Álvaro D’Olmedo presenta ‘Yes. #StopBullying’, una colección más allá de la moda

23 años: lo de joven es evidente, lo de promesa, ya quedó atrás. Álvaro D’ Olmedo ya ha demostrado que tiene mucho que decir en el mundo de la moda y el diseño en su corta pero brillante trayectoria. Tiene mucho que decir y lo ha hecho con su segunda colección que además de calidad y nuevos materiales llega cargada de denuncia y reivindicación: ‘Yes. #StopBullying’.

Javier Cebreros (14)

El Contenedor Cultural de la UMA fue el escenario donde D’Olmedo quiso dar a conocer al mundo sus propuestas para el otoño-invierno 2018. Una colección con la que busca vestirnos de valentía para acabar con una lacra social que al amparo de las redes sociales ha sobrepasado la frontera de las aulas: el bullying.



Moda de denuncia ante una sociedad que es cómplice en la mayoría de los casos del dolor y el sufrimiento de chicos y chicas que son víctimas de acoso por parte de sus compañeros. Se tiñe de morado y negro la vida de jóvenes que deberían estar disfrutando de los años del despertar a la vida.

Javier Cebreros (29)

Álvaro D’Olmedo ha querido dar visibilidad con esta colección al dolor y la rabia de una injusticia que le acompañó durante años y contra la que ahora levanta la voz, y lo ha hecho reflejando las emociones en los colores y tejidos que conforman su propuesta.

Javier Cebreros (25)

Javier Cebreros (24)

En esta ocasión volvía a estar arropado por compañeros y amigos. Algunos de los diseñadores consagrados de Málaga como Jesús Segado o Javier Alcántara quisieron respaldarle con su asistencia.

Javier Cebreros (8)



Javier Cebreros (10)

Acceso a la galería App->

De la mano de Álvaro, de nuevo, la asesora de imagen Carmen Ruz, que como experta en asesoría de imagen y madre ha querido sumarse a la causa del joven diseñador.

Javier Cebreros (1)

Pero el objetivo que se han marcado con  ‘Yes. #StopBullying’ es más ambicioso que el de llevar los modelos sobre las pasarelas: Recoger firmas para reclamar al Gobierno la toma de medidas efectivas contra una realidad que destroza la vida de muchas personas cada año. Un delito sobre el que nuestra legislación tiene aún muchos vacíos que hay que llenar con medidas drásticas que acaben con esta lamentable lacra.



Javier Cebreros (3)

Hemos querido colarnos en las costuras y dobladillos de una colección cuya interpretación va más allá de lo que muestra y hemos hablado con sus promotores.

Álvaro D’Olmedo

Javier Cebreros (15)

Álvaro, ¿en qué momento de tu vida tienes claro que te quieres dedicar al diseño de moda? 

No tengo una fecha concreta, pero lo que sí sé es que me viene de pequeño, cuando hacía de estilista de mi madre y siempre le decía la ropa que tenía que ponerse o comprarse. Otra fecha importante es el 22 de Mayo de 2004, la boda del Príncipe y Letizia, actuales Reyes de España. Me quedé maravillado de ese desfile de pamelas y tocados, y me sirvió de inspiración para hacer tocados de papel y de materiales que encontraba por casa. Hasta hice una exposición con ellos en el salón de casa que visitaron mis familiares y las compañeras de trabajo de mi madre.



Te formas como diseñador y sacas tu primera colección en 2014. ¿Cómo está siendo el camino? 

Es un camino duro, no voy a decir que haya sido fácil. Te encuentras con muchos obstáculos, pero puedo decir que estoy orgulloso de lo que conseguí con mi primera colección, desde desfilar en la última edición de Valencia Fashion Week, ganar el segundo premio en Málaga Crea Moda, presentar un diseño para Kiko Matamoros en la Sálvame Fashion Week o vestir a los bailarines de un número del musical Jesucristo SuperStar y es que “Exceptions” ha sido la colección que me vio nacer como diseñador, pero que también me ha dado numerosos éxitos en este camino profesional que voy forjando.

Javier Cebreros (13)

Ahora lanzas una colección que intenta reflejar algo que va más allá de la moda, una lacra social que parece que no tiene fin, el bullying. Una experiencia qué viviste en tu piel. ¿Ha sido doloroso enfrentarse a ese capítulo de tu vida para crear esta colección o más bien ha sido algo terapéutico? 

No, no ha sido doloroso, ni terapéutico. Me han movido la rabia e impotencia de ver que cada día hay más casos de bullying en nuestro país y que un 9,3% de los ciudadanos dice haberlo sufrido, lamentablemente algunos de ellos al punto del suicidio.

¿Cómo se refleja todo aquello que viviste en las prendas que la conforman? 

