hasta 800 calorías en una hora! Eso sí, debes saber que los resultados van a depender, como en toda actividad física de la que hablemos, de la intensidad con la que se desarrolle la clase y de la condición física con la que cuentes.

Sea como fuera, y aunque al principio puedes tardar un poco en ver los resultados, lo cierto es que apuntarse a Fit Dance puede llegar a convertirse, sin duda, en tu gran aliado a la hora de perder esos kilitos que te sobran. Pero no solo te servirá para eso. Esta disciplina ofrece numerosos beneficios en cuanto a la mejora del equilibrio y la coordinación, ya que las coreografías suelen repetirse por bloques.

 

Además, practicar Fit Dance puede serte de gran ayuda a la hora de relajar la mente, los músculos, liberar tensiones y combatir el estrés gracias a la importante cantidad de endorfinas que se liberan mientras lo estás realizando.

¡Todos a clase!

Para evitar posibles problemas musculares, las clases de Fit Dance suelen estar divididas en tres momentos: calentamiento, pasos y coreografía y estiramiento. Lo ideal es que la clase se inicie con un calentamiento progresivo que dure en torno a 10 minutos. Durante esta primera fase se relajan los músculos, se aceleran los impulsos nerviosos, aumente la flexibilidad y la movilidad de las articulaciones.

Una vez realizada esta fase previa, ¡comienza la fiesta! ¡Es hora de darlo todo! Da comienzo el baile con un mix de canciones a un ritmo que va aumentando gradualmente hasta alcanzar su intensidad máxima en torno a los 30 minutos de clase. Una vez llegados a este punto es momento del enfriamiento y del estiramiento, fases fundamentales para reducir el riesgo de sufrir lesiones posteriores.

Si quieres que tu organismo empiece a notar todos los beneficios que puede aportarte el Fit Dance, 5 clases a la semana serán más que suficientes. En principio se trata de una modalidad adaptada a todas las personas, sin que exista un límite de edad claro a partir del que su práctica sea considerada perjudicial para la salud. No obstante, aquéllas que tengan algún tipo de dolencia en las rodillas o de carácter cardiovascular deberían realizar una consulta previa con su médico.

 

Por otro lado, es importante tener en cuenta las posibles lesiones que pudieran aparecer durante su realización. En este sentido, entre las más comunes se encuentran los esguinces de tobillo y los tirones musculares. Ante esto, los expertos indican que las lesiones también tienen lugar cuando las personas se lanzan a hacer ejercicio sin contar con un monitor especializado en la materia. Por ello, se recomienda seleccionar adecuadamente tanto al instructor como el centro de entretenimiento.

Así es que ya sabes, si empiezas a estar cansada de las aburridas rutinas fitness, ¡lánzate sin miedo al Fit Dance! ¡Desempolva tu ropa de deporte y lánzate a darle ritmo a tus caderas!

Rocío Alcántara

Redactora en Yo Soy Mujer

Aún no hay ningún comentario

Responder

Tu email no se mostrará públicamente.

Puedes utilizar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

OK
Esta web emplea cookies para mejorar su navegación. Al seguir navegando, acepta su uso. Si desea conocer más sobre su uso, le invitamos a leer nuestra política de privacidad.