Cada detalle, tejido, o prenda tiene un significado. En los tejidos, las gasas reflejan la desnudez que sientes, la desprotección; los neoprenos la rigidez, ese caparazón que te haces tú mismo y el lúrex refleja la luz que ves al final del camino, un brillo que te hace ser libre. En cuanto a los colores, la transición del negro, de la oscuridad y de la zona más sombrías al azul klein por esos moratones en la piel; acabando en el beige y brillos, el reflejo de la luz de un nuevo día. Algunas prendas son muy anchas, con ellas he querido reflejar el vacío interior. Otras, muy ajustadas, con cuellos altos, representan el sentimiento de asfixia. Otro detalle son las cremalleras, por todas partes, esas cicatrices que se quedan marcadas en la piel en aquellas víctimas de este acoso.

Javier Cebreros (26)

Álvaro, es arriesgado llevar a la moda una realidad que muchos quieren aún ocultar o no darle la gravedad que tiene. ¿Te asusta que esto lleve a que no se venda o te pesa más el darle visibilidad a este problema que sufren tantos chicos y chicas? 

No me asusta, reivindicar este tema a través de la moda me satisface y a la vez me aterra, el tener que llegar a este punto y buscar distintas vías para pararlo. La moda es una de las mejores formas de darle voz y visibilidad a este tipo de problemas. Uno de los mayores prejuicios son los tipos de figuras y los estereotipos. El mundo de la moda está cambiando y es el mejor camino para hacer de esta reivindicación algo grande y con mayor apoyo.

Javier Cebreros (19)

El querer sacar esta colección refleja que muchos años después siguen abiertas las heridas y que te has podido enfrentar a ello. No sé si quieres hablar de aquellos años. Pero quizás tu experiencia pueda ayudar a otras personas a enfrentarse a ello. Y sobre todo a los padres y madres que lean esto a detectar si sus hijos son víctimas de acoso.  ¿Cómo te sentías? 

Era un sentimiento extraño, tú no entiendes por qué te lo hacen o qué hacías para sufrirlo, era una mezcla de miedo y confusión. Había veces que no quería salir a la calle. No sé si llega a ser tan duro como lo que viven las mujeres maltratadas, pero creo que llegas a un punto en el que te acostumbras, un momento en el que dices, bueno a ver por qué le da hoy al repetidor de clase.



¿En qué momento decides que no puedes seguir soportando ese peso solo y pides ayuda? 

Creo que no hay un momento concreto, quizás cuando sufrí ciberbullying y mis padres leen, en ese momento, las conversaciones por internet (messenger) o una de las veces que la directora del instituto tuvo que llevarme a casa por haber sufrido amenazas de muerte.

Javier Cebreros (16)

¿Qué papel juegan tus padres en aquel momento? 

Un papel fundamental, ya que ellos al principio no sabían nada, pero siempre han estado ahí para todo, cuando les pedía que me recogieran o que me llevasen a alguna parte. En el momento que descubrieron esas conversaciones, sin yo decirles nada, hicieron su función como padres, conversaron con los padres del chico que me acosaba hasta acabar parándolo tajamente.

Javier Cebreros (2)

¿Qué le dirías a unos padres que intuyen que sus hijos puedan estar sufriendo bullying? 

Les diría que hagan como los míos, hablar con su hijo, y prevenir que pueda ocurrir otra vez. Que no se queden parados, tienen que moverse, ir al instituto, hablar con profesores, directores, mirar las conversaciones por redes sociales de sus hijos y actuar ante cualquier indicio que puedan tener de que sufren este tipo de acoso. Cuando eres menor de edad no tienes conciencia de la realidad y puedes llegar a sufrir mucho a lo largo de tu infancia y adolescencia.

Se habla actualmente mucho del papel de todos esos “cómplices” que con su silencio protegen al agresor. ¿Qué dirías sobre esto a la sociedad? 

¡Basta ya! Es tan culpable el que agrede, el que calla o el que se ríe de una agresión. Al final, no es más que un acto de cobardía por parte de esos ‘cómplices’, se sienten presionados y con miedo que puedan ser ellos los acosados y con sus silencios y sus risas lo único que consiguen es que cada día sea mayor el número de casos de violencia por acoso. Solo puedo decirles una cosa: ¡Sois unos cobardes! 

Javier Cebreros (20)

Con esta colección os habéis propuesto además en paralelo recoger firmas y hacerle llegar al Gobierno una serie de reclamaciones. ¿En qué consisten? Como persona que lo ha sufrido, ¿qué crees que se puede hacer desde los organismos públicos para acabar con esto? 

Es una recogida de firmas en la que solicitamos una ley o normativa en contra del bullying o mobbing. Los agresores no pueden quedar indemnes.

Algo que lo regule, lo que no puede pasar es que el niño que lo sufre sea siempre el que tenga que cambiarse de colegio o instituto. Incluso mucho peor cuando dicen que es cosa de niños. ¿Cosa de niños es agredir a alguien tanto psicológicamente como físicamente? Venga ya, ¡por favor! un poquito de seriedad. O los miles de casos que hay laboralmente por el mobbing y tienen que callarse o enfrentarse a su jefe y acabar en la calle. ¿Pero dónde hay una ley, dónde hay algo para que esa persona pueda apoyarse si lo sufre? Desde aquí pido que se tomen medidas sobre estos temas y podamos conseguir que pare. Necesitamos poner voz y justicia a estas situaciones. Son tan graves como la violencia de género.

Álvaro, si pudieses definir tu colección en términos de moda estrictamente, ¿qué destacarías? 

Es muy complicado hablar de mi colección en esos términos porque es una nueva creación con mucha verdad. Pero si tengo que hacerlo estrictamente, podría decir que es una colección minimalista y sportchic con rasgos futuristas que combina la moda con los sentimientos sufridos por una víctima de bullying.



Carmen Ruz

Carmen Ruz es asesora de imagen y personal Shopper desde el año 2001 . Se dedica al mundo de la moda y de los eventos y en ese caso se ha volcado en colaborar con Álvaro D’Olmedo para dar visibilidad y repercusión a un trabajo con un objetivo que trasciende las tendencias. 

Javier Cebreros (7)

Carmen, te dedicas profesionalmente a la asesoría de imagen y a promover eventos de moda, es decir que es tu medio de vida. ¿Por qué decides implicarte de manera altruista con Álvaro?

Hace tres años se me dio la oportunidad de promover a un grupo de chicos y chicas llamados ‘Noveles promesas’  en el cual se encontraba Álvaro, desde entonces nació entre nosotros una bonita amistad que a día de hoy perdura.

Esta es la segunda colección de Álvaro y cuando me contó su proyecto no dudé en ningún momento en ayudarle en todo porque soy madre de tres hijas y soy muy consciente de que el problema existe.

Como madre de tres hijas, ¿qué es lo que más te preocupa? 

Como madre, pero también como ciudadana que forma parte de esta sociedad,  lo que más me preocupa es que esta causa y otras muchas van en aumento en vez de disminuir, es una lacra que deberíamos para entre todos.

A mí me tocó vivir este drama con una de mis hijas y francamente no se lo deseo a ningún padre.

La historia de mi hija ocurre en un colegio religioso muy reputado de Málaga, mi hija llegó incluso a ser agredida hasta el punto de que tuvimos que llevarla a urgencias.
Se denunció y  se llegó a reunir el Consejo Escolar. Cuál fue mi sorpresa al enterarnos de que la acosadora era hija de un señor importante de esta ciudad. No se hizo nada, se nos mandó callar y si queríamos incluso se nos invitaba a salir del colegio con tal de que la historia no trascendiese. Ante esta situación me sentí pequeña, vacía y me di cuenta que siempre gana el más fuerte, aunque en este caso vamos a ganar nosotros. Vamos a intentar llegar con este desfile y con la recogida de firmas hasta donde haga falta para que no ganen los cobardes.

Javier Cebreros (28)

Las redes sociales se han convertido en el vehículo ideal para los acosadores. ¿Eres de las que piensa que controlar a los hijos en redes está por encima de la intimidad?

A los niños hay que controlarlos en las redes aunque el control no es la solución porque si quieren ocultar algo lo harán y a veces es tarde cuando los pillas. Pero eso sí, nunca debemos bajar la guardia .
En esta sociedad lo que estamos haciendo mal es sobre todo mirar para otro lado…. Hay que denunciar, hay que llegar hasta el final. Tenemos que apoyar al más vulnerable y decir a las autoridades , políticos, profesores, jefes de estudios, a todos que “Stop Bullying”.



En un desfile de estas características con una reivindicación social tan clara supongo que no solo cuentan los diseños que se presentan, sino también la puesta en escena. 

En este desfile la puesta en escena que hemos utilizado es una proyección sobre el bullying junto con la iluminación y el humo para crear ambiente. La música es uno de los elementos que yo destacaría, cada vez que la oigo me emociono.

¿Qué destacarías como profesional de la colección que ha presentado Álvaro?

Yo destaco de esta colección como Álvaro ha sabido plasmar en tela el sentimiento de un niño.

¿Cuál es el próximo paso que vais a dar con esta colección? 

El siguiente desfile de Stop bulling será el próximo viernes en La Térmica y sucesivamente se llevará a todas partes que se quiera ver y oír ‘Yes. #StopBullying’.

Un paso contra la humillación y violencia que deberíamos dar todos desde nuestro entorno más cercano contra cualquier forma de acoso o abuso hacia los más vulnerables. Ya sea como padres, profesores o testigos rompiendo nuestro silencio, complicidad y reivindicando que hay acabar y ¡ya! con el acoso escolar.

Fotografía: Javier Cebreros

Ana Porras Guerrero

Directora en Yo soy Mujer

Twitter      Facebook     Instagram

 

Aún no hay ningún comentario

Responder

Tu email no se mostrará públicamente.

Puedes utilizar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

OK
Esta web emplea cookies para mejorar su navegación. Al seguir navegando, acepta su uso. Si desea conocer más sobre su uso, le invitamos a leer nuestra política de privacidad.